Guantánamo, ya es hora de terminar el contrato de arrendamiento

Por John Perry*

La base naval de Guantánamo. Foto: Bil Mesta

HAVANA TIMES – A todos los que alegan que únicamente un cambio de régimen y el reconocimiento pleno de los derechos humanos en Cuba debería preceder cualquier acuerdo, sin duda, se les ha ido abajo sus argumentos.

Este mes se cumple el 112 aniversario de la firma del contrato de arrendamiento de la base naval de Guantánamo entre los gobiernos de Cuba y Estados Unidos. Durante, al menos, la mitad de este período, la base no ha sido bienvenida en Cuba, y es hora de que Estados Unidos elabore un calendario para devolver este pedazo de tierra a los cubanos.

Las actuales negociaciones entre los dos países son una excelente oportunidad no solo para reconocer la injusticia del contrato de arrendamiento, sino también para que Estados Unidos consiga dos de sus propios objetivos sobre la base y sobre Cuba. Hasta el momento, la cuestión ni siquiera está sobre la mesa, pero debería estar.

La legalidad de esta y, especialmente de la prisión de GITMO ha estado en duda durante mucho tiempo. Para empezar, el contrato original era para una base naval y una carbonera, no una prisión, y excluye explícitamente el uso de la tierra para cualquier otro propósito. Pero a primera vista, tan pronto se estableció allí la prisión, fue violado el contrato de arrendamiento. Pero la dudosa legalidad del contrato se remonta incluso a antes de que fuera firmado.

A finales del siglo XIX, Cuba se convirtió en una colonia virtual de Estados Unidos cuando esta última ganó la llamada guerra hispano-americana. Al principio el país norteño obtuvo el apoyo de los cubanos con la promesa (a través de la ‘Enmienda Teller’) que tendría un papel temporal y entonces ‘dejaría el gobierno y control de la Isla a su pueblo’.

Pero lo que debió ser la etapa final en la guerra de independencia de Cuba se convirtió (según Richard Gott) en una dictadura militar de Estados Unidos que duró cuatro años, hasta 1902. Cuando los cubanos dieron muestras de querer la independencia, pensaron que ya habían ganado, pero se les permitió solo después de ser humillados con la aceptación de la ‘Enmienda Platt’.

Efectivamente esto no cumplió las promesas anteriores, estableció el derecho permanente de Estados Unidos de intervenir cada vez que sintiera necesidad de hacerlo, y particularmente obligó a Cuba a arrendar tierras para ‘carboneras o estaciones navales’. A la vista de esto, la Enmienda Platt legitimó una serie de intervenciones militares durante este período hasta 1923 y allanó el camino para que se realizara el contrato de arrendamiento de Guantánamo.

Aunque esta fue derogada en 1934, fue sustituida por un nuevo tratado que permitió que la base naval se mantuviera de manera indefinida. El mantenimiento de Guantánamo en manos de Estados Unidos se reforzó aún más con la Ley Helms-Burton de 1996: esto convirtió la devolución de este territorio en una condición para el cambio de régimen en Cuba.

Sin embargo, esto no significa que mantener la base sea algo legítimo según el derecho internacional. Como Cuba ha señalado, el “arrendamiento” fue impuesto con eficacia bajo la amenaza de la fuerza y ​​ahora sería ilegal en virtud de las Convenciones de Viena.

Como medida impuesto al Gobierno cubano de aquel momento, no era un acuerdo con beneficios mutuos. El hecho de que Estados Unidos paga solamente algo más de cuatro mil dólares al año por el arrendamiento (con cheques que no se cobran ya por 54 años) es un indicador adicional del tamaño de esta injusticia. Es una anomalía que no se puede mantener si se van a restaurar relaciones diplomáticas normales entre los dos países, como desea Obama.

¿Cómo podrían los dos lados llegar a un acuerdo que no se vea como un retroceso? Obviamente, la permanente vergüenza de Obama sobre Guantánamo tiene poco que ver con el arrendamiento de la base y sí mucho con sus promesas incumplidas de cerrar la prisión.

Más de 100 presos siguen encarcelados allí, con pocas señales de que se pueda asegurar su cierre antes de que finalice el mandato de Obama. ¿Se podrán resolver las dos cuestiones -que termine el contrato de arrendamiento y el cierre de la prisión- a través de una ampliación de las actuales negociaciones diplomáticas entre los dos países, que justamente han sido reanudadas en La Habana?

Un brillante sugerencia que merece una discusión más amplia ha sido expuesta en Havana Times, un blog dirigido por Circles Robinson. Robinson se basa en el aparente éxito de transferir un grupo de prisioneros de Guantánamo a Uruguay, donde fueron recibidos por el ex presidente Mujica y (hasta ahora) parecen haber sido acogidos sin problemas.

¿Por qué no solicitar a Cuba, sugiere, que acepte prisioneros de Guantánamo de manera similar? Su transferencia a través de la frontera terrestre podría ser escalonada, se podrían poner de acuerdo en cómo serían tratados, y de manera progresiva Obama podría cerrar la prisión.

En base del precedente de la entrega del canal de Panamá en 1999, también se pudo convenir una fecha para la futura culminación del contrato de arrendamiento, permitiendo suficiente tiempo para su desactivación.

Uno de los obstáculos para el normal restablecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba será inevitablemente la confiscación de tierras a ciudadanos estadounidenses (o a personas que posteriormente se han convertido en ciudadanos estadounidenses) después del triunfo revolucionario de 1959.

Este es un tema que continúa acuciando a Nicaragua, más de treinta años después de su propia revolución, sin embargo allí tiene lugar un proceso para reconocer y hacer frente a las reclamaciones, y se está moviendo hacia una conclusión.

La reclamación de tierras cubanas puede presentar problemas mucho más serios, pero (como sugiere Robinson) Estados Unidos podría facilitar su resolución poniendo parte de los ahorros del cierre de la base en un fondo de restitución acordado. De hecho, este fondo también se podría crear como reconocimiento a los insuficientes pagos del verdadero valor del contrato de arrendamiento que se ha prolongado durante más de un siglo.

Como ha dicho en el New York Times Jonathen Hansen, autor de Una historia de la base de Guantánamo, Obama tiene la oportunidad de “rectificar un viejo agravio y sentar las bases de una nueva relación con Cuba y otros países en el Hemisferio Occidental y alrededor del mundo”.

Los que quieran insistir que solo un cambio de régimen y el pleno reconocimiento de los derechos humanos en Cuba debe preceder cualquier acuerdo, seguramente han visto destruido sus argumentos por la creciente evidencia de los masivos abusos que Estados Unidos ha perpetrado en suelo cubano.

Obama tiene la oportunidad de hacer frente a dos grandes causas de la vergüenza estadounidense: una de la cual él es responsable en parte, y otra que se remonta a más de un siglo y que los presidentes anteriores ignoraron.
—–
(*) Sobre el autor: John Perry vive en Nicaragua y escribe sobre América Central, pero también sobre temas como la vivienda y la migración en el Reino Unido. Tiene un blog en el London Review of Books and Public Finance.


30 thoughts on “Guantánamo, ya es hora de terminar el contrato de arrendamiento

  • el 23 marzo, 2015 a las 7:15 am
    Permalink

    Muy agradecido por tu comentario, Javier. Mi postura obedece ante todo al seno familiar en el cual crecí, donde personas con pensamiento tanto de derecha como de izquierda me enseñaron mucho de la vida y me dieron el ejemplo de convivencia respetuosa entre distintos. A ese ejemplo me aferro.

    Ya me imagino donde vives. Allí pasé unos días maravillosos. Perfecto lugar para jubilarse. Y allí tengo familia.

    Saludos

  • el 23 marzo, 2015 a las 2:15 am
    Permalink

    Isidro,
    Puedo ver que en tu discurso prima el llamado a la cordura y a la razon y el respeto a la diferencia. Eso, compatriota, es lo que sueño ver entre los cubanos que vivimos en Cuba y en el exterior (donde quiera que estemos). Yo vivo mas o menos en tu misma latitude, solo que en el hemisferio sur y el vivir en la isla continente me ha enseñado a entender lo que es la tolerancia, algo de lo cual nosotros tenemos mucho que aprender (Bueno, en realidad, hay mucho mas que tenemos que aprender y parte de eso es debido a nuestra insularidad y a nuestra historia, que se las trae)

  • el 22 marzo, 2015 a las 4:29 am
    Permalink

    Dhaniel, Atanasio, Miranda…todos

    No hay nada que agradecer, o en todo caso, agradezcámonos todos mutamente, unos a otros, por tener el buen tino de ir sembrando un sendero de cierta armonía, que si no disfrutamos nosotros hoy, al menos les iremos propiciando a nuestros hijos y nietos. Y sí, desde luego, agradezcamos al muy sabio de Circles, por abrir este espacio. Ya ven, ironías de la historia. En el pasado, los yankis tuvieron su cuota de responsabilidad en que nos separáramos, y hoy un yanki (de La Habana del Este, que conste, ja,ja.) viene haciendo lo suyo para que intentemos juntarnos, o al menos tolerarnos. Que ya es un buen principio.

    Eso, sí. Igual que trato de apelar al buen juicio hacia los del “lado de allá” del charco, pido lo mismo de ustedes para los que piensan como Diego, a quien, dicho sea de paso, no le falta razón. Pero tiempo al tiempo…

    Habrá quien se pregunte si me las estoy dando de Neville Chamberlain. Nada de eso. Es que llevo ya demasiado tiempo en Asia. Y acá he aprendido bastante de cómo se han matado unos a otros chinos, nacionalistas de un lado; comunistas del otro. O nor-coreanos contra sur-coreanos; o nor-vietnamitas contra sur-vietnamitas…y aún a estas alturas hay familias divididas, que no pueden visitarse unos a otros libremente por el legado de guerras compulsadas por divergencias ideológicas.

    Eso es lo que me niego a ver en Cuba.

  • el 21 marzo, 2015 a las 10:30 am
    Permalink

    Es lo que no pueden entender tantos Isidro, que tener diferentes puntos de vista y debatir sobre ellos no signifique que tus argumentos sean más sólidos que los míos, ni que mi cultura por pensar diferente sea producto de que yo haya crecido comiendo muchos hamburgers, cosa que solo puede salir de una persona muy ignorante, porque si fuera así, no fuésemos los extranjeros que primero ponen el “cubano” primero y la otra nacionalidad después, primero siempre ha sido el arroz con con frijoles negros y carne con papas y lo “demas” después.

    Nuestro anticastrismo se debe a las realidades que hemos vivido, y ademas puede ser también, que sea por tener unos ojos saludables sin ninguna enfermedad ocular, (quizás por dicha a todos esos hamburgers-vitaminados que hemos comido) para poder debatir con sólidos argumentos de la barbarie-castristra, que soy Yo la que se pregunta cuando oigo tales barrabasadas, cuáles son los argumentos legítimos para No Ser anticastrista, y que me venga a la mente, ¿serán personas con la cultura del picadillo de soya, y de todas las demás asquerosidades que el Castrismo los ha hecho comer?, que hasta ahora, no ha habido cubano que me pueda explicar de qué están compuestas estas delicias moringueras, en cambio aquí si se sabe de qué esta hecho un “hot dog”, gente, jaja, como dice Regina, que nosotros también podemos devolverles los insultos ‘para atrás’.
    Como siempre Isidro,

    Un Saludo muy Cordial.

  • el 21 marzo, 2015 a las 9:29 am
    Permalink

    Estimado Isidro: GRACIAS. Gracias por no dejarse llevar por los que piensan que un cubano lo es menos porque vive fuera de Cuba y/o no se presta al mal llamado “cubaneo” que no es más que un comportamiento adquirido por el famoso “hombre nuevo” fruto de la Revolución.

    Por eso y por la disposición abierta al debate y el respeto a la opinión ajena es que le llamo Estimado (no es una pura formalidad).

    Nuevamente: Gracias.

  • el 21 marzo, 2015 a las 7:19 am
    Permalink

    Al parecer Usted no es cubano y si lo es no demuestra estar muy orgulloso de ello. Havana Times es un espacio plural donde se exponen diferentes puntos de vista, los del lado de Isidro, los de Jorgealejandro y los que estan entre los dos. Es una falta de respeto llamar a aquellos que critican el regimen imperante como de la cultura de la hamburguesa y el perro caliente. Podriamos decir algo similar de los que defienden al regimen pero no vale la pena bajarse a su nivel. Si no esta listo para el debate major retirese a Matchu Pitchu o el Himalaya, bien lejos de la realidad cubana y todos sos problemas y dejenos a nosotors, los cubano Americanos (y a mucha HONRA) y a los cubañoles, rusocubanos, sinocubanos y los hermanos de la isla discutir nuestros sueños. Como dice Isidro: llegaremos a un punto en comun, solo que hay que trabajar en ello. Saludos

  • el 20 marzo, 2015 a las 10:38 pm
    Permalink

    Hola, Diego:

    Gracias por lo de los argumentos, pero permíteme señalar que para mí Jorgealejandro, Miranda et al. siguen siendo cubanos, más allá del tiempo que llevan fuera de Cuba, de la obligada metamorfosis a que obliga vivir en otra realidad, de su pasaporte, de su nueva ciudadanía (pues la resignación es fiel amigo
    del hombre cuando tiene que emigrar…). Hay, desde luego, puntos de vista y enfoques en que quizás nunca concordaremos. Pero ¿qué país puede preciarse de contar con todo un pueblo que marcha a una sola voz? Es inconcebible. No ignoro, sin embargo, que la agresividad de EEUU ha compulsado por momentos el resorte de la unidad entre amplios sectores de la Isla, lo cual no significa, a mi modesto juicio, renunciar a un país plural, donde quepamos todos. Costará trabajo. Tomará tiempo. Mas entiendo que vale la pena.

    Saludos

  • el 20 marzo, 2015 a las 10:22 pm
    Permalink

    Muy estimada Miranda:

    Cuando mencioné lo de “agredir” no me refiría a ningún forista. Sí a los disidentes que, como Berta Soler, han ido a Washington a pedir que se le “siga apretando las tuercas ” al Gobierno cubano, lo que de llevarse a efecto ya sabemos que no hará más que ponerle las cosas más duras al cubanito de a pie. A ese mismo cubanito al que después personas como tú tendrán que enviarle las medicinas y otras cosas que no llegan, precisamente por un posible “apretón de tuercas”. Seguro me vas a decir que la culpa la tiene el Gobierno, y no te quito la razón en buena medida. Aquí no hay inocentes. Pero Miranda, en esta bronca llevamos ya casi 60 años. Creo que tan siquiera por un mínimo de cordura va llegando la hora de que las partes empiecen a ceder. TODAS.

    Tienes mucha razón en lo del “recuento”. Yo también estoy ansioso de que la parte “de allá” me deje escuchar el suyo. Tiene que llegar un día en que pongamos “la cubanidad” – que es en definitiva el lazo esencial que nos ata – por encima de otras consideraciones. Y para hacerlo va siendo hora de escucharnos mutuamente.

    Sabes, tuve que reírme solo hace poco, con la anécdota que contaba en su blog Norberto Fuentes, al compartir mesa con el fallecido Silito Tabernilla y Rafael del Pino, dos ex generales y en algún momento enemigos acérrimos, que en su vejez comían en la msima mesa y libraban su última batalla tratando de que fuera el otro quien pagara la cuenta por el almuerzo.

    ¿Te gusta el ajiaco?

  • el 20 marzo, 2015 a las 9:56 pm
    Permalink

    Ja…eso me pasa por escribir con sueño…escribí Montané en lugar de Montaner..y denominado en lugar de dominando…este horario chino me mata….

  • el 20 marzo, 2015 a las 5:07 pm
    Permalink

    Isidro, por favor, no le pidan que piensen son personas con la cultura de la hamburguesa y pero caliente, mira nada más que los únicos extranjeros que en EE.UU se tienen un apellido común son los cubanos “cubano americano”, tus sólidos argumentos ellos no lo entienden, sus catratas anticastristas no le permiten ver o entender la realidad

  • el 20 marzo, 2015 a las 4:46 pm
    Permalink

    Creo que el que vive en otro mundo es usted, por favor argumente no ladre

  • el 20 marzo, 2015 a las 8:58 am
    Permalink

    Dhaniel, te confieso que me has puesto a reflexionar…en serio. Lo digo evocando los años en que la China comunista denominaba al sistema imperante en la URSS como “social-imperialismo”. Y cierto que no le faltaba razón a los narras. Los soviets colocaron bajo su férula a unas cuantas naciones euro-asiáticas, imponiéndoles su sistema, en defensa propia, -decían, por aquello de sus pérdidas frente al fascismo -, pero no por ello resultaba menos ominosa la imposición. Es verdad que buena parte de la izquierda se negó a ver esa realidad por mucho tiempo, siquiera por el hecho de que aceptarlo era darle la razón a los yankis y sus asociados. En fin, eso fue la guerra fría: el mundo partido en dos, y casi nunca había sitio para matices.

    Pero me gustaría llamarte la atención sobre un detalle respecto a Ucrania: en diversas etapas históricas Ucrania ha salido y regresado al seno de Rusia. Este entra y sale, por lógica, tenía que dejar secuelas, que se tradujeron en una creciente población de origen y habla rusa dentro de Ucrania, en particular en su zona orientaL, incluida la península de Crimea. No pases por alto tampoco que en tiempos de la sayuza, al camarada Nikita Krurschov le dio la vena generosa por “regalarle” la Crimea a Ucrania, quitándolse a Rusia, allá por los años 50. Asi las cosas,no es de extrañar que tras la rebelión contra Yanukóvich, los rusoparlantes y rusólfilos del este de Ucrania se levantaran en armas y declaran repúblicas populares en Donekst y Lugansk. Porque sucede, estimado Dhaniel, que la sangre hala. Y estos ruso-ucranianos tiran para Moscú. Y al final, la etnia determina. Mira sino en las Malvinas. Argentina se desgañita ante Gran Bretaña, pero la sangre anglo de los kelps que pueblan el archipiélago es la que al final determina en que las islitas sigan fieles a la Pérfida Albión. Cuestión de genes.

    En cuanto a China, ésta dejó de ser imperio oficialmente en 1911, cuando se vino abajo la dinastía Qing. Desde luego, en todo caso la mayor parte del tiempo ofició como “imperio andrajoso”, pues otras imperialistas más avanzados la sopapearon a gusto y hasta le quitaron territorios. Si hablas de “rebatiña imperialista” de parte de China por el Tíbet, te cuento que es un caso en algún modo similar al de Crimea con Rusia. Desde la antigüedad los emperadores chino ejercían soberanía sobe ese territorio, por lo que en todo caso, los comunistas no hicieron más que apegarse a la tradición.

    Y ojo,que hoy China es vista como país imperialista por la ultraizquierda, sobre todo los maoístas, que consideran traicionado el legado del Gran Timonel por el giro capitalista de Pekín y su luna de miel con el FMI, el Banco Mundial y Wall Street.

    En fin, apenas hago una provocación. Queda abierto el debate…

  • el 20 marzo, 2015 a las 7:59 am
    Permalink

    Jorgealejandro:

    Ya te conozco, y sé que con tal de no perder, en ese eterno empeño de Jalisco, disparas el arma aunque no tenga balas. Observa que quisiste mencionar La venas abiertas de América Latina, del uruguayo Galeano, y me sales con El manual del perfecto idiota latinoamericano, del combo ultraliberal Montané-Vargas Llosa-Vargas Junior-Apuleyo…

    Si tú crees que Texas era territorio original de EEUU, o que lo obtuvieron por las bondades intrínsecas de Washington; que la CIA no ayudó a dar un golpe de Estado a Mossadegh en Irán, para que los monopolios occidentales siguieran denominado sus exportaciones petroleras, a pesar de ser un mandatorio elegido en las urnas; que la United Fruit y la CIA no derrocaron al nacionalista democráticamente elegido Jacobo Arbenz en Guatemala; que la CIA y la ITT y la Casa Blanca no hicieron lo imposible para borrar a Salvador Allende del mapa en Chile, a pesar de ser un mandatario democráticamente elegido, no sé qué puedo hacer por ti.

    Y mira que sólo te estoy citando los ejemplos más descollantes de la política imperialista e injerencista de tu gobierno, las que me vienen ahora mismo a la mente. Que si me pongo a hacerte la lista en detalle, no la salta un chivo.

    Y esto no es lloradera de mi parte. Llanto fue el que derramaron todas las víctimas de la codicia expansionista de los filibusteros modernos en EEUU, que aprovecharon la debilidad de España para avasallarnos a su gusto junto a filipinos, portorros y guamenses, llanto el de los que sufrieron las políticas del complejo militar industrial estadounidense cuando la guerra fría; los que cayeron masacrados en VietNam y aún sufren los efectos del agente naranja (un arma química que hoy le costaría la cabeza al Gobierno de Siria), con el cuento de aplastar el comunismo, para al cabo de medio siglo venir los pancistas de Washington a admitir que se equivocaron al invadir a Viet Nam y reconocer que aquel enemigo luchaba por su tierra, no por una ideología.

    Compadre, eso no es teque de Granma ni la Internacional Comunista. Vaya a la Biblioteca del propio Congreso de EEUU y lea los materiales de archivo; busque en la sección de desclasificados de la CIA. Ahí está todo eso y mucho más.

  • el 19 marzo, 2015 a las 1:34 pm
    Permalink

    Una vez lei, no recuerdo donde, una idea de devolverle la base a los cubanos LIBRES del mundo. Hacer de esa area un nuevo pais y llamarlo Republica de Cuba Libre y su capital Habana Libre.

    Como me gustaria que eso pasara cara’!!

  • el 19 marzo, 2015 a las 11:48 am
    Permalink

    Isidro:

    La edificacion de esa cuna tuvo como materiales la sangre de los patriotas norteamericanos que derrotaron a los ingleses. No me recites el “Manual del Perfecto Idiota Latinoamericano”, que mira que hastqa su autor ha renegado de el. No me vengas con la misma lloradera manida de que nuestros problemas son culpa de los de fuera, que lo unico que ha traido esa filosofia es la degradante conviccion de que deben ser los de afuera los que los resuelvan, sin que se haga nada por parte nuestra. Oscar Arias se refirio a eso en un excelente discurso.

  • el 19 marzo, 2015 a las 11:37 am
    Permalink

    Nada atanasio, que a mi me da por pensar que seria como el país privado de los Castro y de su élite. Tengo una cuñada que desde que salió de High School en Estados Unidos está metida en el Navy y ha estado en la Base, y cuenta que Gitmo de hecho, es un país. Ahí tendrian ellos otro paraíso más, aún mas privado, o quizás en la herencia ya esté asignado de quién va ser. Imagino a Mariela, Alejandro o a Tony disputándose el lugar, olvidate que va ser para lo que propuso Alberto Jones. Espera cualquier cosa.

  • el 19 marzo, 2015 a las 11:13 am
    Permalink

    Mi estimado Isidro, aquí nadie se presta a propiciar agresiones a nuestro país, acuérdate y jamás te olvides de que es NUESTRO también. Las agresiones son hacia un loco-endemoniado que se ha hecho dueño del país y ha enfermado a tres generaciones al punto de hacerles creer que el que despotrique contra El es porque no quiere a la patria.

    Estoy esperando el recuento que empiece desde el 1902 (que de verdad te agradezco como desmenuzas la historia de Cuba, he aprendido mucho), pero te quedas inconcluso del 59 pa’ca. Quiero oir sin que nos dores la píldora, las atrocidades que ha vivido el pueblo cubano bajo la dictadura castrista, que ademas de los “desmanes y los actos de repudios”, hay mas historia, ¿cuándo es que de una vez por todas voy a oírlos hablar del “caracter depredador” de esta familia?, o es que se diferencia an algo a los Duvaliers, o los Somozas?, desenreda la pita entera, que es lo válido.

    Como siempre, Saludos Cordiales.

  • el 19 marzo, 2015 a las 8:11 am
    Permalink

    Estimado Isidro:
    La demostración de cuanto relativismo hay en la historia está en que según su proceso de razonamiento entonces la ex URSS y la China por citar dos ejemplos son países que se han apoderado por la fuerza de territorios de países indefensos (bajo la justificación de liberarles) y deberían llamarse rapiñadores imperialistas. Pero, por lo que sé, nunca en Cuba se les ha llamado así. O un ejemplo fresquecito: Rusia se ha apoderado descaradamente de una parte de Ucrania sin que los izquierdosos del mundo hayan demostrado algún sonrojo.

    Creo, como bien dice jorgealejandro que se deja llevar usted demasiado por su fervor antiimperialista. Lo curioso es que usted vive en un país imperialista(independientemente del color de la bandera).

  • el 19 marzo, 2015 a las 7:40 am
    Permalink

    Jorgealejandro:

    Vamos por partes. Por si no lo has percibido todavía, aquí se habla de la Base Naval de Guantánamo, ¿ok? Que EEUU obtuvo del entonces imberbe gobierno cubano en 1903 por obra del abusivo Tratado de Bases Navales y Carboneras, ¿ok? Mira bien la fecha: 1903. El embargo comienza a tomar forma en 1960, ¿ok? O sea, casi sesenta años más tarde. Entonces ya estamos hablando de dos fechas, dos realidades, aunque si tuviera que vincularlas diría que la ligazón viene dada por el ancestral afán estadounidense de actuar con Cuba como si ésta fuera uno de los 67 condados de la Florida.

    Pero volvamos a la base naval. Aunque no existiera un gobierno declarado socialista en Cuba, todo indica que estaríamos de cara a la misma realidad, ya fueran liberales o socialcristianos los actuales gobernantes de la Isla. ¿O acaso Washington mostró intención de quitar la base durante los gobiernos de Machado, o con la Pentarquía, o con Prío, o con Grau, o Batista? Entonces ¿a qué viene tu reconvención? La base es un vergonzoso legado de la historia de pillaje imperialista con que EEUU salió a la palestra mundial en los albores del siglo XX: ¿O vas a ser tan papista (anticastrista) como para no admitir algo que tus propios gobernantes han tenido que tragarse, junto con la promesa de echar abajo la Doctrina Monroe?

    Ya sé que vives en una cuna de valores democráticos, (para consumo interno, en primer lugar), pero la edificación de esa cuna le costó caro a unos cuantos millones fuera de las fronteras de EEUU, que no tuvieron la suerte de nacer allí, o de hacerse ciudadanos de ese país. No trates de dorar la píldora.

    Y yo no justifico desmanes, ni actos de repudio. Como tampoco puedo justificar a los que en nombre de su derecho a disentir se prestan para propiciar agresiones a su país.

    Ojalá podamos un día emparejar el dominó: Cero persecución a la disidencia ( y respeto para la pluralidad de pensamiento) y ninguna presión externa sobre Cuba. ¿Te sumas?

  • el 19 marzo, 2015 a las 6:57 am
    Permalink

    Estimado Dhaniel:

    Esto pudiera convertirse en una discusión bizantina si entramos en apreciaciones someras, de un lado, o o en apuestas infundadas, por el otro. A mi juicio, Cuba pudiera hoy mismo estar agradeciendo – de corazón y merecidamente – a EEUU, si una vez que España renunció a la Isla se hubiera cumplido al pie de la letra lo acordado por el Congreso estadounidense en la Enmienda Teller. Porque entonces la Isla habría nacido como república totalmente soberana, no como aquella de “afanoso busqué mi bandera y otra he visto en lugar de la mía…”. Los poderes establecidos en el Norte hicieron trampa, y lo hicieron con plena conciencia y en contra de la voluntad expresa de los cubanos que fueron a Washington en representación del Gobierno en Armas (la llamada Comisión de los Cinco), y claro que estuvo en manos de los gobernantes norteamericanos evitarlo, para decirlo por lo claro. Por eso hablo de una deuda con la Cuba soberana.

    Pero además, no sólo lo hicieron con Cuba. Peor salieron los filipinos, a los cuales EEUU engañó diciendo que sus intereses económicos sólo estaban en Cuba, y luego de que sus independentistas libraron batalla tras batalla junto a los rough riders para elliminar cualquier foco de resistencia española, Washington los traicionó, comprando el archipiélago a Madrid (junto con Guam) por ¡20 millones de dólares!

    Dhaniel, eso se llama rapiña imperialista y no hay modo de relativizarla.

    No entiendo además cómo se puede relativizar la realidad de que un país, por obra de su fuerza abrumadora, se imponga a otro incapaz de resistirla.

    Sugiere otro nombre…

  • el 19 marzo, 2015 a las 4:18 am
    Permalink

    Estimado Isidro:
    Cuba, después de los aborígenes, no ha sido jamás soberana. Ha pertenecido a los españoles (y fue próspera por un tiempo), ha pertenecido a los USA (abierta o solapadamente y fue próspera) y hasta el día de hoy pertenece a lo único de “soberano” que hay en el país: Los Soberanos Castro, su dinastía y corte. En este reinado que dura más de medio siglo, Cuba ha sido la soberana querindanga de la URSS. Y por el camino que va terminará siendo de propiedad china. Así que ¿de que soberanía nacional habla usted?

    Por otra parte, creo que Cuba le debe mucho más a los USA de lo que estos podrían deberle a Cuba. Por citar solo un ejemplo: han acogido siempre a la cubanos que la isla odió, rechazó, botó, humilló, etc. Y de la historia, pues ya sabemos que la “Historia” tiene siempre una buena dosis de relativismo y mentiras en función de quien la cuenta o se aprovecha de ella.

  • el 19 marzo, 2015 a las 3:56 am
    Permalink

    Al menos en la base hay agua y electricidad las 24 horas del día. Veremos cuando se la devuelvan a Cuba que hacen con ella

  • el 19 marzo, 2015 a las 1:04 am
    Permalink

    Isidro:

    Para ti no son tan distintas cuando, siempre que te conviene, has justificado los desmanes de los castro y pandilla poniendo de pretexto a los americanos. Hasta a los actos de repudio les tiraste una vez una toallita con la justificación de que algunos opositores justificaban el embargo. Vamos, que a veces tu antinorteamericanismo más que nublarte la vista, te deja ciego.

  • el 18 marzo, 2015 a las 11:14 pm
    Permalink

    Miranda…Miranda, que son dos cosas distintas. Esta es una vieja deuda de EEUU con Cuba como nación soberana, más allá del sistema o gobierno. No dejes que el anti-castrismo te nuble la vista…

  • el 18 marzo, 2015 a las 9:46 pm
    Permalink

    Señor Perry, lo que deben hacer todos uds que defienden la dictadura castrista, es, acabar de elaborar el calendario, y ponerle fecha para que los Castro acaben de devolverle el país entero a los cubanos.

    Ud. Sabe que bajo ninguna ley existe la legalidad de pasarse 56 años sin unas elecciones libres. Creo que nadie deba hablar en defensa de un ladrón como lo ha sido Fidel.

    Es penoso ver que Ud como experto en reformas para el bienestar social, especificamente en housing, experto en coordinar proyectos para familias de bajos recursos, y que no se radique en Cuba de voluntario prestando sus servicios como buen socialista que es. Demuestre con hechos que de verdad le interesa el pueblo cubano, que el país se está desangrando y no por culpa de la Base .

  • el 18 marzo, 2015 a las 9:10 pm
    Permalink

    Si algo positivo tiene la Base Naval de Guantánamo es que sirve de recordatorio perenne al mundo en pleno sobre el carácter depredador con que debutó en la palestra internacional la potencia estadounidense.

    La legalidad occidental – con especial énfasis en los propios EEUU- suele echar mano con harta frecuencia a un recurso denominado en ingles “under duress”, que en buen castellano sería “bajo coacción”. Ante tribunales que tomen en cuenta este recurso, cualquier individuo que haya confesado culpabilidad o delitos bajo coacción – tortura incluida -, queda exonerado una vez que se compruebe esta práctica.

    Visto en retrospectiva, el caso de la base sería representativo de una concesión hecha por Cuba a EEUU bajo coacción. Por ello, correspondería a Washington reconocer su error de antaño y actuar en justicia.

    La mención de este texto a la Enmienda Teller también me parece muy oportuna, ya que se menciona una y otra vez la Enmienda Platt, olvidando que antes de la ocupación militar norteamericana de la Isla, existía otro acuerdo congresional que claramente prescribía: “Los Estados Unidos por la presente rechazan cualquier disposición o intención de ejercer soberanía, jurisdicción o control sobre dicha Isla, excepto para la pacificación de la misma, afirma su determinación de que cuando haya alcanzado estos objetivos dejara el gobierno de la isla a su pueblo.”

    El naciente contubernio entre el aparato militar, el empresariado en busca de oportunidades trasnfronterizas y cierta casta política de EEUU se encargaron de defenestrar a Teller en favor de Platt.

    Hoy seguimos contemplando los resultados de aquella vergonzosa coyunda.

  • el 18 marzo, 2015 a las 8:09 pm
    Permalink

    Y me imagino que la base de lourdes era la causa de los antiguos sobrecumplimientos de papa, leche y…… todo lo demas

  • el 18 marzo, 2015 a las 6:57 pm
    Permalink

    Este es el tipo de artículo manipulador que intenta justificar el desastre cubano con la base de Guantanamo, como si los cubanos fuéramos Estúpidos. para el articulista el hecho de que esté la base destruye loos argumentos de que un cambio de régimen y el respeto total a los derechos humanos es la solución para Cuba, como si la dictadfura asquerosa que sufren los cubanos lo fuera menos , si no existiera la base, o como si las libertades y derechos ciudadanos se violaran solo porque la base está ahí. ¿Pero de dónde salen estos tipos, en qué mundo viven?

  • el 18 marzo, 2015 a las 5:50 pm
    Permalink

    ¿Así que “han visto destruidos sus argumentos? ¿Por qué, porque lo dices tú?

    Ni una, ni diez bases de Guantánamo hacen menos necesario un cambio de régimen, ni tampoco justifican el mil veces más grande número de atropellos, violaciones y secuestro de derechos y libertades de todo tipo que ha cometido la dictadura cubana en más de medio siglo.

  • el 18 marzo, 2015 a las 5:24 pm
    Permalink

    Hablando de devoluciones ahora recuerdo que los Castro tienen también que devolvernos el resto de Cuba. Ellos llegaron al poder utilizando la violencia de las armas y por tanto son ilegítimos gobernantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *