Fidel, Chávez y las comparaciones

Janis Hernandez

Fidel Castro y Hugo Chávez. Foto: Estudios Revolución.

HAVANA TIMES — Las comparaciones nunca son muy éticas. Es de mal gusto la confrontación de hechos, períodos o personas. A menos que las diferencias sean pronunciadamente extremas, y exprofeso se platee lo igual y lo diferente.

Sin embargo, por estos días que han sido tan difundida por los medios de comunicación, todas las jornadas vinculadas a los homenajes y las exequias del desaparecido Presidente de Venezuela Hugo Chávez, he oído más de un balance entre el líder latinoamericano y su ex homólogo y amigo Fidel Castro.

Creo que las mismas han sido con ingenuas intenciones y con motivaciones diversas. Por ejemplo, alguna de las opiniones escuchadas (sobre todo de los más viejos), llevaban implícita una dosis de queja, por no hacer un mayor reconocimiento a la influencia de Castro en el pensamiento y accionar político de Chávez, al que muchos consideran un discípulo del veterano mandatario.

Otros apuntaban por su parte que el adalid bolivariano tuvo mayores posibilidades reales de poder llevar a cabo grandes proyectos sociales. Que al ser Venezuela un país rico en recursos y no ser víctima de un bloqueo económico, las tenía más fácil a la hora de lograr satisfacer las necesidades de la población, sobre todo de los más desposeído.

Acotaban también, que a uno le tocó vivir una etapa histórica, donde estaban creadas las condiciones de madures política de los pueblos. Y que además el uso de los medios a escala internacional podía palear las campañas mediática de los detractores y opositores. Lo que Castro no tuvo durante muchos años.

Algunos recalcaban, que sin la ayuda de los profesionales cubanos en tema de educación, salud, deporte y cultura, no se habrían obtenido tantos resultados notables en la sociedad venezolana.

Y hubo quienes con algo de recelo, les parecía muy chovinista de los hermanos venezolanos adjudicarle a su líder, ser el precursor de la integración latinoamericana desde Bolívar. Desluciendo un poco nombres como los de Martí, el Che, Allende o el mismo Fidel.

Pero en estas charlas no todos los juicios eran tan positivos, como para considerar quien de los dos hizo más y mejor. Se manejaron comparaciones que alababan el tino de Chávez de construir un socialismo incluyente, donde la religión no fue escamoteada por la política.

Mientras que su mentor, sí arremetió contra las creencias, durante varios años, hasta que se lo replanteara, hace tan solo unas décadas atrás.

Las diferencias refirieron también, que la democracia en Venezuela es indiscutible, en tanto y cuanto, todo se hace de forma constitucional y con la aprobación popular.

Mientras que en Cuba, con su método eleccionario tan “suis generis”, se hace un poco discutible el acceso y la permanencia en el poder.

Hay quienes elogiaban en Chávez, que no reprimió (al menos no consta) a su oposición. Mientras que en su amigo y consejero, pesan incluso supuestas ejecuciones (y tampoco constan).

Con todos estos sentires, asiento en algunos, discrepo con otros. Y les confieso no se me habría ocurrido establecer estos cotejos. Solo llamaron mi atención, esos distintos estados de opinión y quise compartirlos con los lectores.

 

One thought on “Fidel, Chávez y las comparaciones

  • “Mientras que en su amigo y consejero, pesan incluso supuestas ejecuciones (y tampoco constan)”. Asombroso, “no constan”, centenares de testimonios no cuentan para nada. Todo es invento de la CIA o de la CNN. Al verdugo si hay que creerle cuando dice que él no hizo nada, y las víctimas que se metan el deíto… porque, a ver si adivinan, son “mercenarios del imperio”. Los que comentamos aquí si tenemos acceso a información y a Internet, así que deberían dejar de tratar de faltarle el respeto a los lectores con artículos de esta índole. Una cosa es opinión, y otra, propaganda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *