La pobreza en Cuba es intencional

No un daño colateral del bloqueo o del modelo neoliberal del capitalismo

Foto: Juan Suarez

By Benjamin Noria

HAVANA TIMES – Se ha corrido la voz durante muchos años en el televisor y en los periódicos, de que la causa de la miseria en Cuba es el bloqueo. Me gustaría que ocurriese que los Estados Unidos levantaran el supuesto bloqueo para observar qué otra causa encontrará el Gobierno cubano para explicar el estado de indigencia que hay en el país.

Quizás sea de muy difícil comprensión, después de tantos años de control mental, la proposición de que en la Isla la pobreza es intencional y no un daño colateral del bloqueo.

Si hablamos con propiedad no es un bloqueo lo que Estados Unidos tiene contra Cuba, sino embargo económico. Fue el mecanismo que encontró ese país para buscar indemnización por las propiedades que se nacionalizaron y expropiaron de manera ilegal a los empresarios estadounidenses radicados en el territorio, durante el afán de desenfreno socialista en los inicios de la Revolución cubana.

La pobreza nacional es lo que se llama en la ciencia política una Razón de Estado. Esto es, una conveniencia del Gobierno para permanecer en el poder. Si pensamos bien nos daremos cuenta que si un cubano es pobre es mucho más fácil de manipular y hacerlo dependiente del Estado.

Es más sencillo someter a las personas pobres. Es mucho menos complicado ser controlado si no se tiene recursos para rebelarse o para pensar por sí mismo. El cubano carece de ilustración de manera intencionada, está vulnerable para ser manejado al antojo de la maquinaria estatal. Tal es así que si le quitan una libra de azúcar no se queja.

A mayor pobreza, mayor dependencia, mayor esclavitud y, por lo tanto, menor libertad, menor creación, menor felicidad. El Estado paternalista se hace cargo de la satisfacción de las necesidades biológicas y espirituales que ellos creen que necesita la gente. A los políticos aquí no les interesa la prosperidad del país, sino conservar el poder. En fin, la miseria es un instrumento de dominación.

No es por accidente es obligado adquirir los bienes de consumo a través de una tarjeta de racionamiento en las bodegas. No es casual que la leche se le distribuya solo a los niños de 0 a 6 años de edad. Tampoco es azar que los huevos, el pollo y el pescado se abastezcan en las carnicerías una vez en el mes. Igualmente, que se le dé un solo jabón de lavar y uno de baño para cada miembro del núcleo familiar.

La falta de proteína es intencional, para que la población no pueda usar de manera eficiente la actividad cerebral. Las largas colas que dejan noqueada a la gente debido al desabastecimiento intencional en los comercios, le impiden pensar en política y en usar la inteligencia para resolver los problemas del país. Todo ello bajo la excusa del bloqueo económico.

En la actualidad Cuba es el país más pobre de Latinoamérica. Sus dirigentes han tomado tanta afición por el poder que no habrá desarrollo para la nación por un buen largo tiempo. Puesto que el Estado cubano ha empleado todas sus energías en argumentar la insatisfacción popular con las acciones del capitalismo sobre los países pobres y las consecuencias del neoliberalismo en el desenvolvimiento de las economías tercermundistas.

Que la culpa de la pobreza sea del bloqueo de los Estados Unidos o del modelo neoliberal del capitalismo es una estrategia que descubrió el Estado cubano para generar el odio al capitalismo. Un odio de larga data, pues dentro de unos meses cumplirá 62 años.

El rechazo al bloqueo y al capitalismo han logrado un movimiento de las masas y le ha dado al pueblo un objetivo por el cual luchar y mantenerse unido. Claro, muy conveniente para los políticos, los ideólogos y todos los que están viviendo y enriqueciéndose del supuesto sistema de gobierno comunista en Cuba.

Lea más de Benjamin Noría aquí en Havana Times.

One thought on “La pobreza en Cuba es intencional

  • El socialismo ama tanto a los pobres que los multiplica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *