La triste, angustiosa e irremediable despedida del “cucu”

The CUC, Cuban Convertible Peso

Por Aurelio Pedroso (Progreso Semanal)

HAVANA TIMES – Estoy por pensar, con algo de sensatez y un poco de imaginación, en esa hipotética y multidisciplinaria reunión de alto nivel. Ahí están dando un repaso obligatorio al estado y situación del Cuba Convertible (Cuc) con vistas a organizar modestamente la fecha de sus pompas fúnebres.

Para que entonces alguien bien avispado, de esos que tienen la planta de sus pies en pura calle o tierra firme, tranquilice a los convocados con una sentencia hija de la más transparente sabiduría criolla:

-No pongamos fecha. La propia gente se encargará de sepultarlo.

Y tal parece que va por ese camino al camposanto después de tantos años como auténtico impostor del dólar gringo. Se hizo valer como tal en cada rincón de la isla y soportando cualquier cantidad de bromas pesadas. Esto porque, por ejemplo, en el país más cercano a Cuba, Cayo Lobos, Bahamas, (22 km), vale menos que un billete de Monopolio.

Ya se ven algunos carteles en el sector privado adviertiendo por lo claro que no reciben “cucus’, sino moneda nacional, ese desprestigiado peso cubano (Cup). Y ya comienza a mayorear por campos y ciudades con la intranquilidad completamente razonable de cómo será su tasación ante la moneda del imperio.

En la calle se da cuenta

Hay que presenciar lo discutido en una ponchera, en una cafetería, en la voz de un carpintero, un electricista, un plomero o cualquiera que posea una licencia o autorizo para trabajar por cuenta propia. Así darse cuenta de lo multicolor que resultan los pareceres de la gente en este país, así como los cálculos que son capaces de hacer bajo un sol infernal, bajo la sombra de un flamboyán o par de rones en vena. Cómo sustentan los números del próximo valor de cambio nos hace inigualables con otras nacionalidades.

Muy pobre, pero significativa será la lista de invitados a las exequias. Como todo parece indicar, ocurrirán algo después de la apertura casi inmediata de cada uno de nuestros aeropuertos, puertos y marinas internacionales. Llegarán una vez más, como dueños y señores, los dólares estadounidenses y euros para seguirles en menor cuantía, pero con valor de cara al Banco Central, otras monedas convertibles de nuestra región y aquellas de poco más allá del Atlántico.

Culminadas las actividades mortuorias, las autoridades ya deben imaginarse el panorama local en sus 24 horas. Gracias a la libertad de viajes, la gente querrá salir con su dinerito en el bolsillo siempre y cuando sea el monto permitido.

Por tanto, a las cuentas bancarias habilitadas irá solo la cantidad estimada para compras muy puntuales. El resto, a la cartera de los viajes y compras a cualquier confín de este universo. La otra para menesteres legales e ilegales. Desconocer esos procedimientos sería estar a mil leguas de la realidad que se vive hoy en la isla.

Preocupaciones sobran hoy en día con este tema a pesar de que de manera repetida se ha dicho será respetado lo que esté en cuentas bancarias, cajas de zapatos o latas de galletas. Es natural en un pueblo que desde hace buen rato sabe leer, escribir, contar, y hasta sepultar al Cuc antes de la convocatoria oficial.

Post mortem vendrá un reto aún mayor. Será el de los economistas, que no suelen ser tan ligeros y audaces de pensamiento.

Lea más por Aurelio Pedroso en Havana Times

One thought on “La triste, angustiosa e irremediable despedida del “cucu”

  • varios fueron los motivos por los cuales, no habia que ser economista, para cuenta darse, que era el dólar la moneda que habia que atesorar, era evidente y muchos no lo vieron, que en Cuba a partir de ese giro no eran 2 las monedas que circulaban y habia que unificar, habia una tercera a tomarse muy en cuenta, porque esa era la que no podian unificar ni controlar, se autorizaron las salidas, se aumentó el tiempo de permanencia en el exterior, casi 200,0 mil cubanos tenian pasaporte español, se podian vender y comprar los carros y las casas, los que confiaron en los bancos y habia que confiar, de la noche a la mañana han visto que para comprar 100 dolares necesitan 150 chavitos, quien lo habia a decir, pues muchos lo dijeron, lo pensaron y actuaron, para las cajas de zapatos, las latas de galletas como ud. dice, y otro refugio natural abajo del colchón, pero los verdes, los verdes, sigan creyendose que porque las lagartijas se suben a los palos de de la luz, es porque son electricistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *