En Cuba hay que rezar por los frijoles

Osmel Ramírez Álvarez

El valle de Mayarí posee tierras de gran fertilidad.
El valle de Mayarí posee tierras de gran fertilidad.

HAVANA TIMES — Por mucho que el gobierno estadounidense tenga asesores, tecnologías y recursos para mantener bien informado a su presidente, dudo mucho que se imaginen siquiera algunos detalles de cómo funciona Cuba.

Aparte de hacer periodismo, ya he mencionado en mis artículos que me dedico a otros trabajos para sobrevivir. Uno de ellos es trabajar la tierra y criar cerdos. Por ello estoy asociado a una cooperativa, una CCS similar a la que dirige aquel personaje que interactuó con Obama en el encuentro que sostuvo con los empresarios y cuentapropistas.

Hoy, mientras espero a los compradores de Acopio para venderles mi cosecha de frijoles, me acordé de ese día. Recuerdo que aquel señor, que fue entrenado previamente para expresar lo que dijo, culpaba al bloqueo por falta de insumos y maquinarias y que todo ello redundaba en afectaciones productivas. Así decía.

Obama le respondió magistralmente y no creo que hubiese podido prepararse de antemano para esta pregunta específica. Le habló de la agricultura orgánica y de los buenos precios que tienen sus productos en el mercado, principalmente en los países ricos. Le preguntó por qué a falta de químicos y maquinarias no han explotado esta variante.

Al mismo tiempo le aseguró estar trabajando por el fin del bloqueo y el interés de su gobierno en que se comercie directamente con las cooperativas y los agricultores cubanos. Fue algo tan mecánico y preconcebido por parte del cooperativista que ni siquiera pidió responder.

Pero ¿qué cosa es una CCS? Ahora mismo les digo. Es una entidad estatal, que dicen que no lo es, y que el Estado impone a los campesinos con tierras propias o en usufructo, para negociar sus producciones, acceso al crédito, a los insumos, a las maquinarias y a la comercialización. Tiene personalidad jurídica y aunque por ley es obligatorio asociarse so pena de perder la tierra, en la práctica no se penaliza al que no se asocia si la tierra es propia. Solo te excluyen.

El tabaco es un cultivo muy difundido en nuestra cooperativa.
El tabaco es un cultivo muy difundido en nuestra cooperativa.

Si no es a través de la cooperativa, aunque tengas tierras, no tienes derecho a créditos bancarios, ni acceso al seguro, ni a los paquetes tecnológicos que proveen insumos, semillas y uso de maquinaria estatal. Por ejemplo, está prohibido sembrar tabaco fuera de un contrato con la empresa Cubatabaco, que ofrece un paquete tecnológico. Solo se puede hacer a través de la CCS (Cooperativa de Créditos y Servicios).

Por ello te cobran de un tres a un cinco por ciento del ingreso bruto que pasa por su contabilidad, además del cinco por ciento como impuesto al Estado. Todo fuera una simple imposición si no se arrastrara, en el 99 por ciento de los casos, gran ineficacia en su gestión. Los campesinos sufrimos mucho de ese burocratismo, de los constantes incumplimientos. Tanto que es muy raro que algo salga como se planifica.

Casi nunca el bloqueo o la falta de recursos es la verdadera causa del incumplimiento. Lo que vemos es burocratismo, exceso de jefes y de reuniones, demasiada planificación que no se cumple ni permite improvisar. Nuestra presidenta ya no tiene cara en las reuniones para enfrentar a los socios, porque jamás se puede cumplir con lo estipulado. Lo peor es que nadie parece tener la culpa. Demandar es inútil, pues resulta una desgastante pérdida de tiempo.

Y es cierto. Ninguno de los funcionarios son los culpables. Es el sistema que está diseñado para funcionar con “el hombre nuevo”. El Che tenía razón en eso. Con los seres humanos reales, con los que conocemos, el sistema comunista cubano no funciona. Tal vez con androides, creados con ingeniería genética para ese propósito, se pueda conseguir un mejor resultado.

Casi termino de escribir el artículo y el carro de Acopio no llega. El compromiso era para tres días atrás y hasta hoy nada. ¡Qué ineficiencia! Me anoté para el paquete tecnológico y la semilla nunca llegó. Sembré tarde con semilla resuelta con otro campesino y eso atentó contra los rendimientos. Los insumos los compré a sobreprecio en el mercado negro. Ahora hasta comercializar lo producido es una tortura. Lo peor es que si se infestan con bichos, por la demora, no me los compran y el que pierdo soy yo.

La masa ganadera está urge de mejoramiento genético.
La masa ganadera está urge de mejoramiento genético.

Así se trabaja en Cuba. Se trabaja mal. Todo es ineficiencia, ineptitud, ineficacia. Estoy seguro de que no se trata de defectos genéticos de los cubanos. Esos mismos funcionarios van de misión a otro país y son fieras trabajando y haciéndolo todo bien. Un sistema económico diferente y un poquito de dinero del que vale, hacen toda la diferencia.

Si emigran para la Florida, ni hablar. Allí son superhombres. Dos o tres trabajos y no quieren ni dormir.  Es el sistema, no cabe duda. Y a Obama lo querían convencer de que el bloqueo es el que afecta la eficiencia. Muy bueno el ejemplo que le puso de la agricultura orgánica, pero ni soñarlo. Con Acopio comercializando se pudren los vegetales y las viandas, esperando el dichoso camión.

El mío parece que hoy tampoco va a llegar. No soy creyente, pero creo que aun así voy a tener que rezar por mis frijoles.
—–

Foto de portada: Yosvani Deyá
Otras fotos por Osmel Ramírez

 

 


16 thoughts on “En Cuba hay que rezar por los frijoles

  • el 11 abril, 2016 a las 6:57 am
    Permalink

    !Agricultura orgánica! He ahí la solución que se viene realizando en el mundo hace miles de años, o se podría decir que se utiliza desde que la humanidad descubrió la agricultura.

    ¿Se desconoce en cuba que la materia orgánica producida por animales y plantas es el mejor abono? No, eso se sabe

    Lo que siempre se ha querido enseñar es que sin un tractor o sin abono procedente del exterior…es imposible cultivar la tierra. !Y para eso tienen el embargo como el pretexto ideal!.

  • el 10 abril, 2016 a las 8:07 pm
    Permalink

    Bobo: las estadísticas me siguen impactando. La cosa está peor de lo que parece. Las granjas estatales reciben todavía la gran mayoría de los recursos, siendo mas ineficientes. Lo que reciben va al mercado negro casi todo y los campesinos tenemos que pagarlos clarísimo. Eso, junto a otras cosas influye grandemente en los precios de los productos agrícolas. Es una política agraria muy loca e improductiva.

  • el 10 abril, 2016 a las 5:24 pm
    Permalink

    Oigame Felo, usted cree que cuando empiecen los viajes de ferry de USA- Habana nos puedan mandar en cada viaje un poco de aguacates, lechuga y unas libritas de carne?

  • el 9 abril, 2016 a las 4:34 pm
    Permalink

    Osmel en las 5 provincias orientales segun ONEI sólo el 44% de la tierra agricola estan cultivadas. Como bien sospechas en Camagüey sólo el 24% esta cultivada, un verdadero horror teniendo en cuenta que está provincia tiene un relieve extenso y plano lo cual permitiría una elevada producción de alimentos con gran productividad utilizando mecanización agrícola. El abandono del campo cubano por falta de una política gubernamental hacia el sector agropecuario es más que evidente.

  • el 9 abril, 2016 a las 1:29 pm
    Permalink

    Bobo: gracias por las estadísticas exactas, seguro están en internet. Aquí en oriente es menos, por eso mi error. Deben ser Camagüey y el centro donde reina el marabú y hay menos población. De todas formas el 80% era mucho. Aprovecho para decir que ya recogieron los frijoles, pero la espera para cobrar será peor. Hay quienes vendieron el maíz en febrero y aun no llega el dinero. Pondré mi barba en remojo.

  • el 9 abril, 2016 a las 7:39 am
    Permalink

    Osmel en el Anuario de estadísticas de la ONEI oficial de Cuba dice que para el año 2015 de las tierras aptas para cultivar estuvieron sin cultivarse 3,6 millones de hectáreas que son el 58% y lo fundamental el 68% sin cultivar son del sector (personas jurídicas) donde entran el estado y las cooperativas.

  • el 7 abril, 2016 a las 5:55 pm
    Permalink

    Luis: no creo que el 80% de la tierra cultivable esté sin producir. Tal vez el 30. Sí creo que el 80% de la que se siembra está subutilizada, con bajos rendimientos, por muchas causas. Las propias son intransferibles. Solo se adquieren por herencia. Los descendientes de un buen campesino no siempre siguen los pasos de su padre. Y el hijo de un sin tierra que tenga vocación de agricultor, no puede adquirirlas legalmente. Es una especie de feudalismo. Bajo Fidel el estado era un gran terrateniente inflexible, con muchas tierras ociosas. Bajo Raúl las cedió en usufructo. Buena iniciativa. Lástima que el mal reparto y la ineficacia del sistema no permitan mejores frutos. Cada vez los precios están más altos, tanto de los insumos como de los productos agrícolas. El pueblo es el que sufre más.

  • el 7 abril, 2016 a las 5:54 pm
    Permalink

    Osmel, ahora recuerdo que mi mamá me contaba que un tío de ella al cual conocí ya muy viejo, trabajaba en la Plaza de Cuatro Caminos revisando los aguacates y otros productos que se exportaban para Estados Unidos diariamente. Ella los vio porque todos los que tenían algún defecto los retiraban y podías llevártelos libremente a tu casa. A veces él les llevaba a los sobrinos que eran huérfanos de padre y dice la vieja que eran unos aguacates inmensos, hermosos y riquísimos. También recuerdo otro señor que fue mi compañero de trabajo en otro centro que tuvo una tarima en la misma Plaza pero además exportaba lechuga a Estados Unidos. Me contó que ern unas cajas especiales de madera con una especie de gavetas con huequitos donde se coloca el tallo de la lechuga para que las hojas no se estropearan y así salían por avión o por el ferry que hacía el viaje a Cayo Hueso. Hay un artículo que leí hace años en la revista Palabra Nueva de la Diócesis del Pinar del Río, cuya publicación fue suspendida por el régimen, titulado La ganadería en Cuba cuyos datos se sacaron de los anuarios de la Asociación de Ganaderos hasta 1958. Increíbles los niveles de producción de carne, leche, derivados, pieles, sebo, etc. Yo tengo ya 64 años y recuerdo que alguna partes de la la carne de res de segunda era más barata que el pollo. Coincido contigo que todo no Era. perfecto, pero es que perfecto no hay nada humano. Aquí en USA y en Europa hay gente pobre por variadas razones que van desde una coincidencia de circunstancias desafortunadas hasta desidia y falta de interés en progresar. En una nueva sociedad en Cúba. enseñemos a todos a pescar y cada cual que decida si quiere comer pescado o no, si quiere prosperar o estancarse. Al final nadie es igual a nadie. Yo veo grandes potencialidades en nuestro país el día que sea libre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *