El sector privado en Cuba: un camino azaroso

Osmel Ramírez Álvarez

Foto: Juan Suarez
Foto: Juan Suarez

HAVANA TIMES — Hasta finales de los años 80 mencionar la palabra “negociante” en Cuba era similar a una obscenidad. Trabajar para el Estado era la norma, y hasta los campesinos que no entregaban sus tierras a una cooperativa se veían cuestionados. La moral comunista imponía sus reglas.

Todo cambió en los 90, cuando la caída de la antigua URSS y el campo socialista europeo dejó al país en peores condiciones que la ruptura con los Estados Unidos. Con gran dolor Fidel permitió el trabajo por cuenta propia como una forma no estatal de gestión económica.

Fue previsto de manera sencilla, con la idea de que se explotara el trabajo propio, no el ajeno o solo en casos excepcionales muy limitados. De ahí viene el singular nombre que se le ha dado al sector privado en Cuba, “cuentapropistas”, sugiriendo un acto más de economía natural que capitalista.

La esperanza del Gobierno era que en unos pocos años la economía estatal socialista los aplastara con su recuperación. Pero el milagro nunca sucedió. Bajo esa perspectiva los cuentapropistas arrastraron durante muchos años grandes limitaciones y no se otorgaban nuevas licencias. La idea era quitarlas, no hacerlas crecer.

Raúl Castro hereda en 2006 un país en quiebra total. Aquellos debates de Fidel en el Palacio de las Convenciones, donde probó el chocolatín y se mostraron los equipos eléctricos de la llamada Revolución Energética, fueron muy populares, pero duplicaron la deuda externa cubana sin que se invirtiera nada significativo en el sector productivo.

Caímos en la lista negra de países poco confiables para acceder al crédito. Fue entonces que el nuevo presidente tuvo la valentía o la única alternativa de hacer algunos cambios, entre ellos, el de permitir que se otorguen nuevas licencias para la gestión privada. La gama de actividades económicas se amplió y contempla, aun de forma limitada, la contratación de empleados.

Aqui se vende cualquier cosa. Foto: Juan Suárez

Antes de la apertura casi todo era ilegal y un carpintero, un vendedor ambulante o un camionero era oficialmente un delincuente furtivo. Actualmente tienen sus permisos, pero todavía son tratados en muchos aspectos como “delincuentes legalizados”.

Raúl en sus discursos ha pedido al aparato estatal que respete las nuevas formas productivas y ya se permiten relaciones contractuales entre entidades estatales y privadas. Pero hay argumentos para afirmar que el Estado cubano desprecia su sector privado y lo tolera como un mal necesario. Peor aún, los obliga a delinquir, a mentir, e ir siempre por “la izquierda”.

Dos ejemplos bastarán para retratar el panorama

No tienen un mercado mayorista donde adquirir sus materias primas a precios justos. Por ley solo les queda el mercado minorista cubano, que es muy caro e inestable. Con clientes sumamente empobrecidos, el cuentapropista se ve forzado a acudir al mercado negro, donde el origen principal es el robo al Estado o al pueblo. No tienen otra opción.

Por otra parte, la política impositiva es feroz y asfixiante, pues graba los negocios pequeños como si fueran empresas trasnacionales. Si eres honesto con el fisco, tienes que cerrar el negocio.

Para que se entienda mejor, si el dueño de una pizzería compra legalmente la harina, el queso y la salsa de tomate, tendría que vender una pizza en 25 pesos, precio imposible para clientes que ganan menos que eso en ocho horas de trabajo. Solo se logra un precio accesible si se trabaja con materiales robados. ¡Imagínense cuánta harina se roba en Cuba si hay miles de pizzerías trabajando constantemente y es la comida rápida que más se vende!

Cerrajero. Foto: Juan Suárez

Lo mismo pasa con los camiones que cargan mercancías y pasajeros o con los almendrones: andan como hormigas en la carretera y todos trabajan con combustible robado. ¿Quién podría pagar el pasaje si compraran el diesel carísimo en un servicentro estatal?

Lo más preocupante de estas prácticas no es el robo al Estado ni siquiera al pueblo, es el precedente negativo que se crea y que en el futuro puede tener consecuencias funestas. Si un niño nace en un hogar disfuncional tiene pocas posibilidades de ser un adulto correcto y juicioso. Si el sector privado cubano nace necesitando mentir al fisco y forzado a las ilegalidades, ¿qué podemos esperar en el futuro?

Hoy se trata de sacos de harina, bidones de diesel o una mentirita piadosa, pero mientras resolvemos el día a día los valores morales y éticos se están deformando. Cabe preguntarse si nuestro empresariado del futuro tendrá escrúpulos para evadir impuestos o lavar dinero.

Al Estado le preocupa la fuerza que va tomando el sector privado, porque amenaza su supremacía económica, pero ya soltaron las amarras y no lo pueden parar. No falta gente radical que los culpe del alto costo de la vida, sin embargo, los que tenemos un poco más de visión sabemos que no es exactamente así.

Es un sector que está llamado a crecer y a consolidarse como un actor económico determinante para el desarrollo que necesitamos. Solo nos preocupa su deformada génesis y las posibles consecuencias negativas que acarree para el futuro.

Seguir y compartir:
Pin Share


7 thoughts on “El sector privado en Cuba: un camino azaroso

  • Excelente post Osmel, claro y sin rodeos. El acto de llamarlos y tratarlos como cuentapropistas y no como empresarios sólo demuestra que el régimen no los considera como actores importantes en el desarrollo económico y social de Cuba.

    Tampoco les otorgan personalidad jurídica para excluirlos de las posibilidadades de participar en contratos del estado como si pueden hacerlo las empresas extranjeras. Esto forma parte del bloqueo interno al pueblo de Cuba que no se vota en la ONU.

  • Osmel,te perdono la ingenuidad.El dia que el gobierno comunista del Iluminado,de caracter serio a la propiedad privada en cuba y no lo tenga como una cosa”provisional” ,’el mal necesario” y a los que los practican”seres antisociales que ponen sus intereses antes de los del pueblo”,pasaria igual que el dia que los Comunistas en el Poder,respetaran los derechos de los cubanos a emigrar,o a pensar diferentes.Los comunistas no saben de esas”sutilezas burguesas”.Los comunistas no son socialdemcratas,son enemigos de ellos,por lo tanto resumo : Si el Gobierno comunista hiciera esas cosas antes mencionadas,caeria en una tremenda negacion de su “Proyecto” y todo habria acabado.Elos saben que todo acabo,que ese “Proyecto” nunca funciono,pero les gusta el Poder,le preocupa la herencia de sus hijos y la seguridad para ellos.Por lo tanto,seguiran en el poder,haciendo lo que saben hacer:reprimir y “matar el gallo”Y renovar la “tecnica” del MININT y FAR.

  • Osmel muy buen post.
    Esas son las reformas incoherentes y cosméticas que producen, más que la solución de algo, el retroceso. No hay reglas viables para desarrollar el trabajo honesto del emprendedor, el gobierno lo sabe perfectamente y mantiene a los empresarios como rehenes.Siempre le deberán al estado tolerarlos porque tienen que delinquir para poder poner precios acorde con lo que se gana en el país.
    La lista de 201 actividades definidas para el cuentapropista sigue siendo risible y excluyendo a todos los profesionales del país.El hecho que debas pagar al fisco el 50% si ganas más de 2000 dólares en el año!!!!!!!! ya te dice otro disparate de los impuestos, además de pagar licencias mensuales y comprar en el mercado negro porque no hay mercados mayoristas, ni los habrá dice Marino Murillo, hasta que no se elimine la doble moneda?????????????.De disparate en disparate asfixiando a la población toda.

  • ¿Que ya “soltaron las amarras”?, y a quién es al que “no pueden parar” si ellos son los del absoluto poder?.

    Osmel, al régimen no se le culpa del alto costo de vida, sino del salario de esclavo que reciben los cubanos.

  • Lamentablemente.la dictadura.castrofascista de Cuba no tiene.respeto por el pueblo de Cuba y continua reciclando politicas fracasadas toda vez que se presenta la burbuja la desinfla con medidas que fracasaran pero eso les hace ganar tiempo mantener la.sozobra y sobre.todo el control social a todos.los.niveles. y de nuevo se vuelve a.repetir ad infinitum . De todos los paises del socialismo del.siglo xxi Cuba y Venezuela han priorizado la ideologia, el populismo y autoritarismo al extremo y no hay que decir el desastre. Venezuela regalo a Cuba petroleo y Cuba le.regalo a Venezuela las.colas, la inflacion,.el desabastecimiento, y quiso llegar a los extremos del.colapso de las instituciones.democraticas pero no pudo.

  • Opino que si se hacen todos esos cambios y mucho mas y no se modifica el marco politico,ocurriria como en China o Vietnam: Habria capitalismo, pero seguria siendo una dictadura. El apellido es irrelevante.. Capitalismo no es sinonimo de democracia

  • ?Y cuál es el camino de rosas en Cuba? Porque por donde quiera que te vires te quieren joder. Hasta dentro de los que apoyan esa basura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.