Guantánamo, ya es hora de terminar el contrato de arrendamiento

Por John Perry*

La base naval de Guantánamo. Foto: Bil Mesta

HAVANA TIMES – A todos los que alegan que únicamente un cambio de régimen y el reconocimiento pleno de los derechos humanos en Cuba debería preceder cualquier acuerdo, sin duda, se les ha ido abajo sus argumentos.

Este mes se cumple el 112 aniversario de la firma del contrato de arrendamiento de la base naval de Guantánamo entre los gobiernos de Cuba y Estados Unidos. Durante, al menos, la mitad de este período, la base no ha sido bienvenida en Cuba, y es hora de que Estados Unidos elabore un calendario para devolver este pedazo de tierra a los cubanos.

Las actuales negociaciones entre los dos países son una excelente oportunidad no solo para reconocer la injusticia del contrato de arrendamiento, sino también para que Estados Unidos consiga dos de sus propios objetivos sobre la base y sobre Cuba. Hasta el momento, la cuestión ni siquiera está sobre la mesa, pero debería estar.

La legalidad de esta y, especialmente de la prisión de GITMO ha estado en duda durante mucho tiempo. Para empezar, el contrato original era para una base naval y una carbonera, no una prisión, y excluye explícitamente el uso de la tierra para cualquier otro propósito. Pero a primera vista, tan pronto se estableció allí la prisión, fue violado el contrato de arrendamiento. Pero la dudosa legalidad del contrato se remonta incluso a antes de que fuera firmado.

A finales del siglo XIX, Cuba se convirtió en una colonia virtual de Estados Unidos cuando esta última ganó la llamada guerra hispano-americana. Al principio el país norteño obtuvo el apoyo de los cubanos con la promesa (a través de la ‘Enmienda Teller’) que tendría un papel temporal y entonces ‘dejaría el gobierno y control de la Isla a su pueblo’.

Pero lo que debió ser la etapa final en la guerra de independencia de Cuba se convirtió (según Richard Gott) en una dictadura militar de Estados Unidos que duró cuatro años, hasta 1902. Cuando los cubanos dieron muestras de querer la independencia, pensaron que ya habían ganado, pero se les permitió solo después de ser humillados con la aceptación de la ‘Enmienda Platt’.

Efectivamente esto no cumplió las promesas anteriores, estableció el derecho permanente de Estados Unidos de intervenir cada vez que sintiera necesidad de hacerlo, y particularmente obligó a Cuba a arrendar tierras para ‘carboneras o estaciones navales’. A la vista de esto, la Enmienda Platt legitimó una serie de intervenciones militares durante este período hasta 1923 y allanó el camino para que se realizara el contrato de arrendamiento de Guantánamo.

Aunque esta fue derogada en 1934, fue sustituida por un nuevo tratado que permitió que la base naval se mantuviera de manera indefinida. El mantenimiento de Guantánamo en manos de Estados Unidos se reforzó aún más con la Ley Helms-Burton de 1996: esto convirtió la devolución de este territorio en una condición para el cambio de régimen en Cuba.

Sin embargo, esto no significa que mantener la base sea algo legítimo según el derecho internacional. Como Cuba ha señalado, el “arrendamiento” fue impuesto con eficacia bajo la amenaza de la fuerza y ​​ahora sería ilegal en virtud de las Convenciones de Viena.

Como medida impuesto al Gobierno cubano de aquel momento, no era un acuerdo con beneficios mutuos. El hecho de que Estados Unidos paga solamente algo más de cuatro mil dólares al año por el arrendamiento (con cheques que no se cobran ya por 54 años) es un indicador adicional del tamaño de esta injusticia. Es una anomalía que no se puede mantener si se van a restaurar relaciones diplomáticas normales entre los dos países, como desea Obama.

¿Cómo podrían los dos lados llegar a un acuerdo que no se vea como un retroceso? Obviamente, la permanente vergüenza de Obama sobre Guantánamo tiene poco que ver con el arrendamiento de la base y sí mucho con sus promesas incumplidas de cerrar la prisión.

Más de 100 presos siguen encarcelados allí, con pocas señales de que se pueda asegurar su cierre antes de que finalice el mandato de Obama. ¿Se podrán resolver las dos cuestiones -que termine el contrato de arrendamiento y el cierre de la prisión- a través de una ampliación de las actuales negociaciones diplomáticas entre los dos países, que justamente han sido reanudadas en La Habana?

Un brillante sugerencia que merece una discusión más amplia ha sido expuesta en Havana Times, un blog dirigido por Circles Robinson. Robinson se basa en el aparente éxito de transferir un grupo de prisioneros de Guantánamo a Uruguay, donde fueron recibidos por el ex presidente Mujica y (hasta ahora) parecen haber sido acogidos sin problemas.

¿Por qué no solicitar a Cuba, sugiere, que acepte prisioneros de Guantánamo de manera similar? Su transferencia a través de la frontera terrestre podría ser escalonada, se podrían poner de acuerdo en cómo serían tratados, y de manera progresiva Obama podría cerrar la prisión.

En base del precedente de la entrega del canal de Panamá en 1999, también se pudo convenir una fecha para la futura culminación del contrato de arrendamiento, permitiendo suficiente tiempo para su desactivación.

Uno de los obstáculos para el normal restablecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba será inevitablemente la confiscación de tierras a ciudadanos estadounidenses (o a personas que posteriormente se han convertido en ciudadanos estadounidenses) después del triunfo revolucionario de 1959.

Este es un tema que continúa acuciando a Nicaragua, más de treinta años después de su propia revolución, sin embargo allí tiene lugar un proceso para reconocer y hacer frente a las reclamaciones, y se está moviendo hacia una conclusión.

La reclamación de tierras cubanas puede presentar problemas mucho más serios, pero (como sugiere Robinson) Estados Unidos podría facilitar su resolución poniendo parte de los ahorros del cierre de la base en un fondo de restitución acordado. De hecho, este fondo también se podría crear como reconocimiento a los insuficientes pagos del verdadero valor del contrato de arrendamiento que se ha prolongado durante más de un siglo.

Como ha dicho en el New York Times Jonathen Hansen, autor de Una historia de la base de Guantánamo, Obama tiene la oportunidad de “rectificar un viejo agravio y sentar las bases de una nueva relación con Cuba y otros países en el Hemisferio Occidental y alrededor del mundo”.

Los que quieran insistir que solo un cambio de régimen y el pleno reconocimiento de los derechos humanos en Cuba debe preceder cualquier acuerdo, seguramente han visto destruido sus argumentos por la creciente evidencia de los masivos abusos que Estados Unidos ha perpetrado en suelo cubano.

Obama tiene la oportunidad de hacer frente a dos grandes causas de la vergüenza estadounidense: una de la cual él es responsable en parte, y otra que se remonta a más de un siglo y que los presidentes anteriores ignoraron.
—–
(*) Sobre el autor: John Perry vive en Nicaragua y escribe sobre América Central, pero también sobre temas como la vivienda y la migración en el Reino Unido. Tiene un blog en el London Review of Books and Public Finance.


30 thoughts on “Guantánamo, ya es hora de terminar el contrato de arrendamiento

  • el 23 marzo, 2015 a las 7:15 am
    Permalink

    Muy agradecido por tu comentario, Javier. Mi postura obedece ante todo al seno familiar en el cual crecí, donde personas con pensamiento tanto de derecha como de izquierda me enseñaron mucho de la vida y me dieron el ejemplo de convivencia respetuosa entre distintos. A ese ejemplo me aferro.

    Ya me imagino donde vives. Allí pasé unos días maravillosos. Perfecto lugar para jubilarse. Y allí tengo familia.

    Saludos

  • el 23 marzo, 2015 a las 2:15 am
    Permalink

    Isidro,
    Puedo ver que en tu discurso prima el llamado a la cordura y a la razon y el respeto a la diferencia. Eso, compatriota, es lo que sueño ver entre los cubanos que vivimos en Cuba y en el exterior (donde quiera que estemos). Yo vivo mas o menos en tu misma latitude, solo que en el hemisferio sur y el vivir en la isla continente me ha enseñado a entender lo que es la tolerancia, algo de lo cual nosotros tenemos mucho que aprender (Bueno, en realidad, hay mucho mas que tenemos que aprender y parte de eso es debido a nuestra insularidad y a nuestra historia, que se las trae)

  • el 22 marzo, 2015 a las 4:29 am
    Permalink

    Dhaniel, Atanasio, Miranda…todos

    No hay nada que agradecer, o en todo caso, agradezcámonos todos mutamente, unos a otros, por tener el buen tino de ir sembrando un sendero de cierta armonía, que si no disfrutamos nosotros hoy, al menos les iremos propiciando a nuestros hijos y nietos. Y sí, desde luego, agradezcamos al muy sabio de Circles, por abrir este espacio. Ya ven, ironías de la historia. En el pasado, los yankis tuvieron su cuota de responsabilidad en que nos separáramos, y hoy un yanki (de La Habana del Este, que conste, ja,ja.) viene haciendo lo suyo para que intentemos juntarnos, o al menos tolerarnos. Que ya es un buen principio.

    Eso, sí. Igual que trato de apelar al buen juicio hacia los del “lado de allá” del charco, pido lo mismo de ustedes para los que piensan como Diego, a quien, dicho sea de paso, no le falta razón. Pero tiempo al tiempo…

    Habrá quien se pregunte si me las estoy dando de Neville Chamberlain. Nada de eso. Es que llevo ya demasiado tiempo en Asia. Y acá he aprendido bastante de cómo se han matado unos a otros chinos, nacionalistas de un lado; comunistas del otro. O nor-coreanos contra sur-coreanos; o nor-vietnamitas contra sur-vietnamitas…y aún a estas alturas hay familias divididas, que no pueden visitarse unos a otros libremente por el legado de guerras compulsadas por divergencias ideológicas.

    Eso es lo que me niego a ver en Cuba.

  • el 21 marzo, 2015 a las 10:30 am
    Permalink

    Es lo que no pueden entender tantos Isidro, que tener diferentes puntos de vista y debatir sobre ellos no signifique que tus argumentos sean más sólidos que los míos, ni que mi cultura por pensar diferente sea producto de que yo haya crecido comiendo muchos hamburgers, cosa que solo puede salir de una persona muy ignorante, porque si fuera así, no fuésemos los extranjeros que primero ponen el “cubano” primero y la otra nacionalidad después, primero siempre ha sido el arroz con con frijoles negros y carne con papas y lo “demas” después.

    Nuestro anticastrismo se debe a las realidades que hemos vivido, y ademas puede ser también, que sea por tener unos ojos saludables sin ninguna enfermedad ocular, (quizás por dicha a todos esos hamburgers-vitaminados que hemos comido) para poder debatir con sólidos argumentos de la barbarie-castristra, que soy Yo la que se pregunta cuando oigo tales barrabasadas, cuáles son los argumentos legítimos para No Ser anticastrista, y que me venga a la mente, ¿serán personas con la cultura del picadillo de soya, y de todas las demás asquerosidades que el Castrismo los ha hecho comer?, que hasta ahora, no ha habido cubano que me pueda explicar de qué están compuestas estas delicias moringueras, en cambio aquí si se sabe de qué esta hecho un “hot dog”, gente, jaja, como dice Regina, que nosotros también podemos devolverles los insultos ‘para atrás’.
    Como siempre Isidro,

    Un Saludo muy Cordial.

  • el 21 marzo, 2015 a las 9:29 am
    Permalink

    Estimado Isidro: GRACIAS. Gracias por no dejarse llevar por los que piensan que un cubano lo es menos porque vive fuera de Cuba y/o no se presta al mal llamado “cubaneo” que no es más que un comportamiento adquirido por el famoso “hombre nuevo” fruto de la Revolución.

    Por eso y por la disposición abierta al debate y el respeto a la opinión ajena es que le llamo Estimado (no es una pura formalidad).

    Nuevamente: Gracias.

  • el 21 marzo, 2015 a las 7:19 am
    Permalink

    Al parecer Usted no es cubano y si lo es no demuestra estar muy orgulloso de ello. Havana Times es un espacio plural donde se exponen diferentes puntos de vista, los del lado de Isidro, los de Jorgealejandro y los que estan entre los dos. Es una falta de respeto llamar a aquellos que critican el regimen imperante como de la cultura de la hamburguesa y el perro caliente. Podriamos decir algo similar de los que defienden al regimen pero no vale la pena bajarse a su nivel. Si no esta listo para el debate major retirese a Matchu Pitchu o el Himalaya, bien lejos de la realidad cubana y todos sos problemas y dejenos a nosotors, los cubano Americanos (y a mucha HONRA) y a los cubañoles, rusocubanos, sinocubanos y los hermanos de la isla discutir nuestros sueños. Como dice Isidro: llegaremos a un punto en comun, solo que hay que trabajar en ello. Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *