El Primero de Mayo en Cuba ¿fiesta obrera o acto político oficial?

Por Osmel Ramírez Álvarez

Primero de Mayo 2017. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — Al igual que siempre, este Primero de Mayo un mar de gente inundaba las grandes arterias aledañas a la Plaza de la Revolución de la capital cubana. Bien organizado estaba el pueblo, con pancartas en mano, esperando la orden de desfilar. Igual sucedió en todas las cabeceras provinciales y municipales del país, que lo hicieron al unísono, celebrando el Día Internacional de los Trabajadores.

Sería hermoso que no solo en Cuba, sino en todo el mundo, se pudiese practicar sinceramente este concepto, de que el Primero de Mayo sea motivo de festejo y no de protesta obrera. Es un sueño, tal vez inalcanzable del todo, que un día lejos de tener que luchar por algún derecho mancillado o una reivindicación laboral, la clase trabajadora solo tenga que desfilar para elogiar a sus gobiernos y líderes, por tener todas sus necesidades satisfechas y sus derechos respetados.

Pienso en un escenario así y solo lo creo posible en esos parajes utópicos o divinizados que el hombre ha concebido como final feliz y perfecto para la humanidad: paraíso, cielo, comunismo. Pero reto mi imaginación, hago gran abstracción mental y aplico gran dosis de tolerancia al análisis y aun así no logro encasillar a la marcha cubana en semejante concepto; a pesar de que es ese el enfoque oficial y precisamente es este el que me lleva a la reflexión sobre una efeméride tan especial y su celebración.

Desde hace días el Gobierno viene preparando el desfile, como un acto oficial, con todos los recursos necesarios, y los dirigentes sindicales oficiales son los que encabezan la tarea, de la cual rinden cuentas al Partido Comunista permanentemente. Es una actividad de primerísima importancia política.

Foto: Elio Delgado Valdés

La jornada es feriada y todos los trabajadores, a excepción de los más imprescindibles, están liberados de su trabajo cotidiano, de forma remunerada. Nominalmente no es obligatorio asistir, pues ni te quitan el pago de la jornada ni te penalizan, pero en la realidad lo es, porque es medible y chequeado por los mecanismos de control social.

Cada centro de trabajo anota la asistencia de sus obreros, lo cual constituye luego un mérito sindical tributario de la idoneidad como empleado. Basta esto para que inmediatamente cada cual se incorpore disciplinado al bloque que le es asignando a su sindicato.Hay un vocablo popular para definir esta simbiosis de lo obligatorio y voluntario a la vez: “obliguntario”. Y no solo desfilan los obreros, también todos los estudiantes son llevados por sus escuelas y chequeados igualmente.

Hay otra forma de arrastrar a la masa en general, es convertir el desfile en una fiesta popular. Es sabido que en Cuba hay poca diversión, solo los carnavales una vez al año, y el primero de mayo se vuelve toda una cumbancha. Todo el mundo sabe que plantan termos de cerveza, puntos de venta de confituras y comida rápida y todo tipo de ofertas gastronómicas para apenas termine el acto romper el carnaval.

Es una fiesta y hay que aprovecharla; es, sin duda, un mecanismo incentivador. En la capital constaté que en los últimos actos políticos ofrecieron además el servicio de Internet por  Wifi gratis, para atraer a los jóvenes; pero no sé si en esta ocasión lo hicieron igual.

En esencia, volviendo al concepto cubano del desfile por el Día Internacional de los Trabajadores, me atrevo a decir que casi el 100% de los millones que acaban de desfilar tienen grandes inconformidades laborales y grandes demandas,  sin embargo ninguna está representada en sus pancartas y consignas; mientras sus mensajes dicen todo lo contrario, elogiando y defendiendo al propio sistema que los explota y les niega el derecho de reclamar. Entonces es un concepto hermoso, tal vez utópico, aplicado con hipocresía, y hasta pudiéramos decir que con vileza.

Foto: Elio Delgado Valdés

Ojalá un día pudiésemos de manera sincera y espontánea salir en sindicatos libres a agradecer a un Partido político en el poder, elegido democráticamente, por su buena gestión y por la prosperidad alcanzada. Pero creo que jamás será posible, porque la batalla por “conquistar toda la justicia” es obligatoriamente eterna; solo tendrá fin si la humanidad misma un día lo tiene: así lo dicta la dialéctica.

Muchos no entienden a nuestro pueblo: el por qué desfila masivamente sabiendo que el sistema uso para exhibir un supuesto apoyo popular; el por qué no se atreve a escribir en sus carteles su verdadero sentir, sus demandas, por ejemplo: ¡Queremos un salario decoroso! Incluso llegan a juzgarlo despectivamente, como que merecemos lo que nos pasa por comportarnos como carneros.

Rara vez habla así un cubano que aún vive en la Isla, aunque sea disidente, por dos razones: primero, porque el ser humano piensa según vive y los cubanos del exterior no pueden evitar juzgar según sus nuevas perspectivas adquiridas, donde reclamar derechos es normal; y segundo, porque siempre es más fácil nadar fuera del agua que dentro de ella. Sin embargo, es justo decir que quienes se expresan así solo muestran desconocimiento u olvido sobre cómo funciona el sistema cubano y bajo qué situación hemos vivido en estas casi seis décadas de “Revolución”.

Lo cierto es que nuestro pueblo desfiló masivamente y lo seguirá haciendo como si fuera un acto político más: por inercia; por costumbre; porque el sistema nos tiene cogidos por el narigón; porque es un día festivo, y porque aún nadie cree que representa una ventaja mayor no asistir. El día que lo sea otra muy distinta será la historia del Primero de Mayo en Cuba: ¡estoy seguro!

 


13 thoughts on “El Primero de Mayo en Cuba ¿fiesta obrera o acto político oficial?

  • el 9 mayo, 2017 a las 7:08 am
    Permalink

    Osmel : sin dudas intentas explicarte un fenomeno que para los hombres de mi generación y convicciones, ya esta explicado : todo radica en el experimento totalitario, en este caso comunista. Tratar de convertir al ser humano, nacido libre y con dignidad, según la conception liberal, en un ser desprovisto de individualidad, de noción de la ética ciudadana, de conceptos de libertad, respeto, dignidad, solidaridad, soberania popular…..y resumir todo lo que se espera de el en una palabra : sumisión. Cuando los padres enviaron a sus hijos en la operación peter Pan,enviándolos a un país extraño, no lo hicieron locamente, ellos protagonizaron el ultimo intento de salvar a sus hijos de este proceso demoniaco : convertirlos en no personas. Con los que se quedaron,que fueron casi todos, fabricaron los comunistas ,este pueblo, que mueve a la reflexión que te (y nos ) atormenta,a saber: Como logran aun hoy llenar la Plaza y que nadie salte de indignación al ver el atropello a un ciudadano y al mismo tiempo llenar los aeropuertos, balsas, selvas de personas huyendo de su vida ??

  • el 9 mayo, 2017 a las 5:56 am
    Permalink

    Para mi esa fecha en Cuba perdió sentido y significado, es una mayúscula hipocresía y descaro. Lo siento por los fanáticos, pero es mi opinión con conocimiento de causa, vivo en Cuba y le conozco sus entrañas.
    Saludos.

  • el 9 mayo, 2017 a las 3:50 am
    Permalink

    Al final el pueblo desfilo, ya sea por voluntad o por conveniencia, pero lo que cuenta es que desfilo y asi mostro al mundo y al que esta al lado desfilando tambien que con su actitud apoyan esa cosa. Eso es lo que quieren. El dia que no quieran, ahi tienen al pueblo de Venezuela de ejemplo. Lo demas es lloran por los balcones

  • el 8 mayo, 2017 a las 9:41 pm
    Permalink

    eduardo:

    Lo primero que habría que lograr es que los cubanos pudieran leer absolutamente todo lo que les diera la gana, y de la fuente que les dé la gana. La realidad es que tu gobierno amado no se los permite. Primero habría que respetarles ese derecho, para después ver a qué le hacen caso y a qué, no, por lo tanto, hasta que eso no se dé, todo lo que dices tiene credibilidad ni sustancia.

  • el 8 mayo, 2017 a las 8:22 pm
    Permalink

    ….los sabios criticos,los iluminados apostoles y los luchadores patriotas preocupados por el futuro de cuba y los cubanos siguen los mismos pasos que tanto le critican al gobierno cubano…solo ellos saben lo que piensa,quiere y desea el pueblo cubano…solo ellos ven,saben,deciden y opinan sobre lo que mueve a los embrutecidos y animalizados cubanos de la isla…solo ellos se dan cuenta de las trampas y manipulaciones con que el gobierno obliga a los cubanos a apoyarlos , defenderlos y mantenerlos en el poder por mas de 50 años…solo ellos saben como resolver los problemas de los cubanos…lastima que los cubanos no puedan leer o no lean paginas como esta y cuando las leen no les hagan caso ….que lastima….

  • el 8 mayo, 2017 a las 5:56 pm
    Permalink

    Es cierto OSMEL, el sistema con todos sus mecanismos de control, tiene a los cubanos en Cuba cogidos por el narigón económico y político.

  • el 8 mayo, 2017 a las 10:23 am
    Permalink

    Miedo, miedo y miedo es lo que impulsa ir al primero d mayo, tambien el choteo, donde hay cerveza y carne a bajo precio ahi va el cubano, miedo a que las cosas den un giro, miedo a que un dia se trabaje de verdad,miedo a que no puedas seguir robando o sacando por la izquierda o que se te pegue algo en el trabajo.Miedo a perder el viaje, en el caso de los estudiantes (mayormente militantes de la UJCome…) miedo tambien que te sancionen, o a perder un privilegio,el 1ro de mayo da puntos, es una nota mas.

  • el 8 mayo, 2017 a las 7:55 am
    Permalink

    Osmel:

    A ver cómo te lo explico para no ser malinterpretado: A los gobernantes tú los eliges para que te sirvan desde su puesto. Esa es su razón de ser, y se supone que para eso están. Ese es su trabajo: y, por lo tanto no hay que “agradecerles” porque lo hagan. Es al revés: ellos tendrían que agradecerte a ti el haberlos elegido, entre tantos ciudadanos, como los más supuestamente capacitados para ejercer su función; y en consonancia, tratar de hacer lo mejor posible su trabajo para corresponder la confianza que pusiste en ellos. El buen desempeño de un gobernante no es una merced concedida graciosamente a los súbditos, es una obligación. Son ellos los que deben rendir cuentas al pueblo. Es el pueblo el que tiene todos los derechos a exigirle cuantas explicaciones entienda, porque es en el pueblo donde reside la soberanía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *