Fidel y el derecho a ser Marxistas-Leninistas

Fidel Castro.  Foto/archivo: Alex Castro
Fidel Castro. Foto/archivo: Alex Castro

HAVANA TIMES — Casi cada vez que el presidente Raúl Castro está en el exterior su hermano mayor, Fidel, sale del silencio como para dejarnos saber que la casa no esta sola.

Mientras en Moscú se conmemora el 70 aniversario de la victoria sobre el fascismo alemán con Raúl presente, hoy Fidel expresa su “profunda admiración por el heroico pueblo soviético que prestó a la humanidad un colosal servicio”, con un artículo puesto en la primera página de los diarios cubanos y de primera lectura en el noticiero nacional de la TV cubana.

Nuestro derecho a ser Marxistas-Leninistas

Fidel Castro Ruz

Pasado mañana, 9 de mayo, se conmemorará el 70 aniversario de la Gran Guerra Patria. Dada la diferencia de hora, cuando elaboro estas líneas, los soldados y oficiales del Ejército de la Federación de Rusia llenos de orgullo, estarán ejercitando en la Plaza Roja de Moscú con los rápidos y marciales pasos que los caracterizan.

Lenin fue un genial estratega revolucionario que no vaciló en asumir las ideas de Marx y llevarlas a cabo en un país inmenso y solo en parte industrializado, cuyo partido proletario se convirtió en el más radical y audaz del planeta tras la mayor matanza que el capitalismo había promovido en el mundo, donde por primera vez los tanques, las armas automáticas, la aviación y los gases asfixiantes hicieron su aparición en las guerras, y hasta un famoso cañón capaz de lanzar un pesado proyectil a más de cien kilómetros hizo constar su participación en la sangrienta contienda.

De aquella matanza surgió la Liga de las Naciones, una institución que debía preservar la paz y no logró siquiera impedir el avance acelerado del colonialismo en África, gran parte de Asia, Oceanía, el Caribe, Canadá, y un grosero neocolonialismo en América Latina.

Apenas 20 años después, otra espantosa guerra mundial se desató en Europa, cuyo preámbulo fue la Guerra Civil en España, iniciada en 1936. Tras la aplastante derrota nazi, las naciones cifraron sus esperanzas en la Organización de las Naciones Unidas, que se esfuerza por crear la cooperación que ponga fin a las agresiones y las guerras, donde los países puedan preservar la paz, el desarrollo y la cooperación pacífica de los Estados grandes y pequeños, ricos o pobres del planeta.

Millones de científicos podrían, entre otras tareas, incrementar las posibilidades de supervivencia de la especie humana, ya amenazada con la escasez de agua y alimentos para miles de millones de personas en un breve lapso de tiempo.

Somos ya 7 300 millones los habitantes en el planeta. En el año 1800 solo había 978 millones; esta cifra se elevó a 6 070 millones en el año 2000; y en el 2050, según cálculos conservadores, habrá 10 mil millones.

Desde luego, apenas se menciona que a Europa Occidental arriban embarcaciones repletas de emigrantes que se transportan en cualquier objeto que flote, un río de emigrantes africanos, del continente colonizado por los europeos durante cientos de años.

Hace 23 años, en una Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo expresé: “Una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida: el hombre.” No sabía entonces sin embargo cuan cerca estábamos de ello.

Al conmemorarse el 70 aniversario de la Gran Guerra Patria, deseo hacer constar nuestra profunda admiración por el heroico pueblo soviético que prestó a la humanidad un colosal servicio.

Hoy es posible la sólida alianza entre los pueblos de la Federación Rusa y el Estado de más rápido avance económico del mundo: la República Popular China; ambos países con su estrecha cooperación, su avanzada ciencia y sus poderosos ejércitos y valientes soldados constituyen un escudo poderoso de la paz y la seguridad mundial, a fin de que la vida de nuestra especie pueda preservarse.

La salud física y mental, y el espíritu de solidaridad son normas que deben prevalecer, o el destino del ser humano, este que conocemos, se perderá para siempre.

Los 27 millones de soviéticos que murieron en la Gran Guerra Patria, lo hicieron también por la humanidad y por el derecho a pensar y a ser socialistas, ser marxistas-leninistas, ser comunistas, y a salir de la prehistoria.


29 thoughts on “Fidel y el derecho a ser Marxistas-Leninistas

  • el 15 mayo, 2015 a las 9:13 am
    Permalink

    Fidel Castro es un tipo malvado y cínico; por eso defiende públicamente una ideología que justifica su tiranía totalitaria.
    Los cien millones de muertos, y los millardos de esclavos del comunismo le importan un rábano.

  • el 11 mayo, 2015 a las 4:56 pm
    Permalink

    Compadre Fidel se dedicó a las estadisticas y nunca se ocupó de su pueblo. Que me importa que hayan 7300 millones, si a 11 millones el los tiene explotado.

  • el 11 mayo, 2015 a las 12:47 pm
    Permalink

    Pero este comunismo “imposible” está muy lejos de realizarse. Marx no se hacía ninguna ilusión. Lo explicaba a los blanquistas franceses en el exilio, que se la pasaban en una eterna riña acerca de la lejanía o cercanía de su realización. Ante estos partidarios siempre oliendo una conspiración, un golpe de mano que acelerara la situación, nuestro barbudo hablaba siempre de las “condiciones ineluctables” que había que esperar pacientemente, razón sine qua non imposible de hablar de revolución proletaria.

    Cordialmente.

  • el 11 mayo, 2015 a las 12:35 pm
    Permalink

    Julio de la Yncera, dice con un teclado americano donde es dificil poner los acentos y la “eñe”: “Al, enséñame un sistema de socialismo real que exista y que funcione?
    Corea del Norte? :-)

    Julio, tu lo has dicho : socialismo real. Y agrego : 100%¨capitalista. Repito: aparte de los dos meses de la Comuna de Paris y los cuatro años de la Revolucion de Octubre en una resistencia encarnizada, dirigida por Lenin y Trotsky, en al mundo jamas ha existido socialismo. Regimenes como el de la Rusia estalinista, o la China maoista, o norcoreana o cubana no son sino caricaturas siniestras, purulentas de la concepcion marxista del socialismo revolucionario.

  • el 11 mayo, 2015 a las 12:19 pm
    Permalink

    Al, disculpa si te confundí pero releo lo escrito y para nada asocio a Stalin con el crimen de los Romanov.
    Supongo que cuando dices que los bolcheviques asumieron el ASESINATO es porque lo hicieron.
    Los Bolcheviques tenían prisioneros a la familia y agentes de la naciente Cheka los custodiaban, la orden de fusilarlos salió de Moscú, casualmente uno de los involucrados fue Grigori Zinóviev y ese sí fue sentenciado a muerte y fusilado en las purgas de Stalin de los años 30.
    Con relación a Alexei Nikoláyevich Románov solo tenía 13 años, lo cargaba su padre cuando fueron ASESINADOS. Para mi 13 años es un niño, para ti un adolescente. En cualquier caso fue un crimen.
    Así vino al mundo el socialismo real, chorreando sangre inocente. Del carácter ruso te dejo esta reflexión de nuestro Apóstol en 1889 y opino que, como mucho de su pensamiento tiene vigencia:
    “El ruso renovará. Es niño patriarcal, piedra con sangre, ingenuo, sublime. Trae alas de sangre y garras de piedra. Sabe amar y matar. Es un castillo, con barbas en las almenas y sierpes en los tajos, que tiene adentro una paloma. Debajo del frac, lleva la armadura. Si come, es banquete; si bebe, cuba; si baila, torbellino; si monta, avalancha; si goza, frenesí; si manda, sátrapa; si sirve, perro; si ama, puñal y alfombra. La creación animal se refleja en el ojo ruso con limpidez matutina, como si acabase de tallar la naturaleza al hombre en el lobo y en el león, y a la mujer en la zorra y la gacela.”
    Saludos

    Bueno, vamos por partes; primero, en el primer enunciado no distingues a un Stalin y su programa de aniquilación de la vieja guardia bolchevique con los “crímenes” (fijate que lo pongo entre comillas) de los bolcheviques durante la guerra civil; aunque te doy la ventaja de la duda porque no mencionas a Cronstadt que fue una “tragedia necesaria”, como podrás leer en este enlace donde se trata en parte el tema: https://havanatimesenespanol.org/?p=91165.

    Pero volviendo a los Rumanov, fue una ejecución llena de torpezas empujada por el temor que tenían los bolcheviques de que los ejércitos blancos rescataran a Rumanov y lo convirtieran en un estandarte o motivo para la contrarrevolución, sin mencionar el uso que de los zares hubiesen podido hacer los ejércitos beligerantes de los grandes países de la época, Inglaterra, Francia, Alemania, contra la Revolución de Octubre. Te doy otro enlace: http://jadonceld.blogspot.fr/2012/08/la-muerte-de-los-zares-de-rusia-nicolas.html Alli se dice que “las cosas no se hicieron bien”, y fue hasta tragicómica toda la historia de enterrar o desaparecer los cadáveres del Zar y su familia.
    Los Rumanov hambrearon al pueblo ruso; lo masacraron en la revolución democrática de 1905; lo enviaron a guerras por puro orgullo patriarcal; aniquilaron, torturaron y exiliaron a muchos opositores; en fin, quién, en su sano juicio, puede sentir compasión por ellos, así como por Marie Antoinette o Luis Catorce?

    No en balde la Iglesia cristiana ortodoxa que reina y señorea actualmente en la Rusia de Putin patentiza su muerte de la siguiente manera: “El último monarca ortodoxo ruso y los miembros de su familia se nos presentan como personas que buscaron con sinceridad encarnar en su propia vida las profesiones del Evangelio. En los sufrimientos que soportó con paciencia y resignación, la familia del zar desde su detención y su muerte como mártir en Ekaterimburgo (en los Urales), el 17 de julio de 1918, brilla la luz todopoderosa de la fe de Cristo”.

    Zinoviev? El autodidacta Grigori Zinoviev fue un gran revolucionario, un gran teórico que escribió con Lenin entre 1914 y 1917 un enorme libro llamado “A contra-corriente”. Pero en esa época de los años 20′, de flujo y reflujo del movimiento obrero, cualquiera, incluso Trotsky, pudo haberse desorientado… Oscuridades que se pagaron bien caras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *