La conflictiva relación Cuba – EE.UU.

“Hace mucho calor en la vieja Habana, la gente espera algo pero aquí no pasa nada.” (Carlos Varela)

Vicente Morín Aguado

La Habana desde Regla.  foto: Juan Suárez
La Habana desde Regla. foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — El 3 de febrero de 1961 Kennedy firmó la orden ejecutiva 3447, decretando “el embargo total al comercio entre Cuba y los Estados Unidos”, no existía entonces la actual legislación migratoria especial para los cubanos y la antigua estación naval de Guantánamo cumplía en ese mismo mes 58 años de existencia, según acuerdos bilaterales nunca revocados.

Con apenas 33 años, Fidel Castro debió enfrentarse en la Casa Blanca a Richard Nixon-alias “Tricky Dick”-Vicepresidente durante la administración Eisenhower. El barbudo fue calificado como una seria amenaza para los intereses de los Estados Unidos. De inmediato comenzaron las medidas económicas punitivas contra Cuba, simultaneadas por viajes a la Unión Soviética de los comunistas miembros del gobierno revolucionario, entre ellos Antonio Núñez Jiménez y Raúl Castro Ruz.

No tardaría en llegar a Múrmansk el cuatrimotor Tu-114 con Fidel a bordo, precedido en viaje inverso por el primer cosmonauta del mundo, Yuri Gagarin, quien celebró en La Habana la derrota del plan Pluto, elaborado por la CIA bajo Eisenhower, aceptado con reservas por Kennedy, quien finalmente decidió la no intervención aérea de su país en Bahía de Cochinos, dándole a los improvisados defensores el dominio del aire, condición decisiva para el avance arrollador sobre la brigada 2506, determinando la Victoria de Playa Girón.

Considerando la sensacional exhibición de poder dada por los soviéticos con su viaje al cosmos, junto a la decisión de suministrarnos petróleo y comprar nuestra azúcar, dos materias primas básicas embargadas por las sucesivas administraciones norteamericanas, el bloqueo fue relegado a un segundo plano, más bien prevaleció el desprecio: construiríamos el socialismo con el indudable éxito signado desde Moscú.

Un año después tuvimos el octubre dramático de los cohetes atómicos. El acuerdo final USA-URSS fue públicamente repudiado por Fidel Castro, quien al plantear sus “cinco puntos” de inconformidad, convirtió el asunto de Guantánamo en prioritario. Crecí con la carga mental de este justo reclamo, mientras del bloqueo poco se decía y, de la “Ley de Ajuste” absolutamente nada…

y pasó el tiempo, y pasó un águila sobre el mar… (José Martí)

Nada de metáforas, frecuentemente volaban aves negras a gran altura sobre nosotros, primero los U-2 y luego los SR-71, encargados de avisar sobre cualquier otra nueva locura estratégica planeada entre el PCUS y el PCC.

Aun así cientos de miles de mis compatriotas volaron al África cosechando victorias militares y políticas para el campo socialista liderado por la URSS, hasta que nubes de tormenta impredecibles por los meteorólogos oscurecieron el firmamento diseñado por los marxistas-leninistas.

En 1989 tuvimos las “Causas # 1 y 2”, cerradas con el fusilamiento de cuatro altos oficiales de las fuerzas armadas y el ministerio del interior-dos Generales-, entre estos últimos un “Héroe de la República de Cuba”. Los cargos indicaban corrupción, comercio ilícito, alcanzando el tráfico de drogas, la paranoia les imputó además alta traición a la patria.

Un poco de frio.  Foto: Juan Suárez
Un poco de frio. Foto: Juan Suárez

A nueve mil kilómetros de distancia, los berlineses echaron abajo el muro que los dividía. Dos años después algunas mujeres moscovitas abofetearon a varios a tanquistas en la Plaza Roja, determinando el final de Gorbachov, reemplazado por el héroe de la jornada, Boris Yeltsin.

El nuevo Jefe de Estado Ruso convocó a sus homólogos de Ucrania y Belarús a un breve encuentro secreto en el bosque de Belavezhskaya, donde en escasos minutos decidieron la disolución de casi 70 años de historia moderna identificados con las letras eslavas CCCP.

Para el liderazgo revolucionario cubano fue perder una larga apuesta política.

Sin embargo, el eterno guerrillero llamado Fidel Castro fue capaz de conjurar las protestas del 4 de agosto del 1994, desviadas rumbo al norte, a donde escaparon miles de balseros, desafiando olas y tiburones, implacables aliados al asecho en la Corriente del Golfo.

Vino el milagro de un niño sobreviviente entre tantos naufragios, justamente reclamado por su padre. En Cuba desfiles multitudinarios inyectaban adrenalina, sustituyendo las múltiples escaseces materiales. En Estados Unidos se desplegaba una de las campañas mediáticas más grandes de su historia.

Nadie recordaba aquel pedazo de tierra que los norteamericanos se negaban a devolvernos, de pronto nos dieron a conocer hasta los más mínimos detalles de la Ley pública 89732, votada el 11 de febrero de 1965 en el Capitolio de Washington, calificada en Cuba de “Ley Asesina”, culpable del éxodo indetenible de mis compatriotas hacia aquel “norte revuelto y brutal que nos desprecia”, al decir del Apóstol José Martí.

Las votaciones de la Asamblea General de la ONU contra el Bloqueo, alcanzaron en la prensa nacional similar relieve al de las medallas de oro ganadas por nuestros atletas en las Olimpiadas.

El próximo febrero me recordará que he dado 58 vueltas alrededor del sol. Coinciden en este mes los hechos trascendentales de las relaciones políticas entre Cuba y los Estados Unidos.

Acaba de arribar a nuestro país un nuevo crucero, cargado de estudiantes norteamericanos. Junto al edificio de la Sección de Intereses de Washington en La Habana, se arremolinan cada mañana cientos de personas, esperando un permiso para reunirse con sus familiares más allá del mar.

Viene de nuevo Carlos Varela con un sabio refrán hecho canción: La política no cabe en la azucarera.


34 thoughts on “La conflictiva relación Cuba – EE.UU.

  • el 9 diciembre, 2014 a las 10:39 pm
    Permalink

    Jorgealejandro:

    Permíteme una precisión: ese muchachito que murió cuando el Mariel no pereció en un acto de repudio. Recibió un tiro al tratar de saltar la verja de una embajada, y el guardia le dio el alto. El joven o no escuchó la advertencia o la ignoró a propósito y sucedió la desgracia. Te lo cuento de buena tinta, porque éramos vecinos, a menos de 50 metros uno del otro. Una verdadera tragedia para esa familia, que aún siguen viviendo en el mismo barrio.

  • el 9 diciembre, 2014 a las 8:22 pm
    Permalink

    …me imagino tu escrito aqui si hubiera sido en cuba donde la policia matara a un tipo que vendia cigarros en la calle….que haces tu alla para que esos lamentables sucesos,como tu le dices,no se repitan???…saliste a la calle a protestar???…le mandaste una carta de protesta al presidente???…le pediste a tus congresistas que pidieran castigo para los que violaron los derechos de esas personas???…dime que hace un celoso velador y defensor de los derechos humanos como tu ante esos sucesos???…otra cosa que me sorprende es que haya gente que se robe un televisor…es cierto eso???…me imagino que sean los “hombres nuevos” llegados de cuba porque un ciudadano americano no creo tenga la necesidad de robarse algo asi….

  • el 9 diciembre, 2014 a las 7:41 pm
    Permalink

    Armandito:

    Remítase a la carta del líder a Celia para que se documente que ya el tipo tenía planeada su guerrita personal. lo jodido es que el pueblo es el que la ha tenido que sufrir.

  • el 9 diciembre, 2014 a las 7:23 pm
    Permalink

    eduardo:

    El día que aquí yo tenga solo la libertad de respirar, tú estarás hace mucho rato muerto por asfixia. Los sucesos de Ferguson y Nueva York son lamentables; y hay mucha tela por donde cortar en ambos casos, de los cuales, solo en el segundo parece que la violencia policial fue desmedida. Por supuesto, que en estos casos, hay mucha gente que aprovecha para sacar a relucir ciertas agendas que nada tienen que ver , ni con los derechos humanos, ni con la violencia policial; y hay otros que los aprovechan para robarse un televisor, cosa que tampoco tienen que ver con lo anteriormente citado. En cuanto a lo de “disparar a los niños”,,,, bueno, en Cuba le dispararon a uno por subierse a coger fruta en patio ajeno; y en el 80 murió un muchachito durante los asquerosos actos de repudio orquestados, y amparados por tu gobierno.

    Yo no sé cómo tienes la desfachatez de hablar de derechos humanos con lo que sucede ante tu vista día a día. ¿Qué les pasó con las conversaciones con la UE? .

    Aquí que hay un estado de derecho y hay leyes, la gente sale a marchar y a protestar; y, si es pacíficamente, no pasa nada; y si se detecta represión violenta e innecesaria, para eso están los periódicos, las cadenas de tv y los jueces: Unos para denunciar y otros para castigar; si la sanción no es la debbida, la gente hace uso de su derecho ciudadano a protestar y salir a la calle a manifestarse.

    Nada de eso existe en Cuba. Seriedad, por favor.

  • el 9 diciembre, 2014 a las 4:57 pm
    Permalink

    David Freeman y demás, cuando se nacionalizaron las empresas extranjeras, se les propuso indemnización, todos los extanjeros que tenían propiedades en Cuba la recibieron, menos los norteamericanos, cumpliendo indicaciones de su gobierno.
    En cuanto a la expulsión de los diplomáticos norteamericanos, debo aclararle, que los que fueron expulsados fueron los asesores militares, que asesoraban al Ejército de Batista cómo matar más y mejor al pueblo indefenso, porque al puñado de guerrilleros del ejercito Rebelde no le pudieron enseñar a ganarles la pelea. ¿Para qué mantener un asesoramiento que acababa de perder una guerra?
    No creo que nadie que se respete medianamente, puede afirmar que las contradicciones entre Cuba y USA son culpa de Fidel y la Revolución. Remítase a la teoría de la Fruta Madura, recogida en documentos históricos, o remítase a los sucesos de La Fernandina.
    Nada, que creo que no es un asunto tan sencillo.

  • el 9 diciembre, 2014 a las 11:00 am
    Permalink

    …al señor jorge alejandro….entre esas tantas libertades de que usted goza me imagino que existe la de respirar….entonces porque veo que hay unas protestas alla en su pais donde la gente dice…”no puedo respirar”…me podria explicar eso…me podria explicar como en un pais tan libre y defensor de los derechos humanos la policia le dispara hasta a los niños y estrangula a un ciudadano,casualmente todos negros,en plena calle…los asuntos de ferguson y nueva york son violaciones a los derechos humanos en su pais…me imagino que esa misma valentia que usted muestra aqui denunciando a los castro la haga efectiva alla en su pais y denuncie,critique y proteste contra su gobierno…..

  • el 9 diciembre, 2014 a las 5:14 am
    Permalink

    eduardo:

    No caigas en el absurdo de comparar las libertades que gozo yo, con las que te conceden a ti a cambio de tenerte la bota encima desde que te levantas hasta que te acuestas.

  • el 9 diciembre, 2014 a las 2:55 am
    Permalink

    Estimado Joan:

    Permítame llamarle la atención sobre el hecho de que todos esos personajes que Ud. menciona están muertos, así que en todo caso, EEUU no podría hacer mucho contra ellos a estas alturas. De paso, le recuerdo que en 1972, Nixon y Kissinger fueron a celebrar junto a Mao Zedong el inicio del fin de la Unión Soviética, con banquetes van y banquetes vienen, y nunca le pidieron al chino que abandonara el poder o democratizara el país. ¿Será que se les pasó tan nimio detalle?

    Ahora, observe Ud. que comienzo mi comentario citando a unos cuantos tiranitos (saudíes, omaníes, ecuato-guineanos y egipcio) que están vivitos y coleando, y a los cuales EEUU no impone un embargo ni soñando. Si por lo menos halaran parejo…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *