El interés del Vaticano en Cuba

Por Pilar Montes

Raul Castro and Pope Francis during the Cuban president's visit to the Vatican in May 2015.
Raul Castro and Pope Francis during the Cuban president’s visit to the Vatican in May 2015.  Photo: escambray.cu

HAVANA TIMES — La mediación asumida por el papa Francisco en el diferendo de casi seis décadas entre Cuba y Estados Unidos y el logro del restablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos estados pusieron una alfombra roja a la visita del Santo Padre a Cuba.

Además de los asuntos que acerquen a Cuba y a Estados Unidos, el papa Francisco querrá atraer con la fuerza de su palabra a los creyentes cubanos, aunque la mayoría de estos combina la liturgia con ritos afrocubanos.

El Sumo Pontífice va ganando adeptos en el país, más allá de los militantes de su credo, por la defensa que ha hecho de los pobres desde que asumió el papado, sus críticas a los que provocan la guerra, su prédica a favor de la atención a niños y ancianos, su llamado a proteger el medioambiente y la naturaleza.

La exhortación al clérigo a salir de sus iglesias para ayudar a los que necesitan ayuda y consuelo espiritual. Francisco pone su ejemplo por delante. En la Semana Santa de este año, cuando invitó a un grupo de mujeres y hombres encarcelados, no al Vaticano, sino que fue él a la propia penitenciaría, y como Cristo a los apóstoles, les lavó los pies y les dio los sacramentos.

El programa que cumplirá el primer Papa latinoamericano, comenzará por un recorrido de 18 kilómetros desde el aeropuerto hasta sus aposentos, que reunirá en esta bienvenida, de seguro, a cientos de miles de capitalinos.

Después de entrevistarse con el presidente Raúl Castro, Francisco se reunirá con su grey de clérigos y obispos en la Catedral de La Habana. La misa que ofrecerá en la Plaza de la Revolución tendrá, a su izquierda, la imagen de Che Guevara, y a la derecha, el monumento a José Martí.

La multitud reunida en la Plaza cuando ofició misa el papa Juan Pablo II en su visita a Cuba, me atrevo a asegurar que será superada en ocasión de la visita de Francisco. Después viajará a Holguín y a Santiago de Cuba, donde oficiará misa en el Santuario del Cobre, para partir, el día 22 hacia Estados Unidos.

Según expresó a fines de abril el Cardenal Beniamino Stella, secretario de Estado del Vaticano, este dijo confiar en que la visita del Papa serviría para impulsar el deshielo entre La Habana y Washington.

En una entrevista realizada por la televisión cubana al cardenal Jaime Ortega Alamino, este recordó que el papa Benedicto XVI, le dijo una vez que: “la Iglesia no está para cambiar gobiernos, sino para llevar el evangelio a los corazones de los hombres que serían los que cambiarían el mundo,” línea de pensamiento muy bien utilizada en la práctica por el Pontífice.

En mayo de este año, el presidente Raúl Castro expresó tal satisfacción luego de su entrevista con el Papa Francisco que dijo: “Si sigue así, volveré a rezar y regreso a la Iglesia.”

Yo suscribo sus palabras

Más allá del objetivo permanente de la Iglesia Católica en Cuba de aumentar su número de feligreses, e interceder por el indulto a presos en la Isla, la visita del tercer Papa en 17 años, es noticia de primera plana en todo el mundo.

Altas y Bajas

Las relaciones diplomáticas entre Cuba y el Vaticano cumplieron el 7 de junio de 2015, 80 años de establecidas, pero la historia va más atrás.

Según dictamen emitido por el papa Leon XIII, este designó a Plácido Luis Chapelle, arzobispo de Nueva Orleans, “con el cargo de Delegado Apostólico extraordinario, el cual informándose cuidadosamente del estado de las cosas y de sus más apremiantes necesidades, nos diera fielmente cuenta de todo.”

“Bien ponderado todo y teniendo muy presente la vecindad y afinidad de la Isla de Cuba con las demás regiones de la América Latina, se expide este decreto el día 4 de septiembre del año 1901.” ()

Once años más tarde, en 1915, un grupo de sobresalientes veteranos de la Guerra de Independencia, encabezados por el general Jesús Rabí, suscribieron un documento pidiendo al Papa Benedicto XV, que nombrara a Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, Patrona de Cuba, petición a la que accedió el Sumo Pontífice.

El 7 de junio de 1935 por el Decreto Ley No 208, el entonces presidente provisional, Carlos Mendieta, decidió la creación de una delegación de Cuba ante la Santa Sede.

Por su parte, el documento nombrando a monseñor Giorgio Giuseppe Caruana como Nuncio Apostólico en La Habana, fue firmado el 11 de septiembre de 1935 por el secretario de Estado del Vaticano, Cardenal Eugenio Pacelli, quien cuatro años después se convertiría en el Papa Pio XII, de controvertida fama, porque al coincidir en tiempo con la Segunda Guerra Mundial, este decidió bendecir las tropas fascistas y no a los aliados.

En la más reciente lucha por la liberación, muchos de los rebeldes dirigidos por Fidel Castro, también se sintieron acompañados en sus deseos de justicia y libertad por la deidad mestiza, conocida como Ochún entre los creyentes de la religión afro-cubana.

En cuanto a la Iglesia Católica, al triunfo de la Revolución, en 1959, la alta jerarquía y algunos párrocos se opusieron a las medidas del gobierno revolucionario, ayudando a esconder criminales que pretendían escapar de la justicia y atizando el ogro del “comunismo” cuando ellos mismos no sabían qué proponía esa ideología.

Posteriormente, el programa “Peter Pan”, por el cual miles de niños fueron enviados por sus padres hacia Estados Unidos, mediante gestiones de clérigos, para ser recogidos por familias norteamericanas, provocando un trauma por la separación de sus familias que muchos sufren hasta hoy.

El ejemplo que siempre salta al recuerdo es el del nuncio Cesare Zacchi, quien tuvo el mérito de saber interpretar los códigos del proceso político cubano, ayudó a mantener las relaciones con la Iglesia y mantuvo una amistad personal con el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro.

Otra figura destacada en los vínculos bilaterales por la parte cubana fue el periodista y escritor Luis Amado Blanco, embajador ante la Santa Sede durante más de una década, quien llegó a ser decano del cuerpo diplomático.

A pesar de momentos de no coincidencia en algunos aspectos, estas relaciones están colmadas de hechos positivos y de colaboración.

Seguir y compartir:
Pin Share


17 thoughts on “El interés del Vaticano en Cuba

  • Eso es lo que pasa entre los políticos y los prelados: siempre se ponen de acuerdo de espaldas a las víctimas de los gobiernos y hasta de los casos de pederastía, aunque las víctimas no se callan y los atropellos salen a la luz de la opinión pública y no les queda más remedio que actuar.
    No sé el entusiasmo con la visita del Papa.Cada vez que viene uno aumenta la represión: contra los opositores pero hasta la recogida de mendigos en la ciudad.
    Si el Papa Francisco bendice la liberación de los 3,522 delincuentes y es incapaz de pronunciarse contra la discriminación contra los adversarios políticos, su discurso de misericordia y reconciliación será una evidencia de la hipocrecía y falta de ética de su posición. “La Iglesia no está para cambiar gobiernos…” , no, está para “apoyarlos” con el objetivo de mantener y ampliar su poder en bienes y privilegios en el mundo terrenal.
    Cuando se hace política se está obligado a rendir cuentas como los políticos frente sus ciudadanos.

  • interesante disquisicion, primera vez que leo a la tía y me parece bien inteligente

  • Pues bien Pilar, no entiendo en qué te basas para decir que: “al triunfo de la rev. en el ’59, la iglesia escondía a los delincuentes que atizaban el ogro del comunismo cuando ellos no sabían qué proponía esa ideología”, jaja!, vaya,,, ¿de verdad crees que ellos no sabían lo que proponía esa ideología?, por algo el mismo bandolero-en-jefe se cansó de negar que esa era la ideología que traía en mente, mira si estaban claros “esos delincuentes” que hoy día ningún cubano puede negar el atraso, la miseria y el agravio que hemos pasado por culpa de esa linda ideología.

    Si es verdad que el papa Benedicto le dijo a Ortega que la iglesia no estaba para cambiar gobiernos, no hay coherencia ahora con la colaboración del Vaticano para el deshielo EU-Cuba, que es cosa de estos dos gobiernos, no de la iglesia.

    Para la dictadura castrista la iglesia es buena cuando se pone de parte de ella, o cuando el comandante puede considerarse “amigo personal” jaja de alguno de sus nuncios como el tal Cesare Zacchi, porque si hiciera su labor de predicar el evangelio y se pone del lado de los oprimidos, como debe ser, hace rato que la dictadura les hubiese cerrado las puertas como lo hizo en el 59, porque tanto la jerarquía de la iglesia católica cubana, el Vaticano, como Francisco, no pueden alegar que desconocen los crímenes y los abusos cometidos y que siguen cometiendo los hermanos Castro.

    Por último Pilar, hoy día al pasarle cuentas a este siniestro gobierno que aparentemente tú defiendes ¿cuántos cientos de miles de padres cubanos no hubiesen preferido haber podido mandar a salvo a sus hijos por el programa Peter Pan?, hay que tener la cara bien dura para hablar de ese “trauma”, cuando en realidad todos los traumas posibles que se le pueda infligir a un ser humano han sido los que Fidel Castro Ruz les ha causado a todos los cubanos, no hay ciudadano cubano que no haya salido ileso del veneno de este monstruo que sí duran hasta hoy. Ya los niños Peter Pan superaron el trauma del corto tiempo que estuvieron separados de sus padres.

  • Suscribo el comentario de Marlene Azor

  • Este es un artículo plagado de mentiras flagrantes.
    La Iglesia Católica española, y recalco española, porque la siempre fiel isla de Cuba era de España y la Iglesia fue enemiga irreconciliable y feroz del proyecto de emancipación cubano de la metrópolis española.
    Los curas españoles pelearon con las armas en el mano en contra del ejército independentista.
    Las iglesia católicas usaban sus campanarios como puestos de observación para avisar con anticipación a las tropas españolas la llegada de la caballería independentista.
    Fueron muchos los curas católicos que dieron soga ahorcando y fusilando a los independentistas que caían prisioneros de los españoles.
    Todos estos fueron excomulgados y ninguna iglesia permitía enterrar los cadáveres de los alzados en armas contra España dentro de las iglesias ni dentro de los cementerios porque todos eran controlados por los curas.
    Los alzados contra España tenían que ser enterrados extramuros o en cualquier lugar de la manigua.
    El Papa León XIII bendecía a las tropas españolas que partían a pelear a Cuba contra los alzados.
    Los curas cubanos que apoyaban la independencia fueron objeto de fusilamiento, encarcelamiento, deportación, torturas.
    El cura de mi pueblo de Bayamo que apoyaba la independencia, ofreció un Tedeum ante Carlos Manuel de Céspedes y lo pagó muy caro porque el otro cura español que vivía allí lo delató y fue torturado y murió en condiciones terribles.
    Fue tan terrible el despotismo y el odio de los curas católicos españoles contra la independencia de Cuba y los pocos curas cubanos que apoyaban a los alzados que el padre Manuel José Dobal y García propuso separar definitivamente la Iglesia Católica cubana de Roma y planteaba que los curas católicos cubanos debían ser más patriotas que católicos. Fue precisamente el padre Dobal quien despidió el duelo en el entierro de Máximo Gómez.
    La independencia de Cuba se gestó ideológicamente dentro de las logias masónicas.
    La masonería y el catolicismo eran feroces enemigos.
    La guerra de independencia de Cuba fue también la manifestación de una guerra ancestral no resuelta, entre la masonería y el catolicismo.
    La inmensa mayoría de los insurrectos cubanos incluyendo sus máximos líderes , eran masones y por esto todos incluyendo Martí, Maceo, Gómez, García, Agramonte y el resto, de los líderes fueron excomulgados.
    Cuando se produjo la fundación de la nueva república el 20 de mayo de 1902. Los líderes de la Iglesia Católica Católica entraron en pánico pensando en las represalias que se habrían de tomar contra ellos. Pero los nuevos jefes de la república no tomaron represalias contra ningún cura español, ninguno fue fusilado ni ahorcado porque eso era lo que se merecían y eso dio lugar después que salieron del shock que les produjo la independencia que se reorganizaran de nuevo para recuperar las posiciones perdidas. Fundaron nuevos colegios católicos y poco a poco fueron infiltrando sus nuevos cuadros en la vida de la odiada república cubana.
    La Iglesia Católica fue medularmente, feroz anti independentista, colonialista, racista y pro esclavista.
    Y los independentistas cubanos fueron medularmente anti católicos y anticlericales.
    Este artículo es engañoso, mentiroso y deformador de la realidad histórica.
    El Vaticano tiene intereses políticos muy importantes con la isla de Cuba y estos son recuperar la antigua colonia, implantar la esclavitud, mantener a las masas cubanas en la pobreza y la miseria para someterlas y ponerlas dóciles y bien sumisas y porque ellos comprenden la importancia geopolítica de la isla de Cuba con su terrible posición geográfica al sur del territorio norteamericano, en la entrada del Golfo de México y enfrente del Canal de Panamá.

  • Si nos atenemos al hecho de que el Vaticano es un Estado – con todas las responsabilidades que ello conlleva-, deberíamos asimilar que el mismo debe atenerse en sus relaciones con Cuba a la Convención de Viena, que desde 1961 rige las relaciones entre gobiernos, y ello sin desmedro de las prácticas que derivan de la labor pastoral de la iglesia. Por eso Ortega señala con buen tino que “la Iglesia no está para cambiar gobiernos, sino para llevar el evangelio a los corazones de los hombres, que serían los que cambiarían el mundo”.

    Al decir eso no sólo se apega a la diplomacia que defiende y ejerce el Papa – a quien obligan los convenios- , sino que de manera muy pragmática reconoce que, a la larga, será la sociedad civil, reconociendose a sí misma como portadora de todo cambio en un país, la que determine el rumbo de los acontecimientos.

    ¡Bienvenido el deshielo!

  • Ahora entiendo porqué el silencio para con la dictadura. Se han confabulado dos entes que son feroces anti-independentistas, racistas, colonialistas y pro esclavistas los dos. El Vaticano y el régimen de la Habana.

    Muchas gracias Soto Anguriel por la historia.

  • La Iglesia es un tremendo mecanismo de opresión, sometimiento y conducción de masas.
    Los católicos y otras muchas religiones organizadas se valen eficientemente para hacer su trabajo, del impulso religioso que muchos humanos tienen y no pueden contener .
    La Iglesia Católica si pone y quita gobiernos y hace cientos de años que lo ha hecho de manera encubierta.
    La orden de los jesuitas en una secta militar dedicada a efectuar la inteligencia del Vaticano. Lo hecho por cientos de años.
    Pregúntese la razón del porqué los expulsaron de Cuba y de otros muchos países a lo largo de la historia.

  • El Papa va a legitimar el gobierno de Raúl Castro ante el mundo… Who cares?

  • Sr. Soto Angurel. Me parecen muy interesantes los datos que usted proporciona la foro en su comentario. De ahí que me gustaría que fuera amable y proporcionase la fuente, por favor. Si le es posible, envíemelo a la siguiente dirección de c/e: [email protected]. Un place. Gracias.

  • Don Isidro, la labor del Cardenal Ortega y Alamino, es mas que colaboracionista con la satrapia verde olivo, si alguien duda de este aserto, como muestra un boton, su “Mediacion” cuando la “Liberacion de los Presos de la Primavera Negra”, gracias a su “Humanitaria Gestion” puso fuera del pais al nucleo de la oposicion pacifica que militaba en el Movimiento Cristiano Liberacion y otros disidentes, o lo que es lo mismo, ayudo a sacar de Cuba a la incipiente oposicion, al mismo tiempo que ayudaba a lavar la cara del regimen ante la comunidad internacional. A contrario sensu, comparar con la conducta del Cardenal Chileno Raul Silva Henriquez, durante la dictadura de Augusto Pinochet, en Chile, muestra de una defensa vertical por la vigencia de los Derechos Humanos de los oprimidos frente a los opresores. O tal vez, la posicion del Cardenal Salvadoreño Miguel Ovando y Bravo, a quien por defender esos mismos principios le costo la vida.
    En sintesis, Ortega y Alamino es la mediocridad y la obsecuencia hecha persona

  • Miguel Obando y Bravo es Nicaraguense y sigo vivo. Me imagino que usted refiere al Monseñor Romero.

  • Don David (espero que haya mejorado de salud):

    Ya que hablamos de Iglesia y Estado en Cuba, permítame citar el recurrente enunciado cristiano de “que tire la piedra quien esté libre de pecado”.

    Ambas entidades han “pecado”, y ampliamente, en nuestra historia reciente. Por eso, porque ambas saben que tienen esqueletos en el closet, deben acogerse al pragmatismo que dicta la época y dejar atrás viejos rencores. Lo contrario sería una apuesta segura a prolongar la agonía que vivieron por unos cuantos años católicos y creyentes en general en nuestro país. Sobre todo los que debieron desgarrar su fidelidad entre su apoyo a la Revolución y la fe en que se habían formado.

    Pero vamos un poco más allá: Ya hubo un tiempo en que la Iglesia se puso de parte de la oposición cubana. ¿O no recuerda Ud. cómo una parte de la cúpula católica respaldó a la alta burguesía y a los terratenientes cuando estos resultaron perjudicados por las nuevas leyes revolucionarias? Y conste que estoy hablando de la etapa previa a la declaración socialista del gobierno, y antes de su equivocada inmersión en el ateísmo.

    Y esa misma cúpula declaro poco menos que herejes a los párrocos que comulgaron con la Revolución, como le sucedió al franciscano Ignacio Biaín, quien en 1960 escribió en “La Quincena” que “el fidelismo es ya en Cuba una realidad para muchos años y dominará todos los cuadros políticos y sociales . Los que incitan a la guerra y se agarran a ella como remedio para mantener el sistema del pasado, serán execrados por dios y por la historia”.

    Don David, si nos vamos a las esencias, habría que admitir que la “guerra” entre Estado e Iglesia en Cuba tuvo su estallido por razones más próximas a la lucha de clases que al tradicional enfrentamiento entre materialismo y dogma religioso.

    Si hoy la Iglesia se pusiera en exclusiva del lado de la oposición, ¿no le parece que se quedarían fuera de su labor pastoral unos cuantos millones de cubanos?

  • Soto Angurel en sus palabras:

    julio-soto-angurel.blogspot.com

    “…He luchado contra la CIA durante muchos años. Ex agente secreto y ex espía. Soy comunista. Lucho con toda mi alma contra el fraudulento régimen anexionista y encubiertamente imperialista de los hermanos Presidentes Fidel y Raúl Castro Ruz apoyados por todo su grupo de poder. Me baño todos los días, siempre estoy perfumado. Uso Brut, que cuando se une a la química de mi piel de macho gitano se desencadena en un salvaje aroma a cojón de oso que vuelve locas a las hembras….”

    ¡Vaya, éramos pocos y se nos está poniendo folclórico el foro!

  • Don Circles, tiene Ud. razon, equivoque el nombre del Cardenal asesinado, no fue Miguel Obando y Bravo, sino, Monseñor Oscar Arnulfo Romero. Gracias.

  • El interés del Vaticano en Cuba y de su representante el Papa Francisco es político, como el de todos los anteriores que nos visitaron, representan los intereses de su estado, y quieren ademas de influir en las decisiones de nuestro gobierno, como los demás presidente de países occidentales que vinieron antes, pero despues de establecidas las relaciones entre Cuba y EE.UU, también posicionarse adecuadamente para realizar la misión evangelizadora para rescatar creyentes que perdieron con el triunfo de la Revolución, seria la segunda ocasión, pues esto ocurrió antes con la colonización a punta de lanzas y espadas, ahora todo es mas sutil, poder eclesiástico soporte del poder secular, reforzando mediante la idiotez de ignorantes la aceptación de el estatus cuo, cosa que la Iglesia católica es experta desde la alianza con el emperador Romano Constantino que se dio cuenta de la fuerza que representaba para apuntalar el decadente imperio Romano.
    Pasamos décadas educando y dando cultura al pueblo para que por conocimiento adquirido y convicción propia, saliera del oscurantismo y dependencia de soluciones divinas a la solución de sus problemas que con su trabajo y esfuerzo podría solucionar, convirtiendo derechos y deberes y fuerza de creación para convertir esta Isla en el paraíso prometido por las religiones, fue como la segunda liberación humana que hoy retrograda regresa al fanatismo y a historias mitológicas para su recogimiento en la oscuridad.
    Llegamos al éxito donde los humildes ya no tenían que ir a los templos a pedir por sus curas o por bienes que carecían, la sociedad no permitía que la humildad fuera pobreza y que cada quien recibiera lo mínimo para vivir dignamente, en el periodo especial el estado careció de esa posibilidad y retornaron los que prometen el cielo, y la vida eterna, convirtiendo la miseria de esos tiempos en lo que les abriría el cielo al lado de “Dios”, y hoy es estado se desentendió de los humilde y dejo a esas almas a quienes se sirven de ellas.

  • ¿En serio, Isidro?

    Voy a hacer un perfil de consumidor a partir del Brut:

    Es viejo y corto de plata o desconocedor. Mas de 60. Porque a los tembas les gusta 212 y One Million y a los jovencitos les gusta Zippo. Los más viejos pero con dinerito se van por Santos de Cartier.

    Por el mismo precio lo moderno seria Antonio Banderas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.