En Cuba el significado puede variar

Yael Prinzant*

Foto: Chris Stackowicz

HAVANA TIMES, 17 ene — El mes de Octubre forma parte de la estación lluviosa cubana y ha estado lloviendo y escampando, e increíblemente gris, desde el sábado. Antier, un vecino de Alfredo que estaba desesperado salió al balcón y gritó al cielo: “¿Hasta cuándo?”

Más tarde, esa misma noche, pasé por las afueras del Hotel Habana Libre.  Comentando sobre el agua que salía de todos las instalaciones de luminarias externas, escuché a un amigo decir a otro con acento inglés: “Mira, solo en Cuba”. Los dos se rieron estridentemente,  yo también reí, y comenzamos a conversar. Son dos jóvenes diplomáticos sirios trabajando para su embajada en Miramar.

Una amiga y yo cenamos con los diplomáticos sirios la otra noche. Uno está estudiando español aquí y me dijo que ya ha usado cada mala palabra cubana. Cuando le pregunté qué quería decir, él explicó que a la gente le ha resultado muy difícil entender su español con acento árabe.

Foto: Chris Stackowicz

Recibió una reprimenda cuando su pronunciación de “malecón” fue confundida con “maricón” (palabra despectiva que se usa para denominar a los homosexuales varones),  pollo (chicken)  por bollo (coño).

También acusó a la dependienta de una tienda de ser “fresca” (que quiere decir  ruda) cuando lo que quería  era pedir un “refresco”. Perfecto.

El coqueteo en la calle aquí son como la lluvia, frecuente y energético, pero breves. Normalmente escuchas “qué bonita” (how pretty), “mira ella” (look at her), o en cubinglés, “juer ju fron” (where you from?).

Pero ayer en La Habana Vieja, mi amiga y yo escuchamos la mejor de todas.

En lugar de lo que creímos debía ser “te queremos a pedazos” (I love you to pieces) un hombre nos dijo “I luv joo to pee pee.” Todavía  nos estamos riendo por eso.

Y anoche Alfredo y yo preparamos la cena en casa…durante el primer apagón desde que estoy aquí. Solo duró una hora y media, bien poco según los estándares cubanos. Pero  cocinar a la luz de una pequeña linterna fue una nueva aventura. Sin embargo la comida quedó deliciosa.

Yael Prinzant

(*) Esta es la segunda de siete artículos por Yael Prizant. La autora ha estado viajando a Cuba con regularidad desde el 2003. En Indiana, donde vive, ella es Profesora Asistente de Teatro en la Universidad de Notre Dame. Ha estado traduciendo obras del dramaturgo cubano Abel González Melo, y espera traducir más obras teatrales para que sean producidas en inglés.

En Cuba las personas escuchan

2 thoughts on “En Cuba el significado puede variar

  • Saludos..desde .Lancaster Pennsylvania…
    siempre me ha agradado cuando escriben sobre mi pais y la cosas que alli pasan o se dicen y de algor popular y de como los Cubanos asesinamos el idoma de Cervantes …amiga te ayudaria a enterder(me imagino que ya lo sabes)pero lo considerarias una falta de respeto hacia tu persona ,asi que es mejor que te quedes con la parte graciosa si es que la tiene ,No crees?

  • jejejej esa nueva frase a la que te referias puedes otorgarsela al regueton… El chacal es el culpable..jejeje
    aqui se habla cubi-español… y se pudiera decir aunque a algunos no les gueste que se enriquece todos los dias con nuevas palabras simples o sujetas a la actitud del hablante…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *