Guillermo Fariñas, de nuevo a la carga, de nuevo sin machete

Lenin Ledo Galano

Guillermo Fariñas foto/archivo: es.rfi.fr

HAVANA TIMES — Si tuviera la oportunidad de escoger un interlocutor  entre el Papa, Barack Obama, el mejor futbolista del momento, el mejor cantautor del momento, cualquier otra celebridad y Guillermo Fariñas Hernández, no lo dudaría un instante, escogería al último.

Odiado y vilipendiado por sus enemigos, despreciado por muchos que  deberían admirarlo, censurado por algunos por recibir ayuda de cubanos fuera del país, “delito” que cometen  millones de cubanos y hasta el propio gobierno.

Criticado en las redes sociales por algunos hasta por aumentar de peso, por viajar, cosa que hacen muchos que los critican, o hasta por ser negro y estar en contra de la Revolución, Guillermo Fariñas ha realizado más de 20 huelgas de hambre que lo han llevado al borde de la muerte y han dejado secuelas a su salud.

Acusado de mercenario por el gobierno, como si luchar contra el comunismo, desde dentro, fuera “una empresa rentable”, cosa que nunca lo ha sido: ni en Moscú ni en Pekín ni en Pyongyang; juzgado siempre “en ausencia”, como a todos los opositores, sin medios de comunicación propios que circulen en la Isla y, por tanto, sin poder defenderse públicamente. Así ha vivido más de veinte y cinco años sin doblegarse ni emigrar.

A Fariñas se le intenta descalificar, por quienes lo consideran su enemigo, diciendo que cometió actos de violencia: que de quince a veinte años atrás agredió a una mujer y a un anciano. Se desconoce el nivel de veracidad y las circunstancias en que sucedieron estos hechos. Y se conoce muy bien que ha recibido muchos golpes sin dar ninguno tal Gandhi del siglo XXI. Aun siendo ciertos estos hechos, lo es también que muchos santos y profetas han compartido los excesos de la juventud, e incluso las armas como gloria, antes de convertirse, ejemplos sobran y no los enumero para no herir seguidores.

Una de sus huelgas, en el 2010, terminó con la liberación de 116 presos políticos en una controvertida mediación de la Iglesia católica y el gobierno español. En el transcurso de esa huelga, cuando se encontraba  entre la vida y la muerte, el Ministerio de Asuntos Exteriores de España confirmó que las autoridades de ese país habían ofrecido a Fariñas la posibilidad de exiliarse allí, opción que fue rechazada por él.

Según el periódico El Mundo el disidente cubano  se declaró el día 20 de julio en huelga de hambre y sed en protesta por los malos tratos que afirma haber recibido de agentes policiales cuando acudió a interesarse por un opositor detenido y también para pedir que el gobierno de la Isla dialogue con la disidencia.  En esta ocasión está pidiendo al gobierno cubano, entre otras cosas, que “se comprometa con parar la escalada de violencia contra la oposición pacífica y suspender las palizas, las amenazas de muerte, la incoación de falsos delitos y que no se confiscarán sus propiedades personales”, algo que el gobierno jamás ha concedido.

Cautivante fueron, por señalar dos, las huelgas de hambres de Julio Antonio Mella en Cuba y la de los prisioneros irlandeses que se convirtió en un pulso contra la primera ministra Margaret Thatcher, la que terminó con el fallecimiento de diez seres humanos. Entiendo que donde una sola persona muere por huelga de hambre: sobran corazones de piedra. Resulta muy doloroso, hipócrita y cruel comprobar que muchos de los que lamentaron la muerte de los irlandeses y las usaron con fines políticos, hoy no se inmutan e incluso sienten menosprecio por la salud y la vida de Guillermo Fariñas.

En cuanto a la huelga de hambre de Julio Antonio Mella prefiero utilizar el análisis que hace el periódico Granma en fecha tan reciente como el 4 de diciembre de 2015 en el artículo “Mella: la huelga de hambre”, de Rolando Rodríguez:

“El Partido podría haber argumentado lo que quisiera sobre la actitud tomada por Mella, pero la verdad era una: este atalayaba más allá que todos ellos juntos cuál debía ser su conducta, y sabía que si bien su vida estaba en juego, tanto por la huelga como por los intentos de matarlo, cuando la palabra y el honor se ponían en juego el precio a pagar podía ser perderla. Si no se estaba dispuesto a enfrentar esa adversidad, entonces nunca se podría levantar la convicción y el apoyo de un pueblo que él estaba convencido que bien conducido estaba dispuesto a sanear una sociedad que todos consideraban corrompida.”

“La presión por la libertad de Mella llevó a que los propios padres de Machado, desde Santa Clara, le pidieran en un telegrama la libertad de Mella. Su caso se hizo continental, los senados de México, Argentina y el cabildo de Buenos Aires solicitaron la libertad del líder; por igual lo hizo el presidente de México, Plutarco Elías Calles. En diversas ciudades del hemisferio hubo manifestaciones frente a las representaciones de Cuba.

“El 23 de diciembre la presión sobre el Gobierno hizo que Machado, por trasmano, diera instrucciones de ponerle fianza a Mella. Ese mismo día, Nicanor Mella pagó la fianza de 1 000 pesos exigida a su hijo. El extraordinario líder de 22 años, después de perder 35 libras de peso, había triunfado frente a la maquinaria gubernamental y su prestigio trascendía las fronteras de la Isla”. Hasta aquí los apuntes del Granma. El análisis de las diferencias de actitud del Granma ante las diferentes huelgas de hambre es sencillo y se lo dejo al lector.

Es lamentable, no apruebo la inmolación como arma y menos aún la violencia, pero es a la vez muy preocupante porque la represión en Cuba ha sido ya bendecida por el Papa, tolerada por Obama, desoída  por la Comunidad Económica Europea, apoyada por los presidentes latinoamericanos, incluso el expresidente Lula da Silva, estando en el cargo, llegó a igualar a los disidentes cubanos presos con los presos comunes brasileños. Es preocupante, porque conocemos el arrojo de Fariñas para sacrificarse y la voluntad del gobierno para dejar que sus opositores abandonen el país o el mundo… si es necesario, antes de hacer “tamañas” concesiones.

Es ya una puñetera costumbre humana que empezó con la era: dejar morir a los hombres para después venerarlo. Quienes solo contamos con el poder de la oración, oremos por él, los que cuenten con otros poderes que  los usen  para evitar lo peor.

pablolenin506 @yahoo.com

21 thoughts on “Guillermo Fariñas, de nuevo a la carga, de nuevo sin machete

  • Osmel, Fariñas no ha muerto y ya se han interesado en su huelga muchas personalidades en el mundo incluyendo al Vaticano y las embajadas de España y los USA en Cuba. Raul Castro dijo publicamente junto a Obama que no existian presos politicos en Cuba y si le daban una lista en ese momento los liberaria ese mismo dia. Ahora puede decir lo mismo frente a la TV, que le demuestren que estan golpeando a opositores pacificos, que estan allanando viviendas, que estan robando medios de trabajo de los opositores, que estan ostigando a los cuantapropistas y que lo detendra al siguiente dia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *