En Cuba, engañar y seguir engañando

Aurelio Pedroso  (Progreso Semanal)

limpieza-771x385HAVANA TIMES — Inspirado en un chascarrillo de nuestra sección Papalote con rabo, me viene a la mente, en rápido repaso, esa mala costumbre ya desgraciadamente institucionalizada, de intentar mejorar en un par de días la imagen de un sitio porque una importante personalidad gubernamental o política habrá de visitarla.

Aunque tal ardid no es patente criolla, sino que se aprecia en otros lugares de este mundo,-como esos siete pecados capitales internacionales que nombrara el Papa Gregorio Magno y otros más no incluidos en la lista-, en Cuba tiene un significado especial que se puede interpretar como desatender algo por mucho tiempo sin considerar el daño a la sociedad o a la economía, y “maquillarla” para que el ilustre visitante se lleve una buena impresión.

La primera vez que escuché de tal filosofía del engaño fue en boca de mi propio padre cuando se indignaba al ver que los campos de caña sólo estaban libres de malas hierbas en los primeros plantones. Los dirigentes de aquellos años salían felices del recorrido (siempre en jeep) y convencidos de que nuestros cañaverales estaban que daban gusto para el corte a mano o mecanizado sin imaginar siquiera el tormento que le vendría encima al pobre machetero al avanzar tres o cuatro metros en profundidad.

No hace mucho ocurrió algo parecido en un hospital de provincia que no es menester mencionar. La visita tenía carácter internacional y a todos los ingresados se les dotó de nuevos piyamas que debieron devolver una vez concluido el recorrido y volver a los harapos, sin medidas ni tallas que usaban aquellos que no podían traer de casa un atuendo adecuado para la ocasión. Para algún avispado lector, no es necesario me recuerde que la salud pública es gratuita.

En la última visita del Santo Padre sucedió algo por el estilo en las vías por donde debía circular la comitiva. El cálculo de los organizadores fue macabro. En algunas calles transversales la remodelación alcanzó hasta donde podía el ver el enviado de Dios.

Ciertamente, y pongamos de ejemplo nuestra propia casa, cuando se anuncia la llegada de un familiar o amigo –de Miami o el distante Kazajastán, por ejemplo-, todos nos esmeramos en la limpieza y organización. Tal proceder, a nivel de gobierno también resulta loable siempre y cuando, en ambos casos, no confundamos ocultar la realidad con una manta de engañifas todas censurables.

El motivo de estas apreciaciones es, como se señala al principio, una visita que Miguel Díaz-Canel, primer vicepresidente de los Consejos de Estado y Ministros, realizaría al emblemático zoológico de la Avenida 26 en el Nuevo Vedado.

Nos comentaba una amistad allí presente que un día antes fue con su sobrino al Zoo y muy pocas jaulas estaban habilitadas porque eran pintadas por personal de mantenimiento. De puro milagro no le dieron un retoque a las uñas de la leona.

Las cuentas de este rosario son interminables. De paso por nuestras oficinas, justo el mismo día en que un lector “campista” se quejaba en las páginas del diario Granma, un conocido junto a su familia chilena nos refería que de vacaciones en el campismo del litoral norte, la jardinería era perfecta a la entrada del campismo, pero que ya en la cabaña el panorama era desolador sin contar con otras contrariedades más que no se ajustan al tema.

Por cumplir raras normas o contentar a vaya usted a saber a quién, nuestros estomatólogos deben cumplir al mes un plan de trabajo determinado por las altas instancias. Así tenemos que si acercándose el día 30 no tienen en su haber “equis” cantidad de extracciones, pues ni cortos ni perezosos anotan en sus registros “Periquito Pérez, dos molares y un colmillo”.

Esta mascarada no tiene fin. Roguemos esté incluida en ese necesario y también difícil “cambio de mentalidad” al que nos ha llamado el Presidente de la República. De lo contrario, nos seguiremos engañando a nosotros mismos. Y lo peor, que con el tiempo nos lo vamos a creer.


4 thoughts on “En Cuba, engañar y seguir engañando

  • el 22 agosto, 2014 a las 7:20 am
    Permalink

    ..esto es algo que hice por la visita del general rodiles planas a cierto pueblo cubano:

    bienvenido general
    a este pueblo, desde ayer
    se trabaja pa que ud
    lo vea todo brillar.
    daban ganas de llorar
    carreteras y edificios,
    pero sin duda el oficio
    de hacer todo a ultima hora
    le brinda a su observadora
    mirada, un paraiso….

  • el 21 agosto, 2014 a las 9:08 am
    Permalink

    Jajajajaj, que triste realidad!!! Ahora recuerdo las fachadas de los edificios pintadas a todo correr para esperar una visita ilustre (aunque por dentro estuvieran a punto del desplome), Nuestro país en eso se ha convertido, en puro maquillaje.

  • el 21 agosto, 2014 a las 3:11 am
    Permalink

    El gobierno cubano no ha hecho nada mas que aplicar uno de los manuales que magistralmente describe el TOTALITARISMO:”1984″, de George Orwell. De forma esplendida se ve en la adaptacion cinematografica del libro como se vivia en “Oceania”(pudiera ser sustituido el nombre magistralmente por Cuba), en un total estado de desastre, y como por la radio se repetia hasta la saciedad como se sobrecumplian los planes de los diferentes renglones(lo cual por supuesto, no se corresponde con el desastre que se observa por doquier, cualquier similitud es PURA COINCIDENCIA, y esa emisora puede ser cualquiera: RADIO REBELDE, RADIO PROGRESO, RADIO RELOJ.
    Entonces, el fenomeno descrito no es mas que la manifestacion una de las leyes mas del proceso que se vive en Cuba por mas de 50 años ya.

    He aqui un breve resumen de “1984”(http://html.rincondelvago.com/1984_george-orwell_21.html), para que se pueda comparar todas las caracteristicas que estan presentes en la version cubana de 1984.

    Nada, que los lideres totalitarios deben maldecir minuto a minuto a Orwell por haberlos caracterizado tan magistralmente!!!

  • el 20 agosto, 2014 a las 12:25 pm
    Permalink

    Me reido con lo de las extracciones,,, por eso es que a una gran mayoría de los cubanos les falta el primer molar.
    Por lo demás Aurelio, eso mismo es lo que les ha pasado. Que se han llegado a creer todos esos engaños, y como la mente es tan jodida para poderla enderezar, es que vemos a todos estos trasnochados, repitiendo como verdad, “los engaños que le metieron”

    Creo que en psiquiatría sería un cuadro de psicópatas, donde lo que alucinan es una percepción normal y sana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *