La “jama”

Por Xel 2 (El Toque)

HAVANA TIMES – Esta semana hemos dibujado sobre la jama, la comida, sobre los alimentos que, debido a la inflación estratosférica que vivimos, cada vez son más difíciles de conseguir. Los precios del aceite y del cartón de huevos parecieran competir por romper un récord o emular las marcas de la carne de cerdo. 

Las colas y los estantes con los productos repetidos dan fe del desabastecimiento. Ni siquiera las tiendas en MLC, diseminadas por todo el país y que son una plaga para bolsillo de la mayoría de los cubanos, tienen ofertas decorosas.  

Garantizar la proteína en la mesa familiar es todo un reto creativo que requiere de mucha paciencia para vencer las interminables colas o, de lo contrario, hay que convertirse en presa de los revendedores. El pollo y el picadillo se repiten hasta el cansancio en el menú de la semana, el pan cada vez es menos pan y los precios del agro retratan el desastre de la agricultura nacional. 

Detrás de toda esta escasez, asoma la cabeza la ineficacia de quienes diseñan y controlan la economía. Los reguladores compulsivos quienes ignoran que, sin incentivos económicos, no puede haber una producción competitiva e innovadora; ello nos ha hecho más dependiente del exterior.  

Para completar, el contexto internacional se ha vuelto más inestable, en especial, luego de la invasión de Rusia a Ucrania. Ucrania garantizaban el 29 % de la producción de trigo a nivel mundial y Rusia el 19 % del maíz. Los precios de los combustibles también han sufrido un alza. Nada de ello es señal halagüeña para quienes importan la mayoría de los alimentos. 

Seguimos vagando en el desierto sin hallar la tierra prometida. 

Wimar Verdecia Fuentes

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times

Seguir y compartir:
Pin Share


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.