Fidel arremete contra Obama

Osmel Ramírez Alvarez

Photo/archivo: Roberto Chile, cubadebate
Photo/archivo: Roberto Chile, cubadebate

HAVANA TIMES — Si hay una cosa que no soporta una persona controladora es que algo bajo control se le vaya de las manos. Hasta hace poco la única voz que los cubanos escuchábamos era la de Fidel. Los demás dirigentes casi ni hablaban, no parecían tener ideas ni iniciativas. Todo surgía y era la idea del gran líder superdotado.

Con todos los medios de comunicación monopolizados nadie escuchaba otro mensaje. Casi no venían extranjeros, solo los colaboradores del campo socialista, con ideas similares. Tampoco se podía salir al exterior y si lo hacías era prestando servicio al Estado o emigrando, que era equivalente a un destierro. ¡Qué desgracia para nuestros líderes que se cayera la URSS y que tuvieran que abrirse al turismo extranjero! Nada fue igual desde entonces.

Para su mayor desgracia los capitalistas inventaron la Internet. ¡Debieron de creer que era un engendro de la CIA! Esa locura anárquica y democratizadora de la información era y es una amenaza para su control social. Por eso han hecho todo lo posible para evadirla y minimizar su libre uso por el pueblo. Pero poco a poco se hizo imprescindible y hubo que dejarla entrar. No obstante, donde la ponen la controlan con un espionaje atroz.

Tantas críticas y cuestionamientos internacionales, y tanto reclamo desde dentro, obligaron a liberar el acceso. Para limitarlo de todas formas, pusieron un precio prohibitivo: 4.50 CUC la hora. Equivale a una semana de trabajo de un obrero promedio. Hace poco lo bajaron a dos CUC la hora. Sigue siendo una estafa, pues representa 20 horas de trabajo.

La telefonía móvil, los teléfonos inteligentes, las nuevas aplicaciones, el correo electrónico, los DVD, las antenas parabólicas, el paquete semanal, todo eso, ha provocado una revolución en el dócil rebaño. Ya no es tan fácil tupir a la gente. Ya no es tan fácil llevarles un mensaje único. Solo les quedaba la amenaza imperial y el filtraje de todas las malas noticias para trasmitirlas por los medios convencionales que siguen bajo control.

“El miedo al enemigo y al cambio”, esa es la estrategia que quedaba. Pero ahora viene Obama con que quiere quitar el bloqueo, acabar con la guerra fría, hacer relaciones de todo tipo y hasta ser nuestro amigo. Se atrevió a darnos consejos y a comentarnos sus ideas sobre cómo se construye un futuro mejor. ¡Se atrevió, incluso, a más!, a decirnos que somos como pueblo el soberano, porque en nuestras manos está la posibilidad de cambiar y mejorar.

Tamaña ofensa a sus anfitriones no podría ser pasada por alto. Por eso Fidel le respondió. Raúl no ha dicho media palabra todavía, tal vez porque está esperando a que se le pase la ofuscación (para no reaccionar como lo hizo en la conferencia de prensa). O tal vez esté desconcertado todavía.

El artículo de Fidel en el Granma no merecería comentario, si no fuera como una especie de declaración oficial. Tiene aún en el gobierno gran autoridad moral e ideológica. Está fuera de lugar y disparatado, pero se trata de un escrito del gran líder, que tal vez fue colegiado estratégicamente, y ni los asesores de Raúl se atreverían a pulirlo o rechazar su publicación.

Un vasto recuento histórico que no viene al caso. Una aseveración incongruente al decir que en la mente de Obama no existen las poblaciones nativas, solo por no mencionar un elemento aborigen que no existe en Cuba. Seguro en México o en Perú lo mencionaría. Una insistencia marcada en no querer abrir una nueva página entre ambos países, sino permanecer en el pasado exacerbando odios y rencores por lo sucedido.

Al final sugiere que EUA nos quiere ayudar o regalar nuestro porvenir. Algo igualmente fuera de lugar. Ni estamos pidiendo eso ni nos lo han ofrecido. Se trata de comerciar y de hacer negocios para crear las riquezas que necesitamos. De acabar con el bloqueo que causa tanto daño y es una carga infranqueable.

Y por último, de lo que sugiere Obama y queremos todos, (menos los pocos cubanos que viven con privilegios a costa de nuestra pobreza), de que Cuba cambie y elimine las trabas internas que ralentizan y niegan el desarrollo pleno de nuestro pueblo.

Ahora Fidel, después de cinco décadas de fracaso, dice que no necesitamos escuchar consejos de los EUA ni ayuda, porque podemos producirlo todo. ¿Y por qué no lo hicieron hasta hoy?

Estoy de acuerdo con él en que nuestro pueblo y país tienen de sobra esa capacidad. A la vez que estoy consciente de que la responsabilidad de no haberse logrado hasta ahora es del sistema disfuncional que él mismo creó y aún defiende, a pesar de que a todas luces no funciona.

Obama plantó una parada muy alta para Raúl y es Fidel el gallo que le están soltando para que le haga pelea. Está viejo, pero está “untao”. (Así le dicen aquí cuando le ponen veneno en las espuelas). Lo digo, porque lo que dijo Obama no se ha vuelto a escuchar ni se repitió ni se publicó escrito. Solo segmentos aislados acompañados de fuertes críticas. Pero lo que Fidel dijo antes, lo que escribió hoy y lo que escriba a partir de ahora sobre este tema, será publicado en todas partes y repetido hasta el cansancio.

Como Obama se dirigió principalmente a los jóvenes, ya están anunciando un evento con el tema Fidel y la juventud. De seguro vendrán muchas más iniciativas en ese sentido. Ya veremos en el próximo mes como se desarrolla el misterioso Congreso del PCC.

El artículo de Fidel fue una burda arremetida contra Obama. No le perdonará jamás su osadía de alborotar su rebaño. Y tal vez sea cierta lo que todo el mundo cree, que solo se siente ofendido por no incluirlo en su agenda. Pero mi olfato me dice que hay un juego mayor tras ese artículo. Creo en el significado de la metáfora de la pelea de gallos: el presidente estadounidense plantó pelea y el gran líder es el único contrincante del patio que lo podría neutralizar.

Convencerá a muchos, pero no a todos. Las palabras de Obama calcaban tan bien nuestra realidad y necesidades que ni mil artículos las podrían descalificar. Calaron hondo.


24 thoughts on “Fidel arremete contra Obama

  • el 3 abril, 2016 a las 9:40 pm
    Permalink

    Jorgealejandnro:

    El día que entreguen el Nobel en la categoría de machacón, ya no tendré que preguntar quién tendrá el uno en la cola…

    Como estudiaste lengua sabrás que hay una figura que en oratoria se denomina pregunta retórica o erotema, que al plantearse en un discurso supone que no necesita de respuesta, puesto que en su planteamiento lleva implícita la contestación. Esta figura suele cargar cierto matiz irónico (vaya, como dicen en tu país, “tongue in cheek”)… Pero incluso en el supuesto de que el entreparéntesis tuviera sentido recto, ¿quién puede asegurar que no había periodistas cubanos con interrogantes “molestas” para Obama, y que al final, por el giro de los acontecimientos en la conferencia, o por falta de tiempo, las mismas no salieron a relucir? Y esto te lo aseguro porque, como bien admites, viví dentro del “monstruo”…

  • el 3 abril, 2016 a las 12:39 pm
    Permalink

    .Leed de nuevo, foristas, observen el adjetivo al cierre de mi comentario: “amarrados”

    Entonces esta frase fue innecesaria, dsobre todo el paréntesis: ““cuando ningún periodista cubano (vaya uno a saber por qué) fue capaz de hacerle una pregunta “difícil” al visitante”

  • el 3 abril, 2016 a las 8:03 am
    Permalink

    Osmel ya te lo envié a tu correo, hoy 03/04/2016.

  • el 2 abril, 2016 a las 9:42 pm
    Permalink

    Jeje….Leed de nuevo, foristas, observen el adjetivo al cierre de mi comentario: “amarrados”… Creo que son muy contados quienes se amarran por voluntad propia…De cualquier modo me enaltece el ímpetu de vuestros señalamientos….La Batalla de Ideas alcanza su pináculo….

  • el 2 abril, 2016 a las 1:04 pm
    Permalink

    Me pregunto ¿y ahí no habían periodistas del régimen para que le hicieran esas preguntas incómodas?, no se explica cómo es que el régimen con tanto tiempo de anticipación, no haya tenido a sus “periodistas” listos, cómo sí se cercioró a que el pueblo estuviese atento para cualquiera que sacara un cartel o se atreviera a manifestarse, para caerle encima, como el mundo entero vio en directo arrastrar al muchacho que gritó abajo la dictadura y libertad, delante de las cámaras de ESPN, a que eso no lo pasaron por la tv cubana, ni lo mencionaron en la prensa, para eso sí estaban preparados. No le hicieron porque sabían que Obama les iba a responder que los EU estaban en su legítimo derecho de embargar al país que le había robado sus propiedades, y si le preguntaban por la Base, les dijera otras cuatro cosas. No insinúen más que a Obama lo llevaron suave, ¿o piensan que Obama se hubiese puesto nervioso, se hubiese hecho el sordo, y se le hubiesen caído los audífonos e hiciera el mismo papelazo que hizo Raúl igual que lo hizo en Francia?. Cómo ninguno de esos revolucionarios que ahora se salen con esa bola baja, no abuchearon a Obama en su propia cara?.

  • el 2 abril, 2016 a las 12:17 pm
    Permalink

    “cuando ningún periodista cubano (vaya uno a saber por qué) fue capaz de hacerle una pregunta “difícil” al visitante”

    ¿De verdad que tú no lo sabes, Isidro? ¿Tú, que viviste dentro del monstruo?

    No nos cojas de bobos,compadre, que eso te lo responde hasta un analfabeto.
    .

  • el 2 abril, 2016 a las 9:23 am
    Permalink

    Isidro,pero usted insiste !!!Como va a comparer a Argentina con Cuba!!!Todos los “actos revolucionarios de masas” estan dirigidos por el Poder!!!Usted ha vivido en Cuba??Usted cree que el millon de personas que vera el 1 de mayo van a ir “voluntariamente??En cuba no se mueve hoja sin “permiso”,por favor!! A Obama,que le iban a preguntar?? quien le iba a preguntar?? Ustde cree que Obama se amilanaria por pregunticas tontas?? Ese discursito de el Plan Mangosta,las armas a los alzados,la fiebre porcina, los cinco heroes el Bloqueo y eso es para la mesa redonda y sus afiliados,por favor.Obama tenia respuesta para eso y mas !!!Como cualquiera las tiene!!!

  • el 2 abril, 2016 a las 8:08 am
    Permalink

    Osmel:

    Esta reacción era de esperar. En cierto modo, la misma viene a llenar, desde la línea oficialista, pero no oficial, el vacío que se produjo durante la visita de Obama, cuando ningún periodista cubano (vaya uno a saber por qué) fue capaz de hacerle una pregunta “difícil” al visitante (contrario a lo que ocurrió con los reporteros estadounidenses que confrontaron a Raúl Castro). Tampoco hubo una reacción oficial inmediata tras el discurso de Obama en el teatro (ningún funcionario intentó contradecirlo), ni se produjo alguna protesta de la “sociedad civil”, como ocurrió por ejemplo, cuando el presidente estadounidense desembarcó en Argentina. Nuestros mecanismos sociales y políticos están tan amarrados que se convierten en su propia negación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *