El Socialismo en Cuba: ¿Vale la pena intentar salvarlo?

Vicente Morín Aguado

HAVANA TIMES — Durante la última reunión ampliada del Consejo de Ministros, su Presidente, Raúl Castro, exclamó: “Discutir hasta la saciedad, esto es democracia.”

Havana Times ha sido catalogada por algunos como contrarrevolucionaria, porque aquí también se discute hasta la saciedad, especialmente sobre algo trascendente: ¿Vale la pena salvar el socialismo en Cuba?

Tal vez me sienta en minoría dentro de la discusión, pero pensando que el asunto va más allá del ámbito pequeño de un sitio en Internet, me arriesgo al decir que si vale la pena salvar el socialismo, y no sólo en nuestro país, sino como proyecto universal.

Los comentarios en HT denuncian generalmente múltiples detalles de la actualidad nacional, marcada por años de burocratismo, inmovilismo, corrupción, incapacidades y demás males de un proyecto que, como es conocido, no funciona ni siquiera para nosotros mismos.

Nada de lo anterior es “descubrir América”, pero es bueno descargar lo que se lleva dentro, sobre todo cuando hay apego a la verdad.

Ahora bien, la inevitable catarsis que vendrá después, debe enrumbar hacia un destino propio, inclusivo a todos los cubanos, que nos traiga la prosperidad anhelada, hasta donde sea posible en el eternamente limitado mundo material y sin límites en lo espiritual. De no ser así, ¿para qué descargar tanto?

Por eso me detengo en la polémica del momento: Socialismo vs. Capitalismo.

El socialismo hasta hoy conocido, como sistema real implantado tras revoluciones signadas por la marxista Dictadura del Proletariado, se nos presenta como un fracaso. Del capitalismo, cuyo origen es muy diferente, diré que igualmente es una marcada frustración. De los orígenes de ambos sistemas, parte para mí la respuesta al dilema.

El Capitalismo se entronizó en este mundo como algo al parecer natural, porque la propiedad privada, el mercado, el dinero y la concentración de riquezas en pocas manos, son consustanciales a la civilización desde sus comienzos, milenios atrás.

Las revoluciones burguesas aportaron la idea renovada de los derechos humanos y la restitución del republicanismo democrático, tradiciones muy antiguas en la cultura occidental.

El Socialismo es algo muy diferente, al surgir como respuesta a una contradicción insalvable hasta el momento: la anarquía económica no ha podido ser detenida y la democracia choca con el poder del dinero. El afán desmedido de lucro, imposible de controlar, hace trizas los ideales democráticos.

La idea de Marx es crear una sociedad que no sea la continuidad natural de otras parecidas, sino el resultado de la experiencia histórica acumulada por la humanidad; es decir, el hombre pasa a ser sujeto de la historia y construye por sí mismo su destino. Hasta hoy parece una utopía.

Partiendo de los presupuestos anteriores es lógico que el Socialismo tenga nombres responsables de sus fracasos, en tanto el Capitalismo quedará huérfano de culpables.

Por eso, a releer lo dicho por muchos opinantes en nuestro sitio Web, me preocupa que se releguen las realidades; o sea, a la vista de los árboles se olvida el bosque.

Cuba vivió una auténtica revolución popular, que liquidó el desalojo en campos y ciudades; socializó la educación, la salud, la ciencia, la cultura y los deportes; nacionalizó las riquezas naturales del país y recuperó la independencia nacional frente al agresivo imperialismo norteamericano. Lo dicho anteriormente suena a bla, bla blá,…pero se trata de una realidad insoslayable.

De la dictadura del proletariado, devenida en caudillismo, debemos salir igualmente. La democracia plena es irrenunciable, para mi entendida como participación popular efectiva en todas las decisiones; discusión hasta la saciedad, como dijo recientemente nuestro actual Presidente, sin que los llamados “derechos colectivos” se presten para cercenar los igualmente imprescindibles derechos individuales.

Un solo Partido no es el obstáculo a la democracia, si esta institución se convierte en totalmente incluyente, además de diferenciar sus funciones respecto al estado, lo que debe ser refrendado constitucionalmente. El Partido, como lo entendió Martí, con todos y para el bien de todos.

Entonces El Socialismo tendrá sentido, porque los hombres y mujeres de nuestra sociedad deben creer que son mejores de lo que parecen y pueden ellos mismos ser los constructores de su historia.

Marx escribió a sus escasos veintisiete años que “los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata, es de transformarlo.”

Pido y en la práctica lo hago, obviar calificativos previos a las personas o asuntos que citamos, pues las acciones valen más que determinados antecedentes.

¿De dónde salieron los reformadores en la URSS, la China Maoísta o el Vietnam Heroico? Los nombres pasarán, quedarán los resultados. Se trata de disponer y no de predisponer.

Según los creyentes, dios hizo al hombre a su imagen y semejanza, los ateos afirman todo lo contrario. La Biblia nos dice en sus comienzos: Y dijo Jehová dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre. (Gn.3-22)

De cualquier manera, la ecuación se nos presenta como un sencillo quebrado: 1/1. Siempre será igual porque lo esencial es el libre albedrío de los seres humanos. Por eso, repito, vale la pena salvar el socialismo.
—–
Vicente Morín Aguado: [email protected]


55 thoughts on “El Socialismo en Cuba: ¿Vale la pena intentar salvarlo?

  • el 19 agosto, 2012 a las 3:52 pm
    Permalink

    Quiza el capitalismo no sea la solucion para Cuba, pero de lo que todos podemos estar seguros es que el llamado socialismo cubano, que ha sido no mas que el pedestal sobre el que se ha erigido un despota, cuyo unico proposito ha sido alcanzar la gloria y satisfacer su vanidad insaciable, tampoco.

    Basta con mirar a los lados en la Isla entera, para presenciar el desastre que se ha cernido sobre Cuba, un pais con un regimen que lleva mas de 50 anos destruyendo lo que esa propia Cuba alcanzo hasta esa misma fecha.

    Que la vida no es justa, eso lo sabe cualquier persona medianamente razonable, que todos no somos iguales, tambien, que en Cuba habia bolsones de pobreza extrema antes de 1959, lo mismo, y asi pudiera seguir esa rima interminablemente, pero me pregunto: no hay pobreza extrema en la Cuba de hoy? El que no lo sepa es porque no conoce ese mundo, pero ese mundo esta ahi. Cuando la Oficina del historiador de la ciudad de La Habana comenzo la restauracion de su Casco Historico hubo que reubicar (o deportar en muchos casos) a no pocas familias o grupos de personas viviendo en cisternas en desuso, con un bombillo alimentado con un cable salido de quien sabe donde. Seres que se apinaban en esas estancias nauseabundas, disputandose por grupos la madrugada, en turnos, para dormir en el msimo espacio. Es solo un ejemplo, tengo muchos otros. Que alguien me diga: Es o no pobreza extrema ese estado de desamparo? Tambien es de tener en cuanta la otra miseria, que no es extrema, y que consiste en ningunear al ciudadano. La reparticion igualitarista de la miseria. La dependencia total de la estructura de poder.

    La antipoda del asunto es que pese a todas sus carencias y contrario sensu, en la Cuba de antes de 1959, habia una clase media pujante, sin contar los estratos mas opulentos de la Sociedad. La mayoria eran cubanos. Habia clases vivas en Cuba. Cuba tiraba hacia adelante con su economia y en ella se vivia mejor, en general, que en la mayoria de los paises de Asia, Africa y America Latina, por no decir que existio una Cuba que podia discutir de tu a tu en calidad de vida con varos paises de una Europa abrumada por dos guerras mundiales y muchas otras calamidades revolucionarias y fratricidas. Ignorar eso es negar la historia.

    Que Cuba era perfectible en 1959, claro! todo lo es. Cuba era perfectible en 1959 y lo fue antes, despues, y lo seguira siendo por os siglos de los siglos, como todo lo humano. La carrera del hombre es la busqueda de la perfeccion. Esa Cuba no era perfecta, pero la de hoy es tan o mas imperfecta que la anterior.

    Hoy Cuba esta enterrada en marabu, su tierra es mayormente improductiva, no produce azucar, produce a duras penas sal, no produce nada, su fondo habitacional esta destruido, sus redes electricas, alcantarillado y plubial depauperados por la negligencia y el desinteres, las redes viales destruidas, la diaspora provocada por la represion, la vida mediocre que toca a cada cubano y la falta de esperanzas desangra los recursos humanos del pais, en estampida buscando una vida mejor, las familias destruidas. La Cuba de hoy es tierra arrasada.

    De verdad que es penoso que todavia nuestro pueblo se debata en esos cuestionamientos en torno a los “ismos”. Al margen de los “ismos”, Cuba esta muy mal, y es tarea de los cubanos sacar a Cuba de esa cosa desastrosa en la que se encuentra sumida. De verdad que en lo que a mi se refiere, el bautismo me es indiferente. Como en la URSS, Europa Oriental, Korea del Norte, y la China, que ha apelado a resortes capitalistas para salvar su extrambotico modelo, esa cosa ha fracasado. Lo sabemos desde siempre y mas despues de la caida dl Muro de Berlin. Lo demas son variaciones sobre el tema e inquietudes intelectuales o intelectualoides. Fracaso total y absoluto. Lo demas, como se llame, y en las condiciones que sea, sigue ahi. No se puede tapar el sol con un dedo. Ahi esta Alemania, Japon, EEUU, Europa Occidental, la Asia pujante y desarrollada (que en el 1959 no le llegaba a Cuba ni a los tobillos).

    Cuba tiene sus deberes por hacer y lo primero es que su pueblo entienda las fuentes de la civilidad: el respeto por la ley y las instituciones y la libertad dentro de la ley. Cero caudillos y salvadores mesianicos, que siempre llevan a los pueblos a la ruina. La democracia esta llena de imperfecciones, aunque vale decir que dentro de ese manido concepto de Capitalismo que pretende englobarlo todo, se insertan un rosario de paises cuyo hacer difiere mucho de un caso a otro, como el ser humano mismo, pero el Socialismo, amigos, ese si no me ha ensenado nada excepto desgracias.

    Lamentablemente han sido muchosanos de propaganda ideologizante y una mentira dicha muchas veces se convierte en la verdad de muchos. Como dice la cancion, con mucha razon, hasta hay gente que extrana al Muro de Berlin.

    Viva Cuba libre! A eso es a lo que debemos aspirar. Abajo los “ismos”.

  • el 18 agosto, 2012 a las 5:21 pm
    Permalink

    Evidentemente la política de Estados Unidos hacia Cuba es un factor significativo sin importar como usted lo vea. Hagamos un ¿qué pasaría? ¿qué pasaría si no hubiera bloqueo?

    La libre circulación de bienes, en ambas direcciones, a través de las 90 millas de mar que separan a un país del otro, eliminaría gran cantidad de problemas e insatisfacciones al pueblo cubano. Se supone que esta es la razón por la que Estados Unidos mantenga este absurdo bloqueo usando las excusas más endebles, para mantener la insatisfacción.

    La semana pasada el gobierno de Estados Unidos multó al banco ING con varios millones de dólares por realizar negocios con Cuba. Ese es un hecho cotidiano. Ese país no deja de molestar a las compañías que realizan negocios con la Isla.

    El gobierno cubano no es perfecto. Se suele señalar que el cambio se produciría más rápidamente si Estados Unidos dejara de fomentar su mentalidad de asedio. Se supone que Estados Unidos solo estará feliz con un cambio de régimen total, subordinado a ellos.

    Una vez más, parafraseando ese viejo aforismo de Clinton, “es el estúpido bloqueo”, la causa de muchos de los problemas de los cubanos.

  • el 18 agosto, 2012 a las 5:18 pm
    Permalink

    Creo que muchas personas se sienten atraídas por Cuba como país comunista o socialista. Yo estaba más interesado en ver una sociedad en transición. Los países son una especie de lugares míticos hasta que los visitas. La crisis de los misiles en Cuba, Playa Girón, los comunistas malvados, los infames capitalistas, las acusaciones de aquí para allá, las teorías sobre JFK son parte de la leyenda. Cuba me pareció un lugar normal y sano.

  • el 18 agosto, 2012 a las 5:16 pm
    Permalink

    Los estadounidenses podemos ser “insensibles” y no percatarnos de lo que es la verdadera democracia, pero sabemos con seguridad qué no lo es. Una dictadura de 53 años no es un modelo a seguir como buen gobierno. Pocos gobiernos en la historia han experimentado un “momento de tranquilidad”.

    Así es la vida en este planeta. Mientras Cuba ha sobrevivido, a duras apenas, a 53 años de embargo sellando herméticamente las puertas de la pantalla, también ha permanecido casi esa misma cantidad de tiempo con subvenciones extranjeras por valor de miles de millones de dólares por año.

    Los seis años transcurridos entre la caída de la Unión Soviética y la introducción de la teta venezolana en la economía cubana son los únicos años que Cuba experimentó la verdadera independencia. Y yo sé que tú sabes que ellos comieron perros pequeños e hicieron sándwiches de toronja para sobrevivir a aquellos años “especiales”.

    Por lo menos, esto rechaza tu insinuación de que si no fuera por el bloqueo la revolución hubiera prevalecido. Si usted dice que quiten el embargo, yo digo quiten la ayuda extranjera. ¿Trato hecho?

  • el 18 agosto, 2012 a las 2:40 pm
    Permalink

    Vicente, usted infiere que Carlos Marx inventó el socialismo; pues no lo hizo. Él y Engels llegaron al movimiento varias décadas después de haber comenzado. El dúo burgués inyectó la venenosa fórmula de la propiedad monopolista de Estado, para intentar que fuera inofensiva.
    El movimiento socialista original era cooperativo y mutualista, no estático. Se había estado formando, sobre todo en Francia, desde hacía varias décadas antes de que el demócrata burgués Marx y el prisionero capitalista Engels se reunieran y elaboraran su falsa ideología.
    El mayor peligro para los bancos y la burguesía de la época fue la alianza natural entre el naciente proletariado y la pequeña burguesía masiva de campesinos, comerciantes, restauradores, etc. Marx y Engels dividieron la alianza de estas dos clases trabajadoras anti-monopolistas atacando el honor de la clase de la pequeña empresa, y prometiendo nacionalizar sus propiedades. Desde entonces la pequeña burguesía se convirtió en el enemigo acérrimo del socialismo.
    Pues sí, Vincent, vale la pena salvar el socialismo en Cuba, y la única manera de hacerlo es eliminando la condición del monopolio estatal contrarrevolucionario y marxista.

  • el 18 agosto, 2012 a las 2:35 pm
    Permalink

    Muy buenos comentarios aquí para un post reflexivo. Sólo quería comentar sobre una frase que escribió Vicente: “El capitalismo se entronizó en este mundo como algo que parecía natural, porque la propiedad privada, los mercados, el dinero y la concentración de la riqueza en pocas manos son inherentes a la civilización desde sus inicios, hace milenios. ”
    Me pregunto si en lugar de escribir “El capitalismo se entronizó … como algo que parecía natural” sería más exacto afirmar, “el capitalismo se vendió como algo que parecía natural”.
    Y para la afirmación de que “la propiedad privada, los mercados, el dinero y la concentración de la riqueza en unas pocas manos son inherentes a la civilización desde sus inicios”, ¿no debería cambiar “inherentes a la civilización” por “persistentemente vendido como civilización”?
    El hecho es que los seres humanos han vivido, durante miles de años, en ambientes socialistas por necesidad, algo que los capitalistas no querían que supiéramos. En términos de tiempo histórico, después de breve espacio, el derroche de los últimos tiempos, que está destruyendo nuestro planeta y regresándonos a la Edad Media, es imperativo que pensemos en volver a los sistemas y políticas que sirvan a nuestros intereses comunes, conocido también como el bien común.

  • el 15 agosto, 2012 a las 9:44 pm
    Permalink

    Hola Giraldilla, hoy puse sus comentarios en HT pero después me di cuenta que no es usted la misma persona que usa el seudónimo lagiraldilla, una frecuente comentarista de HT. Creo que son demasiado similar sus seudónimos y puede prestar para confusiones. Por lo tanto pido el favor que usted use otro seudónimo cuando comentas en Havana Times. Gracias por su compresión, Circles Robinson, editor HT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *