En Cuba: los Rusos vs. los Chinos

Por Amrit

La Reina en el término de su reinado.

HAVANA TIMES — Una frase popular dice que sólo se valora lo que se ha perdido. Triste sentencia, ¿no? Pero como yo intento ser justa, siempre añado que la memoria también se construye, y bajo el prisma de la nostalgia se adulteran bastante los recuerdos.

Sin embargo, una serie de impresiones recientes amenazan con reivindicar esta frase fatal… Sí, debo confesar que ahora que parece bendecirnos la marea tecnológica china, ¡empiezo a extrañar los tiempos en que las oleadas provenían de la Unión Soviética, con aquellos equipos que en nuestra ingratitud llamabamos sarcasticamente “bolos”!

La primera razón yace en un rincón de mi cuarto: una olla eléctrica china, “la Reina,” que costó 64 CUC y sólo funcionó bien el tiempo justo para consumir el período de garantía. De repente empezó a producir un sonido que me aterraba (y a mis pobres gatos que corrían espantados): parecía un cohete a punto de salir despedido al espacio.

Deduje que era por la junta, reblandecida, que no retenía bien la presión. Al no hallar otra de su diámetro decidí usarla sin presión. Pero entonces dejó de encender.

Esta vez recurrí a un mecánico, quien me explicó que la causa era un fusible, al parecer irremplazable. La puso a funcionar directamente de la corriente, y me advirtió que le quedaba muy poco tiempo de vida.

-¡Pero si es nueva! –protesté desconcertada.

Y él me mostró su interior, el universo de dispositivos y cables del que no entiendo nada: todas las piezas de metal estaban oxidadas, corroídas por el salitre que trae el aire del mar, visible a lo lejos, desde mis ventanas.

Como la balaustrada del balcón, las rejas y la bicicleta sufren los estragos del salitre, su argumento me pareció razonable. Notando mi doble decepción, el buen hombre intentó consolarme:

“Todas salen malísimas”, dijo. “Es la peor inversión que ha hecho el estado.”

¿Cómo no sobrecogerme pensando, por extensión, en el “intercambio” masivo de refrigeradores, que ya hay gente maldiciendo entre dientes?

También yo, por no tener dinero suficiente para comprar uno de la shopping, opté por un refrigerador chino, “por la izquierda,” pero absolutamente nuevo, blanco, impoluto.

Ya la junta de la puerta se despegó, no hermetiza y las consecuencias son un amontonamiento diario de agua en el fondo y una cifra mas alta en la cuenta mensual de la electricidad.

No obstante, esto no es para mí lo más grave. Mi conflicto diario con los chinos es la radio que compré hace menos de seis meses. Una maravilla para tiempos de ciclón porque tiene una batería recargable y ademas se carga accionando una manigueta.

Pero en lo que llega el ciclón (¡y Dios quiera que tarde!), trato de hacer que mi pequeño y precioso equipo cumpla la función que cumplieron a cabalidad sus predecesores rusos: escuchar cada mañana el programa “Música Antigua,” que emite CMBF y escucho  desde los años 80.

Es un día de verdadera suerte si capto bien la señal, no importa cuanto ajuste el dial, despliegue la antena, alterne a FM o a AM, o haga que el artefacto recorra todos los puntos cardinales de la casa.

Es entonces que tengo un rapto demoledor de nostalgia, me acuerdo de mi radio Beff, del Selena, con los que escuchaba nítidamente no sólo CMBF, la emisora de música clasica y mi preferida, sino una tal 560 WQAM, (una emisora “enemiga”) que sólo transmitía country music y era para mí una delicia, también en los años 80…

Así que rezo de corazón porque se levanten de su tumba los muertos: mis radios “bolos” desechados, aquellos ventiladores Órbita que resistían golpes y caídas, las lavadoras Aurikas que todavía son la salvación de muchas amas de casa, la camara Zénit gracias a la cual registré amores y dichas que entonces ignoraba eran efímeras…

Tan efímeras como aquellas primeras muestras de confort, nuestros criticados equipos rusos, toscos, “bolos,” que hoy, (estoy segura), no soy la única en extrañarlos.


14 thoughts on “En Cuba: los Rusos vs. los Chinos

  • el 20 mayo, 2013 a las 9:40 am
    Permalink

    me puedes decir que marca es esa olla que te salio buena y si sabes donde puedo comprar una
    Saludos y gracias

  • el 20 mayo, 2013 a las 9:39 am
    Permalink

    Buenas a todos necesito saber las marcas de esas ollas reinas que compraron y les salio buena es que quiero comprarle una a mi madre pero no quiero comprar algo que salga malo.
    Gracias

  • el 31 mayo, 2012 a las 12:46 am
    Permalink

    Productos modernos de calidad… algo de lo moderno puede considerarse de calidad? fundamentando en que ese dicho tuyo? Aqui la colega habla de su camara fotografica rusa y voy por ahi: recien he conseguido una zenit 11 porque vi algunas imagenes obtenidas con ese objetivo helios que carga dicha camara, me resulta mucho mas preciso que cualquier nikon o canon digital, y por mucho, aunque lejisimos esta de la rolleicord que ocupo; dicha camara rusa me ha costado 35 dolares, ni mas ni menos, hace falta limpiarle el lente para que regrese a su plenitud, dicho engorro no costara mas de 10 dolares, entiendase que un equipo fotografico como este no requiere de baterias para nada, las que se le asemejan de otras marcas requieren por fuerza una bateria, costosisima siempre; funcionara bien al menos otros miles de meses si no sufre caida o golpe brusco, de ser asi requerira de compostura, porque estos artefactos siempre la tienen, y seguira funcional… si esa no es calidad entonces los conceptos que manejamos son totalmente distantes, lo de ahora es chatarra, basura, completos productos desechables.

  • el 17 mayo, 2012 a las 4:01 pm
    Permalink

    Si hubiera un mercado como en todas partes no solo compras el caro, el bueno o el barato si no que el comerciante te dara garantia, hablo de un comerciante no un estado metiendose en todo, el estado solo cobra impuestos del comerciante que vende y de ti que compras y esos impuestos te permitiran contar con calles en buen estado, limpias y muchas otras cosas, moraleja es preferible vivir en una caverna de la edad de piedra que en este siglo con esas chatarras.

  • el 17 mayo, 2012 a las 5:54 am
    Permalink

    Mi maquina es Fiat, es verdad que los chinos estan metiendo las manos en todas partes p’q la mano de obra cuesta poco como es verdad que hay miles de cosas hechas en China pero no escriben Made in China sino las personas no la compran sobretodo los rusos lo se p’q yo vivo en una ciudad con mucho turismo ruso y cuando compran algo lo 1ero que quieren saber si es Made in China si es chino te lo dejan ahi

  • el 17 mayo, 2012 a las 2:25 am
    Permalink

    Pues yo tambien compre hace casi 5 años una olla muy similar a la famosa “Reina” y hecha en China y ahi esta fncionando En cuanto a los productos hechos en China, pues hoy por hoy muchas marcas de electrodomesticos famosas mundialmente que se fabrican en China, Malasia, Tailandia, etc. Incluso los Ipad. Lo unico es que la tecnologia se desarrolla en otro pais y el ensamblaje y porduccion se hace en Asia por lo barato de la mano de obra. En cuanto a las marcas chinas propiamente, pues hay productos bastante buenos y otros no tanto. Creo que Haier es uno de los mejores y fabrican refrigeradores, lavadoras, etc. No se si esa fue la marca de los refrigeradores que se vendieron en Cuba. Por supuesto, los productos coreanos y japoneses para mi tienen mejor calidad y prefiero pagar un poco mas por ellos.
    En cuanto al mercado cubano, pues no es nada nuevo que los productos que se compran para las masas son de lo mas barato y menor calidad. Eso siempre ha sido asi, y ha sucedido historicamente hasta con la comida. Incluso muchas cosas que venden en las tiendas en chavitos.

  • el 16 mayo, 2012 a las 9:57 pm
    Permalink

    Hola, Giraldilla:
    Realmente eres dichosa, porque son pocos los que en el mundo desarrollado de hoy se la pueden pasar sin comprar nada chino. Y no sólo porque la globalización ha conducido a que cualquier producto pueda tener componentes de múltiples nacionalidades, o que al menos haya sido ensamblado en un lugar distinto al que se le concibió y diseñó. También está el hecho de que TODAS las economías desarrolladas se han volcado en Asia, con especial acento en China, buscando abaratar sus costos de producción.
    Mira, en 2007, la periodista estadounidense Sara Borgini decidió dejar de comprar por completo los productos chinos que se venden en su país. La experiencia la condujo a escribir el libro “A Year without ‘Made in China’: One Family’s True Life Adventure in the Global Economy.” Y su conclusión fue la siguiente. Cito: “Después de un año sin China te puedo decir esto: Uno puede vivir sin ella, pero cada vez es más complicado y más costoso conseguirlo. Y en una década a partir de ahora quizás yo no logre ser tan valiente como he sido ahora para intentarlo de nuevo.”
    Un dato más: Hace un par de años la Geely de China compró la legendaria fábrica sueca Volvo, pagando la friolera de 1.800 millones de dólares y dejando intactos los puestos principales de la empresa y su ubicación europea, para no perder el “sabor” que ha hecho de la Volvo una institución mundial. ¡Te imaginas eso! Desde hace un tiempo cada Volvo que rueda por las capitales de Europa lleva el sello chino: algo así como un Panda metido en el motor…y esto es apenas el principio. ¡Cosas veredes!

  • el 16 mayo, 2012 a las 2:30 pm
    Permalink

    Veronica, China produce productos de alta tecnología por ejemplo los iPads de Apple y casi todo lo que vende Apple se produce en China. Lo mismo con muchas compañías americanas. Coincido con Isidro. el problema es que los compradores cubanos se ven obligados posiblemente a comprar lo peor (mas barato) del mercado chino ignorando aquello que dice “Lo barato sale caro”!
    El error esta en que no creo que en Cuba las personas tengan la opción de escoger.
    Pueden comprar una olla por ejemplo de otra marca digamos japonesa o de otra marca china de mejor calidad y que por supuesto seria mas cara ?

    Acá tenemos una olla eléctrica que costo mucho menos de 50 dollares y sigue funcionando como el primer día.
    No entiendo como el precio de la olla que les venden a Uds pueda ser tan alto. El transporte no debe costar mucho mas que lo que costaría transportar el mismo producto a Estados Unidos.
    Cuanto es la ganancia que el estado se embolsillo por cada una de estas ollas?

  • el 16 mayo, 2012 a las 2:10 pm
    Permalink

    No te envidio Isidro yo estoy muy bien con las tecnologias italianas, alemanas y japoneses, en mi casa no hay ni un producto chino

  • el 16 mayo, 2012 a las 2:05 pm
    Permalink

    El problema es que en Cuba el socialismo no existe hace rato no se p’q todavia no te has dado cuenta

  • el 16 mayo, 2012 a las 2:02 pm
    Permalink

    Yo no extrano ni los ” bolos ” ni los chinos, los chinos como en todas las cosas copian de lo mas bien pecado que duran de navidad a fin de ano sin decir la mala calidad en todo lo que hacen

  • el 16 mayo, 2012 a las 8:54 am
    Permalink

    ¡Desde luego que no todo lo chino es malo! Se los digo desde Pekín. El problema radica en la selección que le corresponde hacer a los importadores cubanos, que quizás buscan al bulto, en la fábrica que más barato les vende, o tal vez no les queda más remedio, pues calculo que no haya muchos fabricantes dispuestos a dar crédito a los cubanos. Pueden ser muchos factores. Acá compré una Olla Reina hace cuatro años, por 30 dólares, y sigue funcionando como el primer día ( y mucho que la uso). Y los radios de onda corta se venden muy, muy baratos, en mil modelos diferentes, y lo captan todo, así que el problema principal no es de los narras.
    En cuanto a los bolos, siempre nos vendieron tecnología chatarra. Y es que ni para el consumo interno, ni para la exportación, la industria ligera soviética arrojó nunca un saldo positivo.

  • el 16 mayo, 2012 a las 8:25 am
    Permalink

    Asi mismo ocurrirá con el socialimo, no nos cansamos de criticarlo y el día que no lo tengamos vamos a saber lo que es bueno

  • el 16 mayo, 2012 a las 7:43 am
    Permalink

    en vez de extrañar los equipos rusos del pasado, deberíamos luchar por tener acceso a equipos de calidad modernos. es que aquí el estado siempre compra barato y malo, claro como no es para ellos. yo quiero comprar mis propios productos, tener más opciones, que no todo lo chino es malo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *