Fidel Castro vs autogestión socialista

Por Moustafa Hamze Guilart*

Fidel Castro en Chile

HAVANA TIMES — Ahora los que ostentan el poder en Cuba y sus “ideólogos” intentan incorporar a su narrativa de socialismo estalinista castrista el concepto de Socialismo Participativo y Democrático.

Esos personajes no tienen en cuenta que para asumir el Socialismo Participativo y Democrático tienen que existir premisas indispensables como son la democratización económica y política de Cuba, libertad de expresión, asociación, y actividad económica;  legalización de los partidos políticos de oposición y de la sociedad civil independiente, una nueva ley electoral y la convocatoria a una asamblea constituyente para debatir, consensuar y aprobar una constitución democrática, entre otras.

El Socialismo Participativo y Democrático no se pretende un modelo político\económico\social\cultural a imponer, sino resultado futuro de una sociedad libre en democracia plena, que combine las formas de democracia  representativa con la directa, municipalice los poderes y disminuya el estado central a su mínima expresión necesaria y en lo económico sea capaz de desarrollar formas de producción que necesariamente partirán del  liberalismo para ir generando componentes de la autogestión socialista, desde las sociedades por acciones, las cooperativas, las mutuales, las empresas autogestionadas bajo control de sus trabajadores, los negocios privados individuales autónomos y demás formas de trabajo libre.

Nada más ni nada menos que el desarrollo libre de toda traba, de las formas de trabajo libre, privadas o asociadas de carácter autogestionadas, que naturalmente viene generando el capitalismo más libre y democrático, desde su propio seno. Tal y como lo explicó Karl Marx en el Cap. XXVII, del III Tomo del Capital, al abordar el papel del crédito en el capitalismo.

La integración de todas esas formas democráticas de autogobierno y esas formas libres de trabajo, privado y asociado, autogestionados, constituirán la autogestión socialista, piedra angular del SPD. De manera que no es posible entender el socialismo marxista y en particular el Socialismo Participativo y Democrático, sin entender sus bases, cuya piedra angular que son las formas de autogestión de los trabajadores libres, privados o asociados.

Para su mejor comprensión, el trabajo libre autogestionario es la comida del socialismo y el liberalismo económico del capitalismo, la salsa que ayuda a digerirlo.

En contraposición, los criterios de  Fidel Castro sobre la autogestión socialista expresados en Chile en su viaje de promoción de su modelo de “socialismo estalinista castrista” el 29 de noviembre de 1971, que a la postre contribuyó al golpe de estado contra Allende, consideran la autogestión de los trabajadores  como una forma capitalista que generaría individualismo y egoísmo.

He aquí un resumen de aquella versión:

ELMUS CHAD.-Ningún joven demócrata cristiano tampoco está de acuerdo con que hayan muerto pobladores en Puerto Montt (ABUCHEOS).

Comandante Castro: a la juventud demócrata cristiana de la Universidad Técnica del Estado le interesa vuestra opinión sobre un tema bastante especifico.  Para resolver el dilema trabajo-capital, explotadores y explotados —como decía el Comandante—, la república yugoslava ha instituido un régimen de autogestión obrera donde trabajo y capital se unen en una sola mano: la de los trabajadores.

Queremos saber, Comandante, si usted comparte la tesis china que coloca a la autogestión obrera como una forma de capitalismo…

CMDTE. FIDEL CASTRO – Bueno, yo no sé cómo será la forma china. Yo te digo la cubana. Fíjate bien: nosotros tenemos ideas muy claras sobre eso. Yo he estado hablando ampliamente… Yo no conozco ninguna fábrica china en que la fábrica sea propiedad de los obreros que trabajan en esa fábrica china. No conozco ninguna. Son propiedad de todos los obreros de China, según yo conozco.

Nosotros hemos estado hablando de los sistemas sociales, los sistemas de propiedad. Nosotros no queremos crear egoísmos en el seno del pueblo. Nosotros no queremos crear privilegios en el seno del pueblo. Nosotros no queremos corromper a la clase obrera.

Nosotros nunca hemos aplicado ese principio. No sé si alguien lo ha aplicado por ahí. Pero yo digo qué es lo que nosotros hacemos y por qué. Todo el mundo sabe que todas las fábricas no tienen los mismos niveles tecnológicos, que unas tienen una tecnología muy avanzada y una productividad muy alta. Todos saben que no todos trabajan en las fábricas. En las escuelas trabajan los maestros, en la enseñanza de nivel medio trabajan los profesores, en las universidades trabajan los profesores y los estudiantes y los empleados de esas universidades, que no producen bienes materiales, que producen bienes espirituales.

Como nosotros explicábamos, en Cuba sólo en salud y educación trabajan 300 000 personas, pero también decenas de miles de cubanos tienen que estar con las armas en la mano defendiendo la patria.  No producen bienes materiales y tienen que gastar, tienen que prepararse para el combate, tienen que prepararse para defender el país.  No están produciendo bienes materiales. En nuestro país están los niños, que necesitan atención, que necesitan centros de recreación. El país necesita desarrollo, necesita recursos, necesita inversiones. Están todos los trabajadores del país.  En nuestros países subdesarrollados desgraciadamente solo una pequeña parte trabaja en la producción de bienes materiales.

Respondiendo a esa pregunta, le digo que es maquiavélico, es diabólico, es de una demagogia criminal en cualquier sociedad tratar de introducir en los obreros esas ambiciones, esas corrupciones. Es demagógico y es criminal hablar de regalarles las fábricas a los obreros. Es convertir en pobres a los que están haciendo utilísimos servicios a la patria, aunque no estén trabajando en bienes materiales.

¿Y los enfermos? ¿Y los hospitales? ¿Y los niños? ¿Y las escuelas? ¿Y los jubilados? ¿Y los ancianos? ¿Y los que defienden la patria? ¿Y todos los que tienen que prestar servicios que no se traducen en la producción de bienes materiales y que no tienen fábricas?

¿Vamos a cambiar el esqueleto burgués por otro esqueleto tan burgués como el otro? ¿Vamos a trabajar mediante procedimientos fiscales, impuestos, luchas?  ¿Sustituir las clases históricas por clases artificiales y tener obreros ricos y obreros pobres, y trabajadores que porque no trabajan con las máquinas no tendrían nada? ¿O vamos a introducir el mercantilismo en las escuelas, y cobrarlas, en las universidades?

No hablen de regímenes de impuestos, que en el fondo todo eso es una mentira.

Y puesto que me hicieron la pregunta sobre esta cuestión, digo con toda claridad que es maquiavélico, que es diabólico, que es irresponsable, que es criminal cualquiera que en nuestra patria —o, a nuestro juicio, en cualquier parte— se le ocurriera semejante locura.

Fin de lo expresado por Fidel Castro al respecto.

Considerando lo expresado por el máximo ideólogo en vida y el actual ideólogo espiritual del “socialismo estalinista castrista” y las premisas expresadas al inicio del presente artículo, pretender adueñarse del concepto de Socialismo Participativo y Democrático es un intento banal de caricaturizarlo y de convertirlo en consigna de los nuevos mandantes cubanos para entretener a los cubanos con vistas mantenerse en el poder indefinidamente.

*Desde Sao Paolo, Brasil

13 thoughts on “Fidel Castro vs autogestión socialista

  • Tus comentarios al presente artículo y al de Pedro Campos al respecto han sido de un gran aporte, por un lado me sugeriste que publicara mi anterior artículo sobre la autogestión, el cual siguiendo tu orientación fue publicado en Cuba Encuentro, además por tus críticas, a esa edición de CE le hice algunas precisiones para un mejor entendimiento.

  • // “Socialismo” o “socialismo” //

    Interesante ver este minienfrentamiento de “socialismos” en este escrito. Y muy curiosa la forma de exposición de ambas partes. Siempre con los dos componentes básicos, en ambas partes: 1. “El otro es malo, el otro es malo, el otro es malo”. 2. “El mío es…, bueno… , no como el otro…, porque el mío es…, bueno… no es malo como el otro, no es malo como el otro”. (Y, cierto, FC usa su usual demagogia simplona, *que puede sostenerse solo si no existe posibilidad de réplica razonada y clara*, diciendo que las personas que producen servicios serían pobres si los demás ganan en proporción a lo que producen.)

    Son los usuales discursos políticos que dejan a la imaginación del oyente todo lo más posible. Luego se espera que el oyente crea que “ése piensa como yo” (claro, si ¡el oyente terminóo de formar ambas partes en su mente y las hizo coincidir!).

    Pero, para intercambiar ideas y ayudar a desarrollarlas, apoyarlas o rechazarlas con base, hay que tener datos datos, mínimamente, claros y completos.

  • la historia no absolvera ninguno de los disparates comandantisimos, todos sin excepcion seran condenados. ya vendra nuestro Jurschov, que un pleno del partido nombro todos los crimenes de Stalin y como tal ha quedado para la historia, como lo que realmente fue, un ASESINO. Tampoco escapara el comandante con tantos fusilados que tiene a sus espaldas.

  • Muy lamentable haber sido dirigidos por un ególatra que se montó un sistema unipersonal y reprimió toda sensatez política y económica. La lección definitiva es que ningún “mesías” libera ningún pueblo sino que lo domina y somete a su antojo y mediante las múltiples formas de represión.
    El desastre de Fidel Castro quedará en la historia como una de las tiranías más arbitrarias de la historia.

  • Creo que su apasionamiento le hace ver Socialismo alli donde el capitalismo se renova. En todo eso que usted saca a relucir hay capitalismo por donde quiera que se mire, motivacion capitalista, ganancias capitalistas, pensamiento e ideosincracia capitalista, trabajadores capitalistas. Por que tanto interes en disfrazar el capitalismo? , no es mejor verlo tal y como es y aceptarlo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *