Llaman a votar NO en el referendo constitucional en Cuba

HAVANA TIMES – Un grupo de personas llaman a votar NO en el referendo constitucional, después de concluir que las propuestas de la oposición y la disidencia no serán incluidas en el proyecto que dio a conocer el Partido-Gobierno-Estado en el poder.

Se mantendrá el papel rector del Partido Comunista, no se permitirán otros partidos; las libertades fundamentales y los derechos políticos y civiles seguirán ausentes, y la economía continuará centralizada con la propiedad estatal junto al trabajo esclavo de bajos salarios, como los ejes del sistema económico social.

La represión tendrá las manos libres y “lamentable será y general la servidumbre”

Se reconocen la propiedad privada y el matrimonio igualitario y se elimina el objetivo de alcanzar el comunismo, pretendiendo una imagen modernista, que en definitiva no conlleva cambios sustanciales.

Hacen un llamado a toda la oposición y a la disidencia a unirse en la acción por el NO, a crear un frente amplio para frenar el castrismo y a organizarse para ejercer un control independiente de los resultados de la votación. 

Si venciera el NO, el Partido-Gobierno-Estado quedaría en una difícil posición, se habría dado un paso de avance importante en la coordinación de la oposición y la disidencia, y estaríamos en condiciones de exigir la apertura democrática que posibilite la convocatoria a una Constituyente democrática con todos y para el bien de todos.

A continuación el texto completo.

 

Declaración de demócratas, demócratas de izquierda y socialistas democráticos ante el proyecto constitucional

Sobre el nuevo proyecto de Constitución, consideramos:

1-Fue construido en forma autoritaria vertical, no democrática, ni a través de un proceso de elección de los constituyentes, sino conformado por un grupo designado y encabezado por la máxima dirección del Gobierno-Partido-Estado a partir de sus intereses estrechos y no de la totalidad del pueblo de Cuba. Por tanto, nació viciado de autoritarismo, burocratismo, parcialización y sectarismo, lo cual lo descalifica como proyecto democrático.

2-En Cuba no existen condiciones democráticas mínimas, de tolerancia y respeto a los derechos civiles y políticos fundamentales que garanticen un proceso constituyente democrático. Por tanto, lo primero sería establecer esas mínimas condiciones que permitan el libre intercambio de ideas y la educación democrática que lleven a la convocatoria de una nueva Constituyente sin presos políticos, con la participación de todos y para el bien de todos los cubanos de dentro y de fuera y sin menoscabo de sus ideas políticas y sociales.

3-El actual proyecto acepta la propiedad privada, el matrimonio igualitario y elimina el objetivo de alcanzar una sociedad “comunista”, proyectando una falsa imagen de modernidad, pues mantiene todas las limitaciones a las libertades y derechos civiles y políticos y apunta a fortalecer el papel del partido único, la centralización burocrática, las exclusiones y la esclavitud de los trabajadores cubanos por medio del trabajo asalariado para el Estado mal pagado. Debe ser denunciado y derrotado en el referendo. Para lograrlo debe integrarse un amplio FRENTE por el NO, de toda la oposición, la disidencia y de todos los que estén en contra del proyecto por cualquier razón y estructurarse un control de los resultados en forma independiente. Una vez que podamos demostrar que ganó el NO y que somos mayoría, estaríamos en condiciones de exigir los cambios democráticos elementales que puedan garantizar un proceso constitucional democrático.

4-Cualquier futura constitución debe quedar libre y al margen de toda filosofía sectaria que pretenda imponer sus dogmas y basarse en la más plena libertad de criterios, respeto a los derechos de todas las minorías y, especialmente, a todos los preceptos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y sus pactos complementarios. En particular debe reconocerse el derecho a la información y el acceso libre a Internet. Deberá ser ampliamente debatida en un ambiente democrático y en todos los medios y finalmente sometida a un referendo democrático con plena transparencia.

5-El Estado que se derive de la nueva Constitución solo puede ser un Estado de Derecho, plenamente democrático, basado en la soberanía popular, que respete la independencia de los tres poderes, (ejecutivo, legislativo y judicial), con elecciones democráticas periódicas del presidente, el vicepresidente, los congresistas y magistrados, sin derecho a reelección en el mismo cargo, donde se conjuguen la democracia representativa con la directa, la realización de referendos para las leyes generales más importantes, las autonomías municipales y locales, y los presupuestos aprobados democráticamente, siempre a nivel nacional, provincial y municipal. Se debe eliminar la práctica de los decretos presidenciales. El poder ejecutivo tiene funciones ejecutivas no legislativas, aunque puede proponer leyes al Congreso.

6-El Estado central no debe administrar empresas como norma, salvo alguna que la coyuntura demande y apruebe democráticamente el Congreso y que no pueda ser asumida por la sociedad civil. En caso necesario, sería preferible en forma de cogestión con los trabajadores, una cooperativa o la empresa privada. Todas las entidades económicas deberán ser de capital asociado, privado, o local. El Gobierno central y los locales se nutrirán de impuestos con sueldos para sus funcionarios que no excedan el doble del salario medio, con gastos de representación controlados transparentemente. Debe reconocerse y respetarse la propiedad privada, la asociada y la de las comunidades (parques, bosques, carreteras, vías y puentes, ríos, zonas de reserva y otros que establezca la ley). Se reconocerían las formas de producción asalariadas y asociadas de distintos tipos (cooperativa, de capital asociado, mutuales, de patronado y otras). Pero todo trabajo debe contratarse libremente. Se prohibiría cualquier variante de esclavitud moderna, como la que practica el Estado actual con médicos, otros profesionales y trabajadores de empresas extranjeras de cuyos salarios se apropia y les paga una mínima parte.

7-La tierra, el subsuelo, las costas y zonas adyacentes serán propiedad de la nación toda, con derecho a posesión indefinida y uso en calidad de propietarios-usufructuarios, por quienes las adquieran y paguen impuestos para su explotación o las adquieran por transferencia-venta de otros propietarios-usufructuarios. La posesión legal de tierras, construcciones, inmuebles, empresas, industrias, medios de transporte, etc., no puede ser objeto de expropiación forzosa bajo ningún concepto.

8-Todos los negocios de un solo propietario-trabajador, que no exploten trabajo asalariado y tengan ingresos no millonarios, estarán exentos de impuestos. Los impuestos serán sobre las ganancias y no sobre los ingresos y nunca excederán el 30 % de las ganancias. Todas las empresas de capital privado que exploten trabajo asalariado, por su bien y el de sus trabajadores deberán modernizar sus métodos de gestión y pago para ser competitivos, pagarán sus impuestos y los de sus trabajadores y permitirán la formación de sindicatos para la defensa de los intereses de los trabajadores. Se establecerán contratos colectivos de trabajo, fondos de pensiones, pagos por horas extras y participación de los trabajadores en la gestión empresarial en parte de las ganancias anuales de las empresas, y en al menos un 30 % de las acciones.

9-Los sindicatos y asociaciones diversas de trabajadores podrán constituir cooperativas de producción, consumo o servicios, y funcionar como una empresa más, con todos sus derechos y deberes.

10-Habrá un Banco Central Nacional que definirá las políticas financieras y crediticias, pero también se podrán formar bancos privados y cooperativos de capital asociado de todos los tamaños.

11-Se debe prohibir el latifundio y los monopolios comerciales e industriales de todo tipo. El nuevo Congreso democrático fallará sobre la situación de las expropiaciones que hizo el Gobierno castrista atendiendo a los intereses y derechos de los reclamantes y de los propietarios o usufructuarios actuales, buscando soluciones justas y compensadas para todos. El capital extranjero debe ser recibido con toda libertad, siempre dando prioridad a la inversión o el contrato a los capitales de origen cubano, estén establecidos o no en el territorio nacional.

12-No aprobamos el odio ni la venganza, pero los principales responsables de los hechos más graves de violaciones masivas y flagrantes que llevaron a pérdidas de vidas humanas, deben ser juzgados, aún en ausencia y en las sentencias tener en cuenta la actitud posterior de los culpables y su eventual sincero arrepentimiento. La pena de muerte debe ser prohibida constitucionalmente.

13-Se debe contemplar la integración del ser humano con el medio ambiente y el respeto y desarrollo de la biodiversidad y los ecosistemas, especialmente el uso de las energías renovables, el reciclaje de las materias primas y la sanidad ambiental, como conceptos integrados.

14-La política internacional estará basada en el respeto al derecho internacional, la paz, la amistad y la cooperación con todos los pueblos y gobiernos del mundo y la solución de los conflictos internacionales por vía pacífica, excluyendo el uso de la violencia. Especialmente una integración efectiva con la América Latina y caribeña que beneficie a todos los pueblos del libre intercambio de comercio, movimiento de personas, bienes y capitales y una normalización de relaciones con EE.UU, que deje atrás la confrontación tradicional y todas sus negativas consecuencias.

15-Finalmente, llamamos a todos los cubanos a exponer sus puntos de vistas sobre ese proyecto en todos los foros, reuniones, medios oficiales y alternativos, aun cuando estamos convencidos de que el Gobierno-Partido-Estado no aceptará las modificaciones fundamentales que precisa la situación cubana y, por ello, también llamamos a votar NO en el anunciado referendo para febrero del próximo año y a organizarse en función de lograrlo.

Firman:

Ariel Hidalgo. Filósofo. Miami, EE. UU.
Germán González. Economista, La Habana, Cuba.
Hibert García. Ingeniero cibernético. Canadá.
Marlene Azor Hernández. Socióloga. México.
Miguel Arencibia. Jurista. La Habana, Cuba.
Moustafa Hanze. Ingeniero. Brasil
Osmel Ramírez Álvarez. Biólogo. Mayarí, Cuba.
Pedro Campos. Historiador. Miami, EE. UU.

5 thoughts on “Llaman a votar NO en el referendo constitucional en Cuba

  • la declaración es perfecta, espero no sirva ahora de coartada para el gobierno, los cuales podrian decir que se votó SI, como se va a votar, aun cuando habian movimientos en contra.

    la misma falta de bases democráticas hacen que este tipo de declaraciones sea un canto de sirena, desde mi modesta opinion si hubiese sido solo una declaración explicando toda la falsedad de lo que llaman constitución hubiese sido mejor, pues el llamado al NO, no tiene la más mínima posibilidad de prosperar y sí de ser usado por el gobierno como coartada.

    Igualmente, muchas gracias por dar la cara y sostener ustedes la dignidad de muchos otros.

  • No hay que contraponer el necesario foro nacional, llámese como se llame, a buscar la derrota de la Constitución castrista. Son cosas complementarias. Más credibilidad tendría ese foro si se logra el NO.

  • Esta declaración fue una iniciativa del grupo de opinión de los socialistas demócratas “Socialismo Participativo y Democrático” (SPD), al que pertenezco. No somos una organización política ni siquiera un movimiento político, solo un grupo de opinión. Por solicitud comprendida y consensuada se amplió el comunicado a demócratas en general. Y como en otros comunicados anteriores de SPD lo he firmado, a pesar de que mi posición es muy vulnerable aquí, tras dos arrestos tan solo por ser periodista en un período de 7 meses, más incautaciones y amenazas con más cárcel. Pero es una cuestión de principios la que me obliga a correr este riesgo mayor, por el detalle del llamado al NO. Ya he explicado antes mi futuro voto por el NO en un artículo aquí en HT y esa es mi forma “por a hora”, (parafraseando a Chávez), de participar en este frente de batalla que tiene muchas formas, (la mía mediante el periodismo), porque otra cosa más activa me pondría tras las rejas automáticamente. Y mi propósito es preservar la libertad mientras no implique socavar mi dignidad. En verdad me vigilan mucho y aunque solo me he posicionado políticamente como socialista demócrata y no milito en ninguna organización, dedicándome al periodismo independiente, me reprimen como a un opositor político. Veremos si hay reacciones.

  • Ciertamente está declaración es bastante extensa, más , una declaración argumentando el NO tenía que tener esa característica teniendo en cuenta su importancia y la connotación de tal propuesta, pero también más que una declaración ese documento constituye un proyecto político sea la definición del SI o el NO porque la cuestión constitucional de Cuba seguirá pendiente y el camino está trazado cualquiera que sea el resultado. Pienso que el número de firmantes aparentemente exiguo es bien representativo tanto geográfico, como cualificativo 3 en el interior de Cuba, 2 en Miami, UNA en Mejico (puse una con mayuscula porque esa es una mujer con mayuscula tambien), 1 en Brasil y 1 en Canadá, total 8 firmantes, para encubrir mi arrogancia digo en portugués que ” não somos quaisquer um”. No estoy criticando a los no firmantes porque sus razones deben tener, por el contrario hay que agradecer por haber tenido su participación de una forma u otra en debate y en su aporte a lograr el consenso. Pero si quiero destacar el coraje, la decisión y la responsabilidad de los firmantes porque una declaración de tal magnitud no podía salir en el anonimato y gracias a esos 8 firmantes la declaración gana seriedad, transparencia y respeto. Personalmente, como estoy más próximo de la muerte que del nacimiento, si mañana me llega la pelona tengo la tranquilidad espiritual de haber, en esta ocasión, cumplido con Cuba y con los cubanos.
    Un abrazo Moustafa.

  • // Que un número de personas, que nunca se sabrá bien, vote NO resuelve poco o nada //

    Nada se compara a desarrollar en un gran foro legislativo nacional, QUE YA ES PERFECTAMENTE POSIBLE, una buena y legítima Constitución Nacional Cubana. Hasta después de que el PCC “apruebe” y “establezca” su “constitución”, la existencia del Gran Foro Legislativo Nacional Cubano sería de un efecto decisivo.

    Ver GranFLNC.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *