El miedo a lo diferente

Kabir Vega Castellanos

De Flatland.
De Flatland.

HAVANA TIMES — Recientemente vi una película inusual: “Flatland”. Me impresionó tanto que enseguida me leí el libro que le da origen. Su autor es Edwin A. Abbott y fue publicado por primera vez en 1884.

La obra muestra un mundo de figuras geométricas con conciencia y sensibilidad sensorial. El protagonista es un Cuadrado A, vive en “Planilandia” (un mundo de sólo dos dimensiones), y cree que eso es todo lo que existe.

Es abogado y sufre debido a los incesantes conflictos en Planilandia, donde las clases se definen por la cantidad de lados del individuo.

Los triángulos son soldados, los cuadrados o pentágonos pueden aspirar a ser abogados, comerciantes… dejando a los círculos el poder de la iglesia y la nación.

Un polígono que haya nacido irregular, para poder formar parte de la sociedad es llevado al hospital de reconfiguración, donde la figura es aplastada por los lados necesarios hasta transformarla en regular. Este método deja montones de muertos en el proceso.

Pero ocurre algo inesperado: el protagonista, Cuadrado A, mediante un sueño hace contacto con un mundo de una sola dimensión: “Linelandia”.

Dialogando con el rey de este mundo descubre que le es imposible hacerle comprender que existe un universo de dos dimensiones, y para colmo choca con el hecho de que no le puede otorgar pruebas. El rey del mundo unidireccional lo acusa de impostor y al final del sueño incluso lo mata, atravesándolo.

En otro momento de la historia el protagonista contacta con una Esfera creyendo que es un ser de dos dimensiones. La Esfera trata de darle a conocer las tres dimensiones, pero ahora es él quien rehúsa aceptar semejante teoría y lo acusa de diversas maneras. Entonces la Esfera lo saca de su mundo y lo lleva al de tres dimensiones.

Por supuesto que leyendo el libro me fue inevitable pensar en nuestro propio mundo, cómo los seres humanos han padecido a lo largo de la historia.

Discriminaciones por sexo, raza, clase social, que sólo son el pretexto para explotar a los que son más débiles o tienen menos recursos.

Guerras por religiones o ideologías… Todo lo que alguien no puede experimentar por sí mismo lo niega y si tiene suficiente poder, condena a los que lo representan o defienden.

Desde muy niños nos enseñan a corregir el mundo según ciertas ideas fijas, no a aceptarlo como es. Y sin embargo, muchos de los que son reprimidos o repudiados tienen la capacidad de mostrarnos un universo no sólo diferente, sino más desarrollado.

Por desgracia, ni siquiera la ciencia que es lo más aceptado y tomado en serio, puede validar otras realidades que sí han experimentado algunos. La misma ciencia con frecuencia se contradice, según van haciéndose más y más descubrimientos que niegan los anteriores.

Creo que a pesar de eso la humanidad avanza poco a poco, y va aprendiendo a perder el miedo a lo diferente. Claro que los que tienen el poder retardan ese progreso negando cosas esenciales, no tanto porque no crean en ellas, sino porque no les convienen.

Kabir Vega

Soy un joven cuyo desarrollo en la vida no ha sido lo que consideramos normal o apropiado, pero no me arrepiento. Aunque soy muy reservado, disiento de muchas cosas de forma implacable. Considero que la sociedad, y no solo de Cuba, está errada y necesita cambiar. Amo a los animales en ocasiones incluso más que a mi persona ya que ellos carecen de maldad. También soy fan de la tecnología y del mundo Otaku. Empecé en Havana Times porque me permitía contar algunas vivencias y quizás incentivar algún cambio en mi país. Puedo ser ingenuo en mis argumentos, pero soy fiel a mis principios.

Kabir Vega has 83 posts and counting. See all posts by Kabir Vega

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *