La lucha por reconquistar lo perdido en Cuba

Por Elio Delgado Legon*

Foto: Caridad

HAVANA TIMES,30 ene — La lucha del gran capital por reconquistar lo perdido con el triunfo de la Revolución cubana comenzó desde el mismo primero de enero de 1959.

Pero no solo se trataba de lo perdido en el terreno económico, sino también en el político, pues un gobierno de izquierda, con resultados positivos y con gran apoyo popular en un país de América Latina, era un pésimo ejemplo para el resto de los pueblos del subcontinente, que tal vez tratarían de imitar al de Cuba.

El gobierno de Estados Unidos apoyó a la dictadura de Fulgencio Batista hasta el último momento. Entrenó a su ejército y le suministró las armas y los aviones con que asesinaron a decenas de miles de cubanos.

Ese es un hecho suficientemente conocido, por lo que no estoy develando ningún secreto. Como también es conocido el apoyo de los gobiernos de Estados Unidos a las dictaduras en Santo Domingo, Haití, Nicaragua, y posteriormente en casi todos los países de América Latina.

Tal vez nunca se pueda saber con exactitud la cifra de personas asesinadas, desaparecidas, torturadas bajo las dictaduras en nuestro subcontinente, y nunca Estados Unidos, ni la OEA, ni la Comisión de Derechos Humanos, se preocuparon por la violación del derecho humano fundamental, que es el derecho a la vida.

Hoy se montan campañas difamatorias acusando a Cuba de violar los derechos humanos; sin embargo, en más de 50 años de gobierno revolucionario, en este país no ha ocurrido un asesinato político, ni una desaparición, ni se ha torturado a nadie.

Han existido presos que se han calificado como políticos, pero no han sido presos de conciencia como se ha pretendido hacer ver. Los que han sido detenidos, procesados, juzgados con todas las garantías, y condenados, han cometido delitos que se condenan en cualquier país del mundo.

Nadie ha sido condenado en Cuba por pensar de otra manera ni por hablar mal del gobierno revolucionario. El que afirme eso está mintiendo deliberadamente.

A partir del triunfo de la Revolución, fue necesario juzgar y condenar – algunos de ellos a muerte- a un número de militares y policías de la dictadura de Batista autores de crímenes atroces, de torturas, de violaciones y de otros delitos.

Foto: Caridad

Este hecho generó una gran campaña de mentiras en las que se afirmaba que la Revolución estaba sumiendo al país en un baño de sangre. El baño de sangre lo sufrieron los cubanos durante los siete años de la dictadura batistiana.

En realidad, fueron pocos los asesinos y torturadores que pudieron ser juzgados, pues la mayoría de ellos huyeron hacia Estados Unidos cuando Batista fue derrocado, y aunque se solicitó su extradición en virtud de los convenios existentes entre ambos países, ninguno fue devuelto a Cuba.

Las campañas de mentiras contra Cuba siguieron proliferando en aquella época en casi todas las agencias de prensa hasta tal punto, que los trabajadores cubanos de los medios impresos, que se veían obligados a insertar noticias falsas en los periódicos donde trabajaban, tomaron la iniciativa de agregarles una coletilla para dejar sentada su opinión sobre la noticia en cuestión.

Uno de los temas que se han utilizado para acusar a Cuba de violar los derechos humanos ha sido que el sistema político organizado en el país con la aprobación del 98 por ciento del electorado, en votación directa y secreta, excluye la formación de partidos políticos.

Realmente los partidos políticos en Cuba estaban tan desprestigiados, que al triunfar la Revolución se extinguieron, pues nadie quiso saber entonces de ellos.

En la etapa pre-revolucionaria,  existían varios partidos, pero realmente solo podían gobernar los que representaban a las oligarquías nacionales y extranjeras: el Liberal, el Auténtico y el Conservador. Tres partidos que eran como uno solo, pues respondían a la misma ideología.

Existía el Partido Socialista Popular, de ideología marxista, pero la mayor parte del tiempo tuvo que trabajar en la clandestinidad, pues constantemente era prohibido y el periódico Noticias de Hoy, propiedad de ese partido, era clausurado, saqueado y destruidas sus máquinas, especialmente durante los regímenes dictatoriales de Gerardo Machado y Fulgencio Batista.

Durante la última etapa de los gobiernos auténticos, surgió el Partido del Pueblo Cubano (Ortodoxo), que con sus ideas de izquierda y su lema: Vergüenza contra Dinero, logró atraer la atención de las grandes masas y ya, para las elecciones de junio de 1952, tenía asegurado el triunfo, pero el golpe de estado de Batista el 10 de marzo de ese año frustró las aspiraciones democráticas del pueblo cubano.

Durante la dictadura batistiana se crearon otros partidos para tratar de darle un viso de legalidad a ese régimen, y hasta se hicieron elecciones en las que nadie creía, pero al triunfar la Revolución, tanto los dirigentes de los partidos que apoyaron a Batista, como los que le hicieron el juego participando en sus elecciones, abandonaron el país y el pueblo cubano, decepcionado, no pensó más en partidos políticos, se volcó a apoyar el proceso revolucionario.
—–

(*) Soy un cubano que ha vivido ya 75 años, que conoce bien la etapa anterior a la Revolución porque la sufrió en carne propia y en la ajena y a quien le duele que se escriban tantas calumnias sobre un gobierno que lucha a brazo partido para darnos una vida mejor, y si no lo ha podido hacer a plenitud es por tantos obstáculos que se le han puesto en el camino.



20 thoughts on “La lucha por reconquistar lo perdido en Cuba

  • Señor Elio Delgado Legón,le sugiero que salga de Cuba,se informe más de las barbaridades que en nombre de una revolución han cometido los castros y todos sus esbirros.A estas alturas no se trata de lo que hizo o no hizo Batista.En 53 años de dictadura lo único que han hecho es reprimir,controlar,bloquear,imponerse(con la revolución TODO sin la revolución NADA)…No creo que los cubanos hayan querido un sólo partido.Ellos fueron manipulados en nombre de una revolución en su principios justa, lo impusieron todo y los que no estuvieran de acuerdo terminaron muertos como Boitel o Camilo o presos y luego el exilio como Huber Matos.
    No son calumnias lo que muestra Nestor Almendros en “Conducta impropia” y Nadie escuchaba”.Como tampoco lo que ha escrito Carlos Franqui,Cabrera Infante y Norberto Fuentes(su libro,Auto Biografía de FC).Los Castristas están convencidos que lo que ellos imponen es lo que quiere el pueblo de Cuba,me dá pena y a la vez,me indigna que usted quiera ignorar y justifique lo que ya casi todo el mundo sabe.

  • Cuando el autor relata la represión hacia el PSP, se refiere a la época en que apoyó a Batista en la Constituyente del 39, y luego durante su gobierno 40-44, y en que Juan Marinello y Carlos Rafael Rodríguez son ministros. O acaso el PSP que apoyó al candidato batistiano del 44, Carlos Saladriga. O al PSP que respecto al asalto al Moncada como “actividades golpistas y aventureras de la oposición burguesa”.
    Cuando se trata de los prisioneros políticos, el autor desconoce los informes de la Comisión Interamenicana de Derechos Humanos, de 1962 y 1963, comisión que la misma Cuba ayudó a crear, con Raúl Roa deshaciéndose en elogios.
    Quizás el autor sienta que la mejor época de Cuba fue en 1902, cuando los Partidos no eligieron candidatos y Estrada Palma salió como candidato independiente?
    Si el pueblo cubano en 1959 no pensó más en Partidos, cómo se formó el PURS? Por qué ser formó, si la Ley Fundamental de 1959 (vigente en Cuba hasta 1975) preveía la re-organización de los partidos seis meses antes de las elecciones o de la convocatoria a una Constituyente?

  • Estimado Elio, su historia se parece mucho a la que leemos en el Granma y a la que, normalmente, reciben nuestros hijos en sus aulas. Pero hay otros que tienen otra historia, no tan lineal como la suya (vea la de AllahUkbar).

  • Me parece que me equivoque de diario. Esto el del Granma.

  • Traduccion de google.translate:

    Gracias, Elio, por decir la verdad a través del foro democrático de Havana Times. Espero y confío en que continuará escribiendo artículos y comentarios en el TC, y proporcionar un equilibrio de varios escritores que tienden a ser más críticos del status quo.

    En los EE.UU. tenemos el gobernante demócrata y republicanos. Se turnan a la cabeza del viejo régimen brutal. Son las alas del buitre mismo, y se puso bastante una farsa ante el pueblo. La multiplicidad de las partes por lo que no significa necesariamente la existencia de una verdadera democracia.

    Creo que la pregunta con la que los cubanos están luchando es si y cómo un hombre leal, pro-socialista partido de la oposición pudiera organizarse y funcionar dentro del proceso político de Cuba. Has dicho la verdad en cuanto a cómo eran las cosas en el pasado. ¿Puedo sugerir, e incluso ruego, Elio, “ir a la montaña” en la cuestión de cómo un “segundo” del partido gobernante podría organizarse legalmente y competir por el liderazgo del gobierno en su país.

    Gobierno socialista significa la implementación de un programa socialista de transformación estratégica. Pero ¿cómo puede ser un programa desarrollado y refinado si una de ellas conserva las riendas de la década tras década el poder?

    Un programa socialista viable sólo puede ser buscado, probado y refinado por tener al menos dos partidos que compiten por las riendas del gobierno. Perpetua de un solo partido, tanto retarda y desacredita a la construcción del socialismo, y esto queda demostrado por la experimentación real en varios países.

  • Estoy de acuerdo con los anteriores comentarios y por eso lo saqué de mi perfil a este blog,me parece muy raro que este señor escriba una barbaridad así y se la posteen.El cuentecito de la buena pipa ya hace muchísimos años que me cansó.Pero antes quiero recordarle al señor Elio Delgado León también que el desgobierno cubano carga con las víctimas del remolcador 13 de Marzo y que en dos años han muerto 2 presos políticos en huelga de hambre y Laura Pollán en con diciones muy sospechosas y si sigo nombrando no voy a tener cuándo acabar…no me venga con el cuento de que ellos no asesinan!

  • Sra. Mayra:
    Está Ud. en todo su derecho a no visitar más este sitio, si no le apetece, pero ¿vio el señalamiento de Grady Ross, previo al suyo? Este portal hasta hoy se precia de ser un foro “democrático”, ¿le suena familiar el adjetivo? Todos tenemos el derecho a expresarnos; no sólo los de un grupo específico. Y eso no es cuento de buena pipa…

  • Considero que una publicación seria siempre tendrá opiniones a favor y en contra cuando sus lectores comentan sobre los artículos que en ésta aparecen. Eso es lo que debe diferenciar a la prensa libre de la prensa mediatizada y censurada: la posibilidad de expresar el desacuerdo, que no significa oposición. Me complace ver que en los comentarios que aquí se publican prima la decencia pues no se recurre a insultos e improperios para expresar opiniones en uno u otro sentido. Creo que otro papel que debiera desempeñar la prensa, mucho más en el caso de mi país, es rescatar la polémica y el arte de polemizar, como forma de educarnos para ser mejores ciudadanos. Algunas de las cosas que nos narra el Sr. Elio Delgado son ciertas, pero solamente abordan una parte del problema. Después de cinco décadas no se puede vivir de la historia, que es la que es y permite poco margen de especulación. Lo que sucede es que esa historia que él nos narra refleja la opinión del historiador, con lo cual los hechos adquieren determinados matices personales. En el análisis del Sr. Delgado falta mencionar los problemas creados por desaciertos garrafales en la economía en la época en que Cuba disponía de subsidios soviéticos, y relaciones privilegiadas con el extinto campo socialista. Al escuchar las palabras de Raúl Castro (y del propio Fidel Castro hace algunos años), el peor enemigo de la revolución es la corrupción. A la luz de esas declaraciones, el Sr. Delgado debe actualizar su análisis para incluir los problemas internos que no son provocados por el imperialismo ni por los enemigos declarados de la revolución y que durante décadas han lastrado a la economía cubana. Parece que no toda la culpa de los males de Cuba se le puede echar al enemigo poderoso del Norte. Si algo he aprendido en la vida es que los enemigos internos (corrupción, ineficiencia, indulgencia, despilfarro, voluntarismo, excesiva burocracia, amiguismo, nepotismo, etc.) son muchas veces más nocivos que la propia actividad de los enemigos externos. Una “plaza sitiada” no puede darse el lujo de cometer tantos errores.

  • Coincido con Isidro. No estoy muy de acuerdo con lo que Delgado plantea, pero creo en su légitimo derecho a expresar sus opiniones. Es una columna firmada; no esos comentarios desagradables que solo intentan descalificar al otro. ¿Ahora de qué se va a tratar; de que sea la otra versión de la historia la única que pueda ser contada?

  • disculpennos a los cubanos, es que nos parece rara la idea de darle permiso, darle un espacio al oficialismo y su discurso repetitivo, cuando ellos nunca han pedido nuestra aprobacion en todos estos años.

    pero sí, en el futuro, si es que alguna vez tenemos un espacio en la prensa oficial como lo tenenmos aqui, tendremos que aprender a respetar este tipo de articulos como otro más.

  • Mira Elio,

    Es muy difícil conducir bien un coche mirando continuamente por el espejo retrovisor.

    Uno corre el riesgo de tener un trastazo terrible por no fijarse en los obstáculos que aparecen delante.

  • Traduccion de google.translate:

    Desculpame, yo pongo estos largos commentos aqui porque el ultimo parafo es possible importante-Grady

    Grady Ross Daugherty dice:
    Su comentario está en espera de moderación.
    31 de enero 2012 a las 18:33

    Creo que no ha leído mis comentarios anteriores, Okasis. El argumento a favor de al menos dos jurídica, partidos políticos socialistas transformationary se le dio. Pero déjeme darle una vez más y aumentar su tamaño.

    El programa socialista se divide naturalmente en dos secciones principales, tácticos y estratégicos. La táctica es todas esas cosas que un partido de vanguardia que está haciendo, o está tratando de hacer, en el período que el poder del Estado capitalista. Que hace posible la toma del poder estatal por el partido de vanguardia en un momento en el futuro. Las tácticas pueden incluir el comercio de la construcción de la unión, la construcción de la unión inquilino, lucha por el corto plazo las reformas y avances sociales, etc. El partido de vanguardia no se puede rechazar este programa táctico, o será aislado de las masas y la asunción del poder del Estado no esté preparado.

    Vale la pena señalar que Lenin, Bujarin y otros bolcheviques estaban trabajando en un formal “programa de transición” antes de la muerte de Lenin en 1924, y que Bujarin terminado este programa a tiempo para ser presentado ante el Congreso de la Comintern de 1928, bajo su firma y la de Stalin.

    Es importante saber que el programa de transición formaba parte de la sección de tácticas, no estratégicas de la. Su objetivo era movilizar a las masas durante el período pequeño de efervescencia revolucionaria, dando lugar a un ataque directo sobre el aparato del Estado capitalista. El programa de transición por lo tanto, no tiene nada que ver con el funcionamiento del socialismo después de la conquista del poder estatal por la vanguardia, pero sólo con la destrucción del viejo poder estatal durante un período de pocos días o semanas.

    El programa estratégico es que la sección principal de que el partido tiene la intención de poner en práctica cuando el poder del Estado está en sus manos. En Cuba, no ha habido más de medio siglo de la implementación de un programa tradicional marxista económico y social, la parte más importante de las cuales es la propiedad estatal de todos, o casi todas las fuerzas productivas, de las peluquerías y restaurantes a los campos de azúcar y las minas de níquel.

    La historia ha demostrado que un partido de vanguardia, único en el poder, si el programa estratégico que implementa tiene defectos, o es, esencialmente, no es capaz de analizar sus resultados de los programas con eficacia. En todos los casos, como en Cuba, no hay ninguna posibilidad de debate democrático, interno del partido, por los atributos negativos de la dinámica burocrática se afiance y se incrementará con el tiempo.

    Lo que se necesita en Cuba es una enmienda constitucional que permite que al menos un partido leal, socialista de vanguardia de existir y participar en la discusión democrática y el debate en cuanto a cómo el programa estratégico puede ser refinado o perfeccionado. Como una segunda parte, en la actualidad, es imposible, dado que un régimen de partido de la PCC está consagrado en la Constitución cubana, como es el marxismo-leninismo como ideología oficial del Estado.

  • Sr Elio
    Todos ven que quieres defender lo indefendible, tapar el sol con un dedo y como siempre echarle las culpas otro, Utilizando las mismas argucias de siempre para esconder las deficiencias, bravuconadas, mala administracion de recursos, abusos represivos, amenazas,etc, etc, etc.. de que lealtad estas hablando, viejo payaso. Basta ya. Hay que transformar y cambiar lo que ya no funciono y no va a funcionar, carajo. Basta ya de oprimir a Cuba con tantas mentiras, es hora de ser objetivos. Hay demasiado que decir, pero esto resume, todo, ni nada, ni nadie va a poder detener lo que se sobreviene en Cuba, con la ola de cambios irremediables y prinicipalmente sus consecuencias, para bien o para mal, lo que tu representas, ni tus 75, ni otros fantasmas que andan por ahi. Viva Cuba siempre Libre.

  • Sr Charlie:
    Ud acaba de echar por tierra el comentario de Frank, quien hace poco reconocía que en este foro “prima la decencia pues no se recurre a insultos e improperios para expresar opiniones en uno u otro sentido”. ¿Cree Ud. que llamando “viejo payaso” al comentarista Elio Delgado va a imponer sus argumentos sobre los de él? ¿Que así ganará adeptos? Echando carajos en el sitio tampoco va a cambiar la situación en Cuba. ¿Es tanta su rabia e impotencia que no puede razonar? Esas reacciones suyas son más apropiadas para un ring de boxeo o, en última instancia, para la plaza pública. Si lo desborda el enfado, le sugiero que agarre su pancarta y se sume a los indignados. En Cuba, o dondequiera que Ud. habite. Acá estamos apostando por el intercambio civilizado.

  • YO creí que toda la mentira que podía escribirse, además de “dictada”, sólo era concebible, en la cabeza de los tiranos, pero ya veo que no. Andan en Cuba, alguno que otros Castros reencarnados,…Elio cuantas mentiras escribes, pero ni que discutir, te ves convencidos de ellas, y una mentira repetida mil veces, se convierte en verdad. Cuba, fué la que perdió en 1959, cambiamos de una dictadura pequeña a una que todavía cuenta años:53. Ni te diré de la miseria moral y espiritual , que ha esparcido sobre nuestro suelo, han sido un virus de mortandad letal, que entonces, en el lejano 1959, ni calculamos seria tal. En Cuba no sólo se persigue al que está en contra del gobierno, y no sólo se le persigue, se le condena a largas penas carcelarias, y si son muy molestos hasta se les mata, ya no como en los tiempos del Carnicero de la Cabaña, pero se puede orquestar una muerte, medio clínica, como a la Dama de Blanco, Laura Pollán, heroína indiscutible de los derechos civiles. Y que te dire de toda la ofensa y vejación por lo que los cubanos hemos tenido que pasar, la persecución religiosa, si recuerdas Covadonga verdad?…o las UMAP, campos de concentración (GULAGS) a donde te podían mandar hasta por oir a los Beatles, o llevar mezclillas, y ni si diga si eras homosexual o religioso , de cualquier credo. También tuvimos y tenemos aún nuestro Index Librorum Prohibitorum, no se podían leer ni se pueden leer en Cuba a Kundera, Vargas LLosa, Paz, Borges, y sin ir tan lejos, la mayor novela contemporánea escrita en nuestro hemisferio, por un autor cubano Lezama Lima fué enterrada en este Index. Y claro no hablaré del hambre, la insalubridad en la vivienda, la falta de derechos civiles , la violación a derechos humanos básicos , como son el libre movimiento, el derecho de asociarse , o simplemente de estar informado. En fin si Cuba, es un ramillete de preciosas cuentas, de lo que se puede hacer con un país , con una dictadura. NO me digas que venimos de lugares diferentes, y no me diga que no sabe del presidio político actual, o que no sabe porque el Che , ese argentino, no cubano, se gano el merecidamente el título de carnicero de La Cabaña, no me diga que no sabe que pasó con el remolcador 13 de Marzo, donde habían mujeres y niños y aún así lo hundieron, no me diga que no sabe qué acaba de pasar con un joven de 31 años que como Tamayo, murió protestando en huelga de hambre, no conoce a Boitel, …en fin en que país vive Ud, tan distinto del que yo conozco y que se llama Cuba igual?

  • Estimado Isidro:
    Parece que nos va resultar imposible cumplir nuestro deseo de poder debatir sin tener que escuchar o leer insultos. No nos damos cuenta que los argumentos son más poderosos y certeros mientras menos insultos contengan. Razonar, argumentar, explicar son elementos esenciales en cualquier debate, pero la tendencia es siempre la misma: insultos, improperios y ofensas. Creo que Charlie tiene muchas cosas que aportar al debate y que si aplica la lógica y el tacto, sus planteamientos serán más claros y acertados. Parto del principio que nadie es dueño de la verdad absoluta, que la verdad se compone de muchas visiones y versiones. Aunque estoy en desacuerdo con el enfoque y el contenido del artículo de Elio, haré todo lo que esté a mi alcance por defender su derecho de expresarse. Pero espero que Elio cumpla el mismo principio por una cuestión de elemental civismo. Mientras presencie mítines de repudio, golpizas, insultos, agresiones, encarcelamientos, censura a opiniones divergentes, expulsiones, destierros a cambio de excarcelaciones, etc. pensaré que Elio y las personas que piensan como él no han sabido cumplir con el deber sagrado de defender el derecho que todos tenemos de pensar de manera diferente. Pero estos actos repudiables no existen solamente en Cuba; los he presenciado en Miami donde incluso he escuchado a una compatriota pedir que le quemen el negocio a un cubano porque se negó a formar parte de una huelga general. Lo preocupante es que esa mujer estaba trabajando durante la huelga en una tienda de judíos y recibía un salario. Así es muy fácil ser “patriota”. Martí decía: “La libertad es el derecho que tienen las personas de actuar libremente, pensar y hablar sin hipocresía.” No seamos hipócritas, pero sepamos ser respetuosos.

  • No tengo tiempo suficiente para contestar uno por uno los comentarios a mi artículo, pero contestaré a todos en una sola respuesta. Algunos comentarios me dan risa y otros me reafirman en mis criterios. Todos esos lectores están informados solamente por la gran prensa de las trasnacionales, que solo publican calumnias y mentiras sobre Cuba. Otros comentarios, al no tener argumentos para rebatir mis opiniones apelan a las frases ya gastadas y a la ofensa personal. Qúe pena me da con ellos.

  • Sr. Elio Delgado:
    Su respuesta la encuentro irrespetuosa hacia los lectores de su artículo y de esta publicación. Cuando uno se expone a escribir y publicar un artículo siempre tiene que estar dispuesto a recibir comentarios positivos y negativos. Más de uno hemos salido en defensa de su derecho a expresar su opinión. A usted parece importarle un bledo la nuestra. En su afán de defender sus puntos de vista cae en el mismo dogmatismo histórico con el cual se pretende defender la revolución. Mi información la tomo de la Mesa Redonda, el Noticiero Nacional de Televisión, la prensa nacional cubana y bolivariana, y, por supuesto, toda la prensa que soy capaz de conseguir y de leer, incluyendo cadenas televisivas de todo el mundo, hasta esa prensa que usted acusa de publicar “calumnias y mentiras” sobe Cuba. Y como soy un ser pensante, soy capaz de formarme mi propia opinión, a la cual tengo pleno derecho. Pero sobre todo me baso en mis vivencias personales, que son tan válidas como la suya y que no coinciden con las que usted expone. Me imagino que debe ser muy difícil pensar libremente cuando las fuentes de información de las que uno se nutre son aquellas que nos citan los medios oficiales o a las cuales no se tiene acceso directo por supuestas limitaciones económicas del país. Realmente me da mucha pena por usted.

  • Hola, Frank:
    Gracias por tu comentario. Realmente me alegra que te hayas sumado a lo que considero la noble tarea de que los cubanos, todos de ser posible, acabemos de encontrar métodos de hablarnos sin sentir que debemos pegarle un tiro al que piensa distinto. Harto difícil, ya habrás comprendido (y parece que en ocasiones los extremos se tocan), pero lo más fácil es cejar y seguir en las mismas por los siglos de los siglos. Estoy seguro de que habrá mil puntos en los que tú y yo no concordaremos, pero no por ello te echaré los perros. Ya vi algunas de tus respuestas a “sin patria pero sin amo” y debo admitir que hasta me quitaste de la boca algunas frases que quería decirle. Pero incluso él (o ella) ha colocado sus ideas dentro de un marco de respeto, que es lo que me gustaría que Charlie y otros entendieran. En fin, espero que sigamos “viéndonos” en este HT, espacio que, a mi juicio, puede imprimir un giro histórico al intercambio de ideas en y sobre Cuba. Un saludo cordial .

  • Frank: Mi intención no fue ser irrespetuoso. Simplemente considero que muchos comentarios están repitiendo las mismas mentiras que trato de rechazar en mis artículos. Me alegro que algunos defiendan mi derecho a escribir mis opiniones. Yo no me informo solamente por la prensa local, leo mucha prensa internacional y como vivo en Cuba, estoy en la calle y he vivido todos los años que tiene la Revolución y muchos antes de ella, es que puedo opinar y rechazar las mentiras que se dicen sobre Cuba. Alguien me dice que debo salir de Cuba para informarme. Eso es lo que me da risa. Cuando vienen a Cuba los extrnjeros de muchos países y constatan la verdad, nos dicen, pero en mi país se dicen otras cosas. Esto no es lo que informa la prensa en mi país. La famosa prensa libre tiene la libertad de decir mentiras sobre los pàíses que no tienen un gobierno del agrado del capitalismo fracasado y en crisis terminal. Otros comentarios citan casos de muertes de presos comunes, a los que llaman disidentes, inventan huelgas de hambre donde no la hubo, etc, etc. Yo seguiré escribiendo la verdad sobre Cuba, porque tengo argumentos suficientes para demostrarlas. También tengo mi propia opinión y tengo derecho a expresarla. Me da pena ese que me llamó viejo payaso. Ese no tiene ningún argumento para rebatir una idea. O no tiene ideas. Repite lo que oye o lee en la prensa anticubana. Espero no haberme extendido demasiado. No puedo contestar a todos lo comentarios por falta de tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.