El pasaporte cubano para viajar: reclamemos lo justo

Jorge de Armas  (Progreso Semanal)

migracion-pasaporte-cubano-685x342HAVANA TIMES — Recientemente HT/Progreso Semanal publicó dos textos de Carlos Lazo sobre el tan llevado y traído tema de los pasaportes cubanos. En ambos trabajos, (El pasaporte cubano para viajar a Cuba: Impedimento innecesario) sostiene el argumento de que si Cuba permitiese que sus nacionales entraran en la Isla sin estos requerimientos, estaría dando pasos sólidos hacia una mejor relación con sus emigrados. Dice el autor que eliminar ese requisito “sería también un gesto compasivo de los representantes oficiales de la nación hacia los cubanos que viven fuera de su Patria”.

Por mi parte no espero nunca compasión de quienes me representan; espero, exijo y solo acepto equidad y respeto. La compasión siempre parte de la verticalidad, establece una relación de poder y no de igualdad. Lo justo es que todos los cubanos podamos adquirir el pasaporte que, por otra parte, es una obligación del Estado cubano, a un precio razonable, acorde con los ingresos medios y con una tarifa similar en todos los centros autorizados que los expiden. Del mismo modo, Cuba debe trabajar en acelerar los trámites para su obtención. Una política que permita el uso de la red para solicitar los documentos y efectuar el pago de estos, podría ser una vía para lograrlo.

Como muchos otros países, Cuba también podría establecer una tarifa preferente para niños y jubilados, no como un acto “humanitario” o “bondadoso” sino como una distinción a sus nacionales de menos ingresos. En algunos países el pasaporte es gratuito para mayores de 65 años y menores de edad, como en el caso del Reino Unido.

El citado autor dice: “Decenas de miles de estos cubanos de arribo reciente postergan, por una u otra razón, el trámite de hacerse ciudadanos norteamericanos. Sin embargo, la posibilidad de viajar a Cuba de forma expedita (y con pasaporte norteamericano) pudiera ser un incentivo más para que miles de estos residentes legales se apresuraran a hacerse ciudadanos norteamericanos. Así estos nuevos ciudadanos, a la hora de votar en las elecciones locales y federales, lo harían pensando en sus intereses y en los de sus familias; es decir, votarían y elegirían a representantes que, entre otras cosas, tuvieran como agenda política el mejoramiento de las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos”.

Esta hipótesis es sumamente arriesgada, pues omite que desde 2001 más de 250 mil cubanos adquirieron la ciudadanía norteamericana según datos de 2013. Si atendemos a la media, un promedio cercano a 20 mil nuevos ciudadanos anuales, equivalentes al mismo número de visados de inmigrante que concede la Sección de Intereses en La Habana. Las estadísticas muestran que los cubanos, una vez cumplidos sus cinco años de residencia permanente, se hacen ciudadanos en su inmensa mayoría.

Pero más difícil de probar es que el hecho de hacerse americanos posibilite que accedan a la representación ciudadana candidatos favorables a vínculos más efectivos con la Isla. La historia ha demostrado que el cambio demográfico en la emigración cubana desde 1990 es favorable a viajes familiares sin límites y cuando la administración Bush se atribuyó el derecho de limitarlos junto con las remesas y sus destinatarios, no dudó en castigarla con su voto y llevar a la presidencia a Barack Obama quien prometió –y cumplió– eliminar las restricciones republicanas.

¿Estaríamos dispuestos los cubanoamericanos a renunciar a nuestra nacionalidad y que sobre nosotros pesen las restricciones de viaje que pesan sobre los americanos, el límite de gastos, la imposibilidad de enviar remesas, y la necesidad de adscribirnos a una licencia especial para viajar? Ante esta realidad no creo que, en caso de Cuba permitir la entrada con pasaporte americano, las relaciones serían mejores.

En un mundo globalizado como el nuestro, la doble ciudadanía debe constituirse en derecho. Cuba, país mixto y que se enorgullece de una cultura mezclada, debe entender que un cubano, nieto de españoles o hijo de cubanos es un nacional por derecho propio.

En su segundo artículo, Lazo plantea que se podría ampliar la medida de 1994 que permite a emigrados cubanos antes de 1970 entrar a Cuba usando su segundo pasaporte. El autor, no aclara que esos cubanos están obligados a solicitar, obtener y portar un “Documento de Viaje” que es el que les permite entrar al país. Este documento que cuesta 100.00 USD, bien lejos de los 350.00 USD que cuesta el pasaporte cubano y sus dos prórrogas de 180.00 USD para un gran total en seis años de 710.00 USD, tampoco es de obtención inmediata y conlleva un proceso engorroso.

En un contexto donde las estructuras de hostilidad desaparezcan y existan relaciones plenas entre las dos naciones, las restricciones impuestas a los nacionales norteamericanos para viajar a Cuba deben ser eliminadas. Del mismo modo la Embajada Cubana en Washington tiene que operar con todas las garantías y los servicios que le otorga la Convención de Viena, desde tener un Banco para sus transacciones hasta que sus funcionarios gocen de libertad de movimiento.

Los cubanos no deberíamos precisar de autorización especial alguna para ir a nuestra Patria. La propia Constitución, en su artículo 41, garantiza nuestra igualdad como cubanos. Cuba, además de regularizar sus tarifas, debería eliminar la habilitación del pasaporte y extender su duración al estándar internacional de diez años. La justicia no está en privilegiar a quienes posean otra ciudadanía: está en que todos podamos adquirir nuestro pasaporte de forma rápida y a un precio justo.


7 thoughts on “El pasaporte cubano para viajar: reclamemos lo justo

  • el 25 febrero, 2015 a las 2:35 pm
    Permalink

    Lo más triste es que tenemos que pagar prórroga.sin ir a Cuba y si entras con un mes de adelantó a la fecha de vencimiento te lo tienes que hacer en Cuba ,,por ejemplo en España el pasaporte cuesta 16 euros ojo el español el cubano cuesta140 creó no recuerdo bien pero esta por ese precio más los 90 de prórroga en fin es un abusó lo que tienen con los emigrantes cubanos de contra qué nos sacrificamos todo el año trabajado duró para poder ver a nuestra familia y nos exprimen cómo un tubito de pasta

  • el 23 febrero, 2015 a las 9:25 am
    Permalink

    Estamos en un proceso de transision y negociaciones k aun no han llegado a un acuerdo entre ambos gobiernos. Hay k tener un poquito de paciencia para k nuestros pedidos y objetivos tengan efectos sin obcenar a ninguno de los dos gobiernos. Pues Diplomaticamente e inteligentemente podemos lograr mucho mas. Es cierto k el tema de los pasaportes es muy engorroso para todos nosotros ya k las agencias cubanas aqui en EU se estan enriqueciendo al extremo k ya piden hasta 500.00 dol y te prometen k en un mes lo tienes en tus manos de vuelta cuando es una mentira absoluta. A su vez ya hay dueños de estas agencias k operan con trabajadores en Inmigracion en Cuba k les pagan para k les resuelvan incluso de un dia para otro una buena cantidad de pasaportes al costo de hasta 100 dol cada uno mas la tarifa k tiene k pagar. Tengos fe en k todos estos descaros se terminen y podamos viajar a nuestro pais como lo k somos cubanos nacidos alla y globalizados en todo el mundo. gracias

  • el 21 febrero, 2015 a las 7:13 pm
    Permalink

    En primer lugar nos hicimos ciudadanos cubanos/americanos porque nuestra Patria la convirtieron en un sistema tiránico/fidelista;porque de comunista no tiene nada; pues el comunista mantiene relaciones con USA y estos dos países lo que luchan por destruir el sistema estadounidense. Como ciudadanos nacidos en Cuba debemos poseer nuestro pasaporte cubano a un costo razonable,porque jamas esos enemigos en Cuba me harán renunciar el derecho a mi Patria. Recordemos siempre que fuimos un Pais de un alto nivel económico porque siempre USA a 90 millas de nuestras costas nos extendió la mano y la ayuda necesaria para hacernos un pais prospero. Nuestros hermanos que no pudieron gozar de esta democracia y libertad y han soportado ese yugo tiránico merecen que una nueva luz los acompañe por el resto de sus anos, unos porque no pudieron y otros por sus grandes ideales se quedaron aguantando a diario esa tiranía ognimoniosa.

  • el 21 febrero, 2015 a las 2:46 pm
    Permalink

    No y deberían ya de poner un banco que trabaje con la oficina de intereses de cuba en Washington para nosotros mismo.poder mandar nuestro pasaporte a hacer ya que las agencias se están enriqueciendo con dicho problemas y tratar de cambiar todo el personal de dicha oficina por que es totalmente descarao que alguien trabaje y cobre en un lugar donde nunca jamás en la vida contestan los teléfonos y responden los mensajes y solo trabajan de 9 a 12 del día Hello aquí hay trabajar muy duros para que otros con responsabilidades mayores no hagan su trabajo y estemos como aquel que dice indocumentados por que simplemente ellos no hacen su trabajo pero si bien que saben cobrar por inactitudes profesionales.

  • el 21 febrero, 2015 a las 1:38 pm
    Permalink

    Que horror!!!!, esperar que los representantes oficiales de la Nación se compadezcan y quiten el “requisito” ., y que quitandolo se contribuiría a una “mejor relación con sus emigrados”… De madre la metatranca que hay que escuchar de parte de estos que se creen iluminados y de hacerle creer al resto de que saben que estan bien parados.

  • el 21 febrero, 2015 a las 12:55 pm
    Permalink

    Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que se dice aquí, algo que solo existe en Cuba y que ya es arcaico, eso sin decir el absurdo que pagamos aquí los emigrantes por ejemplo en Brasil. Vaya es un absurdo.

  • el 21 febrero, 2015 a las 12:02 pm
    Permalink

    ¡Dando en la clave!
    Tmbn seria justo:
    -establecer una tarifa preferencial para los hijos y conyugues (de otras nacionalidades) de los ciudadanos cubanos cuando necesitan visado para visitar a sus familiares en la isla
    -k a los k residimos en el extranjero no solamente se nos vea como “portadores de divisa”, como si tendriamos k pagar penitencia por escoger vivir fuera de la isla, y en su lugar se nos trate con el debido respecto k cada ser humano merece, y sin prejuicios (oficializados en leyes no escritas)
    Comparto las opiniones del autor en este escrito. Y propongo ademas k nos movilicemos en las redes sociales, o escribamos una carta abierta, para dejar claro k ya no hay lugar para “leyes macheteras” y sin argumentos, pork no somos soldados para acatar ordenes, somos ciudadanos k recibimos servicios de los representantes oficiales.
    ¡Salud & Prosperidad!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *