El presidente Trump tiene la palabra

Por Pilar Montes

Donald Trump en Miami durante su campaña. Foto: miamiherald.com
Donald Trump en Miami durante su campaña. Foto: miamiherald.com

HAVANA TIMES — Después de la inesperada victoria de Donald Trump en las elecciones estadounidenses, cubanos que consideraron de por si inciertas las perspectivas para la Isla en su relación con el poderoso vecino del norte, ahora parecen dar un impás al presidente electo.

Dice un viejo adagio “estar preparado para lo peor y desear lo mejor”. El mensaje de Raúl Castro, aunque breve y protocolar, sigue, para algunos, esa línea de pensamiento, aunque se hiciera coincidir con el anuncio de ejercicios Bastión 2016.

Esos eventos que comenzaron a realizarse en 1980 han tenido distinta frecuencia. Primero cada tres años, solo que en 1989 se suspendió, a mi modo de ver, más por la falta de petróleo de un bloque socialista en desaparición que por una amenaza inminente de Estados Unidos. Pasaron 18 años para reanudarlos en 2004, seguidos por otros en 2009, 2013 y el de este año.

Al preguntar a ciudadanos cubanos su opinión de lo que significarían los próximos cuatro años con Trump, un joven recién graduado de Periodismo, Sergio, me dijo: “No veo claro qué política aplicará el nuevo Presidente electo. En primer lugar, aunque es un empresario multimillonario, asegura no ser un ‘hombre del establishment’. Quizás esa creencia caló entre los que votaron por él, una población cansada de las promesas incumplidas de los políticos que le antecedieron”.

Cuando le preguntaron qué trato podría esperar Cuba del mandatario electo,  manifestó “creo que si Trump se convence que levantar el bloqueo es un buen negocio para Estados Unidos, lo hará, sin mediar sentimientos de amistad, humanistas ni perder de vista objetivos estratégicos de cambiar nuestro sistema”.

Por su parte, Antonio, militar en retiro que peina canas, con misiones primero como combatiente y luego como asesor en países africanos, opina que “hay que esperar, al menos, los primeros 100 días de gobierno para hacer una evaluación de la política que seguirá en general y en particular con Cuba”.

“Y aunque la decisión de realizar el ejercicio Bastión 2016 fue muy anterior, en abril pasado, durante el VII Congreso del Partido (Comunista de Cuba), considero muy oportuno su desarrollo, ya que como dijo el Ché, ‘en el imperialismo no se puede confiar ni tantito así’ “.

Por su parte, el arrendador Santiago expresó: “Espero cambios positivos hacia Cuba con Trump en la Casa Blanca, porque como poderoso hombre de negocios, es difícil que se deje poner una ‘camisa de fuerza’ en muchos sentidos, a la hora de tomar decisiones, aparte de contar con un Congreso de mayoría republicana”.

La joven Beatriz, estudiante de idioma francés, no tiene buenas expectativas, pues “a juzgar por sus discursos de campaña, estos fueron de una agresividad inusitada contra inmigrantes indocumentados, minorías religiosas como la de los musulmanes y criterios ofensivos contra la mujer”.

Su novio Yandi, técnico informático, difiere en el sentido que “los cambios pueden ser positivos, porque una cosa son las promesas y posturas de campaña y otra muy diferente la política que siga cuando empiece a gobernar”.

Otros jóvenes, como Carlos, quien se ocupa como chofer, desean que “la política de Trump contribuya a derogar restricciones a los viajes y al comercio con Cuba, y en lo interno propicie cambios que hagan más eficiente y atractiva la economía”.

El dueño de un restaurante privado, Ricardo, apuntó que “en realidad, a los cubanos nos importa la paz y lograr la convivencia con Estados Unidos, lo cual podría contribuir a una mejor situación económica a partir del próximo 20 de enero” y añadió que queda la duda  si Trump seguirá el camino de levantar restricciones o, por el contrario, se vea presionado para honrar compromisos que pudo haber contraído con el sector más extremista de la Florida”.

En resumen, las opiniones de los cubanos están tan divididas como las de los estadounidenses, ya que no hay coherencia en los planteamientos del nuevo mandatario de ese país.


18 thoughts on “El presidente Trump tiene la palabra

  • el 20 noviembre, 2016 a las 1:25 pm
    Permalink

    // ¡Qué cómico! //

    ” lo que debería hacer este gobierno [el cubano] para enfrentar de forma sensata (es decir de acuerdo a los intereses de sus ciudadanos) el nuevo escenario”

  • el 20 noviembre, 2016 a las 5:32 am
    Permalink

    Este post evidencia la rutina de considerarnos enanos mentales y no poder elaborar una propuesta de estrategia al gobierno cubano frente al nuevo escenario. La estrategia de “mostrar músculo” es lo más inadecuado cuando se dirige a 11 millones de personas en la más absoluta precariedad. La estrategia de “bocón” le ha servido al gobierno cubano para no resolver los graves problemas internos, pero ya no funciona ni para el más simple ciudadano de a pié.
    Al contrario, esta estrategia desacredita al gobierno cubano. ¿Podría Pilar mostrarnos su opinión de lo que debería hacer este gobierno para enfrentar de forma sensata(es decir de acuerdo a los intereses de sus ciudadanos) el nuevo escenario.La inmensa mayoría de la población cubana de adentro y afuera quiere la verdadera normalización de las relaciones entre los EEUU y el gobierno cubano. ¿qué hace y que va a hacer el gobierno cubano para responder al interés de su población?.Creo que Bastión es un ejercicio de simulación que despilfarra demasiados recursos para la precariedad del país. ¿aprenderá el gobierno cubano a negociar nuestros intereses o seguirá en “el David y el Goliat”, una postura de víctima que no aporta nada al desarrollo del país?

  • el 20 noviembre, 2016 a las 12:41 am
    Permalink

    Buen analisis Luis, pero creo que As ganador de Trump lo saco dese el primer dia de su campaña y eso le aseguro el triunfo: el nacionalismo y la xenofobia del pueblo americano, que dicho sea de paso funciona en cualquier pais incluyendo a la culta Europa. No olvidar que Trump barrio el piso con los candidatos republicanos incluso en sus propios predios como paso con Marco Rubio en Florida y despues le gano a la Clinton con toda la prensa en contra y sin el apoyo del partido republicano. Los que se creyeron que el voto de las minorias era decisivo, se olvidaron que son solo eso, minorias.

  • el 19 noviembre, 2016 a las 2:14 pm
    Permalink

    Jorge Alejandro, no existe la nacionalidad norteamericana.

  • el 19 noviembre, 2016 a las 2:00 pm
    Permalink

    José Darío:

    Ven acá, mi hermano, ¿A qué tu llamas o”decadencia de lo cubano”? Déjame aclararte algo: creo que , si has leído mis comentarios, no te quede absolutamente ninguna duda de lo que son para mí la dictadura castrista y el sistema de porquería que tienen. ¿Estamos?, pero déjame puntualizarte de que, siendo ciudadano norteamericano, y teniendo ya a toda mi familia aquí, me es muy facilito hacer como han hecho tantísimos y pasar la página definitivamente. Si escribo todavía aquí y en otros sitios, es porque siento el deber de denunciar lo que está pasando, y hacer saber a los que no saben cómo es en realidad aquello, porque, a pesar de todas las ventajas de las comunicaciones hoy por hoy, la ignorancia de la verdadera situación de los cubanos es inmensa. (No cuento a los ciegos que no quieren o a los que no les interesa ver, que los ahy, y muchísimos). Yo quiero que los cubanos tengan el bienestar material, y las libertades y derechos de los que yo disfruto, claro que sí; y que escojan libremente el camino que quieren seguir; y, si escogieran la porquería de ahora, siempre que sea libremente, pues que se jodan y que no lloren y que aprendan a vivir con lo que el gobierno quiera darles. Punto.

    Ahora, tú no pretenderás que yo haga lo que le toca hacer al que se lo está sintiendo en carne propia: Eso no lo tengo que hacer yo, que ya me libré de aquello. Yo, me largué, esa (Mala, regular o buena), fue mi solución. El que lo está sufriendo día a día es el que tiene que actuar, en primer lugar. Yo le brindo mi apoyo y mi solidaridad hasta donde pueda, pero no puedo hacer su papel. Y, si no quieren hacer nada, por miedo, por estupidez, por falta de espíritu cívico, o porque esperan que otro les saque las castañas del fuego, pues que aprieten el fotín, le den a los pedales; y sigan diciendo que sí a todo, pero que no se quejen ni buequen culpables donde no lo hay. Si no me interesara todavía Cuba, te aseguro que nunca más verías un comentario mío, ni aquí, ni en ningún lado. Ah, y jamás he renegado de ser cubano. Si soy ciudadano de EEUU es por libre elección, porque me identifico con los valores democráticos de este país; y no con los del socialcosadesa; pero, si no soy ciudadano cubano, es porque la Constitución cubana no acepta la doble ciudadanía. Son ellos los que no quieren que yo sea ciudadano cubano, no yo.

  • el 19 noviembre, 2016 a las 12:01 pm
    Permalink

    Usted dijo- “El problema con Trump es asunto de nosotros los ciudadanos americanos” , yo me pregunto, Como usted sabe quien es ciudadano americano de los que aqui opinan?, por otra parte , usted adora a aquellos que nisiquiera se hicieron ciudadanos americanos ; entonces , Por que usted se hizo ciudadano?. Tambien me pregunto , Que razones tienes para no ir a Cuba a tumbar el gobierno? y si Esas razones no son validas para el resto de nosotros?

  • el 19 noviembre, 2016 a las 10:09 am
    Permalink

    Miranda : la decadencia de lo cubano, ,se nota en los comentarios…vea a :Trelles, luis V ,Raxach, jorge alejandro, Pilar montes, etc, etc…..todos son expertos en los EEUU pero : y Cuba, nuestro Pais…que ?? Los cubanos del tiempo del Versailles, solo hablaban de cuba, cooperaban con los que iban a ” tumbar a Fidel ” volver a Cuba ,recuperar sus casas, sus negocios, en fin, no perdian su cubanidad…..eran beligerantes y furiosos adoradores de Cuba. Nadie sabe cuantos murieron sin hacerse cudadanos de USA. Quizas fueron extremistas, pero siempre cubanos, orgullosos cubanos….Miranda, estamos perdidos. Quizas para mi, que soy un cubano casi anexionista, esta bien, cada vez mas los cubanos de alla y de aqui, piensan mas en los EEUU…pero hay veces que me pongo nostalgico de nuestra “basura ” cubana ! No le sucede a usted igual ??

  • el 19 noviembre, 2016 a las 9:13 am
    Permalink

    // No se puede esperar otra cosa //

    Es sencillo: Con Trump lo que importará será “el cash”. No se puede esperar otra cosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *