Ernesto “Che” Guevara: Ni santo ni matarife

Martín Guevara*

Ernesto "Che" Guevara
Ernesto “Che” Guevara

HAVANA TIMES — Hoy tuve un debate doméstico con un conocido del espacio virtual, que me preguntó acerca de la condición de “matarife” de Ernesto “Che” Guevara de La Serna. Abordé el tema más o menos diciendo que en términos generales había que admitir que fue un ser excepcional, pero un ser humano, no una estatua ecuestre.

Ni santo ni matarife.

Al mitificar a alguien, contra el primero que se atenta es contra el mitificado. Se echa por tierra todo el esfuerzo y el sacrificio que le costó, contar con cada una de las pretendidas virtudes.

Ernesto fue muchas cosas antes de ser un hombre que tomó el camino “expeditivo”, que le sugirió la ambición e insensibilidad de aquellos años de los poderosos del mundo en contra de redistribuir un poco más equitativa, solidaria, y hasta más democráticamente las riquezas del planeta.

Fue un gran soñador, un romántico, un solitario, viajero incansable, un intelectual, conocedor de la poesía francesa , española, latinoamericana hasta niveles muy eruditos, un escritor refinado, un médico que aún cuando nunca ejerció como profesional, curó a más gente “ad honoren” en las selvas, en los leprosarios, en la Sierra Maestra, etc. que la mayoría de médicos profesionales a lo largo de toda su vida.

Un persona que destaca de otros políticos por su característica más sobresaliente a mi modo de ver: la coherencia. En líneas generales no estoy de acuerdo con ninguna de sus ideas, no soy comunista, aborrezco que se metan en mis asuntos, la libertad del Estado, como la de todo ser, termina donde empiezan mis derechos, rechazo todo modo de injerencia de los intereses de masa sobre los del individuo, y me opongo de plano a toda forma de violencia, la de mi tío y por supuesto también la de sus enemigos (convengamos que desde el año 1967 hasta hoy ha habido un número de muertos por violencia política, guerras, bombardeos, batallas, alzamientos, torturas, etc, mayor que los que mató el Che en combates y en paredones de fusilamientos), no estoy de acuerdo con ninguna de esas ideas, sin embargo echo de menos mucho en nuestros tiempos a un político, que haga lo que dice, que piense lo que haga, y que diga lo que hace. Coherente.

Abogaba por el trabajo voluntario, y era el primero en ir cada domingo, Fidel no soportaba eso, porque lo obligaba a quedar mal, Fidel iba a un trabajo voluntario para la foto, no se quedaba cuatro horas del domingo sudando a destajo, excepto alguna vez, después de la muerte del Che, en el fracaso rotundo de zafra de los 10 millones de arrobas de caña de azúcar, del año ’70, pero claro allí iba cuando vio peligrar su apuesta y temía quedar en entredicho por su implicación directa en aquel capricho catastrófico de la Historia contemporánea de Cuba.

Los demás ministros le tenían animadversión por eso, por burlón, sobador, y porque era muy recto, poco amigo de los acomodados.

Pero puso la piel en lo que pensaba, luego murió junto a sus soldados, viajaba casi sin guardaespaldas, se metía en los trenes como cuando fue a visitar Hiroshima en la madrugada, o Montevideo en Uruguay, cuando presumo que extrañaría un poco el aire del Río de la Plata, un bife de chorizo, un mate y una charla en un banco de una plaza en tono rioplatense, a menudo conducía sus automóviles siendo ministro.

Fidel viaja con quinientos guardaespaldas, se hizo llevar una eminencia de España en medicina hepática, del hospital Gregorio Marañón, para no morir, y de un plumazo se cargó toda su propaganda a la medicina cubana, siempre ha hecho lo que sea para estar en la cima, y por supuesto: ¡para no morir jamás!

Ernesto heredó una característica de su madre Celia, cuando  empezaba una tarea, la terminaba, con el toque romántico y transgresor de su padre Ernesto. Decía la verdad aunque le costase, es el único político que en Naciones Unidas, ha dicho algo del calibre de:

-Nosotros hemos fusilado, estamos fusilando y seguiremos fusilando- a todas luces un espanto de declaración, sin dudas; pero también es cierto que extraño todos esos discursos necesarios, que no se han pronunciado del resto de gobernantes, incluido Fidel, afirmando con igual rotundidad:

– Nosotros encarcelamos, prohibimos, matamos, torturamos, bombardeamos, liquidamos, desarrollamos armas de destrucción masiva, generamos hambruna, miseria, dolor espanto y lo seguiremos haciendo.

Se han echado de menos sólo los discursos, ya que los hechos nos han sobrepasado.

No era en absoluto proselitista, no engatusaba a la masa.

Esa es la mayor diferencia política con Fidel, quien a lo largo de su vida ha sido capaz de convencer a una oveja que vaya a dormir plácidamente a una cueva de lobos.

Fidel congregaba, mentía a diestra y siniestra, engañaba masas, dirigentes, presidentes, empresarios, lo que conviniese a sus intereses particulares.

¡No somos comunistas ni jamás lo seremos!-solía afirmar.

Aunque pensándolo bien, esa sea acaso, a la postre, una de las pocas verdades que haya dicho. No fue nunca ni la chancleta de un verdadero comunista.

El Che, en cambio, les decía a sus soldados: “lo más probable es que la mayoría no salgamos vivos de aquí, el que quiera abandonar que abandone ahora, esto es para hombres” y sus guerrillas empezaban con cien hombres y terminaban con diez.

Fidel en cambio, empezaba con cien y terminaba con un millón. Eso sí, a todo el millón los dejaba embarcados en el Titanic, nunca en el Arca de Noé.

El Che murió con sus soldados. Sí, fue ciertamente duro y sus enemigos cuentan que hasta despiadado, pero también era un hombre de valores humanitarios por las personas que no tienen ninguna esperanza en aquel de entonces, y en este mundo.

Así como los dirigentes que una vez muerto lo encumbraron, y que cuando estaba vivo lo detestaban en silencio; la gente humilde y trabajadora de Cuba, lo quería de verdad, no era ese temor al omnipresente dios devorador que le tenían a Fidel, vi auténtico cariño en rostros de gente muy humilde que lo conocieron cuando me hablaban de él.

Los mismo les digo a los que sólo ven la cara de impoluto revolucionario plagado de virtudes, imagen que interesadamente forjó de él Fidel en Cuba, luego de abandonarlo cuando lo precisaba, que sí, que también estuvo a cargo de los fusilamientos en La Cabaña, un no demasiado feliz episodio histórico de la “Involución” cubana.

Toda moneda tiene dos caras. Todos somos una mezcla de valores, Ernesto llevó al extremo los buenos y los nada buenos.
—–
(*) Visita el blog de Martín Guevara.


39 thoughts on “Ernesto “Che” Guevara: Ni santo ni matarife

  • el 17 abril, 2015 a las 9:54 pm
    Permalink

    Insisto en que el Che tenia problemas mentales. Sin rubor dijo en la ONU frente a todos los paises del mundo… fusilamos y seguiremos fusilando hasta que sea necesario. Aqui estan sus palabras

    https://www.youtube.com/watch?v=C1WDt-BaDIo

  • el 21 marzo, 2015 a las 1:12 pm
    Permalink

    muy cierto lo que dices Abel. Saluditos!

  • el 19 marzo, 2015 a las 7:19 am
    Permalink

    He leído algunas biografías del Che, particularmente recomiendo la de Jon Lee Anderson, visto documentales, algún viaje a Cuba y, por supuesto, opiniones más experiencias personales. El tema es complejo, sumamente interesante y no menos apasionante. Hago constar mi profunda admiración hacia la construcción que he forjado de la figura del Che sujeta, por supuesto, al sesgo lógico característico a estas cuestiones que, finalmente, terminan siendo afectivas y no objetivas. Pienso que tenemos mucho que aprender del Che Guevara, demasiadas virtudes: la coherencia por supuesto, pero también la honestidad, responsabilidad, capacidad de sacrificio, autosuperación, sensibilidad… todos quienes escribimos aquí, críticos, detractores y defensores tenemos la opción de revisar aspectos de nuestras vidas siendo sinceros acerca de nuestras propias contradicciones, fallas y falta de coherencia si quieren, dado el tema propuesto aquí, para comprender mejor a un ser humano extraordinario que cargó (por decisión propia y resultado de su búsqueda personal) sobre sus hombros una tremenda responsabilidad.
    Un comentario final respecto de los fusilamientos que tanta polémica trae: si bien comprendo el asunto del “contexto”, me quedo con la idea de que en cualquiera de ellos las decisiones tienen un carácter universal y siempre existe una alternativa; luego afirmo que el contexto no exculpa… solamente a modo de ejemplo véase el armisticio firmado entre el General Manuel Belgrano y su oponente derrotado, Tristán, en Febrero de 1813 tras la batalla de Salta resultado del cual, en contra de las opiniones de todos sus colaboradores militares, usos y costumbres del “contexto”; el primero evita el fusilamiento de sus derrotados lo cual le vale despiadadas críticas a posteriori, incluso de algunos historiadores actuales.

  • el 19 marzo, 2015 a las 6:39 am
    Permalink

    Hola Isabela! entiendo lo que dices de los porteños pero cuidado que tras esa fachada humilde en personas del interior, muchas veces se esconde la misma soberbia. Opino que es un tema fundamentalmente de ignorancia vs educación independientemente del sitio de residencia. Un gran saludo!

  • el 18 marzo, 2015 a las 5:25 am
    Permalink

    Copio:

    financiar una guerrilla extranjera para matar bolivianos con la intención de derrocar a un gobierno extranjero, es una forma muy burda de injerencia en los asuntos de un país soberano
    ——

    Efectivamente, Para añadir mas sal al asunto, en Bolivia se habian realizado elecciones y el gobierno gozaba de popularidad, de ahi que Che, contrario a lo que dictaban sus estrategias de lucha guerrillera, a diferencia de la Sierra Maestra no logró reclutar ni a un boliviano para semejante Aventura que fue un craso, craso error.

    En Youtube muchos cubanos exiliados que lo vieron actuar
    testimonian que era, en efecto, un tio que no lo pensaba dos
    veces para disponer de la vida de un semejante. No suelo dar credito a testimonios de ese tipo
    donde hay tanta tergiversacion, pero es impresionante la manera como esos ancianos hablan
    de sus experencias en la Cabaña,

    Interesante es sin dudas, la personalidad del Che, A mi, me hubiera gustado mucho conocerlo
    para dar una opinion calificada de si era santo, matarife o una rara combinacion entre ambas
    denominaciones. Ja Ja Ja Ja pero conocerlo de lejitos.

  • el 17 marzo, 2015 a las 4:36 pm
    Permalink

    En eso te doy toda la razon, detras de el Che hay otras personas, detras de esas otras personas esta un grupo, detras de ese grupo esta una base social y detras de esa base social hay ideas (malas o buenas) y esto es valido para cualquier figura historica. Fue necesaria mucha teorizacion del fascismo y de antijudaismo durante mucho tiempo , para llevar a los alemanes a cometer la barbarie que hicieron. En nuestro caso , estoy seguro que el antiamericanismo y anticapitalismo ya lo teniamos inoculado desde la colonia. Hay una practica del lenguaje que usan mucho los politicos para ganarse a los pueblos santificando a los mismos y casi se da por sentado que el pueblo es bueno o siempre tiene la razon; eso ya es un prejuicio que no nos deja ser objetivos. En el caso particular del Che , lo que hizo , lo hizo abiertamente y era conocido de todos, para colmo lo ratifico en la ONU ; tuvo que haber sentido que tenia todo el derecho de hacerlo de la manera que solo la opinion publica puede dar. Esto me sirve para Napoleon , Julio Cesar, Tamerlan . . . . etc.

  • el 17 marzo, 2015 a las 1:40 pm
    Permalink

    Isidro, claro que se de quien se está hablando. De un personaje que quiso “arreglar” algo que ya estaba desde antes de El nacer, se tomó el derecho de matar a todo el que no pensara como El.

    Tienes razón, se necesita un post que se analice imparcialmente, a ver si por fin aquellos que todavía no tienen el valor de des-endiosarlo puedan aceptar la desilusión de que lo que les vendieron fue un mito muy bien montado como lo admite el mismo sobrino. No fue culpa de El, fue del que le sacó lascas al personaje.

    Fue parte de nuestra historia y como tal hay que contarla como fue.

    Saludos.

  • el 17 marzo, 2015 a las 11:25 am
    Permalink

    El Ché murió con sus soldados,

    Cierto, pero hay que admitir que eso de financiar una guerrilla extranjera para matar bolivianos con la intención de derrocar a un gobierno extranjero, es una forma muy burda de injerencia en los asuntos de un país soberano.

  • el 17 marzo, 2015 a las 10:31 am
    Permalink

    Bobo:

    Ante todo: Gracias por el enlace. Ya lo bajé. Haré por leerlo, aunque es bien extenso.

    La respuesta que me das viene a imbricarse directo en la consabida interrogante de quién tiró la primera piedra. Apegándonos sin mucha filosofía al decurso histórico, comprobaremos que las grandes desigualdades e injusticias sociales y desajustes estructurales vienen de muy atrás. No sé si en ese caso nos toca echarle la culpa a Cristóbal Colón, como pecador original. Lo cierto es que siempre ha habido gente que se ha rebelado contra esos males en lo que se denomina Nuestra América. Y estoy seguro que estás al tanto de que estos problemas no terminaron con la salida de España, sino que en más de un caso se multiplicaron.

    Observa que puse el ejemplo del golpe de Estado a Arbenz en Guatemala. Por aquella época, EEUU solía colgarle el cartelito de comunista cualquier político latinoamericano que exigiera un poco de respeto a lo suyo, y enarbolara un discurso siquiera pálidamente nacionalista. Esta fue la actitud que predominó por demasiado tiempo. Sus transnacionales llegaban, plantaban sus fábricas o sembrados y a sacarle el quilo a los indios, mestizos y a otros tantos. No es posible negar eso. Sería intentar tapar el sol con un dedo. Precisamente la Alianza para el Progreso fue una apuesta a evitar que tanta explotación condujera a nuevas revoluciones como la cubana. Pero fracasó porque no logró eliminar el problema fundamental: la fuga de capitales y de recursos hacia los centros de poder. Esa era el talante de la época. De milagro no surgieron más Che Guevara.

  • el 17 marzo, 2015 a las 8:31 am
    Permalink

    Tienes razón. Gracias a los porteños se han ganado esa fama…, la gente del interior del país es distinta

  • el 17 marzo, 2015 a las 8:01 am
    Permalink

    Coincido con Isabela!….sobre todo en el final, brillante resumen en dos lineas!..que viva el che y Camilito!!!!….

  • el 17 marzo, 2015 a las 7:44 am
    Permalink

    El halo de misterio ha sido tan grande, que he conocido mas de un suramericano que juraba que el Che era cubano. No quieras tu ver la cara de desencanto cuando les explicaba que era de nacionalidad argentina. Los gauchos no son bien vistos en suramerica, creo que por el caracter prepotente y sabelotodo y porque casi siempre ganan en el futbol que mas que deporte es una religion.

  • el 17 marzo, 2015 a las 7:36 am
    Permalink

    Isidro, con argumentos como esos, pudieramos justificar los crimenes de los gobiernos y dictaduras militaristas de los 70s, 80s, pues surgieron como respuesta proporcional a los intentos del Che Guevara y Fidel Castro de extender la “violencia revolucionaria” en todo el continente Americano y en otros lejanos como Africa y Asia, por supuesto apoyados logisticamente por la URSS. El Che y Fidel creian que podia funcionar la formula cubana de la Sierra Maestra, donde un grupito de guerrilleros apoyados desde las ciudades podian hacer “despertar a los oprimidos” y sumarlos a la lucha. Y asi lo hicieron una y otra vez a pesar de los repetidos fracasos, hasta que llego el momento que el caracter del Che le dicto que tenia que hacer las cosas personalmente y ya conocemos como fueron quitandole el cartelito de guapo en donde quiera que desembarco. En su diario de la aventura en el Congo, no tuvo vergüenza al narrar como corrio como un cobarde para salvar su vida cuando la caña se puso a tres trozos.

    Lo que nunca he podido leer, es como repercutio negativamente en el fracaso economico de Cuba este derroche de tiempo, energia y millones de dolares, que bien han sabido tapar con el embargo. Estos mismos personajes al mismo tiempo que organizaban todas aquellas cruzadas napoleonicas (que duraron hasta la decada de los 90s),supuestamente dirigian los destinos del desarrollo economico de Cuba. Ahora puedo entender con mas logica las repetidas improvisaciones que destruyeron la creciente industria y agricultura cubana.

  • el 16 marzo, 2015 a las 9:47 pm
    Permalink

    Desde luego, Miranda. No suelo arredrarme ante ningún desafío.

    Pero observa que acá hablamos del Che, no de Posada.

    De cualquier modo, mi señalamiento apunta a situar al Che dentro del ambiente de una guerra ancestral (de la cual él fue guerrero voluntario) contra un orden establecido mucho antes de su nacimiento, al cual se agregó luego el contexto de la Guerra Fría, que vino a trastocar en buena medida la ubicación de motivaciones, al punto de que los estrategas en Washington con demasiada frecuencia confundían las luchas reivindicativas latinoamericanas, nacidas en plena colonia española, con la extensión del comunismo mundial. Posada en todo caso sirvió a la CIA para intentar impedir esto último, no mucho más.

    Imposible pasar por alto además, que al Che le tocó vivir el período de desgajamiento casi total de las colonias que aún mantenían los centros de poder en Asia y Africa. Por eso se fue al Congo, desoyendo las críticas que le llegaban por igual del bloque capitalista y del socialismo real. Su lucha trascendió el duelo de bloques.

    Lo que mencionas sobre los fusilamientos en Cuba da para un post aparte. Algún día tendremos que retomar ese capítulo, viéndolo desde el ángulo hasta hoy escamoteado de una guerra civil. Pero eso ya son otros cinco pesos.

  • el 16 marzo, 2015 a las 9:21 pm
    Permalink

    “el principio del embudo social”

  • el 16 marzo, 2015 a las 9:19 pm
    Permalink

    Bobo:

    No he podido leer el libro completo, pues desde mi ubicación todo esto se complica, pero sí he tenido acceso a algunos fragmentos.

    Ahora, cuando hablo de situar al Che en su contexto epocal, me refiero a asumir que adquirió su conciencia revolucionaria en un continente donde un polo, léase EEUU, llevaba ya más de un siglo imponiendo recetas a sus vecinos menos avanzados, cuyas oligarquías aplicaban a rajatabla el principio del embudo acial, casi sin excepción. O sea, el Che ni siquiera había nacido cuando ya Nuestra América padecía las secuelas del Destino Manifiesto, la Pax Americana, el Big Stick y la Doctrina Monroe.

    Súmale que con la llegada de Harry Truman al poder, y de forma coincidente el nacimiento de la Guerra Fría, América Latina se sumerge en una nueva dinámica política y social, donde con frecuencia se confunden los límites del conflicto ideológico entre las dos superpotencias con las extremos desequilibrios e injusticias que la América Latina arrastraba desde tiempos de la colonia española, y que no se pudieron resolver en la era republicana ni siquiera con las buenas intenciones de la política de del Buen Vecino, de Franklin D. Roosevelt, y mucho menos con la trajinada Alianza para el Progreso de John F. Kennedy.

    Culpar al Che Guevara como individuo – al margen de sus errores o carencias -, de los problemas endémicos y estructurales de nuestra región – ante los cuales él reaccionó en la forma en que entendió procedente- es un despropósito de marca mayor, y su abordaje no cabe en el libro de anécdotas de Benemelis. Para empezar a hacer justicia y plantar cara a la objetividad hace falta ir mucho más atrás y ampliar el diapasón de responsabilidades.

  • el 16 marzo, 2015 a las 8:51 pm
    Permalink

    100% de aceurdo con usted

  • el 16 marzo, 2015 a las 6:52 pm
    Permalink

    Qué clase de tema trajiste Martín!! Vivo en la Argentina hace ya varios años y como cubana que soy me veo expuesta a la famosa pregunta: “¿y de Fidel qué pensás?” Esa no tengo problema alguno en responderla. Hay sin embargo, otra interrogante que me hacen con frecuencia y que últimamente provoca mi silencio o evasivas: “y qué pensás del Che?, lo quieren allá en Cuba?” Confieso que me asombró constatar que en su propia patria (al menos en el contexto en el que suelo moverme) no lo admiran mucho al Che, sospecho que la ecuación cambia radicalmente cuando se trata de aquellos sectores más identificados con la izquierda, incluso con el oficialismo, con los que no suelo intercambiar cotidianamente. Lo que sí me ha quedado claro que hay un atroz desconocimiento sobre la vida y hechos del Che Guevara, y como dije en mis primeros comentarios en HT, siempre se va a los extremos: asesino desalmado vs héroe cuasi santificado (y muy a mi pesar, me incluyo en la lista del desconocimiento)

    No se si el halo de misterio que lo rodea fue íntegramente fabricado, o si este desconocimiento sobre su persona ha contribuido de alguna manera a ello.
    Coincido que hay que mirar a la persona en su contexto, y cómo llega a interactuar con esa realidad desde sus propias pasiones, limitaciones, características y sistema de creencias. ¿Para qué? Bueno, se puede intentar un acercamiento o approach más humano con el objetivo de entender las acciones o todo lo contrario analizar al sujeto desde una perspectiva de laboratorio, y no puede faltar el juzgarlo desde lo moral y ético.
    Pero juzgar desde dónde? Desde un sistema de valores propio? Desde una crianza determinada? Desde experiencias de vida? Desde el odio o amor por determinado sistema social? O juzgar desde valores más universales de lo que es el Bien?
    Personalmente debo atenerme a testimonios, escritos, entrevistas, fuentes, libros, etc etc, es decir atenerme a lo que otros aporten o digan o comuniquen; todo tiene dos caras, y en este caso es mucho más evidente esa polaridad.
    Elijo no juzgar con ligereza al sujeto sin antes tener en cuenta una serie de factores , por eso cambio de tema cuando me preguntan por el Che en charla ligera y alegre…. y creo que seguiré cambiando de tema, al menos por un tiempo.
    Después consideremos que son pocas las figuras históricas (Martí es una de ellas) que han sabido y han podido poner por encima de contextos políticos o religiosos, los valores universales de lo que es el Bien, pero bueno ya estaríamos hablando de una clase muy especial de Hombres, y sin juzgar (ni faltar o demonizar a nadie) no creo que el Che encaje en esa categoría.

  • el 16 marzo, 2015 a las 6:11 pm
    Permalink

    Isidro, estarías dispuesto a analizar ¿qué fue lo que estímulo a Posada Carriles a cometer el abominable crimen del avión de Barbados?, en caso de que si haya sido El quien lo cometió . ¿Acaso este viejo no era de la misma época como para “entender” como se hace con el Che, de que la violencia era justificada?, Se podrán preguntar, así con esa tranquilidad, si el detonante haya sido por toda la infamia de los miles y miles de fusilamientos, mas todas las barbaries y el terror que los verde olivo habían cometido contra el pueblo?. Creo que esta reflexión es válida para el que todavía no sepa de una manera justa donde hubicar al Che.

  • el 16 marzo, 2015 a las 9:32 am
    Permalink

    Isidro insisto que te leas el libro Las guerras secretas de Fidel Castro” que esta free en Internet. Esta documentado como Che y Fidel desde el 1959 realizaron cientos de operaciones militares encubiertas para derrocar gobiernos elegidos democráticamente en ALatina. Los intentos de derrocar descaradamente a la Venezuela de Romulo Betancourt son una joya de la unión de dos personalidades catastróficas como las de Che y Fidel.
    Ese fue un buen contexto histórico.

  • el 16 marzo, 2015 a las 9:17 am
    Permalink

    Bueno, entonces podemos decir que los terroristas del 9-11, los de los atentados de Madrid y Londres y demás, son tipos “coherentes”, ¿o no?… porque al igual que su pariente “son capaces de morir por sus ideales”, debe ser que por eso cuando lo capturaron, enseguida dijo “yo soy el Che y valgo más vivo que muerto”.

    Ah, y a los que todo lo contextualizan con aquello de que “…todo individuo suele responder a estímulos de diversa índole en la época en que vive” solo les digo que un asesino es siempre un asesino, o será que la culpa de la locura desatada por Hitler la tiene la academia de Arte de Viena que lo frustraron como pintor… Vamos señores, sean un poquito “coherentes” y asuman que el tipo era un psicópata, igual que Hitler, Stalin, Mao, Castro y un largo etcétera que llega hasta Tamerlán.

  • el 16 marzo, 2015 a las 7:06 am
    Permalink

    este por mucho es el mejor comentario que he leido!!!!

  • el 16 marzo, 2015 a las 6:00 am
    Permalink

    por favor martin,sin ponerse molesto: estoy buscando hace muchos anos el por que el che es una persona importante y no lo encuentro.Si quitamos la hojarasca poetica propia de los latinos,que hizo el che Guevara de importante que tarea concreta,que descubrimiento,que fue lo que hizo?? Poesia no,por favor…cuba y America latina estan llenos de poetas,escritores y artistas y sin embargo muy vacia de personas con logros verdaderos!!!!Por eso estamos donde estamos y los EE y Europa (a pesar de los pesares) donde estan!!Digame por favor en que ambito fue un hombre exitoso su tio y no simplemente un buen mozo,romantico y como el Zorro u Robin hood!!! No se me vaya a ofender,por favor!!Para consolarlo le dire que en ese momento historico,Cuba (por desgracia) estaba llena de asesinos,ladrones.seres mediocres que cultivaban todas las malas artes a fin de llevar a todo el pueblo de cuba al corral,donde todavia se encuentra y sin muchas esperanzas….

  • el 16 marzo, 2015 a las 3:51 am
    Permalink

    Por lo general, tanto detractores como apologetas del Che suelen concentrarse casi en exclusiva en su persona, pasando de ahí a aborrecer o exaltar, según el caso, lo que consideran sus pecados o virtudes. En pocas ocasiones me encuentro con un análisis que sopese en su justa medida las circunstancias que propiciaron el desarrollo de su personalidad. Porque todo individuo suele responder a estímulos de diversa índole en la época en que vive.

    Hoy noto entre los comentarios – rara coincidencia con mis presupuestos – que Marlén atisba en esa dirección.

    Cabría preguntarse si hoy estaríamos hablando de un Che Guevara como figura universal de no haber ocurrido, por ejemplo, el infame golpe de Estado ejecutado por la CIA, las bananeras y la oligarquía guatemalteca contra el presidente Jacobo Arbenz. Al Che le tocó vivir una época de intensos choques entre ideologías, armados o intelectuales, de tensiones de clase extremas, de derrumbe de un mundo, el colonialista, y aparente surgimiento de otro, tercermunista, antiimperialista y aparentemente afincado en una vocación socialista, cuyas fallas, sin embargo, el Che tuvo la oportunidad de conocer poco después y de primera mano, con los desastres de sus misiones en el Congo y Bolivia.

  • el 15 marzo, 2015 a las 11:56 pm
    Permalink

    Llegue a “fue un ser excepcional”. Temi por mi salud digestiva y pare ahi mismo.

  • el 15 marzo, 2015 a las 7:53 pm
    Permalink

    En realidad no es santo de mi devocion, no entiendo la palabra matarife, deduzco que equivale a asesino.
    pero hay diferencias de opiniones. Santo si es, para los vecinos cercanos a la escuela donde lo ejecutaron, alli se le adora como santo se considera milagroso, y como santo le tendran.
    sus amigos lo ven como un patriota revolucionario, guerrillero por la proteccion de oprimido.
    sus detractores le llaman el carnicero de la cabana. A mi en lo personal me es indiferente.

  • el 15 marzo, 2015 a las 6:41 pm
    Permalink

    El Che era un aventurero fundamentalista. Una persona con serios trastornos psiquicos. Como se puede ser medico y asesinar a tantos seres humanos sabiendo que se estaba violando las leyes vigentes. Como se puede uno involucrar en una guerra civil sin apenas conocer la realidad de ese país.

    En su corta vida fue un aprendiz de muchas cosas y profesional en nada: Medico, guerrillero, juez, banquero, ministro, economista, filosofo, padre de familia.

    En Cuba el único legado que dejo, fueron los odiosos trabajos voluntarios explotadores de la clase obrera y la promesa de un hombre nuevo que hoy estamos viendo que no es mejor que el hombre anterior.

  • el 15 marzo, 2015 a las 3:07 pm
    Permalink

    bueno no ni es para martin,
    les pregunto a ustedes los capitalistas que han hecho, y a ustedes los comunistas que han hecho, a las personas tratan de hacer as cosas lo mejor posible, dejen ja de hablar de capitalismo que ustedes no saben que es capitalismo, yo lo estoy viviendo ahora, no estoy en cuba ok, pero les digo que no se crean que todo en el mundo de los sueños que para ustedes siempre es cualquier lugar fuera de cuba, todo va bien, un placer y dejen de criticar a muertos, y las si murieron de alguna forma por ti ok.

  • el 15 marzo, 2015 a las 2:11 pm
    Permalink

    Sr. Martín:

    Y una vez más estamos en las mismas.

    No se puede hacer apología de un criminal definiéndole o evidenciándole un “lado humano” porque siguiendo ese razonamiento entonces también personajes como Hitler y Stalin merecerían igual análisis y deberían pasar bajo una óptica revisionista como la que plantea usted.

    El que haya tenido valores “muy buenos” no le daba ningún derecho a quitarle la vida a otros seres humanos.

    Creo que realmente es usted quien tiene un problema no resuelto con la memoria de su tío, la cual trata de purificar y endulzar periódicamente.

    Yo personalmente no le culpo a usted de los crímenes de su tío (no somos responsables de la familia que nos toca) pero si pretende continuar por este camino de “aligerar” los crímenes que cometió Ernesto Guevara de La Serna, piense usted que en igual modo se está convirtiendo en cómplice de tales crímenes.

    Cordialmente, Dhaniel.

  • el 15 marzo, 2015 a las 11:18 am
    Permalink

    Hola David.

    Siempre soy critico con todo lo que tiene que ver con el engaños de la Involuxión, y los garrafales desastres a que sometió al pueblos e Cuba.
    En este post dejo claro que es un punto de vista emergente a partir de un comentario de un conocido, sobre esa versión dada la cual era un “matarife” y nada más.
    Me interesé como puede ver , nunca en decir que no mató, ni que sus víctimas debían morir, sino todo lo contrario, croe haberlo dicho tres veces en este mismo post, y miles en mis escritos. Lo que dije es que toda moneda tiene dos caras, y el Che sí la tenía, tenía una personalidad muy interesante, aún así entiendo que usted pueda diferir, los que están a favor también difieren conmigo, porque no me caso con eso tampoco, y porque también defienden a Fidel. Generalmente en este terreno estoy como en la poesía: sólo con mi alma! jai
    Un abrazo y gracias por sus tan amables palabras.

  • el 15 marzo, 2015 a las 10:50 am
    Permalink

    Mi opinión es que a nuestros familiares los conocemos la familia de una manera aunque recozamos sus errores, pero por ese amor filial, siempre encontraremos maneras de verle su lado “amable” y le tiraremos la toalla. Lo s extraños los pueden desnudar de una manera mas real aunque sea cruel. Por eso el Che aunque solo haya matado a “unos cuantos” en comparacion con todos los que se han matado en guerras y en conflictos bélicos, sigue siendo un matarife. En prision hay asesinos de tres o cuatro gente y los que han matado a “uno” solo y sin embargo todos están en el mismo saco, con los cargos de asesinos.

    Con respecto a lo de haber sido un ser que abogaba en “redistribuir las riquezas de una forma más equitativa”, de verdad que creo que en ese punto, ya dejo de ser “coherente”, para afirmar la virtud de esa “coherencia” ¿permitió el Che que su familia viviese en Cuba como el resto de los mortales?.

    De que admitiera que habia fusilado y que seguira fusilando, de no dejar a su tropa como un cobarde, de no engatuzar a la gente con mentiras como lo hacia Fidel,,, bueno ya el post seria solo en comparar a uno con el otro.

  • el 15 marzo, 2015 a las 10:28 am
    Permalink

    Inagotable , el proverbio chino me sirve para decir que la mayor virtud de una persona es a la vez su mayor defecto. Personalidad extrema , hace cosas extremas.

  • el 15 marzo, 2015 a las 10:08 am
    Permalink

    Don Martin, soy un fan de sus post, los busco en cualquier sitio que pueda encontarlos, en este lamentablemente pienso que ha hecho trizas sus siempre analisis objetivos,en cuanto al “Condotiero en Jefe”, totalmente de acuerdo; no asi sobre Ernesto Guevara, me explico, segun fuentes oficiales cubanas entre 1959 y 1960 fueron fusilados 17,121 cubanos, de los que 9,245 no fueron juzgados, el propio Ernesto Guevara, en febrero de 1959, reconocio ante las camaras y microfonos del Canal 6 de la Television Nacional, que todos los fusilados en La Cabaña fueron realizados por orden suya .

  • el 15 marzo, 2015 a las 8:51 am
    Permalink

    “Degollare a cualquier enemigo vencido” Escrbe Che

    Cuida tus palabras, ellas se convierten en acciones.
    Cuida tus acciones, ellas se convierten en hábitos.
    Cuida tus hábitos, ellos se convierten en carácter.
    Cuida tu carácter, él se convierte en tu destino”.
    Lao Tzu

  • el 15 marzo, 2015 a las 8:48 am
    Permalink

    Copio:

    Abogaba por el trabajo voluntario, y era el primero en ir cada domingo.

    “?En serio?

    Cada domingo me parecen muchos domingos.

    El autor de este comentario deberia leer, No se si lo hizo, “Yo, el mejor de todos” La biografia de Luque

    Escalona. Personalmente, comparto la opinion de Escalona sobre el Che.

    Con perdon de su sobrino, y hablo solo del Che a partir de sus propios escritos. En su Diario en Motocicleta

    nos muestra a un sujeto de dudosa moralidad
    \
    Mira Yo no me considero, ni por asomo, estar parado

    en el Escalon mas alto de la dignidad humana, como define

    Che a un guerrillero; pero a mi hijo Randy le dije que devolviera la cadena de oro que su novia le

    dio, una vez que rompieron el compromiso. En cambio, Che, se jacta es ese diario de haberle birlado

    una valiosa pulsera a una chica a la que no amaba.

    Hasta ahi, pero en ese diario hay muchisima tela por donde cortar.

  • el 15 marzo, 2015 a las 8:34 am
    Permalink

    Martín,hace más de 30 años que pienso lo mismo de tu tío Ernesto Che Guevara. Su mayor virtud fue la coherencia y en su época la violencia “revolucionaria” era validada por toda la izquierda como “lo necesario” frente a la violencia “contrarrevolucionaria”. Lamento que le tocara vivir una época en que solo la violencia se entendía como posibilidad de lucha y lamento también que dirigiera los fusilamientos en la cabaña. Los fusilamientos son execrables en las guerras y fuera de ellas.
    Creo como tú que fue muy coherente con lo que pensaba, aunque visto hoy su pensamiento, sobre los intelectuales, sobre la vanguardia, sobre “el hombre nuevo” sobre la economía y sobre la violencia sean, a la luz de sus resultados, verdaderos disparates. En su contexto fue coherente entre lo que hacía y decía y eso es muy raro en los políticos. Otro ejemplo de coherencia en un político lo observo hoy en un presidente como Mujica.

  • el 15 marzo, 2015 a las 8:02 am
    Permalink

    Sí lo sé, me crié en Cuba, a Camilo lo querían por encima de todos, pero murió o lo desaparecieron en el 59 mismo, no dio tiempo a que se viese en el poder como era. El Che planteaba la “tracción paralela” que era ir el dirigente con el ejemplo, si decía a trabajar, ser el primero en llgar y el último en irse, para tener autoridad militar pero también moral, y frente a la tropa también. La gente que estuvo sic argo dicen que era duro pero justo y que siempre iba delante. a eso me refería. Sí que hablé con caleros que compartieron con él el trabajo voluntario y tenías que ver como lo respetaban, lo más probable es que fuese en comparación con el Fidel de entonces, un tipo sólo preocupado en las relaciones con la URSS y muy puesto ya en el papel del dios supremo, pero sea por lo que fuere lo que comento ahí fue así.

  • el 15 marzo, 2015 a las 7:35 am
    Permalink

    Martín:

    No seré yo el que venga a manchar la imagen del que, al fin y al cabo es su familia, por una cuestión de respeto, pero sí le aclaro algo dos cosas una,: A quien el pueblo de Cuba admiró y quiso a porfía, mucho más que a su tío, fue a Camilo, y dos: Nadie posee las buenas o las malas cualidades al 100%; y ni la valentía acompaña siempre a los buenos, ni la cobardía a los malos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *