La campaña contra las relaciones EEUU-Cuba

Cuba mural.  Photo: Harlan Crowder
Mural. Foto: Harlan Crowder

HAVANA TIMES (dpa) — Un grupo de empresarios, intelectuales, políticos y disidentes cubanos publicó este jueves una carta abierta a toda página en el diario “The Washington Post” en contra del acercamiento entre Estados Unidos y la isla.

Los 58 firmantes piden al Congreso de los Estados Unidos, de mayoría republicana, que se oponga a la “concesiones unilaterales” en una carta abierta titulada en inglés “The New Cuba Policy: ¿Breakthrough or Bailout?” (La nueva política hacia Cuba: ¿avance o rescate?).

La carta del grupo Centro por una Cuba libre (www.cubacenter.org) critica, entre otras cosas, la eliminación de Cuba de la lista de Estados terroristas porque “premiará al régimen de Castro por el contrabando de 240 toneladas de armamento pesado a Corea del Norte, la formación y el equipamiento de las fuerzas represivas de Venezuela, el ofrecimiento a la Rusia de Putin de un puesto de espionaje en Cuba y el albergue a decenas de terroristas fugitivos y criminales, incluyendo a Assata Shakur, en la lista de los diez terroristas más buscados por el FBI”.

También se opone a levantar el embargo comercial que pesa sobre la isla, así como el aumento de viajeros de Estados Unidos a Cuba.

Entre los firmantes están varios ex subsecretarios de Estado para Latinoamérica, como Elliot Abrams, Otto Reich y Roger Noriega, así como ex embajadores en América Latina y Cuba.

También suscribieron el documento el alcalde de Miami, Tomás Regalado, de origen cubano, y los opositores Antonio Rodiles y Jorge Luis García Pérez, Antúnez.

“Urgimos al Congreso a que se oponga a las concesiones unilaterales que rescatan el fracasado y opresivo régimen de los Castro”, concluye la carta.

Estados Unidos y Cuba anunciaron el 17 de diciembre del año pasado que reanudan sus relaciones diplomáticas tras más de medio siglo de enfrentamiento, lo que ha dividido al exilio cubano en Miami.

El miércoles, la secretaria adjunta del Departamento de Estado para América Latina, Roberta Jacobson, se reunió con varios grupos del exilio opuestos al acercamiento para explicarles la nueva política, pero varias personas declinaron la invitación.

El mes pasado, otro grupo de influyentes personalidades de la política y la economía estadounidense envió una carta al presidente Barack Obama en el sentido contrario: animarle a que trabaje con el Congreso para cambiar y actualizar la legislación respecto a Cuba.

 

 


22 thoughts on “La campaña contra las relaciones EEUU-Cuba

  • el 16 febrero, 2015 a las 11:13 am
    Permalink

    Gracias a ti, Miranda

  • el 15 febrero, 2015 a las 6:18 pm
    Permalink

    Tony, la verdad que es triste la intolerancia en Cuba de donde venga. Me parece increíble que las damas de blanco hagan esto, ellas que han sido víctimas de la misma intolerancia! Tal parece que estamos condenados a una cadena siempre en crecendo de ojo por ojo. Ojalá que logremos superarlo y que verdaderamente el pensamiento democrático y abierto regrese. Creo que tendremos que sacar a cada cubano a demostrarles como una democracia funciona para que aprendan. Es como que la intolerancia Castrista se enquisto en Cuba.
    Triste.

  • el 15 febrero, 2015 a las 1:08 pm
    Permalink

    Vale, Yo también creo que el rollo nuestro deberíamos resolverlo nosotros mismos, aunque el Gob cubano es el que no da respiro a nadie mas, por eso es que desgraciadamente se ve la búsqueda de intermediarios. También acuérdate que en los EU existe el derecho ciudadano de poderle aguarle la fiesta a cualquier político, incluyendo al presidente. Cada cual tira para su lado, tanto de un bando como del otro.

    Saludos, y gracias Isidro.

  • el 14 febrero, 2015 a las 11:00 pm
    Permalink

    Miranda:

    Me refería específicamente – lástima que no me expliqué en amplitud – a los disidentes que asistieron al discurso de Obama a la nación, invitados por congresistas cubano-americanos. El objetivo de esos invitados – en particular de Antúnez – era “aguarle la fiesta” a Obama, señalándole que ellos, los de “línea dura”, no están de acuerdo con normalización bilateral alguna si no se les toma en consideración.

    Lo que me llama la atención es que la Jacobson solo ha colocado el posible punto de giro en las relaciones con Cuba sobre el tema de derechos humanos, cuando todos en EEUU saben que esta bronca no comenzó por ahí. Hay por delante de éste otros muchos temas más definitorios para los nexos entre ambos gobiernos, relacionados con las sanciones originales, compensaciones mutuas pendientes y arreglos geoestratégicos que deberían tomar la delantera, con vistas al entendimiento entre Washington y La Habana.

    Contrario a lo que puede parecer yo sí creo que se debe tocar con toda seriedad y urgencia el tema de la pluralidad de opinión (en particular despenalización de la misma) y las prerrogativas ciudadanas para TODOS los cubanos. Pero esto debe ser búsqueda y logro de la propia sociedad civil en la isla, por complicada y hasta imposible que pueda parecer ahora, pero no imposición de un gobierno extranjero. Una relectura de nuestra historia en el pasado siglo nos deja como lección que cada vez que EEUU intervino entre bandos de cubanos en pugna, no hizo más que complicar la situación. Ahí están, por solo citar unos casos, la Guerrita de la Chambelona, la caída de Machado y la prolongada sombra de Batista, devenido HP mimado de la política cubana por muchos años entre los círculos de poder estadounidenses.

  • el 14 febrero, 2015 a las 10:40 pm
    Permalink

    Tony.

    Como suele decirse en nuestro país, me lo quitaste de los labios. Si Berta Soler envía una turba a imponerle un acto de repudio en todas las de la ley a una Dama de Blanco que no está de acuerdo con ella, ¿qué quedará para los que le lleven las contraria desde otras filiaciones? O sea, a la larga, y para dirimir
    diferencias en su seno, terminan recurriendo al mismo mecanismo del que han sido víctimas. Eso da mucho que pensar sobre el declarado talante democrático de ciertos punteros de la oposición. Dicho sea de paso, Bobo se queja de que no aparezcan en HT las declaraciones de la disidencia en sus comparecencias en Washington. Yo me pregunto por qué no se publica este incidente tan revelador.

  • el 14 febrero, 2015 a las 8:50 pm
    Permalink

    Bobo:

    “Vivir demasiado tiempo entre dictaduras llega a institucionalizar las mentes de algunas personas. Lo mismo pasa con los reclusos.”

    De acuerdo, pero como el recluso llega a darse cuenta de su estado. ¿Como el enfermo mental logra saber que esta loco? ¿Y cual es su reacción si se lo dices? En una sociedad enferma, hasta su negación puede estar contagiada por la enfermedad. Si tienen youtube, miren esto:

    http://www.youtube.com/watch?v=dq41SU4lo90

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *