La Castrocracia: del closet a la calle

Una fiesta a la cubana

Martín Guevara

Antonio Castro en un torneo de golf.
Antonio Castro en un torneo de golf.

HAVANA TIMES — La “comunistocracia” cubana comenzada a labrar, a construir ladrillo a ladrillo  tras el violento arribo al poder de 1959, que desplazó a la anterior aristocracia para ocupar sus casas, sus bienes, sus automóviles, sus cuentas bancarias, sus bastones de mando, aunque de ningún modo pudieron heredar el buen gusto, glamour ni el empuje empresarial y productivo de los burgueses proscritos.

Cuando yo vivía en Cuba, los representantes de las clases sociales encumbradas, tenían como una de las tareas importantes, disimular y ocultar ese alto standing que tenían en comparación con el resto del pueblo, ya que a este se lo sometía a sacrificios numantinos y podía llevar un serio desgaste en el escasísimo entusiasmo que ya se respiraba, o en los reparos a la protesta y la rebelión.

Varias veces me incidieron en el ruego de que no invitase a mis amigos de la escuela al Hotel habana Libre, ya que no era conveniente que viesen como vivíamos. Me explicaron, literalmente, lo recuerdo como si lo estuviese escuchando, que la razón de ese ocultismo era que Cuba iba en camino de la igualdad total, pero todavía había ciertas diferencias que se subsanarían cuando llegásemos al comunismo, cuando todos viviesen como vivíamos nosotros.

Se lo creía quien se lo quería creer.

Pero hoy esta clase social ha ido modificando e incrementando exponencialmente sus fetiches de poder, ante el inminente fin de la dictadura del proletariado, la irrupción del nuevo lenguaje, las nuevas alianzas para eternizarse en el poder, cada vez necesitan disimular menos, y cada vez se atreven, e incluso necesitan más hacer gala de sus gustos e intereses de clase, los que aprendieron con secretismo en el seno de sus hogares.

Yo discutía mucho sobre lo abusivo, desvergonzado e hipócrita de estas diferencias, y me sentía bien compartiendo lo que me tocaba de aquel pastel y criticando abiertamente estas prácticas tan ruines.

Los capitalistas suplantados por los usurpadores revolucionarios de la Cstrocacia, no escondían su ambición o avaricia de riquezas tras un discurso solidario, mesiánico, mendaz.

La manera en que hoy se exhibe la riqueza, el poder de los vástagos de los fundadores patriarcas de las, ya no tan nuevas estirpes nobiliarias, es insoportable, difícil entender como el pueblo, el sistema, la moral colectiva, soporta abiertamente la existencia de estos aristócratas provenientes de la represión, de la segregación del pueblo, pero además de la clasificación en niveles ideológicos, en niveles morales, en niveles de virtud revolucionaria.

A la vista está que siempre apuntaron a una única diana, a la misma vieja clasificación que conocemos de toda la vida:

Los que entran a la fiesta y los que se quedan fuera. Los que viven dentro de las murallas de Palacio y los que quedan a la intemperie a merced de los buitres.

Antonio Castro
Aristocracia revolucionaria

12 thoughts on “La Castrocracia: del closet a la calle

  • Muy de contigo, de eso esta lleno este pais. Si alguien por favor conoce a la Sra. Gladis martines reyes, de pueblo nuevo Mataz, saco a los santos de la iglesia y canto la internacinal, vive en la Fla, ahora es catolica, no lo podre olvidar cuando era niño, Miguel

  • Creo que no se puede comparar a los que gobiernan Cuba con ninguna Burguesia, los burgueses cuando quiebran van para pobres y los que gobiernan Cuba han quebrado un pais varias veces y viven mejor que nunca , y sin que nadie pueda cuestionarlo. Antes del comunismo todas las clases gobernantes de todas las epocas tenían que gestionar con éxito la economía ; sino caían ; pero los gobernantes comunistas están exentos del riesgo de caer por mala gestión de la economía, lo que hacen es repartir las perdidas per capita por “ciudadanos” y repartir la improductividad por empresa; pero nunca renuncian a sus beneficios. por esa razón nunca van a dar cuentas de las finanzas del país, ni lo esperen.

  • La elite eterna castrista no solo vivie como la burguesia batistiana sino que tienen empresas privadas fuera del pais y utilizan testaferos extranjero para invrtir en negocios en Cuba. Una desfachatez total. Y a pesar que tienen todo este dinero y privilegio ni se gastan un centavo en reparar sus mansiones, para eso tienen una empresa de reparaciones en el consejo de estado financiada por supuesto con el dinero del pueblo.

  • Asi mismo, no se por que este “exiliado” opina o pretende opinar sin opinion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *