El regreso del pescado jurel en Cuba

Por Esther ZoZa

Jurel. Foto: progreso semanal

HAVANA TIMES – En los diferentes municipios de la capital prima el descontento. El pescado, que estuvo mucho tiempo fuera de la libreta de abastecimiento, ha regresado ahora, a precios no subsidiados.

Mientras este permaneció de fiesta en algunos mercados habilitados para su compra, no hubo problema. Era bueno saber que el jurel, que tantas millas había viajado hasta nuestras costas, estaba ahí, refrigerado, sin cola, cabeza y vísceras, para los que pudieran adquirirlo y degustarlo.

Eso bueno tiene el cubano: pensar que algo existe, aunque sea fuera de su alcance, le da una sensación inexplicable de seguridad. Está convencido de que si sucede un milagro, dígase un dinerito extra, o una contribución de algún pariente en mejores condiciones económicas, podrá comprarlo, incluso compartirlo con su gato. Pero una vez que el dichoso jurel retornó a la libreta de abastecimiento, todo cambió.

El entusiasmo de los primeros días se trasformó en una ola gigante de comentarios, cuando que se supo el precio. El mentado alimento llegaba a las carnicerías con cabeza, cola, vísceras, a un precio de 20 pesos la libra, y con su tabla correspondiente de racionamiento.

De 1 a 3 personas un pescado; de 4 a 7 personas 2; de 8 a 10, 3 unidades.  Conclusión. Un pescado puede pesar 2 libras y alcanzar el precio de 40 pesos, pero solo alcanza para una comida una vez desmenuzado y puesto a crecer con alguna vianda.

Por supuesto, muchas familias renunciaron al dulce placer de separar las masas de las espinas, mientras otras con mejor situación económica lo compraron después a 5 libras por persona.

Claro que hay descontento, todos esperábamos que el jurel, ya fuese del Mediterráneo, del Pacífico Sur o de la mismísima Sri Lanka, regresara a nuestras carnicerías a un precio accesible para el pueblo.

 


2 thoughts on “El regreso del pescado jurel en Cuba

  • el 8 julio, 2019 a las 7:19 am
    Permalink

    En la pescaderia de mi zona muchas personas no lo compraron por el precio tan elevado, entonces se lo daban a otros vecinos que si podian comprarlo… daba lastimas con los viejitos, sobre todo jubilados, que no les alcanzaba el dinero, pero como siempre, el cubano se caracteriza por la solidaridad, y en la misma cola la mayoria ayudaba con lo que tuviera.

  • el 5 julio, 2019 a las 8:54 pm
    Permalink

    Ojala lo dieran todos los meses, en vez del pollo grasoso. Por lo menos es un alimento rico en Omega 3, que tanto necesita el organismo humano. Que esta caro, si, pero mas cara es una lata de atún en la tienda que vale 1.60 CUC, y se te va en un spagueti. Me dicen que ahora lo estan vendiendo en las pescaderias. Recuerdo hace 20 años cuando en las pescaderias vendian pescado, mariscos, croquetas, etc, etc. Volveran aquellos tiempos algún día??

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *