El significado del saludo entre Raúl y Obama

Esteban Morales

Barack Obama y Raúl Castro hace dos semanas en los funerales de Nelson Mandela. Photo: SABC

HAVANA TIMES — El reciente saludo que se dieron Raúl Castro y Barak Obama en los funerales de Nelson Mandela, no paso de ser un saludo. No había tiempo para más. Pero no fue una casualidad, se saludaron de verdad.

Esas cosas ocurren o no ocurren, pero no se producen por casualidad. O esta la voluntad expresa de hacerlo, o simplemente no ocurre. Las casualidades en estos casos, no están calculadas. O nadie las puede construir. Aunque alguien lo haya preparado, nadie se atreve a provocarlo si ambos no han manifestado su acuerdo. Mucho menos si ambos no saben que el otro va a reciprocar, porque a nadie le gusta hacer el ridículo.

Tampoco tiene lugar por simple educación. Ambos países llevan muchos años  enfrentándose, por lo que si uno de los dos no hubiera deseado saludarse, era suficiente, para que el saludo no se hubiera producido.

Tampoco me parece que existe contradicción alguna en haberse saludado y que Obama ahora haya decidido, si la decisión fue del Presidente Obama, ponerle la multa de 100 millones de dólares y 72 millones de euros al Royal Bank of Scotland.

Porque si Estados Unidos, en particular, Obama vio la oportunidad de hacerlo, no tenía por qué hacerse el tonto ni dejárnosla pasar. Pues Obama ha dicho que mantendrá el bloqueo y eso va a funcionar así, hasta que el Presidente de Estados Unidos no decida otra cosa.

Tampoco es contradictorio que el Barco Semester At Sea haya venido a Cuba de Nuevo después de 8 años de prohibición, ni que hayan comenzado a venir de nuevo los Cruceros de Turismo. Todo está dentro de la lógica, que desde principios del 2009, Obama ha decidido seguir en la política con Cuba.

También ambos países conversan sobre correos y migración. Además, permiten licencias para que estudiantes vengan a Cuba y conversan en la base de Guantánamo para evitar incidentes desagradables. Como decimos de este lado” Lo cortés no quita lo valiente”.

O es que acaso vamos a pensar, que el gesto de Obama hacia Raúl, es un síntoma de aflojamiento en la agresividad de su  actual  política hacia Cuba.

No hay porque especular, el gesto de Obama, reciprocado por Raúl, entra en el escenario de la política que el Presidente ha querido seguir con Cuba hasta ahora y sería un error adelantarse a concluir que el saludo de Obama va más allá de lo que ha deseado hacer.

A lo que si debemos esperar, es a que Obama termine de aclarar que quiso decir cuando en Miami dijo que hay que “reactualizar la política hacia Cuba.” A eso si vale la pena seguirle los pasos, para ver que viene después.

Cuba, por su parte, fortaleciéndose cada día y esperando  en activo, para saber si lo del saludo de Obama fue solo un gesto educado, amistoso o cínico.

23 thoughts on “El significado del saludo entre Raúl y Obama

  • Isidro:

    Yo no tengo que agarrar ningún taburete: Yo ya me libré del “socialcosadesa”, porque eso tiene de socialismo, lo que yo de obispo. Vuelvo y te repito de nuevo: Justificar el secuestro de las libertades y los derechos civiles en Cuba; y la ausencia de estado de derecho, con las sanciones norteamericanas, es una excusa de mierda de la tiranía. Feliz Año Nuevo para ti también. (Con mucho pato lacado)

  • El problema, Jorgealejandro es que, en todo caso, hay varios estilos de “muela”. La mía, para ver si acabo de dejar las cosas claras, es que EEUU NO tiene que meterse en los asuntos cubanos, porque mientras lo siga haciendo, se mantendrá el ambiente caldeado entre ambos países, de un modo u otro. Hoy son Fidel y Raúl y tantos otros, e incluso mucha gente fuera del círculo de gobierno, pero cuando no esté esa generación, habrá otra que tampoco querrá aceptarle la gracia a Washington; como hubo gente con esa idea antes de los actuales. Hoy se hacen llamar comunistas; mañana pueden tener otro nombre. Escoge el que te guste.

    Si tú, en tu empecinamiento por que se caigan los Castro, prefieres pasar por alto un detalle tan trascendente, llamando “mueleros” a quienes nos oponemos a esa suerte que hace 200 años nos vienen cocinando en Washington, yo me declaro desde ahora Muelero Mayor, porque una cosa es bregar por los derechos ciudadanos y otra entregarse en bandeja de plata a esa gente.

    Ahora, ¿cómo puedo clasificar la “muela” que, -por mi parte -, percibo que colocas acá? A mi modo de ver es la muela de los que aún hoy siguen esperanzados en que EEUU les saque las castañas del fuego )y mira que llevan años en eso). Cada vez que los políticos estadounidenses toman una medida contra el Gobierno cubano – y por consiguiente contra tantos compatriotas -, ahí vienen a aplaudir la decisión. Porque todo vale si se trata de apretarle las tuercas al “cosadesa” (creo que le llamas así). Y mientras esa sea la tónica de las relaciones entre los dos países, como te dije hace algún tiempo, agarra tu taburete y siéntate a esperar en el portal con mucha paciencia a que pase el entierro.

    Ah, y no sé en que listado me viste incluido como “castrista”. Confieso que no alcanzo a comprender realmente la extensión del término.

    (Y ¡feliz Año Nuevo!)

  • Debe ser por eso que le tomaron tanta inquina desde un principio, y que hoy, transcurridos casi 60 años de esa carta, nos cobran a tantos otros cubanos una frase de ocasión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *