La escuela en Cuba que me perdí

Kabir Vega Castellanos

HAVANA TIMES — Hace una semana me visitó uno de mis compañeros del pre-universitario. Me puso al día de lo que ha estado sucediendo en mi antigua aula durante mi ausencia.

Me contó que algunos conocidos ya no estaban allí y otros detalles sin importancia. Pero sí me asombraron dos cosas:

Que uno de los estudiantes llega cada día con dos horas de retraso, pide permiso para entrar, deja su mochila donde no caben ni libros porque es casi una miniatura y con la misma sale del aula.

Los profesores no parecieron perturbarse mucho por esto y con el tiempo se adaptaron a su rutina. Así de simple, nadie le llama la atención y el que no reciba una clase no impide que  tenga tanto derecho a prueba como los demás.

Me pareció raro porque cuando yo estaba en décimo la dirección del pre era muy exigente con la asistencia.

Pero la peor de las novedades está relacionada con un nuevo profesor de química.

Por diversos indicios, los alumnos empezaron a sospechar que éste se hacía el sordo, así que planearon descubrir si su sordera era real o no.

Un alumno se paró delante de él, dándole conversación mientras otro se ubicó sigilosamente detrás y le dijo al oído: “Sordo, sordo, sordo…”

En vista de que el profesor no reaccionaba, el chiquillo se envalentonó y comenzó a gritar: “ ¡¡Sordo!!” con todas sus fuerzas y sin parar. Uno de los encargados de cuidar la escuela, que se encontraba a unas cinco aulas de distancia, apareció de repente y puso fin al escándalo.

Ante el terrible hallazgo, casi todos los alumnos se aprovecharon sin siquiera dudar. Cuando hay que exponer un trabajo de clase, los que han olvidado su parte simplemente mueven la boca fingiendo que exponen los conocimientos. No obstante, la audacia no terminó allí: los más crueles, durante la exposición incluso se burlan del profesor y lo insultan.

Porque la enseñanza está basada en la apariencia, a la dirección del pre universitario no le importan tardanzas, ausencias, o la vejación de un profesor. Ni siquiera la violencia entre alumnos.

Recuerdo que cuando yo estaba en décimo grado dos muchachos se agredieron y en la bronca uno sacó un cuchillo. Ninguno de los dos fue expulsado, o siquiera sancionado por indisciplina.

Pero si un varón tiene el pelo un centímetro más largo de lo que exigen, no importa si no tiene ausencias injustificadas, si es respetuoso, si se esfuerza por aprobar. A ése sí se le puede negar el derecho al estudio.

Viendo tanta hipocresía no me queda duda de que las escuelas en Cuba (al menos las que he conocido) no tienen mucho que enseñar. Si acaso cómo ser peores seres humanos.

Kabir Vega

Soy un joven cuyo desarrollo en la vida no ha sido lo que consideramos normal o apropiado, pero no me arrepiento. Aunque soy muy reservado, disiento de muchas cosas de forma implacable. Considero que la sociedad, y no solo de Cuba, está errada y necesita cambiar. Amo a los animales en ocasiones incluso más que a mi persona ya que ellos carecen de maldad. También soy fan de la tecnología y del mundo Otaku. Empecé en Havana Times porque me permitía contar algunas vivencias y quizás incentivar algún cambio en mi país. Puedo ser ingenuo en mis argumentos, pero soy fiel a mis principios.

Kabir Vega has 83 posts and counting. See all posts by Kabir Vega

8 thoughts on “La escuela en Cuba que me perdí

  • Y lo que dice el comentarista de arriba es tristemente cierto: Una de las cosas que la sociedad cubana está ‘pagando amargamente son las consecuencias de poner a la chusma a dirigir ; y es también una de las causas por las que mucha gente valiosa tuvo que irse de Cuba, porque nada molesta más a la chusma que ver en otros el mérito y el talento que ella no tiene.

  • Franz:

    Perdona, pero el pueblo y la chusma son dos cosas bien diferentes. Que a ti te hayan hecho ese cuento en el delirio igualitasta (para liborio, pero no para la camarilla, por supuesto) que quisieron imponerle al cunbano, pase. que te lo hayas tragado, pàse también, pero lo que se lklama “chusma”, no es el pueblo en general: Es lo peor y más bajo de él, la hez de la sociedad, la morralla. Ejemplo de esa chusma son los cobardes que se prestan a realizar actos neofascistas y cobardes contra gente indefensa, y que sirven de perros de presa del gobierno que los azuza, solo porque tienen diez policías de uniforma y cinco de paisano, cuidándoles las nalgas mientras se deshonran a la luz pública, Estos son una chusma de degenerados, forman parte del pueblo, pero no son “el pueblo”: La mayoría del pueblo cubano no ha caído tan bajo

  • La “chusma” es el pueblo organizado y dispuesto a todos los sacrificios por la patria socialista y no se que clase de intelectuales se ponen en contra de su pueblo y le insultan. Ustedes de intelectuales no tienen nada y solo llenan de traicion este pais.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *