El presidente Trump tiene la palabra

Por Pilar Montes

Donald Trump en Miami durante su campaña. Foto: miamiherald.com
Donald Trump en Miami durante su campaña. Foto: miamiherald.com

HAVANA TIMES — Después de la inesperada victoria de Donald Trump en las elecciones estadounidenses, cubanos que consideraron de por si inciertas las perspectivas para la Isla en su relación con el poderoso vecino del norte, ahora parecen dar un impás al presidente electo.

Dice un viejo adagio “estar preparado para lo peor y desear lo mejor”. El mensaje de Raúl Castro, aunque breve y protocolar, sigue, para algunos, esa línea de pensamiento, aunque se hiciera coincidir con el anuncio de ejercicios Bastión 2016.

Esos eventos que comenzaron a realizarse en 1980 han tenido distinta frecuencia. Primero cada tres años, solo que en 1989 se suspendió, a mi modo de ver, más por la falta de petróleo de un bloque socialista en desaparición que por una amenaza inminente de Estados Unidos. Pasaron 18 años para reanudarlos en 2004, seguidos por otros en 2009, 2013 y el de este año.

Al preguntar a ciudadanos cubanos su opinión de lo que significarían los próximos cuatro años con Trump, un joven recién graduado de Periodismo, Sergio, me dijo: “No veo claro qué política aplicará el nuevo Presidente electo. En primer lugar, aunque es un empresario multimillonario, asegura no ser un ‘hombre del establishment’. Quizás esa creencia caló entre los que votaron por él, una población cansada de las promesas incumplidas de los políticos que le antecedieron”.

Cuando le preguntaron qué trato podría esperar Cuba del mandatario electo,  manifestó “creo que si Trump se convence que levantar el bloqueo es un buen negocio para Estados Unidos, lo hará, sin mediar sentimientos de amistad, humanistas ni perder de vista objetivos estratégicos de cambiar nuestro sistema”.

Por su parte, Antonio, militar en retiro que peina canas, con misiones primero como combatiente y luego como asesor en países africanos, opina que “hay que esperar, al menos, los primeros 100 días de gobierno para hacer una evaluación de la política que seguirá en general y en particular con Cuba”.

“Y aunque la decisión de realizar el ejercicio Bastión 2016 fue muy anterior, en abril pasado, durante el VII Congreso del Partido (Comunista de Cuba), considero muy oportuno su desarrollo, ya que como dijo el Ché, ‘en el imperialismo no se puede confiar ni tantito así’ “.

Por su parte, el arrendador Santiago expresó: “Espero cambios positivos hacia Cuba con Trump en la Casa Blanca, porque como poderoso hombre de negocios, es difícil que se deje poner una ‘camisa de fuerza’ en muchos sentidos, a la hora de tomar decisiones, aparte de contar con un Congreso de mayoría republicana”.

La joven Beatriz, estudiante de idioma francés, no tiene buenas expectativas, pues “a juzgar por sus discursos de campaña, estos fueron de una agresividad inusitada contra inmigrantes indocumentados, minorías religiosas como la de los musulmanes y criterios ofensivos contra la mujer”.

Su novio Yandi, técnico informático, difiere en el sentido que “los cambios pueden ser positivos, porque una cosa son las promesas y posturas de campaña y otra muy diferente la política que siga cuando empiece a gobernar”.

Otros jóvenes, como Carlos, quien se ocupa como chofer, desean que “la política de Trump contribuya a derogar restricciones a los viajes y al comercio con Cuba, y en lo interno propicie cambios que hagan más eficiente y atractiva la economía”.

El dueño de un restaurante privado, Ricardo, apuntó que “en realidad, a los cubanos nos importa la paz y lograr la convivencia con Estados Unidos, lo cual podría contribuir a una mejor situación económica a partir del próximo 20 de enero” y añadió que queda la duda  si Trump seguirá el camino de levantar restricciones o, por el contrario, se vea presionado para honrar compromisos que pudo haber contraído con el sector más extremista de la Florida”.

En resumen, las opiniones de los cubanos están tan divididas como las de los estadounidenses, ya que no hay coherencia en los planteamientos del nuevo mandatario de ese país.

18 thoughts on “El presidente Trump tiene la palabra

  • Foristas:

    ¿Por qué no nos concentramos en el tema del post? Es decir, las reacciones de cubanos en la Isla ante el triunfo de Trump. Para bien o mal, lo que haga el gobierno de EE.UU. suele impactar a casi todo el planeta. Y dada la intensidad de vínculos históricos de ese país con Cuba – o incluso la ausencia de los mismos, como parte del estira y encoge político bilateral -, no cabe menos que esperar reacciones de todo tipo en nuestra sociedad.

    Para completar el panorama que inicia Pilar, aquí dejo vínculo a las declaraciones de un grupo de opositores cubanos ante el acontecimiento, según lo publicado por Estado de SATS.

    https://www.youtube.com/watch?v=moLJ-3qQhEQ

    A quienes daban por muerto el teatro bufo como género en Cuba, estas manifestaciones les servirán de rotundo mentís.

    Y para aquellos, como mi estimado José Darío Sánchez, que andan colocando el epíteto de plattista en la marquesina equivocada, ya pueden endilgar el título sin temor a ser rechazados, a estos auto-declarados paladines de la democracia diseñada en Washington, y que hablan a nombre de todos nosotros…

  • Si, desde el primer dia una gran parte de los votantes se identifico con el . Tambien el hecho de verlo todos los Dias en un show televisivo a una persona, ayuda a ese proceso de identidad .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *