La emigración joven cubana

Circles Robinson

Foto: Juan Suárez
Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — Hace pocos días hablaba con un amigo sobre el fenómeno de la emigración en masa de jóvenes cubanos para escapar de lo que consideran cero futuro con el sistema político y económico que les ha tocado vivir.

Mientras los medios oficiales se esfuerzan en presentar una juventud dispuesta a defender “las conquistas de la revolución”, y se llenan las plazas de jóvenes en actos oficiales, sé por experiencia que una cantidad muy significativa desea ir a probar suerte en otro país. Si no lo han hecho es porque no se les ha presentado la oportunidad o por el apego a la familia, especialmente a padres o abuelos enfermos.

¿A quién debemos creer?

He leído en medios oficiales algunos artículos sobre el serio problema del envejecimiento de la población cubana que minimizan el impacto de la emigración joven, sostienen que no es tan significativo.

El telon de azúcar
El telon de azúcar

Tal vez haya más emigración de personas que pasan de los 40, pero el impacto de la emigración joven podría ser peor, sobre todo pensando en el futuro del país. No he visto datos oficiales o estudios que aclaren el fenómeno.

Al leer el artículo (abajo) de Harold Cárdenas, uno de los creadores de la página La Joven Cuba, (permitida por el gobierno, pero algo más abierta en cuanto a temas y crítica que otros espacios oficiales), me hizo recordar varios ejemplos.

Al final del documental Telón de Azúcar (2005) de Camila Guzmán –premiado en el Festival de Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana–, se toca el tema de manera gráfica con una foto de su clase de secundaria. La directora va nombrando uno por uno a sus compañeros/as de clase, y mencionando el país hacia donde han emigrado. La escena se prolonga porque la lista es sumamente larga e impactante.

Después pensé en mis compañeras/os de trabajo en La Habana, casi todos sus compañeros de la Universidad se habían ido del país.  En un caso no le quedaba ni uno y al final ella también se fue.

Otra cosa que me hizo recordar el artículo de Cárdenas es la cantidad de hijos y nietos de altos funcionarios y dirigentes del gobierno y el Partido Comunista que se han establecido fuera del país.

Sin hacer más comentarios les dejo con el escrito publicado por Cárdenas el 3 de Febrero para que ustedes dejen sus opiniones sobre los motivos y el impacto de la emigración de jóvenes cubanos.

La contradicción

Foto: jovencuba.com
Foto: jovencuba.com

Harold Cárdenas Lema* (La Joven Cuba)

“Y tengo que dejarte ir, poniendo el mar entre los dos
Pagando el precio de otros que viven de la contradicción”
X Alfonso

He pensado mucho en aquellos que se fueron, que un día se despidieron (o no) y se marcharon a otras tierras. He pensado en cuántos amigos me ha tocado despedir, en los pocos que me quedan y si ellos también se irán. He pensado mucho en las consecuencias de esto, en la contradicción, el diferendo o la circunstancia que nos ha tocado vivir. Y duele.

Presa de un silencio roto… hijos del amanecer

De los amigos de mi niñez y adolescencia no quedan muchos aquí, no sé si me tocó la (mala) suerte de estudiar junto a muchos infantes-emigrantes o es que se han marchado tantos, no sabría decirlo porque las cifras de la emigración joven en Cuba no son públicas. Una a una fueron quedando vacías sus sillas, tanto que ahora me cuesta mucho identificar algunos en las fotos, tanto que si regresaron alguna vez, bien pudimos pasarnos de largo sin reconocernos. Ellos no podrían hablar mal nunca de su país, se marcharon de una isla llena de necesidades pero con metas civilizatorias envidiables para otros países de la región, se marcharon de un lugar imperfecto, como ese otro al que fueron a parar.

Sin destino y sin tener un camino cierto que me enseña a no perder la fe…

Queda el recuerdo de aquella reunión que hicimos para sancionar simbólicamente al amigo, militante de la juventud comunista que se fue, que “traicionó”, sin indagar nunca en las razones de su partida o al menos si esta fue voluntaria o no. Hemos madurado mucho desde entonces, pero recordar, es evitar volverlo a vivir. Quedan secretos en común y un lenguaje compartido que no volveré a usar nunca más. Queda la certeza de que no volveré a ver al amigo o la amiga, y esta última duele particularmente.

Sin distancia y sin recuerdo, en las arenas de esta soledad…

Los que nos quedamos aquí tenemos algunos sueños cumplidos, otros por cumplir y varias utopías. Los que nos quedamos sabemos que el otro camino es probablemente más fácil, pero es otro. Vivir en Cuba tiene sus ventajas, lo que quizás, irónicamente, haya que estar fuera para verlas. Es como el ajedrez, una contradicción que daría risa si a uno no le fuera la vida en esto. Por eso es que un día me decidí a dejar de contemplar y participar en los acontecimientos.

En los sentimientos que se quedan, sueños que perduran…

Quiero vivir en un país al que mis amigos quieran regresar, donde las despedidas no sean definitivas, donde los asientos del aula no sean suficientes. Quiero demostrar que las utopías no son inútiles y hay cosas por las que vale la pena luchar. Y si la lógica de la Declaración Universal de Derechos Humanos estipula que cada persona tiene el derecho de escoger su lugar de residencia, no sea mi isla la que salga perdiendo, no sea Cuba la que pierda a esa persona.

He pensado mucho en los emigrados últimamente… y duele.

 

55 thoughts on “La emigración joven cubana

  • el 12 febrero, 2014 a las 8:20 pm
    Permalink

    bueno aunque ya no soy tan joven mi alma la sigue siendo y comparto con uds un poema inspirado aqui en el exilio

    Exilio.
    Oh,mi Dios.!
    Ay mi tierra en la distancia.!
    Ay ,dolor del emigrante.!
    Hay tristeza y alegria.
    Ay ,mi familia lejana!
    Ay ,mis hijos!
    Ay ,mis padres!
    Ay,mujer!
    Anoranza en el corazon.
    y lagrimas en los ojos.
    Ay ,mi Dios.!
    Ay sentimientos benditos!
    Soy caminante sin rumbo.
    Yo sali con pies ligeros.
    y con escaso equipaje.
    Pero hoy me pesan mis pies
    y es que he dejado raices.
    que no las puedo arrancar.
    Ay ,mi Dios
    Ay,mi tierra.
    Ay mi Cuba bendecida.
    tienes tus hijos regados.
    Un exilio sin concilio.
    Tantos corazones tristes.
    Tantas historias truncadas.
    Tantas palabras calladas.
    En la garganta hay un nudo.
    y la voz quiere estallar
    y gritar:
    LIBERTAD! LIBERTAD! LIBERTAD!
    Ven a mi felicidad.
    Llena mi pecho
    de Fe,de Esperanza y Caridad!
    Liborio.
    si amigos el camino del exilio por las razones que sean es un camino lleno de anoranzas, tristezas y alegrias y siempre sonamos con regresar a la tierra que nos vio nacer.

  • el 12 febrero, 2014 a las 7:03 pm
    Permalink

    …lo que hay que leer aqui caballerooooooooo….le zumbaaaaa…..mas respeto señores,…mas respeto….

  • el 12 febrero, 2014 a las 7:01 pm
    Permalink

    …y no te has fijado como llegan muchos cubanos que viven en el extranjero a las embajadas cubanas???…llegan con una cara de asco como si hubieran llegado a un basurero…llegan con acentos prefabricados y muchas veces hasta “olvidan” palabras en español…miran con cara de lastima a los empleados de la embajada y hasta a otros cubanos que estan haciendo tramites pero que solo estan de transito…no hay mucha diferencia entre el trato de unos y otros….

  • el 12 febrero, 2014 a las 4:53 pm
    Permalink

    Circles:
    En el barrio donde nací, todos mis amigos se fueron para diferentes países, incluso uno de ellos se fue bien lejos: a Islandia. Tengo dos sobrinos que viven en Las Vegas y trabajan muy duro, pero cuando les habló si regresarían a vivir acá, se niegan rotundamente y me dicen que prefieren romperse el lomo trabajando a vivir en Cuba. De donde vivo actualmente también se fueron todos mis amigos. Así que solo me quedan unos pocos.

  • el 12 febrero, 2014 a las 1:41 am
    Permalink

    Pues sí Yoel,

    Uno de los problemas de las políticas de apoyo a los más desfavorecidos consiste en que hay una minoría que abusa de ellas. No hay manera fácil de evitarlo. En todo caso es preferible soportar esos abusos antes que eliminar esas políticas.

  • el 11 febrero, 2014 a las 4:39 pm
    Permalink

    Economista, como lo reconoces, esas son muy poquita gente, si mi hermano se mete aqui en HT solo tuviera que decir, que TODOS sus amigos y compañeros de preescolar, secundaria, los del pre de la vibora, los de la universidad y el barrio ENTERO de Stos.Suarez, absolutamente todos, se fueron del pais.

  • el 11 febrero, 2014 a las 3:14 pm
    Permalink

    Si Yoel, ya me doy cuenta de lo luchador que eres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *