En busca del agro perdido

David Canela

HAVANA TIMES, 2 marzo — El pasado 18 de enero el periódico Granma publicó un dato sorprendente, que me hizo cuestionarme si Cuba podría seguir considerándose un país agrícola.

Decía que según el Centro Nacional de Control Pecuario, en el país “existe un déficit superior a los 59 000 animales” encargados de la tracción en los campos. Mi ánimo se sublevó.

No se estaba hablando de tractores, ni de redes hidráulicas, ni siquiera de invernaderos, avionetas o maquinarias lecheras, sino de bueyes para surcar la tierra y llevar las carretas. Entonces, ¿dónde está la agricultura en Cuba?

Si el proceso de urbanización en el mundo ha aumentado de forma drástica en el último medio siglo como consecuencia natural del progreso, en Cuba creo que se ha intensificado más debido a la poca estimulación económica que origina el colectivismo socialista y la impropiedad de la tierra y sus frutos.

Da vergüenza que todavía en el Granma se pretenda discutir hasta qué punto un campesino es dueño de sus reses y de sus cosechas.

Este país se vanagloriaba de haber sido uno de los países más productores de azúcar de caña en el mundo, y hasta finales de los años 80 fue su principal fuente de ingreso.

En el 2003-2004 se desmontaron casi todos los centrales, los cuales no habían sido modernizados en décadas, y así comenzó a escribirse el capítulo final de la historia del azúcar en la Isla. Ahora quieren resucitar a la heroína para que continúe la zaga.

El tabaco vive del prestigio que se creó durante el siglo XIX y la primera mitad del XX, y ha quedado como un ícono cultural para las revistas de turismo, y un artículo de lujo que rinde jugosos beneficios en las subastas millonarias de la Feria del Habano.

El café ha tenido una suerte menos gloriosa: se vende puro en las tiendas de divisa, y mezclado a la mitad con chícharo en las bodegas de la población, por tanto ni siquiera es café. Y el chocolate es una ficción que suele verse más en los helados.

De la exportación de cítricos ya no se habla. Apenas se ven mandarinas en las calles, aunque estén en temporada. Las frutas y verduras que se consumen son las de estación, pues no se conservan en frigoríficos para que puedan venderse durante todo el año.

Y es más fácil comer una manzana importada que una guanábana.

Mientras los campos retoñan de marabú, y los campesinos emigran hacia las ciudades, en éstas se siguen cultivando pequeñas parcelas y organopónicos.

¿Quién ha dicho que por hacer un huerto en el jardín, o convertir un patio en cochiquera (incluso un baño) se desarrolla la economía de un país, o se garantiza el sustento familiar?

¿Es en nombre de la ecología, por no gastar petróleo en la transportación? Las ciudades necesitan parques, no ilusiones edénicas.

El campo debe ser repoblado por sus dueños, y por trabajadores que lo hagan producir ecológica y diversamente.

El Estado debe incentivar la gestión empresarial de los pequeños productores, y velar porque tengan un desarrollo ecológicamente sostenible.

Así es como podrá reducir las importaciones de alimentos al país, que suministran más de la mitad de los que se consumen. Debe seguir el ejemplo del arroz.


2 thoughts on “En busca del agro perdido

  • el 4 marzo, 2012 a las 11:47 am
    Permalink

    Traduccion de google.translate:

    Buen artículo, David. Un montón de comida para el pensamiento.

    Cuando Marx y Engels entró en el movimiento socialista en los mid-1800s, la urgente tarea de los banqueros y la burguesía monopolista era dividir a los campesinos y pequeña burguesía urbana de la clase de mentalidad socialista de trabajo. Engels y Marx a cabo esta división por la re-definición de socialismo de directa de los trabajadores / propiedad cooperativa de los medios de producción a manos del Estado el monopolio de todo, en nombre de los trabajadores.

    Esto significaba que una promesa de futura república socialista iba a expropiar las tierras de los campesinos y de las tiendas y restaurantes de la pequeña burguesía, y hacer que estos antiguos propietarios en los trabajadores del Estado y los administradores. Esto, por supuesto alejado de la pequeña burguesía de los trabajadores revolucionarios y les hizo aborrecer el socialismo.

    En 1968 la Revolución Cubana hizo el error catastrófico de obligar a la idea marxista de monopolio estatal en Cuba. La mayoría de la propiedad productiva pasó a ser propiedad del Estado, y esto se pensaba que era «socialismo real». El sector agrícola fue destruida por esta idea, y sufre hasta hoy.

    La forma de revitalizar el sector agrícola, así como el sector de servicios es volver a instituir los derechos de propiedad privada productiva y abrazar el concepto de que «socialismo real» es un proyecto de cooperación de la pequeña burguesía proletariado y la intelectualidad. Si los campesinos puede ser dueño de su propia tierra, que va a resolver todos los problemas de alimentos en Cuba.

  • el 2 marzo, 2012 a las 10:14 pm
    Permalink

    Preocupante situación, por todos los desequilibrios que trae aparejados. Ya no valen justificaciones.

    Una observación, Canela:

    saga: narración extensa o conjunto de narraciones que relata la historia de una familia a lo largo de varias generaciones;

    o

    zaga (a la zaga): Atrás, detrás…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *