La economía cubana por dentro

Osmel Ramírez Álvarez

Donohue y su delegación de empresarios estadounidenses visitaron el mega-puerto de Mariel.
Si es por las noticias de la TV cubana, el puerto de Mariel y su Zona Especial de Desarrollo marcha con tremendo éxito.

HAVANA TIMES — Cuando vemos por los noticieros de la televisión cubana o por el Granma las noticias económicas del país, tenemos la regocijante impresión de que todo marcha bien. El turismo crece, el Mariel prometiendo buenos negocios, inversiones en la agricultura que ya dan frutos, etc. Pero esconde ese promocionismo mediático una realidad muy diferente y desalentadora que, por hábito del sistema y estrategia vil, se esconde.

Es el periodismo alternativo en los diferentes sitios de Internet el que llena ese hueco informativo, en la medida de lo posible. Por esta vía supimos de la contratación de trabajadores hindúes para la construcción de hoteles en La Habana (por la disfuncionalidad de la empresa contratista cubana que roba el salario a los nacionales y no puede por ello garantizar calidad); de las fallas en los aeropuertos; del desencanto que reina en el empresariado estadounidense tras la anulación del “proyecto puntero” de los USA en Cuba para producir minitractores; de la crisis energética por causa de la depresión en Venezuela, mucho antes de que el gobierno la anunciara, y así por el estilo.

En este post pondremos otro ejemplo, menos “macro”, pero reflejo del día a día de los actores económicos que formamos parte de todo ese gran enramado que se llama economía cubana.

Turistas en Vedado. Foto: Juan Suárez
Turistas en Vedado. Foto: Juan Suárez

Como muchos lectores conocen soy productor de tabaco, cultivo tradicional muy difundido en mi localidad. Ese un renglón priorizado, porque genera divisas por concepto de exportación y ventas nacionales al turismo; además de un lucrativo mercado nacional por los precios exorbitantes del tabaco y el cigarro con respecto al salario. Hipotéticamente lo encarecen por tratarse de drogas lícitas que afectan la salud y debe desestimularse el consumo, pero muchos lo dudamos y creemos que solo se trata de recoger más circulante con menos productos y poder exportar más.

Con tamaño negocio se supone que prioricen en verdad este sector y que todo fluya, máxime si casi el resto de la economía no es competitiva ni eficiente. Pero no es así, todo lo contrario, el bloqueo interno es tan fuerte y endémico en el sistema cubano que hasta en los renglones que rinden como mina de oro, y los sostiene, hay problemas estúpidos.

El día 15 de octubre comenzó la campaña de tabaco en el país, que finalizará el 15 de enero. Y los que tenemos planificados comenzar a sembrar “temprano” debemos hacerlo fieles al cronograma por cuestiones logísticas relacionadas con la capacidad de curado y especificidades del cultivo. También la preparación de tierras, que lleva varios trabajos, debe hacerse principalmente en el mes de agosto, porque luego de septiembre las lluvias frecuentes impiden que se haga con calidad.

Ilustración por Carlos
La mayoría de los campesinos no nos hemos “enriquecido” con el cultivo del tabaco como se cree. Ilustración por Carlos

La mayoría de los campesinos no nos hemos “enriquecido” con el cultivo del tabaco como se cree, solo el Estado obtiene pingues ganancias. Es cierto que los precios son muy superiores que antes, pero el valor de los insumos se ha incrementado mucho más y ello eleva el costo de producción. Al final, la mayoría solo gana lo básico para sostenerse mínimamente durante el año, solo un poco menos miserable que un obrero normal. Hay campesinos ricos, claro que sí, pero son los menos y otras las causas.

El crédito agrícola es indispensable en la mayoría de los casos y ahí precisamente está el ejemplo de ineficacia absoluta que pongo a colofón en esta ocasión. Se supone que tengamos acceso desde agosto al financiamiento para comenzar a pagar la preparación de tierra; que en octubre tengamos en las manos el dinero para comprar las posturas e insumos, y para pagar a los trabajadores, porque son actividades intensivas que no pueden esperar. Pero con el bloqueo interno cubano no valen suposiciones.

Hasta el 25 de noviembre decenas de campesinos tabacaleros en Mayarí no habíamos podido acceder a nuestro crédito por trabas burocráticas, y varios de nosotros ya teníamos el tabaco sembrado. Con mil aprietos, tomando nuestros magros recursos de mantener las familias para pagar los trabajos o endeudándonos con terceros que muchas veces cobran comisión. Es más que una vicisitud, ¡es una situación desesperante!, que se discutió una y otra vez con los responsables y no hubo solución rápida. Parece como si nadie tuviera la culpa y siempre se justifican con el mismo problema: “No tenemos gente suficiente para atenderlos a todos en tiempo y forma”; “estamos trabajando en eso, pero el problema es complejo”.

Ya la gente comentaba irónicamente que la solución sería que nos dieran un crédito en primavera “para esperar el crédito”, y como se demoran tanto vendría saliendo en agosto, así tendríamos el dinero para ir trabajando en tiempo. Parece absurdo, pero todo en este sistema lo es.

El tabaco es un cultivo muy difundido en nuestra cooperativa.
Campo de tabaco.

El día 27 finalmente decidieron reunirse en la comisión que aprueba los créditos en el banco y todos fueron aprobados. Era simple burocratismo y una estrategia antieconómica de demorar el financiamiento para garantizar que ya la gente estuviera sembrando, para no “arriesgar” sus capitales. Más absurdo aún, porque se necesita dinero líquido para pagar la preparación de tierra y la siembra, y son actividades de las más caras.

Mucha gente incumplió el cronograma precisamente porque no halló quién le facilitara el capital, mientras los morosos banqueros cubanos engrasaban sus mecanismos financieros oxidados por el sistema disfuncional. ¿Alguien cree que con semejante modelo económico se pueda alcanzar el socialismo próspero y sostenible que nos prometió Raúl? –Saquen ustedes sus propias conclusiones.

9 thoughts on “La economía cubana por dentro

  • …. y la represión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *