La Isla se fuga dentro de una maleta

Cada día muchos cubanos toman la decisión de partir, se suben a un avión sin mirar atrás. (EFE)

La escapada de deportistas, artistas, balseros o funcionarios se acelera en la medida en que el país se hunde

Por Yoani Sánchez (14ymedio)

HAVANA TIMES – En una gaveta guardo una caja con fotos que evito mirar. Son imágenes llenas de rostros que se marcharon, cientos de amigos, colegas y familiares que ya no habitan en esta Isla. La escapada de deportistas, artistas, balseros o funcionarios se acelera en la medida en que el país se hunde. Ahora mismo, vivimos tiempos de caída estrepitosa y de adioses constantes.

La fuga de 11 peloteros cubanos durante el Campeonato Mundial sub-23 de béisbol, en el estado mexicano de Sonora, ha sido el más reciente capítulo de esta sangría, pero cada día muchos otros toman la decisión de partir, se suben a un avión sin mirar atrás, atraviesan una selva o cruzan el mar. Están expresando con sus pies lo que no se atreven a decir en voz alta: el sistema es un fracaso y el país resulta invivible.

El destino final puede ser cualquier lugar. Ayer una amiga anunció que se marcha a Islandia, otra isla de la que solo sabe que “está lejos de Cuba y no están construyendo el socialismo”. El vecino de la esquina rompió su carné del Partido Comunista y ahora trabaja en una brigada de limpieza en Miami; mientras que una amiga de la infancia está organizando un matrimonio de conveniencia para emigrar a Italia.

La fuga de 11 peloteros cubanos durante el Campeonato Mundial sub-23 de béisbol… ha sido el más reciente capítulo de esta sangría, pero cada día muchos otros toman la decisión de partir, se suben a un avión sin mirar atrás

Algunos se lamentan de haber esperado tanto. “Mi hermana me lo advirtió y pensé que esto iba a ir mejorando, pero va para atrás como el cangrejo”, me dice la dependiente de un mercado agrícola cercano. “Prefiero empezar de cero en cualquier lugar que pasar el resto de mi vida aquí”, sentencia. Dos clientes que apuran un vaso con jugo asienten con la cabeza tras escucharla.

Todos los que arriban a la conclusión de que “hay que salir y salir ya” tienen esa mirada de absoluta resolución que se ve en los puntos nodales de la vida. He notado esa dureza en las viudas, en las familias que lo han perdido todo tras un incendio e incluso en los presos condenados a largas penas. Es como si después de haber sido despojado de todo, comprendieran que les queda un último poder: la potestad sobre sus cuerpos.

Y esa facultad de decidir poner distancia de por medio -física o mentalmente- de aquello que duele o enoja, es la que están ejerciendo los miles de cubanos que cada año emigran. Ni los titulares triunfalistas de la prensa oficial, ni los matutinos escolares encendidos de consignas, ni las promesas de un modelo “próspero y sostenible” a la vuelta de la esquina los disuaden. Están hartos.

Al inicio, el oficialismo cubano justificaba la escapada tildando de burgueses a quienes partían al exilio después de que sus propiedades, industrias y negocios habían sido confiscados. Más tarde, los llamaron “escorias” por aquello de que eran subproductos descartables de la “fundición del hombre nuevo”. Todavía hoy, los describen como gente débil ante “los cantos de sirena del capitalismo”.

Al inicio, el oficialismo cubano justificaba la escapada tildando de burgueses a quienes partían al exilio después de que sus propiedades, industrias y negocios habían sido confiscados

Hábilmente, el castrismo también ha utilizado la emigración como una válvula para soltar la presión social. No es casualidad que las grandes oleadas migratorias cubanas, como la salida por el Puerto de Mariel en 1980 o la Crisis de los Balseros en el verano de 1994 hayan estado precedidas de graves estrecheces económicas y un aumento de la inconformidad ciudadana. A las protestas populares del 11 de julio le viene tocando también su estampida y ya la estamos viviendo.

La vergüenza de que prácticamente la mitad de una delegación deportiva se fugue de una competición es algo que no se limpia con los abultados dólares de las remesas que mandan posteriormente los emigrados. El fenómeno solo ocurre en países-prisiones al estilo del bloque comunista de Europa del Este, la dinástica dictadura de los Kim en Corea del Norte, Belarús… y esta Isla. Estamos en la lista de las naciones que se sienten como barrotes; de los sistemas que se viven como jaulas.

Nos esperan meses de decir adiós cada día, porque no van a poder poner un policía al lado de cada cubano que viaje en una delegación oficial. Las fugas quizás toquen también a las altas instancias del poder, porque las ratas abandonan el barco cuando se hunde, no por “ratas”, sino por inteligentes. Sienten que solo es cuestión de tiempo que a este cascarón vacío de sistema lo sepulten las aguas del cambio.

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times.


2 thoughts on “La Isla se fuga dentro de una maleta

  • el 6 octubre, 2021 a las 11:41 pm
    Permalink

    El país se desangra, no quedará nadie para reconstruirlo.

  • el 4 octubre, 2021 a las 11:11 pm
    Permalink

    “La ignorancia afirma o niega rotundamente; la ciencia duda.” François-Marie Arouet VOLTAIRE. Escritor y filósofo francés.
    Frase con la que estoy de acuerdo, cualquier cosa se acepta como verdad hasta que no se demuestre su falsedad, pero las personas medianamente inteligentes dudan de todas las verdades sin excepcion.
    Raúl Castro: “Dame la lista ahora mismo de los presos políticos para soltarlos”
    Entonces, es verdad que en Cuba no hay presos politicos porque no hay oposicion politica legal, porque no hay reivindicaciones politicas, porque se juzga y sanciona a los disidentes por delitos comunes, porque como dijo Fidel Castro “no son presos politicos, son presos contrarevolucionarios que pretenden con sus acciones llevar a Cuba al pasado”
    Entonces, es verdad que en Cuba no hay presos politicos porque no hay activismo politico. El escaso activismo social ha sido atacado lo suficientemente fuerte como para que no se convierta en politico.
    Tampoco en Cuba hay desaparecidos porque de las personas desaparecidas en el mar a ningun cubano ha interesado nada.
    “el castrismo también ha utilizado la emigración como una válvula para soltar la presión social. ” Esta afirmacion afirmada por infinidad de personas sin saciarse y sin pensar a la realidad de los problemas que crea al gobierno cubano un exodo masivo: 1- migratorio gravisimo con EUA, 2- prestigio internacional, 3- demografico. Mientras que el mismo gobierno a demostrado que con facilidad termina con la “presion social” es suficiente un poco de represion, ni tan siquiera mucha porque no ha habido muertos.
    Visto y considerando que por ejemplo: Espana paga a Marruecos millones de euros para frenar la inmigración irregular, la UE paga millones de euros a Turquía, la UE paga millones de euros a Libia, a cualquier persona medianamente inteligente que no afirma sino duda, se pregunta: cuales son los acuerdos migratorios entre Cuba y EUA?
    Aqui los link donde aparecen las declaraciones publicas de los pagos:
    https://elpais.com/politica/2019/07/18/actualidad/1563452677_794983.html
    https://elpais.com/internacional/2016/02/03/actualidad/1454521875_021024.html
    https://www.publico.es/internacional/europa-destina-130-millones-libia.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *