Las políticas erróneas las pagan los pueblos

Por Elio Delgado Legón

HAVANA TIMES — Todos los países capitalistas desarrollados se encuentran inmersos en una crisis estructural que dura ya más de cuatro años y no se vislumbra una solución.

Algunos, como Estados Unidos y Alemania, han podido mantener el desempleo en niveles relativamente bajos; pero otros, como España, Grecia, Italia y muchos más, han llegado a niveles insoportables para el pueblo.

Todavía no se sabe hasta dónde va a llegar esta situación de crisis, porque las políticas erróneas que se están aplicando en Europa, de reducir el gasto público, lo que hace es aumentar el desempleo y disminuir el consumo, con lo cual se ahonda cada vez más la crisis.

Toda esta historia comenzó en Estados Unidos con la explosión de la burbuja inmobiliaria, que rápidamente se extendió a otros sectores y a todos los países con los cuales tienen estrechas relaciones económicas.

Ahora bien, cuáles son las causas principales de toda esta catástrofe? En primer lugar, las políticas neoliberales que vienen aplicándose desde hace algunos años, que han demostrado su fracaso total, pero en las que se sigue insistiendo absurdamente.

En segundo lugar, e igualmente importante, la política imperial y prepotente de los gobiernos de Estados Unidos, que los ha ido aislando de grandes mercados, como los de América Latina, que mantienen su vitalidad a pesar de la crisis mundial.

La errónea política de querer que todos los países del resto del mundo se subordinen a Washington, en lugar de mantener relaciones normales y mutuamente ventajosas, como hacen China, Rusia y muchos otros países, les ha ido mermando las posibilidades de inversión y de exportación y, por ende, de desarrollo y reanimación de su economía.

Las políticas de sanciones y bloqueos a otros estados perjudican a esos pueblos, pero también al pueblo norteamericano. Por ejemplo, el bloqueo a Cuba impide que el pueblo cubano tenga acceso a muchos medicamentos que solo se producen en Estados Unidos, pero también impide al pueblo norteamericano adquirir algunos medicamentos y vacunas que solo se producen en Cuba.

Cuba tiene más de 11 millones de habitantes y casi tres millones de turistas, que podrían duplicarse, lo que constituiría un gran mercado para muchos productores norteamericanos.

América Latina se desarrolla y mejora las condiciones de vida de sus pueblos, pero con políticas que no son del agrado de Washington, por lo que se limitan las inversiones en algunos países y no se desarrolla el comercio con la dinámica que podría hacerlo si Estados Unidos aplicara una política de buen vecino y de amistad y respeto hacia los demás Estados.

Sin embargo, otros países de Europa, Asia y Medio Oriente, invierten en esa área e incrementan su comercio. Ya pasó la época en que se podían imponer modelos y mantener en la sumisión a todos los países de América. Los pueblos han despertado y ya no volverán atrás.

Las políticas neoliberales ya fracasaron en América Latina, y los países que la abandonaron han salido hacia delante y mejoran sus economías.

Los que en el mundo insisten en políticas erróneas están llevando a sus pueblos a la desesperación y a la miseria y todavía no se sabe cuál será el desenlace.

En medio de esta crisis, los ricos son cada vez más ricos y los pobres, cada vez más pobres. Millones de ciudadanos de la clase media han pasado a las filas de la pobreza. La brecha entre ricos y pobres se profundiza cada día más. Todo esto evidencia, sin lugar a dudas, que las políticas erróneas las pagan los pueblos.

 


3 thoughts on “Las políticas erróneas las pagan los pueblos

  • el 7 noviembre, 2012 a las 9:05 am
    Permalink

    Yo no he hablado de crisis de deuda, sino de crisis estructural del capitalismo. Cómo es posible que haya una politica de austeridad y se gasten miles de millones en armamentos y en guerras que son innecesarios?

  • el 31 octubre, 2012 a las 5:50 am
    Permalink

    “Las políticas erróneas las pagan los pueblos” … será Cuba la excepción?

  • el 30 octubre, 2012 a las 11:38 am
    Permalink

    Elio,

    En España, Grecia, Italia y otros países hay una crisis de deuda causada por gobiernos que han gastado mas de lo que ingresaban.

    No todos los países capitalistas están inmersos en una crisis de deuda, sino los cuatro o cinco que acabas de nombrar. Esas crisis de deuda no tienen nada que ver con subordinación a políticas de los Estados Unidos. Ningún gobernante en Estados Unidos movió ni un solo dedo para estimular a que esos gobiernos se endeudasen mas de la cuenta.

    Por otra parte la solución que propones de mantener el gasto público en niveles insostenibles no haría mas que agravar la crisis de deuda. Se sale de una crisis de deuda pagando la deuda. Es decir, gastando menos de lo que se ingresa.

    No se puede salir de una crisis de deuda haciendo exactamente la misma política que ha conducido a esa crisis de deuda. Al contrario, hay que hacer lo opuesto.

    Tengo que añadir que fueron gobiernos mayoritariamente de izquierda los que causaron esas crisis de deuda. Por eso el electorado tiende a confiar mas en gobiernos conservadores, que son muy austeros, para sacar a esos países de la crisis. Toma nota de los triunfos electorales que acaba de tener el PP en las elecciones regionales a pesar de aplicar durísimas recetas de austeridad. Y toma nota del castigo que acaba de recibir el PSOE en la oposición que el electorado identifica como causante de la crisis actual en España.

    Dicho esto, no cabe duda de que un aumento de gasto público en un país con una crisis de deuda provocaría una mejora momentánea de la situación económica. Por el mismo motivo que un buen trago de whisky da un resultado magnífico para quitar el dolor de cabeza después de una borrachera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *