¡Fuego y no para prender un cigarro!

Ahora en dolares. Foto: Progreso Semanal

Por Aurelio Pedroso (Progreso Semanal)

HAVANA TIMES – Ya venía dando tumbos desde hace unos días el rumor de que el cigarro negro (excepto los Criollos, de pésima calidad valga la aclaración) pasaría también en dólares y todo parece indicar que es muy cierto y ha quedado poco margen para suponer que la “bocanada” había sido lanzada con toda intención para conocer en vivo la reacción de la gente fumadora.

Consultadas varias fuentes, todo apunta a la primera variante. En establecimientos habituales ha desaparecido para tenerlos ahora en las tiendas de los hoteles y otros selectos sitios única y exclusivamente en dólares, tarjeta de por medio. Según la cadena vendedora, los precios son de 1 usd la cajetilla en Caracol;  0.98, en Cimex y 1.25 en otra cadena, según empleados consultados.

La prensa nacional tal parece no haberse enterado todavía de las duras críticas de Raúl Castro en su informe central al 8vo. Congreso y no se ha tomado el trabajo de desmentir, aclarar o confirmar qué es lo que se está tramando o peor, lo que ha ocurrido, si es que estamos ante una bola fabricada en laboratorio enemigo con picadura subversiva u otro disparate más de alguien con poder para ordenar y de paso, hacerle al favor al imperio, de dibujar más engorroso el día o la noche e invitarnos a alterarnos o preocuparnos un poco más.

Para evitar malos entendidos en algunos iluminados patriotas, debo puntualizar que para nada soy una excepción por el hecho de haber participado como soldado en dos guerras (Angola y Etiopía) y en cualquier cantidad de campañas azucareras o militares y nunca nos faltó el cigarro.

A los no fumadores, a los declarados enemigos de ese mal habito tan habitual en el cubano, la noticia pudiera representarle hasta un mensaje de felicitación y hacerles exclamar un fervoroso Viva Cuba libre… de humo.

¿Habrá ido a nuestro Parlamento decisión tan antipopular? ¿En qué momento fue la consulta que no logré enterarme? ¿Tendremos diputados fumadores que nos representen?

Un problema más; un problema menos, pensarán unos y otros. Igual conclusión que la del gusano y el pájaro al determinar el color de la hoja de la Yagruma y que tal vez ambos tenían razón porque, según se mire, será la evaluación.

Y quisiera dejar constancia de que conozco bien la diferencia ($) entre un Habano Cohiba o Montecristo hechos pacientemente a mano y un simple cigarro H. Upmann salido a toda velocidad de una máquina, por ejemplo.

Como reza el tango, ahora en versión libre, “no fumando, espero”.

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *