La paradoja de la producción en Cuba

Por Benjamín Noria

HAVANA TIMES – En Cuba se produce muy poca comida, igualmente pocos bienes o servicios. Sin embargo, se está trabajando en una vacuna (o varias a la vez) contra la covid-19. Esto parece increíble y difícil de entender. Como se puede ver es el Gobierno cubano quien establece la prioridad de lo que se puede producir. No estoy diciendo que crear una vacuna sea algo malo.

La aberración de la producción en Cuba perturba a cualquier economista o academia. Pero queda demostrado que sí hay voluntad política para poner al pueblo y a los científicos a generar riquezas. El Gobierno cubano solo hace lo que se le antoja. Todo lo que exista tiene que pasar por el filtro de su autorización.

El Estado se ha pasado muchas décadas diciendo que por causa del bloqueo hay miseria en Cuba. Los Estados Unidos ya no aguantan una culpa más de todas las que le han cargado los comunistas. Se atribuye a los capitalistas todo el mal que ha padecido la humanidad, y principalmente los socialistas.

Ahora bien, me pregunto por qué con la misma energía, interés y ánimo con el que desarrollan la vacuna (o vacunas) también no pueden desarrollar económicamente al país. Además, si pueden poner a científicos a realizar una vacuna, por qué también no pueden poner a otros científicos a pensar cómo enriquecer al país, llenarlo de vida.

No es culpa de los capitalistas que Cuba se encuentre sumergida en su miseria. Nada tienen que ver los Estados Unidos con la mala calidad de vida, con el bajo poder adquisitivo y la devaluación del peso cubano. Es imposible creer que la penumbra económica que tiene Cuba es culpa del capitalismo, cuando se puede hacer una vacuna.

Si tan urgente es una vacuna para evitar que mueran personas, asimismo de manera inminente desde hace muchos años se pudieran haber creado todas las condiciones para producir bienes, servicios y alimentos para los cubanos. O al menos se hubiera intentado hacer algo si hubiera existido voluntad de verdad.

El bloqueo no ha podido impedir que el Gobierno cubano continúe y termine la vacuna. Sin embargo, dicen que impide que se produzca comida y calidad de vida. Yo creo que sin comida también se mueren personas. Yo creo que sin las condiciones mínimas de existencia también a largo plazo se mueren personas.

El Estado cubano brinda la salud de forma gratis, es verdad. Pero también es verdad que en los hospitales se le da tratamiento a las mismas enfermedades que causa el mismo Gobierno por el estrés, la inseguridad económica, las compras nerviosas, la falta de esperanza en un futuro mejor y la mala alimentación.

El Gobierno cubano sí sabe cómo esquivar el bloqueo económico de los Estado Unidos. Sí sabe cómo ubicar a la gente a producir, sí sabe cómo motivar a generar bienes.

Pero la pobreza es un instrumento de manipulación, que propicia el control mental sobre los necesitados. El Gobierno cubano no quiere que nadie se le vaya por encima. Todo lo que pretenden ellos es permanecer en el poder. Y, por supuesto, sacarle el zumo a los 11 millones de ciudadanos que trabajan para ellos.

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *