La Revolución Cubana comenzó en 1959

por Esteban Morales*

Esteban Morales
Esteban Morales

HAVANA TIMES — Bajo un título carente de rigor histórico y objetividad, Roberto Zurbano [en un artículo publicado en el New York Times] trata de caracterizar la situación de los negros en la Cuba de hoy. Como evaluador crítico del tema que soy, podemos compartir algunas de sus aseveraciones, pero no en términos tan absolutos y mucho menos, con la carencia de  objetividad con que estas se formulan. Tampoco las conclusiones a que el autor arriba.

Afirmar que “para los negros cubanos la revolución no ha comenzado”, no se sostiene, ni aún   dentro de la compleja realidad cubana de hoy. Verdadera encrucijada dentro de la cual, el país trata de encontrar un modelo económico propio y sostenible, para no repetir los niveles de dependencia económica que soportó por tres ocasiones, (España, Estados Unidos, URSS) en menos de un siglo. Durante el periodo final (1960-1991) que resultó ser el más provechoso para la Isla, el tiempo no alcanzó para superar definitivamente las realidades de un país subdesarrollado.

Por tanto, cualquier explicación de lo que hoy tiene lugar en Cuba con los negros, pasa necesariamente por la comprensión más profunda de esos periodos de dependencia y de que en la Isla la pobreza fue también masivamente blanca, aunque la riqueza nunca fue negra. Algo que arrastramos durante varios siglos, hasta llegar al triunfo revolucionario de 1959.

La población pobre cubana fue beneficiada a partir de una política social, extraordinariamente humanitaria, que combatió y aún combate la pobreza y la desigualdad hasta el mismo borde del igualitarismo.

Dentro de la realidad social generada por esa política¸ negros y mestizos fueron sumamente beneficiados también. De modo que si hoy contamos con una masa importante de médicos, científicos, intelectuales y obreros calificados negros, se lo debemos a esa política social, que marcó profundamente a la sociedad cubana, durante sus más de 30 años de existencia  posteriores a 1959.

No hay que negar que se cometieron errores; uno de ellos, tal vez el más importante, fue no considerar el “color de la piel”, como una variable de diferenciación social. El no considerar que por razones de sus diferentes puntos de partida  histórico, el negro, además de ser más pobre, había sufrido por su condición de esclavo primero y de negro después, las desventajas que implicaba haber tenido que soportar el racismo y la discriminación racial, que le situaban siempre en una posición de desventaja ante la población blanca, aunque estos últimos  también fueran pobres. Nuestra sociedad no había sido diseñada para que blancos y negros y mestizos fueran iguales.

Ese lastre colonial esclavista, no fue posible borrarlo en los años de revolución, a pesar de lo humanitaria y radical que esta haya podido ser. Es esta la explicación de muchas de las desigualdades y dificultades sociales que aún arrastramos y que la Revolución iniciada en 1959, trataba de solucionar.

Todos los implicados en este proceso quisieran avanzar más rápido, pero el tema es difícil y acumuló años de atraso en su tratamiento. Sin embargo, se van articulando todos los factores que deben intervenir y cada vez el compromiso práctico de colaborar y la participación es mayor.

A diferencia de lo ocurrido en 1962, en que el racismo y la discriminación racial se habían dado como resueltos, a partir sobre todo, de la segunda mitad de los años ochenta, se ha abierto una década,  con posterioridad a los procesos de crisis, que sacudieron a la economía cubana,  un debate sobre el tema que crece continuamente.

La crisis económica sirvió para mostrarnos de que se había sido idealista al creer que el problema racial se había solucionando o se estaba solucionando, lo que no se correspondía con la realidad.

Las medidas económicas que se aplicaron para superar la situación económica, trajeron a flote las diferencias y desigualdades, que a pesar de los avances, aun existían y que habían permanecido ocultas, esperando momentos más propicios para reemerger.

Así se inició un nuevo periodo de lucha contra el racismo y la discriminación, que fue el propio Fidel Castro el que lo abrió con sus discursos en los congresos de pedagogía y de la UNEAC  y su  intervención en la  iglesia  de Nueva York en Harlem. El Máximo Líder se percataba de que lo tratado con insistencia en sus discursos de marzo de 1959, no había quedado resuelto.

Entonces, fue el propio líder de la revolución el que reabrió el tema y a partir de entonces, comenzó un nuevo debate, ya más comprensivo de donde habían estado las fallas de la política social, que no había podido eliminar el racismo y la discriminación racial.

Se iniciaron nuevas investigaciones, se analizaron las experiencias y como nunca antes desde 1959, se comenzó a escribir críticamente sobre el tema, que comenzó por abarcar el mundo intelectual creándose comisiones en diferentes instancias, PCC, UNEAC, Biblioteca Nacional, proyectos comunitarios, etc.

Emergieron varios centros de debate y encuentros científicos, producciones cinematográficas, cursos académicos. Existe en la UNEAC una comisión con carácter nacional, que trabaja en la promoción del tema racial desde la cultura, lo lleva a debate a las provincias del país y ya ha promovido su discusión en la Comisión de Educación de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en dos ocasiones.

El gobierno no pone obstáculos a esos debates y formas de acción, todo lo contrario, los apoya y promueve. En realidad, lejos de mantenerse oculto el tema, cada día más, es objeto de discusión en diferentes ámbitos del trabajo intelectual, comunitario e incluso político. Pasando paulatinamente a convertirse en un debate de toda la sociedad cubana.

Cualquier explicación de lo que hoy tiene lugar en Cuba con los negros, pasa necesariamente por la comprensión más profunda de esos periodos de dependencia y de que en la Isla la pobreza fue también masivamente blanca, aunque la riqueza nunca fue negra.

Desde la UNEAC se despliega un amplio proceso de coordinación para introducir el tema en la escuela, las universidades, así como también para mejorar las estadísticas y que estas recojan con más precisión la cantidad de negros y mestizos en distintos sectores y su situación económica.

Se trabaja también para aumentar el conocimiento sobre la presencia de los líderes y patriotas negros en nuestra historia, por medio de monumentos, jornadas conmemorativas y su adecuado tratamiento en los libros de texto, para lo cual se trabaja fuertemente en la reformulación de la enseñanza de la historia nacional.

Por todo lo anterior, podemos decir que hemos pasado a un periodo en que el tema racial se trata a todos los niveles.

Todos los implicados en este proceso quisieran avanzar más rápido, pero el tema es difícil y acumuló años de atraso en su tratamiento. Sin embargo, se van articulando todos los factores que deben intervenir y cada vez el compromiso práctico de colaborar y la participación es mayor. Bajo la conciencia de que se trata de un problema que nos afecta a todos.

Ningún gobierno anterior a 1959 hizo nada por los pobres en general, ni por los negros en particular. Más bien los gobiernos precedentes, gobernaron el país para el beneficio de unos pocos, con todos los mecanismo e instrumentos de una administración neocolonial, que mantuvo el racismo y la discriminación racial, la corrupción y la pobreza, desplegando el modelo de explotación y control, que Estados Unidos había diseñado para la Isla.

Habría que padecer una ignorancia de la historia extraordinaria, para pensar que un cambio de  liderazgo político en Cuba pudiera beneficiar a los negros. Un pensamiento como ese solo puede provenir, como lo dice el titulo del artículo, de alguien que piense que “para los negros la revolución cubana no ha comenzado aún”.
—–
(*) Leer los articulos de Esteban Morales en su blog personal.

11 thoughts on “La Revolución Cubana comenzó en 1959

  • P.D. ¡Cuidado! Ser blanco, amarillo, mestizo o negro no da un derecho especial de decir o hacer lo que nos de la gana. Cada cual es responsable de sus acciones y de las consecuencias que ella conlleva. Ignoro las circunstancias internas del caso. Eduardo Heras es mulato y trabaja desde hace muchos años en Casa de las Américas. En algún momento de su vida,- como todos-, se equivocó y fue sancionado. No alego que se hizo por negro o mulato. Siguió luchando y sigue siendo respetado. Para juzgar una acción individual hay que tener información antes de emitir conclusiones. Yo no lo hago. La vida me ha enseñado algo. Además, Zurbano, no ha sido expulsado sino trasladado dentro de Casa o eso he leído y espero. Racista hubiera sido esperar un tiempo y echarlo a la calle por cualquier cosa justificada y poco abría tenido que alegar. R.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *