Fidel Castro o Guarapo añejo de 90

Por Martín Guevara

Eusebio Leal.
Eusebio Leal.  Foto: Raquel Pérez Díaz

HAVANA TIMES — Eusebio Leal, jefe de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, a causa según fuentes oficiales de una enfermedad es relevado en el cargo, y de su puesto al frente del Imperio formado por el conglomerado de empresas Habaguanex. Pero no lo relevan ni vicepresidentes, ni encargados, ni ninguno de los gerentes de las diferentes ramas de la compañía, sino las Fuerzas Armadas Revolucionarios (FAR).

Aunque lo preocupante en realidad sea que ni por la oficina de Leal, ni por las FAR, jamás mereció la mínima atención esa Habana Vieja habitada por vecinos reptantes entre escalones desechos, columnas a punto de desplomarse, sostenes para techos agujereados improvisados de madera, sinuosamente moviéndose para alcanzar la puerta desconchada de un baño pestilente, sin un solo sanitario que funcione, ni una tubería que ose transportar agua por su garganta hasta los restos de grifos y duchas.

La Habana de cuerpos que sortean a saltos los pozos callejeros y en rodeos las montañas de escombros de la acera, en tanto sólo se preocuparon por embellecer la parte más lucrativa de La Habana Vieja para disfrute de turistas, empresarios y famosos modistos que viven a miles de kilómetros de sus paredes.

Aún así, cabe decir que es una barrabasada que uno de los escasísimos emprendimientos que se llevaron a cabo con buen gusto y criterio como el que demostró Leal y su equipo, pase a ser administrado por gestores de tan escaso éxito financiero, comercial y estético como las Fuerzas Armadas.

Pero este acontecimiento puntual no es ni remotamente lo más comentado en la isla, por una parte porque de ello no se deriva debate alguno en los medios, ni se informa de los verdaderos entresijos, y porque la atención toda está puesta en los noventa años que próximamente a mediados de Agosto, cumplirá el líder histórico y máximo dirigente de la revolución cubana, Fidel Castro.

Una longeva vida en un deteriorado cuerpo, estirada con toda suerte de onerosos tratamientos, eminencias médicas internacionales, por supuesto de países capitalistas como España, vida de la cual, bastante más de la mitad ha sido un paradigma del poder absoluto universal, permaneciendo en lo alto del sistema de jerarquía vertical nepótico, casi monárquico, que él mismo estableció en la isla otrora llamada la Perla del Caribe y hoy más conocida como “la Bisutería perdida”.

Caricatura Fidel y RaulCastro. http://baracuteycubano.blogspot.com
Caricatura Fidel y RaulCastro. http://baracuteycubano.blogspot.com

En estos días de campaña electoral en EEUU gran parte de la opinión pública se alarma con razón con las declaraciones poco elegantes y democráticas de algún candidato, o frente a cualquier mandatario del mundo que esgrima argumentos de corte poco tolerante, decisiones no suficientemente consensuadas con la oposición y la población para llevar a cabo sus ideas o caprichos.

Sin embargo buena parte de esa masa crítica ni siquiera se inmuta ante el más de medio siglo de políticas de despropósitos y abusos de poder a base de “dictados” y “lineamientos” del Comandante. He ahí el mayor éxito de las barbas y el verde olivo.

Las fosas sépticas no se encuentran en exclusiva en el capitalismo desprovisto de sensibilidad social, ni en el comunismo enemigo de toda diferencia, distinción, cualidad o ambición personal, sino que se halla allí donde el fuerte hedor lo evidencia.

Nueve décadas cumplirá próximamente, quien para los adeptos que aún continúan con la voluntad secuestrada por esa suerte de Síndrome de Estocolmo colectivo, es Fifo, el Caballo o el Comandante; y quien para los detractores que han tenido la fortuna de poder enterarse de que pasaron medio siglo padeciéndolo, es Cara de Coco, Guarapo, Esteban, Bola de Churre.

El Aliñao o Ciruelón, es una bebida de las provincias orientales de Cuba, así como el prú. El “Aliñao” se elabora con licores y maceración de frutas no cítricas, grosellas, ciruelas, trozos de piña. Según la tradición el Aliñao se empieza a preparar cuando una mujer está encinta, se hunde bajo la tierra, y cuando la mujer da a luz se bebe y se celebra con algunas botellas de lo enterrado, otras botellas se dejan los años que sea necesario hasta que haya una quinceañera en la familia, e incluso se deja una parte más para cuando toque el turno de casarse.

Guarapo se ha vuelto viejo como un Aliñao sustancioso que hubiese pasado por nacimientos, quinces, bodas y hasta sepelios. Aunque según la tradición, el Aliñao es un eficaz donante de buena suerte, por ende, aunque el comandante sea oriental,  se recomienda no llamarle Aliñao sino: “Guarapo añejo”.

Por favor afines, afectos, secuaces, simpatizantes y obsecuentes, no pierdan la dignidad.

Dejen que le canten cumpleaños feliz solamente su familia y aquellos guatacones a quienes él hizo inmensamente poderosos y hoy se hacen ricos, a cambio de la sempiterna adulación zalamera.

Y que soplen noventa velas de cera sobre la tarta, y también una inmensa vela desplegada sobre el palo mayor de una nave que ponga la proa a Lontananza, más allá de Finisterre, y que soplen fuerte, que no dejen de soplar.

8 thoughts on “Fidel Castro o Guarapo añejo de 90

  • Traspasar, lo que sea, a manos de militares, con lo tosco y zotes que son, ya sabemos lo que ocurrirá.
    Leal , a pesar de su abyección, hay que reconocerle, que algo hizo por salvar La Habana, de la ruina total, la hermosa ciudad se habría quedado sin memorias, sin su concurso, o …sería toda ella, otro ALAMAR, esos cajones, con alguna tarja en metal ( sin especificar cuál) explicando, “Aquí estuvo el convento de las clarisas” o “Esta fue la primera sede de la real y pontificia universidad de San Jerónimo de La Habana”

  • Realmente yo como habanero de pura cepa, me duele ver en que se ha convertido mi ciudad, en una ciudad de transito y avenir a buscarla de todas partes y tambien a joderla, hemos perdido identidad, habaneros en la habana quedamos pocos, que se hara por el 500 aniversario de nuestra ciudad, quienes son las principales autoridades de nuestra ciudad, al parecer ninguna es habanera, nos despreciean, no quieren habaneros que controlen su propia ciudad.De que maravilla estamos hablando.

  • Comandante repugnante.

  • Lo más bonito es que cuando lees sus “pensamiento”( los de guarapo), son una sarta de sentido común, propio de cualquier hijo de vecino.El culto a la personalidad embrutece a la población.
    Por otra parte el cambio de Eusebio a los militares es peor.Los consorcios militares no logran hacer eficiente nada de lo que tocan, desde el turismo ha la construcción y eso que utilizan fuerza de trabajo pagada de manera paupérrima y con reglamentos militares en sus empresas para los civiles.En fin, un paso hacia atrás parece ser la consigna del momento.

  • Martin: Cuba es un pedacoto de tierra,solo eso.Ya el boom de la “Revolucion Liberadora” paso hace rato y al perder la condicion de “avanzada del Comunismo Internacional” en la Guerra Fria,por retiro de los patrocinadores,cuba vuelve a lo que siempre fue y siempre debio haber sido : una islita,sumida en sus problemas y con algunos paisajes bonitos…..nada mas.

  • Pusieron a las fuerzas armadas porque Eusebio Leal se enfermó. Jajaja, ya mismo estamos oyendo que le vendieron la catedral a los árabes para que hagan una mezquita.

  • Los hoteles y la red de gastronomia van a las manos del yerno de Raul Castro, el general Lopez Callejas y los museos al ministerio de cultura. Toda las fuentes de divisa en el pais administrada por las FAR. Esa es la logica de toda dictadura, poner a los militares en contacto con las fuentes divisas para que se entretengan robando a cambio de fidelidad. Esa estupenda estrategia evita los golpes de estado y garantizan la represion sin escrupulo contra todo civil que intente hacer oposicion. Desde el punto de vista economico es un fracaso garantizado, pero a los Castro a estas alturas que les importa seguir hundiendo al pais. Lo de ellos es garantizar una muerte tranquila en una cama y no terminar como muchos dictadores linchados, encarcelados y/o condenados a muerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *