Fórmulas para la ayuda mutua entre Cubanos

Por Alberto N Jones

Foto: Caridad

HAVANA TIMES, 17 feb. — El momento ha llegado para que el pueblo Cubano y sus instituciones, elaboren un enfoque distinto, que les permita atraer más inversiones y desarrollo a nuestra isla, permitiéndoles sacudirse del asfixiante yugo que ha significado el embargo/bloqueo durante más de medio siglo.

Las propuestas contenidas en el plan para el desarrollo del trabajo por cuenta propia en Cuba sugiere, que de ofrecérseles la oportunidad para participar a Cubanos-Americanos y Cubanos radicados en otras partes del mundo sin vínculos con actividades violentas en contra de su país, estos podrían imprimirle un notable impulso a la formación de Empresas Mixtas (51/49%), lo cual podría significar para el país, el ingreso de cientos de millones de dólares, la creación de miles de empleos, la reducción de la corrupción, desviación y el derroche de recursos materiales.

Cuba pudiera, además, ofrecerle a los Cubanos residentes en el exterior y a los procedentes de otras nacionalidades, sin un pasado violento, la posibilidad de arrendar por 50 años, lotes de terreno de 100 x 100 pies para construir sus viviendas en áreas modestas, media y de lujo a lo largo del país, donde 500,000 o más familias podrían encontrar un ambiente sano, económico  y seguro, capaz de generar miles de millones de dólares, la creación de miles de empleos y un marcado fortalecimiento de nuestros lazos internacionales.

Cuba podría igualmente ofrecer a cada país en el mundo, la oportunidad de participar en la formación de Empresas Mixtas (51/49%) con la Industria Turística, Aeronáutica, Ferrocarril, Electricidad, Química, Biotecnología, Agricultura, Construcción, Minería, Puertos, Pesca, Comercio Mayorista, Transporte Público, Banca, Marina Mercante, Industria Ligera y Pesada etc., cuyo valor pudiera ascender a millón de millones de dólares, suprimiendo definitivamente las aspiraciones foráneas de apropiarse de los  bienes y recursos de nuestro país.

Foto: Caridad

La urgente necesidad de Cuba para adquirir miles de camiones, automóviles, equipos de construcción, ómnibus, maquinaria agrícola etc., le permitiría al país adquirir a precios de costo de cientos de distribuidores de equipos de uso en magníficas condiciones en la Florida sin posibilidades de venta ahora o en el futuro, librándolos de la bancarrota y mejorando la economía local mediante la infusión de billones de dólares en su economía.

Debemos añadir a ese listado de pedidos, la existencia de decenas de aeronaves sin futuro de venta o cientos de ferries y cargueros pudriéndose en ríos y lagos sin salida o la adquisición de cada material escolar o de oficina, equipos y suministros médicos, material eléctrico e hidráulico, muebles, equipos del hogar, computadoras, televisores y millones de piezas de repuestos automotor, vaciando cuantos almacenes y centros de distribución existan en este estado y más allá.

¿Qué gobierno local, estatal o federal podría oponerse a la inyección de millones de dólares en su economía, la preservación de la quiebra de cientos de empresas,  la estabilización laboral y la reducción del índice de desempleo, fundamentando  las  razones del  presidente Barack Obama al afirmar su disposición de hablar con cualquiera, en cualquier lugar y a cualquier hora con el fin de  desarrollar la economía del país?

Foto: Caridad

Estas mismas razones determinan que la Isla no pueda continuar graduando a miles de profesionales en todas las ramas del saber, para verlos marchar al exterior y ofrecer sus conocimientos al mejor postor, debido a la falta de recursos, bajos salarios o falta de desarrollo técnico en nuestro país.

¿Por qué no estimular el regreso a la patria de todos los que partieron?  ¿Por qué no permitir que todos viajen libremente a donde quieran?  ¿Por qué no remunerar adecuadamente a cada uno de acuerdo con su nivel?  ¿Por qué no utilizar este enorme influjo de recursos económicos para eliminar cuantas deudas haya acumulado el país?  ¿Por qué no compartir una parte de estos ingresos con cada cubano residente en el país, que ha demostrado su lealtad y patriotismo durante largos años de penurias?

La enorme cantidad de recursos económicos que este proyecto pondría a disposición de Cuba, combinado con decenas de miles de graduados de nivel superior, llevaría a un final abrupto años de amenazas, necesidades y sufrimientos, transformando a Cuba para América Latina y el Caribe, en lo que Singapur y Malasia es para Asia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *