Historia, retos y oportunidades de la Base Naval de Guantánamo

Alberto Jones

Entrada a La Base Naval de Guantánamo.  Foto: Flikr.com
Entrada a La Base Naval de Guantánamo. Foto: Flikr.com

HAVANA TIMES — El 17 de Diciembre del 2014 ocurrió en hecho de trascendencia histórica: El presidente de Estados Unidos (Barack Obama) y el de Cuba (Raúl Castro) acordaron dar los primeros pasos encaminados a restablecer las relaciones diplomáticas entre ambos países; muchos optimistas creen que la paz y el sosiego al fin llegaron a nuestra región.

El oprobioso capítulo de hambre, enfermedades, sufrimientos, muerte y desolación que significó el embargo/bloqueo para el pueblo de Cuba (comparable a la Reconcentración del General Valeriano Weyler en 1896), no debiera ser la furnia que divide a nuestra América sino el símbolo de la transformación de que nuestro continente es capaz.

El espíritu imperialista que rigió la relación de los Estados Unidos con Cuba es más que evidente; el embargo, las invasiones, los sabotajes, los atentados y el bioterrorismo practicado contra la isla son hechos manifiestos que no necesitan una lupa histórica para ser verificados. La Base Naval de Guantánamo (GITMO) fue catalizador de todo lo anterior.

GITMO surgió como botín de guerra, arrebatada a Cuba a cambio del retiro de las fuerzas de ocupación norteamericana en 1903. Ese espacio —45 millas cuadradas de tierra, mar y aire por las que pretenden pagar $4,025.00 anuales—, es una daga en el corazón de la nación caribeña. Además, impide el libre tránsito marítimo y ha contaminado extensas áreas a consecuencia de las prácticas de bombardeo.

Mapa mostrando la ubicación de la Base Naval de Guantánamo.  Wikipedia.org
Mapa mostrando la ubicación de la Base Naval de Guantánamo. Wikipedia.org

La relación entre GITMO y la ciudad de Guantánamo es agridulce. La base generaba unos 2,500 empleos en tiempos de paz y hasta 5,000 durante la Segunda Guerra Mundial y la guerra de Corea (a la que mi familia contribuyó con unos 150 años de servicio al gobierno Norteamericano). Al mismo tiempo la base se convirtió en centro de vejamen, abusos, impunidad, corrupción, prebendas, drogadicción y propagación de enfermedades de transmisión sexual; era el mayor prostíbulo del país.

La historia no termina ahí. Varios cubanos que trabajaban como civiles en GITMO fueron detenidos, torturados y asesinados. Así terminó la vida de Lino Rodríguez (1940), Lorenzo Salomón (1954), Manuel Prieto Rubén López Sabariego (1961) y Rodolfo Rosell (1962). Dos guarda fronteras más fueron asesinados: Ramón López Pena (1964) y Luis Ramírez López (1966). Otros resultaron heridos por Marines que dispararon desde el interior de la base, entre ellos Luis Ramírez Reyes, Antonio Campos y Andrés Noel Larduet.

Con el triunfo de la Revolución GITMO se convirtió en centro de conspiración y sabotaje; proporcionaba asilo, medios de vida y traslado a los Estados Unidos a los enemigos del proceso revolucionario. La emisora de radio WGBY divulgaba mensajes subversivos y se hacían simulacros de ataque militar a Cuba; además se lavaron millones de pesos sin valor.

Un plan para dejar atras el horror.  Foto: cubadebate.cu
Un plan para dejar atras el horror. Foto: cubadebate.cu

En 1964, el Comandante de GITMO despidió repentinamente a 700 empleados con el propósito de crear el caos económico en Guantánamo. La jubilación de ese personal fue congelada en los EE.UU. por más de treinta años, hecho denunciado en su momento por Javier Pérez de Cuellar y el Vaticano. El gobierno Cubano asumió el salario de esos trabajadores para evitar una crisis social.

La historia lúgubre y repulsiva de la Base Naval de Guantánamo no debe ser motivo de rencores sino estímulo para convertir aquel desastre en bastión de esperanza para la paz y el desarrollo. Corresponde ahora su devolución inmediata y el compromiso de sanear su medio ambiente. Para compensar el daño provocado, EE.UU. debería financiar la conversión de GITMO en:

  • Un centro Médico y de investigaciones especializado en enfermedades tropicales y crónicas.
  • Un centro Internacional de Higiene Mental para la atención de drogadictos y ex-militares con trastornos neurológicos.
  • Una Gigantesca Escuela Media y Superior para minorías sin educación, niños y jóvenes expuestos a drogas, gestación precoz, violencia intramuros y policiaca.
  • Un centro de promoción de la comunidad, que apoye a jubilados y casos sociales y ayude a olvidar que otrora existió allí un centro de tortura, horror y muerte.

14 thoughts on “Historia, retos y oportunidades de la Base Naval de Guantánamo

  • el 11 junio, 2016 a las 4:50 pm
    Permalink

    necesito informacion,como localizar familiar que trabajo por mucho tiempo en la base naval de guantanamo,en 1963 fue transferido a la base naval de virginia,como puedo obtener informacion de su paradero ya sea que este vivo o muerto.

  • el 24 febrero, 2015 a las 12:49 pm
    Permalink

    Comparto un porcentaje alto de las ideas de Alberto Jones. No hay justificación alguna para negociar esta base, sencillamente pasados más de 110 años, se trata de prepotencia imperial. Deben devolverla sin condiciones, a no ser aquellas lesivas a la seguridad de los EE.UU. y creo que Cuba y su gobierno andan lejos ahora de locuras como las de 1962.
    Respecto a qué hacer en el futuro, que sea un plebiscito al menos de los guantanameros todos, mejor de los cubanos todos. Aún así no será condición para el avance en las negociaciones entre ambos países. Toca a los norteamericanos acabar con tanta ignominia en un territorio que controlan totalmente, basados en su prepotencia imperial, su superior poder y demás.
    Se sabe bien que ni Obama puede acabar con esta tragedia legal, porque dicen que es “territorio cubano”, donde no se aplican las leyes USA, digamos torturas, falta de abogados y demás.
    Militarmente está fuera de dudas que no es interés estratégico norteamericano.
    Queda en la historia la desidia de los gobernantes de turno en mi país, todos genuflexos frente a Washington, nunca reclamaron algo al respecto aunque podían hacerlo porque era un tratado sin fechas de vencimiento, algo insólito en la historia, vinculado a la indignante Enmienda Platt. Se la recuerdo al olvidadizo amigo Jorge Alejandro.
    Cuba nada tiene que negociar, sencillamente devuelvan el territorio y basta.
    De los demás detalles, nada digo, me indigna cualquier propuesta de qué hacer con este territorio mientras lo esencial es devolverlo a Cuba, no importa este gobierno o el próximo. Como diría la princesita en el famoso cuento de meñique reseñado por Martí: ¡Puaf, es demasiado!

  • el 22 febrero, 2015 a las 5:50 pm
    Permalink

    Al final no entendí si la base es buena o mala.

  • el 22 febrero, 2015 a las 4:11 am
    Permalink

    José Darío:
    Sí he estado en Guantánamo y estoy al tanto de todos los problemas sociales que padecen los guantanameros, pero ¿qué tiene que ver eso con que EEUU le imponga su voluntad a un país soberano?

  • el 21 febrero, 2015 a las 5:20 pm
    Permalink

    Señor Jones, esta bien que Ud hable todo lo que quiera de la Base, está en todo su derecho, aunque estaría bien que el debate “de cómo eran las condiciones” para los cubanos que trabajaron allí lo hiciera con cubanos que igual lo hicieron. Yo vi un documental donde dieron sus testimonios cubanos que fueron empleados ahí, que no son iguales a los de ud.

    Creo que no tiene sentido alguno seguir con la propaganda, y mucho menos aquí en HT, que la gran mayoría vive afuera y ha comprobado que son mentiras.

    Todas las barbaridades que el régimen les metió en las mentecitas las han comprobado cuando han llegado al tercer mundo y Ninguno ha regresado, y vemos como se siguen transando en irse a vivir a esos países antes de vivir en Cuba, y si bien a lo mejor no tienen escuela, tienen otras cosas incluyendo la mas “inverosímil hazaña” de tener la libertad de poder vivir en cualquier ciudad de su país que escoja, cosa que los guantanameros mejor que nadie saben que en Cuba está prohibido.

    De las que les metió acerca del monstruo, Ud bien sabe que daría verguenza tenerlas que hablar, cuando han salido, y todavía quieren seguir saliendo, cientos de miles de viejos que viven súper con lo que el social security les da, y mucho que les encanta desde los cupones de comida que reciben mensualmente, de sus doctores y medicinas, y de los centros comunitarios para jubilados sin pagar no un centavo, y todavía se las arreglan para ayudar a los de allá, y sin ruborizarse te dicen que por nada se vuelven a vivir al país donde sufrieron tanto horror y tantas torturas, Usted sabe bien que hay diferentes tipos de horror como de torturas, y hay quienes tienen familiares con enfermedades mentales, que les horroriza saber la suerte que les esperaba en Mazorra.

    Esto es hablando de los beneficios que reciben personas sin ser nativas de aquí. Así es que de los pobres nativos de aquí tienen beneficios iguales, y de los veteranos de guerra pudiéramos debatir cuanto Usted se preste hacer un estudio comparativo entre los de EU y los veteranos cubanos.

    Saludos.

  • el 21 febrero, 2015 a las 11:54 am
    Permalink

    Entonces Usted pretende que los Americanos devuelvan el territorio y encima de eso le llene a las autoridades cubanas el area con enfermos y gente con necesidades de todo tipo? y que tambien las mantenga?. No cree que eso es un poco absurdo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *