Llamando a Carlos Marx con el capitalismo en la puerta

Vicente Morín Aguado

“Con esta formación social se cierra la prehistoria de la sociedad humana.” (K Marx, 1869)

Calle 85 in Matanzas, Cuba.
Calle 85 in Matanzas, Cuba.  Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — ¡Anníbal ante portas!, así gritaban los romanos cuando el gran estratega cartaginés se presentó frente a Roma. De momento el senado aceptó un dictador para juntar fuerzas en un sólo haz y salvar la ciudad. En Cuba se trata del capitalismo, definitivamente estamos ante el ser o no ser de lo que Francis Fukuyama llamó “El fin de la historia y el último hombre.”

No es “Apocalipsis now”, realmente en La Habana el debate es en torno a la continuidad del socialismo o la otra única opción, volver al capitalismo. Cuando Obama y Raúl dieron a conocer 18 meses de negociaciones secretas, el gobierno norteamericano habló a las claras: “Nuestros esfuerzos se enfocan en promocionar la independencia de los cubanos para que no tengan que depender del estado cubano.”

Ahora que es inminente el restablecimiento de las relaciones diplomáticas, desde Washington, celebrando con una Cristal en La Habana nos recuerdan que “cervezas claras conservan amistades.”

Se trata de desmantelar el estado autoritario que durante medio siglo asumió los destinos de la nación, asumiendo la “propiedad de todo el pueblo” sobre los bienes confiscados al capital, pero lejos de otorgarle a ese pueblo un control real sobre tales medios de producción, según el decir de la terminología marxista.

Llamamos a Marx porque es tiempo de retomar la esencia de su pensamiento, cuando propuso pasar de la prehistoria a la historia de la humanidad. Se trata de una idea hegeliana reinterpretada por el Prometeo de Tréveris, quien parte de considerar, por vez primera, la posibilidad de convertir a los seres humanos en protagonistas de su propio devenir, creando un sistema socio económico y político basado en la experiencia acumulada por la humanidad.

La propuesta agrega elementos esenciales para la supervivencia de la humanidad toda: solidaridad y equidad en un planeta que de acuerdo a los últimos descubrimientos de la física, seguirá aislado de cualquier otro espacio habitable en el universo.

Las propuestas concretas hechas por los llamados marxistas clásicos: Marx, Engels y Lenin, deben quedarse en su contexto, debemos rechazar las repetidas ecuaciones de los políticos comunistas cuando nos repiten la palabra VIGENCIA. Hasta el nada marxista José Martí sufre en su tumba por tan reiteradas alusiones a la “vigencia de su pensamiento”, sólo comprensible en el sitio y el momento de su propia vida.

Un nuevo socialismo, entendido desde la propuesta esencial de Marx, no sólo es posible, es necesario, resulta de la lógica implícita en los acontecimientos mundiales. Queda fuera de toda racionalidad que un hombre- Georges Soros- acumule en menos de una década una fortuna equivalente en dólares a la totalidad de los que hoy vivimos en la Tierra.

Mientras este gran especulador, y otros también, juntan tales cantidades de dinero, millones de personas, inclusive muchas en los propios Estados Unidos, perdieron sus viviendas debido a las acciones de las volátiles bolsas, convirtiendo sus ahorros en inmensas fortunas individuales de unos pocos hábiles apostadores.

Que yo sepa, el señor Soros, cualquier otro multimillonario sería lo mismo, solamente puede ponerse de una vez un par de zapatos. No creo que exista persona alguna capaz de negar la irracionalidad intrínseca del capitalismo.

Un anticomunista recalcitrante llamado Francis Fukuyama, al evaluar el socialismo hasta ahora hecho estado, señaló certeramente: “El defecto del socialismo consistió en algo más que la falta de habilidad para crear industrias que pudieran fabricar semiconductores: al crear una dictadura que pisoteaba la dignidad de los ciudadanos en tanto individuos, falló en no crear las condiciones de igualdad de reconocimiento que son la base necesaria para una sociedad justa.”

Fukuyama no cree en la posibilidad de otro socialismo, para mi imprescindible ante los retos que enfrenta la humanidad:

La supervivencia en términos ecológicos.

La necesidad de alimentarnos, vestirnos y vivir dignamente en cualquier lugar porque ya está claro que somos una sola especie.

La difusión imparable del ideal democrático, extendido día a día por las nuevas tecnologías de la comunicación, junto al intercambio cada vez más amplio entre los seres humanos.

Para los cubanos este 2015 comenzó presagiando cambios decisivos en nuestro largo y difícil camino como proyecto de nación. Podemos desmentir a quien aseguró el final de la historia, comenzando de nuevo sin olvidar el pasado.
—–
Vicente Morín Aguado: [email protected]

 


27 thoughts on “Llamando a Carlos Marx con el capitalismo en la puerta

  • el 23 enero, 2015 a las 2:21 am
    Permalink

    Vicente:

    ¿Cuáles son olos argumentos que los comentaristas no “atacan directo”? ¿Que el socialismo es la única vía y que Marx “bien entendido” es la panacea universal? Si eso nadie ha podido demostrarlo, ¿Qué tu quieres que la gente te rabata más allá de lo que han escrito, si el socialismo aquí nadie lo ha visto? ¿Dónde está el socialismo ese? lo que sí está más que demostrado es que hay naciones en que la gente vive muy decentemente y que están muy lejos del marxismo; y, si me vas a salir con que en ellos se cumplen cosas que dijo Marx, no es porque coincidan con él, sino porque el marxismo siempre ha querido atribuirse la autoría de todda una serie de fenómenos que noi surgieron debido a su teoría, sino por obra y gracia de los odiados burgueses. de ahí que muchos le quieran poner el sambenito socialista a los países nórdicos, por ejemplo.

    yo creo que en Cuba hay demasiadas, pero demasiadas cosas menos difíciles que instaurar el socialismo; y que tienen que resolverse urgentemente, antes de dedicarse a especular sobre la quintaesencia de la metatranca: el vaso de leche, por ejemplo.. tu filosofía me recuerda aquel dicho de Sajarov:

    “Este año fuimos a la luna, tal vez el que viene tengamos zapatos”

  • el 22 enero, 2015 a las 12:02 pm
    Permalink

    Tony respondiendo a Isidro (vaya!) dice : “Francia, siglo 18; jacobinos, girondinos, Jean-Jacques Rousseau y Contrato Social.[…] Bien, Pero estamos en el siglo XXI en Cuba y La solución es precisamente un Nuevo “Contrato Social” entre jacobinos y girondinos”

    En otras palabras en Cuba no se realizó otra cosa que una revolucion nacional-burguesa ( Parte Dos ), que ya habia sido realizada, puesto que las bases del capitalismo ya se habian implantado en Cuba unos cincuenta años antes.

    Una verdad que tapó Fidel Castro y el Movimiento “26 de Julio” durante mas de 50 años. Y nadie tuvo el valor de preguntarse esas cosas…

  • el 22 enero, 2015 a las 12:45 am
    Permalink

    Jaja…Creo que al final siempre nos ponemos de acuerdo…más o menos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *