Intercambios sobre el uni-multi-partidismo

Por Rogelio Manuel Díaz Moreno

Enfermeras merendando.
Enfermeras merendando.

HAVANA TIMES — El experimentado ensayista Samuel Farber me hace un honor inesperado al tomar el simple artículo, de este servidor y analizar las ideas tratadas. El trabajo gira alrededor del papel de uno o más partidos políticos en las sociedades en general y en la situación cubana en particular.

Como destaca Farber, pocos intelectuales cubanos se animan a debatir este tema. Como ellos no quieren hacer la limonada, nos dejan, entonces, en la situación, a los aficionados de adentro, como yo, o a otras personas más experimentadas de afuera, de exprimir los limones y mezclarlos como mejor sepamos o podamos.

Me quedé encantado con la respuesta de Farber. Además de halagarme su atención, encontré la oportunidad de ver otros reflejos de estos fenómenos, profundizados con nuevos elementos.

Su explicación sobre el unipartidismo cubano, con un poder al frente que tiene el nombre, pero no la naturaleza de un partido político, es esclarecedora. En general, comparto con él la explicación del monopolio y las diferentes correas de trasmisión. También, la necesidad de la sociedad civil y la política de participar bajo otros principios democráticos.

Solo debo introducir unas acotaciones a la interpretación de Farber. Mi tesis comprendía a los partidos políticos burgueses típicos, como defensores de los intereses de esa clase, de forma general. No pretendí asentar que, en una sociedad capitalista, un partido político representara a toda la clase burguesa. Tal escenario sería impracticable teóricamente y errado de acuerdo con la historia. Tal vez con un ejemplo imaginario pueda dar una mejor explicación de mi idea.

Supongamos una ciudad-estado específica: una Verona, como la de Shakespeare, pero mucho más desarrollada, con un capitalismo mucho más avanzado que lo que le correspondería a esas alturas del renacimiento. Digamos que los Montesco fueran… empresarios de textiles y los Capuleto, capitanes del comercio. Las contradicciones económicas explicarían bien el odio entre las familias. Unos promoverían una política proteccionista; los otros, el libre comercio.

Obviamente, esos dos grupos no constituirán un partido político conjunto. En el afán de volver menos sangriento sus rifirrafes, sí podrían acordar el enfrentamiento a través del juego cívico electoral. Aún así, diríamos que las estructuras partidarias defienden, en última instancia, los intereses generales de la clase capitalista.

Tal vez se arruine la familia perdedora, por las políticas de la ganadora. Pero lo que seguro no sucederá es que, si ganaran los Capuleto, permitan a los obreros de los telares apropiarse de estos. Y en el caso contrario, los Montesco tampoco dejarían que los estibadores y almaceneros socializaran los medios, servicios y ganancias de la actividad comercial.

El agro.
El agro.

Lo que sí es probable es que, si todos esos trabajadores, de conjunto, trataran de reclamar un espacio de participación política, con derechos y demás, les cerrarían el paso desde arriba. La burguesía, con todos sus recursos, experiencia y poder, les opondría una alianza más sólida que 100 matrimonios de Romeos y Julietas. De ahí, la necesidad de esas personas de abajo, en nuestro ejemplo ficticio, de no dividirse por cuestiones que no afecten los principios básicos de una unidad de clase trabajadora.

He de prolongar este ejemplo caprichoso, como recurso ante mi falta de la erudición, comparado con mi amable crítico. Los objetivos, el alcance y las formas organizativas de la actividad de la clase trabajadora constituyen un tema tan extenso y complejo, que ni el trabajo de muchas personas inteligentes durante varios siglos ha podido resolverlo plenamente. ¿Querría el proletariado veronés organizar un partido, a la usanza común? ¿Querría trabajar como una red de organizaciones gremiales y comunitarias e inventar de paso las ONG?

Cualquier cosa que hagan no deberá funcionar como estructura autoritaria y centralizada. Martianamente diríamos: una república no se dirige como un campamento. Si una distorsión así se abriera paso y triunfara, una nueva élite no tardaría, entonces, en sustituir a los antiguos explotadores; los Montesco y los Capuleto se reciclarán y los de abajo volverán a estar como antes. Apoyamos, entonces, lo planteado por Farber en el sentido de involucramiento activo de la membresía, la transparencia y la democracia como antídotos contra la burocratización y las tendencias autoritarias.

El movimiento político, partido o como se le quiera llamar, de trabajadores veroneses, puede plantearse realizar un programa acorde a sus intereses de clase. Idealmente, estaríamos hablando de nada menos que una revolución.

Almaceneros y tejedores tendrán intereses comunes, compartidos con las mayorías trabajadoras, dígase las herrerías-forjas, artesanos, campesinos de los alrededores, etcétera. Elevar el nivel de salubridad de sus vidas, mejorar la atmósfera de crecimiento de sus hijos, serían algunos fines del programa revolucionario.

Un proceso estratégico ineludible para garantizar tales fines consistirá en la intervención o control del proceso y los medios de producción, y la defensa de este control. Se incluirían algunas entidades financieras que ya se hubieran establecido y alguna más que paso por alto. Aún a través de las mejores maneras, leyes parlamentarias aprobadas democráticamente y todo eso, se buscarán un gran problema. La reacción de la burguesía expropiada amenazará, como históricamente lo ha hecho, con sangre y fuego.

Reparación de celulares.
Reparación de celulares.

Fuera de este objetivo central, los miembros de la clase trabajadora veronesa tendrán otros intereses muy diversos, incluso, ideas diferentes acerca de cómo alcanzar los mismos objetivos. Por ejemplo, el mismo dilema viejo de proteccionismo versus apertura.

Farber señala el importante punto de la contradicción entre planificar, priorizando la inversión o el consumo. También habría mucho campo de discusión en lo relativo a políticas artísticas, escuelas científicas, urbanísticas, filosóficas; hoy añadiríamos a grupos feministas, ecologistas y un largo etcétera.

La mayor parte de estas discusiones podría ser conveniente realizarlas fuera del ámbito reducido del cuerpo partidista, “político”, en el sentido estrecho de la palabra. Las asociaciones y gremios de trovadores, asambleas de vecinos, de amantes de las artes plásticas y de los paisajes medievales, tendrán mucho que aportar y deberán ser partícipes destacados de toda la vida en esta Verona imaginaria.

Así, todo puede desarrollarse con más frescura y cada trabajador o trabajadora impulsar su espíritu con espontaneidad. Lo mejor que pueden hacer, creo yo, es debatir las diferencias fraternalmente, con plena libertad, pero sin fracturar la capacidad del conglomerado para asumir los retos colectivos que se les presentarán una y otra vez.

Le agradezco su amable atención y críticas a Samuel Farber y a todos cuantos estimen pertinente aportar constructivamente en este debate. Espero continuemos este intercambio en el futuro.

Fotos: Juan Suárez


21 thoughts on “Intercambios sobre el uni-multi-partidismo

  • el 12 julio, 2015 a las 9:38 am
    Permalink

    Y habria que añadir que a Hugo Chavez no lo puso a gobernar en Venezuela ningun grupo de poder oculto sino que salio electo en una eleccion democratica porque el pueblo voto por el.

  • el 12 julio, 2015 a las 9:08 am
    Permalink

    Luis V:

    Para no volver sobre lo mismo, te remito a la respuesta que le puse al Bobo, más arriba. De 1959 a 1961, cuando se fundan las ORI, no había un sólo partido político tradicional en Cuba capaz de hacerle sombra a las organizaciones que habían propiciado la caída de Batista mediante la lucha armada. Por eso precisamente, las grandes pugnas del momento se dan entre ellas, en lo interno, y no con otras fuerzas, que ya estaban menguadas, dispersas o totalmente ausentes.

    Y no creo que en otras revoluciones sucedió lo mismo, porque en la Revolución cubana no había un consenso de avance hacia la sociedad socialista, como la hubo en Rusia, o en China. De hecho, los comunistas tradicionales se opusieron a la lucha armada casi hasta el último momento y por ello sus ambiciones políticas de principios de la Revolución chocaron con la realidad de que otros menos “pro-Moscú” les disputaban la primacía.

  • el 12 julio, 2015 a las 5:34 am
    Permalink

    Isidro, no fue una suerte de casualidad que llevo a un solo partido, no fue la casualidad la que llevo al pais a la uniformidad economica politica e incluso del pensamiento. El proceso que tu describes sucedio mas o menos igual en todas las revoluciones comunistas, claro que tiene que haber luchas internas cuando se quiere eliminar al resto de los partidos. La politica es la expresion de la economia, ahi tienes tu respuesta. Despues de la caida del muro es logico que se quiera buscar otra interpretacion a la historia ; porque entonces como justificar que se adoctrino un pueblo entero en el fatalismo historico de que el camino que iban era inevitable, que la caida del capitalismo estaba al doblar la esquina, como justificar tres decadas de persecusion de cualquier idea revisionista, diversionista, capitalista , como justificar que un pueblo haya tomado el Marxismo Lenninismo por fe. Todavia hay afectados por la enfermedad que esperan por el regreso del CAME y la URSS.

  • el 11 julio, 2015 a las 9:18 pm
    Permalink

    Luis V:

    No necesariamente. Es que incluso costó Dios y ayuda que las tres fuerzas políticas preponderantes tras la huida de Batista se pusieran de acuerdo entre ellas. ¿Ya no recuerdas aquello de “¿armas para qué?” por las evidentes discrepancias iniciales entre 26 de Julio y Directorio Revolucionario? O los choques cada vez más frontales entre estos dos y los seguidores de Anibal Escalante, que en apariencia se saldaron con el primer proceso contra éste, en 1963, la campaña contra el sectarismo y la fundación del PURS, pero que en atención a las continuadas pugnas no concluyó hasta que se desarticuló la llamada Microfacción en 1966.

    Nadie pudo pronosticar hasta qué punto llegaría la aproximación a la URSS en un inicio – ni los propios impulsores del acercamiento- , porque como muchos otros aspectos del proceso revolucionario, al respecto se fue improvisando sobre la marcha y de acuerdo a cómo soplaran los vientos de la correlación de fuerzas en el mundo y la propia dinámica interna de la sociedad cubana.

    Intentar una reinterpretación acomodaticia de aquellos años desde la realidad posterior a la caída del Muro de Berlín, peca en exceso de “excercise in futility”

  • el 11 julio, 2015 a las 8:57 pm
    Permalink

    Bobo:

    Mencióname un solo partido tradicional que en los primeros años de la década de los 60 tuviera el empuje popular, e incluso logístico, para competir o sacar del juego al triunvirato del 26 de Julio, Directorio Revolucionario y el PSP, cuando estos decidieron coincidir en las ORI. Y te lo dice un nieto de militante conservador, cuya organización política estaba tan venida a menos que ni se tomaron el trabajo de retomar sus actividades cuando llegó la ola pos 1959. Otros mejores posicionados que ellos, como los ortodoxos, perdieron a buena parte de su militancia a favor de las filas del 26 de Julio, y otros más salieron rumbo al exilio en el primer chance. Con tal vacío en la escena política cubana, quedó claro de inmediato que la única oportunidad de hacer oposición con algún margen de de éxito era seguirle la corriente al Tío Sam, y ya sabemos cómo terminó ese capítulo…¿Hago el cuento otra vez?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *