La protesta de comerciantes en Holguín

Y la significativa reacción del periódico provincial “Ahora”

Vicente Morín Aguado

ahoraHAVANA TIMES — Con el título “La verdad del martes” el órgano oficial del Comité Provincial del Partido Comunista de Cuba en la provincia de Holguín, publica un extenso reportaje firmado por Lourdes Pichs Rodríguez, destinado a esclarecer los sucesos del martes 21 de enero pasado en la plaza La Central, cuando decenas de trabajadores por cuenta propia marcharon hasta la sede del gobierno local en señal de protesta, siendo reprimidos por la policía.

Es significativa la publicación del reportaje porque lo común en Cuba es todo lo contrario, dar la callada por respuesta. La citada periodista ofrece la clave al comentar: ¿Cómo es posible que de la marcha de unas 40 personas se pueda hablar más en Internet que de cualquier descubrimiento científico o acontecimiento político de trascendencia mundial? Fácil: es Cuba.

El reportaje centra su atención en argumentar el correcto proceder de las autoridades, minimizando la magnitud de la protesta popular. Resumo lo siguiente:

– Marcharon no más de 50 personas, con el desenlace de un desorden público, la actuación policial, no hubo represión, dice la reportera, y finalmente 22 de los manifestantes fueron atendidos individualmente por funcionarios del gobierno que recogieron sus inquietudes.

– Se trata de vendedores acogidos a licencias personales bajo el título de “Modista o Sastre” y “Vendedor productor de artículos varios de uso del hogar”.

– El gobierno, no sólo en Holguín aclaramos, advirtió a tales cuenta propistas que al finalizar el año 2013 cesarían sus facultades para vender artículos importados fuera de Cuba, incluyendo los adquiridos de fuentes nacionales, por ejemplo, tiendas de la red estatal.

– En la importante ciudad oriental, tercera del país por su magnitud poblacional y económica, se aplicaron multas a los infractores por la cuantía de 700 pesos cada penalización, además de confiscarles los productos en venta y retirarle la licencia a muchos de ellos. Digamos que la multa en pesos sobrepasa ampliamente el salario medio mensual de un cubano.

La periodista reitera que “la mentira tiene patas cortas”, hablemos pues a las claras.

La actividad comercial que realizaban los protestantes consistía en vender ropa, calzado y otros productos, principalmente de los considerados como ferretería, mayormente adquiridos fuera del país, con precios ventajosos respecto a sus similares vendidos en las tiendas de la red monopolista estatal. Además, si se trata de los gustos y la moda, estos comerciantes particulares llevaban amplia ventaja.

En condiciones particularmente desfavorables, los cubanos retaron y estaban venciendo al sistema estatal de comercio minorista.

Ciertamente no tenían licencias de importación, tampoco la necesitaron en un país marcado aún por las prohibiciones. Se las agenciaron para ganarle la batalla comercial a un estado que si posee todas las opciones cuando de importar y comercializar se trata.

El reportaje de “Ahora” cita a una compañera llamada Nidia Castellanos Santana, quien es la secretaria del sindicato local de los cuenta propistas: El martes todo se manipuló y, ciertamente, las leyes están para cumplirse.

Uno de los muchos inconformes, nombrado Yudimir Delgado González, quien es además Licenciado en Derecho y prefirió dejar los escenarios judiciales para vender sus artículos en un mercado popular, comenta: Hay una incongruencia al prohibirnos vender mercancías adquiridas en la red comercial estatal; pues está autorizado el expendio de cigarros, refrescos y cervezas en comercios privados. No contamos con un abastecedor mayorista de materias primas o productos para nuestra actividad.

Otro de los protagonistas de la protesta, Jorge Rodríguez Abreu, comentó: participé en la marcha por la forma descompuesta de uno de los policías al tratar a un compañero, pero no tenía ánimo de protestar o manifestarme contra el gobierno.

En cualquier lugar civilizado de este planeta las leyes deben acatarse.

En cualquier lugar civilizado de este planeta existe el derecho de protestar civilizadamente contra las leyes del gobierno si se consideran injustas.

No es la policía quien debe juzgar la actuación de quiénes se oponen a una decisión gubernamental.

No era un asunto individual, se trata de un problema colectivo, con amplia repercusión en todo el país.

De cualquier manera, celebro la publicación del reportaje porque al menos da cuenta de los hechos, ofrece opiniones, nos permite acercarnos a una realidad totalmente privativa de nuestro país, entonces, como bien dijera al comienzo de su reportaje Lourdes Pichs: se trata de Cuba y, por tanto, es noticia.
—–
Vicente Morín Aguado: [email protected]



16 thoughts on “La protesta de comerciantes en Holguín

  • Lo publicaron porque el escándalo fue tal, y la repercusión tan grande en las redes, qque hubiera sido una burrada silenciarlo. Claro está que el enfoque tuvo que ser el de siempre: Gobierno bueno- pueblo malo, delincuente, revoltoso y desagradecido de las bondades del socialismo. Típico, nada nuevo en la viña.

    Y con perdón de la periodista: habían más de 50 personas.

    http://www.youtube.com/watch?v=6LjXtCmHSNU

  • En cualquier lugar civilizado de este planeta las leyes deben acatarse.

    En cualquier lugar civilizado de este planeta existe el derecho de protestar civilizadamente contra las leyes del gobierno si se consideran injustas.
    Dos verdades tan ciertas como que (-2)+(-2)=-4

  • Vicente, Esta parte de tu articulo, donde dice:
    “La actividad comercial que realizaban los protestantes consistía en vender ropa, calzado y otros productos, principalmente de los considerados como ferretería, mayormente adquiridos fuera del país, con precios ventajosos respecto a sus similares vendidos en las tiendas de la red monopolista estatal. Además, si se trata de los gustos y la moda, estos comerciantes particulares llevaban amplia ventaja.”

    No se donde tu vives, pero en La Habana estos individuos no venden para nada barato, casi siempre mas caro que el estado, y claro tenian de todo por el acaparamiento desmedido de productos de las tiendas, por supuesto, no solo ellos eran culpable, las autoridades se demoraron demasiado en actuar preventivamente y cojieron fuerza desmedida. Se comvirtieron en una banda de especuladores y explotadores de su misma gente, entonces que es lo que reclaman, no son ni tan buenos, ni tan santos. Es verdad que averguenza la represion fisica y mental, pero no nos debe dar pena, que hayan perdido la fuente de sus ingresos desmedidos a costa del pueblo trabajador. El cuentapropismo nacio deforme porque aun esperamos el famoso mercado mayorista, que no acaba de nacer, reclamemos pues, su apertura y dejemos a las autoridades jugar su papel.

  • En el video sobre la protesta ciertamente vi al menos dos centenares de personas, si cincuenta son los manifestantes y más 150 los “factores” vestidos de civil, entonces se hace más evidente la desproporción de la represión. Creo que la periodista reportó la cifra que le dijeron sus jefes.
    Por otra parte frente al gobierno sordo frente a los cuentapropistas que han sido afectados por esta nueva prohibición, considero muy acertada la manifestación.
    La periodista de “Ahora” confunde las prohibiciones del gobierno con legitimidad de la ley. Para ella los ucases del gobierno deben ser acatados sumisamente aunque la prohibición no hay sido argumentada. Es sólo eso una prohibición arbitraria. Muy bueno tu análisis Vicente.

  • Pánfilo:

    Que aquí la mayoría somos cubanos, compadre, parece mentira. Empieza por reconocer que el primer explotador, estafador, especulador, acaparador y garrotero de su pueblo, es ese estado que dice ser “el gobierno del pueblo”. Y los ejemplos son muy simples, (Sin tener que citar esa estafa desvergonzada sin parangón en la historia nacional, desde la colonia, que son los precios de los carros). Mira qué simple: Unos tennis “Converse”, igualitos que los que usa mi hijo para la escuela, y que me cuestan 25 dólares (La moneda en que a mí me pagan), los vi yo en las tiendas del Cohiba a 99CUC. Convirtiendo al cambio oficial son más de 100 d{olares. Si eso no es una extorsión miserable, que venga dios y lo diga. Otro caso: en el mercadito frente al capitolio, el kg de beefsteack (Y no era carne de primera),estaba a 12. 50 CUC, es decir, a 16 dólares. Eso, comparativamente, es más caro que el filete Mignon aquí, donde me pagan en dólares

    El vendedor “por la izquierda”, vende menos caro que el estado bandolero que hay allá por una simple razón. porque no le es negocio vender, ni más caro, ni al mismo precio, a no ser que lo que venda sea de calidad muy superior a lo que vende el estado, lo cual sucede muy a menudo, pero no carga la mano. como decia el Padrino, son “solo negocios”.

    Lo que venden en las tiendas del estado, si a ropa nos referimos, es una reverenda mierda, con poquisimas y gloriosas excepciones, cuyos precios no estan al alcance sino de los macetas bien macetas o de la camarilla. Verguenza ajena me dio entrar en galiano, a la que decían era “la mejor ferretería de La Habana”, y ver las cosas que venden aqui en las tiendas “Todo por un dólar”, a unos precios que uno creería que estaba comprando en “Williams Sonoma”.

    Yo viví 42 años en Cuba, y compré, menos drogas y armas, casi de todo: carne de res, langosta, leche en polvo, ropa, desodorante, perfumes, materiales de construcción, ete, etc, “por la izquierda”. Nunca compré más caro que esas tiendas estatales donde un saco de cemento cuesta una semana de trabajo de un obrero. todo el mundo sabe el tráfico de artículos que se da por las mulas y por la gente que viajaba y compraba en zonas francas o en otros países como ecuador. ¡acaparamiento de qué? ¡o me vas a decir que lo que vendían era robado de las tiendas estatales.? No te niego que eso ocurra, porque pasa, pero lo que sucede aquí es que estos vendedores le estaban quitando clientes al gobierno, y el tigre no regala la carne. Y para que eso estuviera sucediendo, la simple lógica dice que la relación calidad-precio de la ropa que vendían era mejor que la que hay en las tiendas en CUC.

    Así que dejemos el violín y el cuento chino que, como te dije arriba, aquí la mayoría somos cubanos ¿Ok?

  • Asi se empieza, poquito a poquito. Lo importante es que ese”grupito” pudo lograr que al fin la prensa oficial se lanzara a justificar las medidas y a reportar cosas asi dentro del paraiso proletario.

  • En un país donde el gobierno, cada vez que le da la gana, viola su propia Constitución, y ,con ello, afecta a su propio pueblo, se hace un poco cuesta arriba que la gente acate todas las leyes. esto forma parte de la la progresiva “desciudadanización” que ha sufrido el cubano, empezando por la tergiversación aberrada, impuesta por los mismos dirigentes, de lo que es el gobierno. el amo absoluto cuyos úkases, justos o no, legales o no, todos tienen que acatar sin chistar; y que el cubano (Dicho por los propios dirigentes y plumíferos que repiten sus barrabasadas), no es más que un acomodado, un delincuente en potencia, un vago, un malagradecido, un chusma, un maleducado, y hasta un cagón que hace sus necesidades en la vía pública. después de esto, ¿Qué?

    Razón tiene la bloguera que afirmaba que, antes de ocuparse de que en cuba haya máas partidos políticos, primero habría que ocuparse de formar ciudadanos.

  • Pues viendo el vídeo son bastante más de “unas cuarenta personas.”

  • Entonces se aceptan solo mentiras con patas largas.

  • Un video puede más que miles de palabras. Escuchar como se defienden por sus libertades
    ya no es lo mismo para estos dictadores. Ya no cojeran mas la masa suave.
    El pueblo de Cuba tiene que aprender que solo ellos son dueños de su destino. Ellos son los soberanos donde todo el poder realmente radica y debe radicar. Y no en los usurpadores dictadores.

  • La experiencia me dicta que “lo que sucede conviene”. En lo que al Gobierno cubano se refiere, la protestilla le debe servir como señal de aviso, en el sentido de que no puede jugar con seres humanos, mucho menos en tiempos como estos, en los cuales se van esfumando los antiguos subsidios estatales y la gente tiene que sobrevivir cada vez más con los esfuerzos propios. No puede ser que saquen una ley que conlleve un diapasón de flexibilidad, a tenor del cual los supuestos beneficiarios hagan su interpretación y prosperen por un tiempo, para al cabo – después de hacer la vista gorda por un tiempo – dar un machetazo y descabezarles la gallina de los huevos de oro.

    En lo adelante, el Consejo de Ministros deberá sopesar mejor cada medida, o exponerse a mayores muestras descontento social.

  • Isidro, el consejo de ministro debería hacer lo que el pueblo quiere. Estoy seguro que el pueblo no quiere que se reprima a nadie ni que la prohibición de estos negocios. Cada cual cuando le compra a cada uno de estos compradores están votando por el si o no y el gobierno no tiene por que meterse en eso. Lo que ocurre es que estos compradores le estan haciendo competencia directa al gobierno totalitario y esto es lo que no les gusta.
    Quieren tener el poder absoluto.

  • es que aquí se opone el concepto del excedente del consumidor al de poder de mercado que tiene el estado como dueño de los comercios minoristas en divisas, el Estado prioriza el poder de mercado que es la capacidad de poner precios por encima de los precios competitivos, o sea ofertando a sobreprecio, porque así recauda más CUC y entre mejorar el excedente del consumidor, lo que lograria o bien bajando los precios, o bien permitiendo la competencia y vigilando comportamientos colusorios, o prácticas exclusorias de los agentes económicos, el estado prefiere recaudar más a través de su poder de mercado, acá de nuevo las preguntas relevantes vuelven a ser:
    1- cómo valora la ciudadanía el bienestar obtenido por la función redistribuidora del estado?
    2- entre esta opción (redistribución desde el estado) y mejora del poder adquisitivo, pero perdiendo zonas subsidiadas del consumo y posible mercantilización de algunos servicios médicos, etc….?

  • Que gran ironia que comenzara ese movimiento popular en la cuna de los Castro, mucha valentia la demostrada por los trabajadores que solo estabn luchando por el respeto a sus propiedades y negocios, cada vez que veo una de esas leyes absurdas me da una ira del carajo…Bien hecho! ya lo habia comentado cuando lo de los carros que la olla les va a explotar en la cara!…

  • Me he demorado en comentar porque he estado mirando fotos de archivos históricos de Cuba.
    Una vez leí el diario del Mariscal alemán Rommel y me llamo mucho la atención lo objetivo y meticuloso que era en sus apuntes y comentarios sobre sus campañas y con los ingleses, Su contrincante en África, el general Montgomery también tenia un diario con cifras de bajas y comentarios de campaña muy objetivo. Los buenos militares son así, mucho mas si son Ingleses y Alemanes. . No obstante, estudios militares posteriores después de la II guerra mundial, demostraron que ambos militares a pesar de su objetividad militar tendían a minimizar sus bajas y efectivos perdidos y a maximizar las de su enemigo.

    Este fenomeno de exagerar y minimizar en los cubanos cobra magnitudes gigantescas. En Miami se hacían concentraciones políticas en la calle 8, ( no hablo del Festival de la calle 8), en protesta al gobierno Cubano, La prensa, inclusive el periódico americano The Miami Herald, se hacia eco de la cifras que daban la radio cubana de derecha, Se hablaba como mínimo de 50,000 y 60000 participantes. El Herald en Español, otras estaciones de derecha en Miami llegaron a dar como verdad la cifra de 100,000. Inclusive periodistas que estaban allí para “esclarecer los sucesos”.. Nadie ponía en duda estas cifras que al parecer dado algunas fotos escogidas no podían ser mas multitudinarias. No fue hasta que un grupo de empresario cubanos americanos, el Cuban Study Group contrato una empresa norteamericana especializada en el conteo de multitudes, con una seria metodología científica, utilizando helicópteros y todo eso, que supimos la verdad del asunto. De una cifra que se decía llegaba a 100,000, el conteo real era de 5,627, (mas o menos). Eso incluye transeúntes, gente que estaban de compra y mirones que no necesariamente estaban a favor, etc.

    En Cuba, no incluyo finales del siglo XIX y la década de los 30, (tampoco huelgas de trabajadores y entierros) pero si partiendo desde el periodo de Batista, multitudes “a favor” han habidos muchas. Hasta Batista llenaba multitudes que iban desde el Antiguo Palacio Presidencial hasta el Malecón, Fidel lleno hasta la Plaza de la revolución. Pero manifestaciones “en contra”, ya eso es harina de otro costal. Durante el periodo de la dictadura de Batista los “mas bravos” y los que mas se “tiraban a la calle” eran los estudiantes de la Universidad de la Habana. Si analizamos las fotos de archivo veremos que las manifestaciones de los estudiantes no pasaban de un par de cientos en las grandes. Otras eran de decenas. Manifestaciones de madres con hijos asesinados con sus pancartas que decían “Cesen los asesinatos de nuestros hijos, Madres Cubanas”, eran de un par de decenas. En la marcha por la muerte del líder estudiantil Rolando Bezos donde aparecen Jose Antonio Echeverria, Fructuosa Rodrigues y otros, habían “cuatro gatos”, etc, etc, etc.

    No se cuantas personas hubo en Holguin. El periodista cubano Armengol, que es de los mas serios, dice que 500, la periodista en Cuba dice 50. Considerando nuestras mejores tradiciones en este tema, ya diría que uno maximiza y la otra minimiza. Ni chicha ni limona. Pero aun considerando una cifra de 50 o 100, en mi opinión es significativa. Porque una cifra de esa magnitud aun en los tiempos de la lucha contra Batista eran bastantes, como también las marchas de las mujeres. En aquella época aunque iban de negro, marchaban menos. Miren, no se extrañen si ven a no se cuantos miles cubanos el día de mañana decir;- “!Mi socio, ya estaba allí. Yo me tire en Holguin. Aquí donde tu me ves, ¡yo era de la gente de Coco Fariñas!

  • Jajaja, Tony, qué bien nos retratas. Es que somos “folklóricos” en casi todas las instancias y sin importar en que rama ideológica nos posemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.