Es la hora de decir ¡basta! a la injusticia

Elio Delgado Legón

cinco-heroes-candadoHAVANA TIMES — El próximo mes de septiembre se cumplirán 15 años de que en Estados Unidos se está cometiendo una de las más grandes injusticias, de las que se han cometido en ese país. Me refiero a la detención, procesamiento y condena a cinco cubanos inocentes, cuya única falta fue tratar de evitar actos de terrorismo, que se organizaban contra su país desde el estado de La Florida.

El pueblo norteamericano tiene derecho a saber lo que ha sucedido y está sucediendo con esos cubanos, pero se le niega toda información sobre el caso.

Es la hora de que algún medio digno se rebele contra la censura y ponga en conocimiento de su pueblo todas las historias que se pueden extraer del juicio más largo y de más violaciones en el sistema judicial norteamericano.

Llegó la hora de que el noble pueblo norteamericano conozca la opinión que sobre el caso de los cinco cubanos emitió la Comisión sobre detenciones arbitrarias del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que llamó al gobierno de Estados Unidos a poner fin a esa situación.

Es el momento ya de que los ciudadanos de ese país conozcan que el Tribunal de Apelaciones de Atlanta declaró nulo el juicio celebrado a los cubanos y calificó de Tormenta Perfecta la situación creada por la prensa de Miami en torno al juicio, para influir en los jurados y jueza, que luego se supo fue realizada por periodistas inescrupulosos pagados por el gobierno.

Es hora ya de que el pueblo norteamericano conozca la opinión del gremio de abogados de su país sobre este caso, y además, lo que han expresado 10 Premios Nobel y numerosas personalidades de la cultura, el arte y la política, tanto de Estados Unidos como de otras partes del mundo.

Ya es tiempo de que los ciudadanos de Estados Unidos sepan que en una inmensa mayoría de los parlamentos del mundo se han aprobado mociones exhortando al gobierno estadounidense a poner fin a la injusticia contra los cinco cubanos, acusados sin pruebas, de cometer espionaje y otras causas más, cuando realmente lo que hacían era informarse de planes de terrorismo fraguados por grupos violentos anticubanos radicados en el sur de La Florida.

Es el momento de que la prensa norteamericana se rebele y comience a publicar los hechos relacionados con los cinco cubanos, sobre los cuales se han escrito libros y sobre los que existen en el mundo más de 300 comités de solidaridad, que constantemente están pidiendo al gobierno el indulto, para que repare la injusticia cometida contra cinco inocentes. Casi nadie en Estados Unidos conoce que los abogados de la defensa presentaron un recurso de Habeas Corpus, basados en las nuevas evidencias del pago a periodistas por el gobierno para que influyeran en el caso, y que la jueza no ha dado respuesta todavía.

Es necesario derribar el muro de silencio que priva a los ciudadanos estadounidenses de conocer toda la verdad, a la que tienen derecho, como se les ha privado, durante más de medio siglo, de la libertad de viajar a Cuba, para que no conozcan de primera mano la realidad cubana y crean las mentiras prefabricadas que publica su prensa sobre este pequeño país del Caribe.

En varios artículos anteriores sobre este tema, me he referido en detalles a las violaciones cometidas en el caso de los cinco; a las largas y desproporcionadas condenas a que han sido sometidos; a los abusos de que han sido víctimas, en violación de las propias leyes norteamericanas; a los cargos de que fueron declarados culpables, sin que la fiscalía pudiera presentar pruebas; a las personalidades e instituciones que se han pronunciado a favor de la libertad de los cinco, de los cuales ya uno cumplió su condena.

En Havana Times usted puede leer los cinco artículos anteriores, escritos por mí sobre este caso, para que tenga una idea más completa y se sume a los que en todo el mundo dicen: es la hora de decir ¡basta! a la injusticia.

 

Elio Delgado Legon

Elio Delgado Legón: Soy un cubano que ha vivido ya 80 años, que conoce bien la etapa anterior a la Revolución porque la sufrió en carne propia y en la ajena y a quien le duele que se escriban tantas calumnias sobre un gobierno que lucha a brazo partido para darnos una vida mejor, y si no lo ha podido hacer a plenitud es por tantos obstáculos que se le han puesto en el camino.


17 thoughts on “Es la hora de decir ¡basta! a la injusticia

  • el 9 agosto, 2013 a las 4:06 am
    Permalink

    Coincidimos en un punto: los cubanos, hablando del contingente de civiles, ofrecieron muy poca resistencia, y está bien que así lo hayan hecho. No tenían por qué enfrentarse a una fuerza tan superior en tierra ajena, si bien hubo sus escaramuzas, incluso en las cercanías del aeropuerto. Pero no pases por alto que a algún factor se debieron los 25 muertos y casi sesenta heridos cubanos. Ahi estarían en mayoría los verdaderos militares, que sí respondieron al desembarco de marines como pudieron. Y los mil 500 granadinos sí ofrecieorn “resistencia, incluso más de la esperada. De lo contrario, los marines no habrían requerido el apoyo adicional de los SEALS, y todo habría sido un paseo. Pero aquellos negritos les pudieron la cosa dificil, al menos por unos días. Y ojo, que yo también compartí con constructores del aeropuerto, hoy finalmente llamado “Maurice Bishop”, por decisión de los granadinos.

  • el 8 agosto, 2013 a las 4:29 pm
    Permalink

    Ahí no hubo “enfrentamiento”, ni “resistencia” de ningún tipo, Isidro, y te lo aseguro porque lo oí, tiempo después de la propia boca del jefe de los constructores del aeropuerto, Gustavo apodado “El oso”, que fue amigo de toda la vida de mi padre. Así que yo me sé el cuento completo, y por la mejor fuente. Los cubanos no ofrecieron ninguna resistencia, gracias a Dios (Y no tenían por qiué hacerlo: eran constructores civiles) Allí no había justificación alguna para echar ninguna pelea.Esa era la pretensión del iluminado, para coger los cadáveres como materia de un show político. de ahí el papelazo y la mentira que montaron con los “inmolados envueltos en la bandera”.

    Ningún cubano tenía por qué pelear allí, y yo me alegro infinirtamente de que no lo hicieran, ni de que puedieran coger sus muertes para una farsa como la que quería montar elk castrismo.

  • el 6 agosto, 2013 a las 11:03 pm
    Permalink

    Bueno, bueno, seguimos con la Historia…¿Es tan difícil pronosticar el desenlace cuando siete mil efectivos estadounidenses (incluidos dos regimientos de SEALs, que llegaron como refuerzo en días posteriores, ante la tenaz resistencia de los sitiados) y 300 soldados caribeños, respaldados todos por lo último en tecnología militar de la época, se enfrentaron a medio centenar de militares y unos 700 civiles cubanos, más apenas 1.500 soldados granadinos? Es la típica pelea del león contra el mono amarrado. Esa es la esencia del enfrentamiento en Granada. Lo demás es anécdota.

  • el 6 agosto, 2013 a las 10:48 pm
    Permalink

    Es que no mencionas para nada que años antes – cuando todavía pensaban que a la fuerza bruta echarían abajo “aquello”- los avioncitos que llegaban desde esas mismas pistas de aterrizaje quemaron cañaverales y ametrallaron ciudades y campos. Los muertos de aquel entonces los pusieron los cubanos de la Isla. Con tales precedentes, se puede esperar cualquier cosa, sobre todo porque el democrático Gobierno que los acogió en el Norte, siempre hizo la vista gorda, aún cuando pudo haberlo impedido, pues agentes del FBI le sobran cuando quieren hacer bien las cosas.

    Por otro lado, también me quedo a la espera de la lista de soldados batistianos a los cuales los miembros del 26 de Julio les sacaron ojos y uñas, o les aplicaron el bicho de buey, como sí sucedía con frecuencia en la dirección contraria,

    Jorgealejandro, ignorar la historia no lleva a ninguna parte.

  • el 6 agosto, 2013 a las 6:53 pm
    Permalink

    Por otra parte, la única vez que yo recuerde, que militares cubanos se las han visto frente a frente con una división del ejército de EEUU, fue en Granada, y ya sabemos del papelazo y la farsa que protagonizaron entre las órdenes del iluminado para que se dejaran masacrar, el corre corre que se armó, y el circo que montaron en tv con los inmolados envueltos en la bandera, que aparecieron después vivitos y coleando y con callos en la nuca de los talonazos que se pegaron al correr.

  • el 6 agosto, 2013 a las 6:32 pm
    Permalink

    La pregunta y la realidad sigue siendo ¿Lanzaron “otra cosa”? Si sigo tu idea de que lanzar proclamas llamando a la insurreccción popular amerita que a la gente la pulvericen, entonces tendrás que admitir que loss esbirros de Batista no fueron tan criminales como se dice. Al fin y al cabo, hicieron con la gente del 26/7 eso mismo que tú defiendes que haga el gobierno cubano.

  • el 5 agosto, 2013 a las 11:53 pm
    Permalink

    Y las proclamas de 1994 llamando a la insurrección popular ¿fueron lanzadas sobre el estrecho de la Florida o sobre la Ciudad de La Habana en vuelo rasante? Y quien lanza un cartón lanza cualquier otra cosa…¿O no?

  • el 5 agosto, 2013 a las 11:35 am
    Permalink

    Ningún espacio aéreo internacional es “la boca del lobo”.

  • el 3 agosto, 2013 a las 1:45 pm
    Permalink

    Como dije ya una vez, ellos fueron a meterse en la boca del lobo…que advertencias no faltaron. La suerte del kamikaze…

  • el 28 julio, 2013 a las 9:53 am
    Permalink

    “Si tienes una lista de norteamericanos muertos por agentes o militares cubanos, te ruego me la hagas llegar, o se la pases a Circles para enterarnos. Creo que se factor pesa, y mucho. ”

    Bueno, pudieramos empezar por los pilotos de las avionetas civiles indefensas derribadas en espacio aereo internacional por Migs cubanos……

  • el 24 julio, 2013 a las 11:00 pm
    Permalink

    Jorgealejandro:

    La verdad que tratar de informarse a partir de lo que publica el Granma es algo así como un “excercise in futility”. Por eso procuro datos en cualquier lugar donde los mismos estén disponibles. De ahí mis conclusiones.

    Como bien dices, esas cinco mil paginas hasta ahora clasificadas pueden encerrar un cofre de sorpresas. Pero hasta tanto se desclasifiquen, nos sitúan a los que apostamos en una dirección u otra en el centro del fiel; ni para unos ni para otros. Por eso arguyo a favor de la “duda razonable”. De no haber existido la misma a lo largo del proceso contra los Cinco, los tres magistrados del Undécimo Circuito del Tribunal de Apelaciones de Atlanta no habrían anulado sus sentencias, como hicieron en 2005, cuando ya había suficientes pruebas para decidir en un sentido u otro. También cabría especular por qué luego dieron vuelta atrás. ¿Presiones de algún cuerpo de seguridad o estamento político? Más dudas para el archivo…

    Ya que mencionas a espías descubiertos “in fraganti”, te recuerdo el caso de la Red rusa, que a diferencia de los Cinco, se zanjó en 2010 con un final telenovelesco. Y todo el mundo contento…Y eso que los propios rusos admiten que hoy en día mantienen mayores actividades de inteligencia sobre EEUU que lo que hacían en tiempos de la URSS.

    Quizás lo que produzca un poco de sarampión en Washington es que hubiese tanta gente dispuesta a arriesgar el cuello por un paisito tan pobre como Cuba – incluso en los más altos estamentos de la Nación del Norte, algo que tampoco es muy común cuando de espionaje internacional se habla.

    En el tema de los tres fusilados tampoco estoy de acuerdo con la pena de muerte en ese caso. Pero a mí nadie me preguntó.

    Y aquí habría que ubicar también el factor moral, por que la enemistad que mencionas en todo caso es mutua, sólo que hasta ahora, que yo sepa, todos los muertos, lesionados y pérdidas económicas del conflicto lo están poniendo los cubanos. Si tienes una lista de norteamericanos muertos por agentes o militares cubanos, te ruego me la hagas llegar, o se la pases a Circles para enterarnos. Creo que se factor pesa, y mucho.

    No es menos cierto que fuera de Cuba las cosas pintan muy diversas, pero siempre hay temas por los que Washington está dispuesto a negociar. Creo que a eso le llaman pragmatismo.

  • el 23 julio, 2013 a las 9:01 pm
    Permalink

    Isidro:

    Supongo que Granma te haya dicho alguna vez que hay mas o menos 5000 páginas en el expediente del caso de los espiasque nunca se han hecho publicas por ser informacion altamente clasificada, y que afectaría la seguridad de EEUU. ¿ Qué dicen? Yo no lo sé .No es descabellado, sin embargo, pensar que ahí haya información, que ni tú ni yo manejamos que valide sus condenas Como puede decirse lo mismo en sentido contrario, (Aunque, conociendo lo que conozco de la justicia norteamericana, me parece poco probable). No se puede especular mucho, ni dejar que lo emocional se vaya por encima de lo racional. La realidad es que, por regla general, cuando una nación cualquiera sorprende in fraganti a un espía extranjero ( Y más si espia para un gobierno que se declara públicamente enemigo del gobierno de la nación espiada), lo normal es que no le den una medalla; sino que pase unos cuantos almanaques a la sombra.

    Reconozcamos que, por menos que eso, fueron fusilados sumarísimamente tres jóvenes cubanos, que ni siquiera habían derramado sangre; y a cuyo abogado, ni siquiera le dieron tiempo de preparar su defensa.

    En cuanto a “las puertas que hay que tocar, te recuerdo que el mundo extramuros es muy distinto a lo que estás acostumbrado a ver en Cuba”

  • el 21 julio, 2013 a las 9:41 pm
    Permalink

    El meollo del asunto aquí es que hay cuatro personas encerradas que hace tiempo deberían haber quedado libres. Se insiste todo el tiempo en la separación de poderes en EEUU, lo cual es una realidad. Mas con este caso parece darse una inusual coincidencia de pareceres para mantenerlos encerrados, a pesar de tanta duda razonable detrás de los cargos que se les imputan y del gran cúmulo de irregularidades que pueblan el proceso que se les ha seguido.

    Eso sí, no creo que su eventual liberación dependa de una campaña entre la sociedad norteamericana, en procura de sensibilizar al ciudadano promedio. A mi modesto entender, lo que se precisa es de tocar a las puertas adecuadas y hacerle ver a los que pueden realmente influir en un cambio de opinión que Cuba tiene algo que ofrecerles.

  • el 21 julio, 2013 a las 9:28 pm
    Permalink

    Lástima que HT siga publicando los engendros propagándisticos de este escriba del gobierno cubano. Un portal serio deberia exigir más profesionalidad y objetividad a sus articulistas y no poner cualquier cosa con tal de paracer pluralista. Este escrito, además de estar plagado de mentiras e inexactitudes, resulta bastante cobarde al ignorar olímpicamente todas las injusticias que se cometen contra el pueblo cubano EN Cuba.

  • el 21 julio, 2013 a las 7:45 am
    Permalink

    Se ha publicitado las deficiencias educacionales en Cuba.Se ha señalado la pobre ortografia pero no recuerdo comentarios que hicieran referencia a serios poblemas aritmeticos.
    Veamos, Sr.Delgado1+1+1+1=4. Como ve el resultado es 4 no 5.
    Mañana quizas le ayude con las reglas de multiplicacion. Pero eso sera otra clase.

  • el 21 julio, 2013 a las 7:36 am
    Permalink

    Me apena mucho afirmarlo pero el sr. Delgado miente.Aun mas,creo que lo hace intencionalmente.
    Entonces no puedo sino llamarlo mentiroso.La pregunta por responder es:quien es en realidad el sr. Delgado?No tengo respuesta aun pero hay un tufillo que indica una afiliacion a policia politica.
    Sera asi?

  • el 20 julio, 2013 a las 9:50 pm
    Permalink

    “El pueblo norteamericano tiene derecho a saber lo que ha sucedido y está sucediendo con esos cubanos, pero se le niega toda información sobre el caso.

    – Mentira: el caso ha salido y vuelto a salir. Ha habido hasta vallas anunciadoras. ¿Quieren la realidad? No les interesa. A los americanos no les gustan los espías; y no van a acceder por estos más que por otros. Ellos tienen otras preocupaciones .

    “Es la hora de que algún medio digno se rebele contra la censura ”

    – No se predica moral en calzoncillos, y menos habiendo una prensa tan sumisa, tan deshonesta y tan cobarde como la prensa cubana que, incluso permite que el líder de turno se pare a evaluar de cagones, corruptos, chusmas y deshonestos a todo un pueblo, cuando debiera ser el pueblo el que juzgue a sus gobernantes. Más aún cuando se trata de gobernantes que tienen a cuba hecha un ripio.

    “Llegó la hora de que el noble pueblo norteamericano conozca la opinión que sobre el caso de los cinco cubanos emitió la Comisión sobre detenciones arbitrarias del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que llamó al gobierno de Estados Unidos a poner fin a esa situación.”

    – El que no la sabe es porque no le interesa; y el que la sabe y no hace nada, también. Medios de todo tipo y de todas las tendencias son los que sobran en EEUU, sin contar el libre acceso a internet que no hay en Cuba.

    “Es necesario derribar el muro de silencio que priva a los ciudadanos estadounidenses de conocer toda la verdad, a la que tienen derecho, como se les ha privado, durante más de medio siglo, de la libertad de viajar a Cuba, para que no conozcan de primera mano la realidad cubana y crean las mentiras prefabricadas que publica su prensa sobre este pequeño país del Caribe”

    -Cubanos son los que se sobran en este país como para que el americano no conozca lo que le interese saber. Y para hablar de “muro de silencio” mejor metan la cabeza en un cubo, porque la prensa cubana no tiene la más mínima autoridad moral para mirar pajas en ojos ajenos, cuando nunca informó , por ejemplo, que”los acuerdos de 5 congresos se olvidaron o se incumplieron”, prestándose a la publicación de mentiras sobre logros, victorias y metas cumplidas, que constituyen una de las estafas colectivas más grandes de toda la historia de Cuba. Ya quisieran para un día de fiesta la libertad de expresión y de difusión, y las agallas que tienen los periodistas norteamericanos.

    Acostúmbrense a algo: Cuba no es el centro del mundo; los cuatro espías no son el centro del mundo. Esa milonga para tener a la gente con la mente fuera de lo jodido que esta el país, sobre todo en los momentos en que el país está más jodido, no funciona fuera de Cuba. preocúpense mejor del descrédito que ha caído sobre el gobierno cubano por estar pasando armamento de contrabando por el canal de Panamá. ¿a qué ningún periodista cubano está investigando eso’ ¿A que ninguno tiene pantalones p’ara ir a cuestionar al ministro de las FAR? ¿A que no hay ninguna investigación periodistica en curso sobre ese escándalo?

    ¿Y todavía tienen el cinismo de hablar de “rebelarse”, de “censura” y de “muro de silencio”?

    Muela, muela y todo el tiempo muela: Por algo están como están.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *