El Gobierno de Cuba quiere sabotear la marcha del 15-N, ¿y qué?

From Xel2 (El Toque)

Por Benjamín Noria

HAVANA TIMES – Una acción de sabotaje, según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, es el: entorpecimiento intencionado y malicioso de una actividad, idea, proyecto, etc.

Bueno, eso mismo es lo que le quiere hacer el Gobierno cubano a la marcha que se pretende realizar el 15 de noviembre de 2021 en las calles de algunas provincias del país, como Pinar del Río y La Habana.

En septiembre de este año, algunas personas en representación de Archipiélago, grupo liderado por el intelectual, dramaturgo, valiente y joven cubano Yunior García Aguilera, para promover cambios políticos en el país (no para cambio de Gobierno), pidieron permiso, ante las sedes gubernamentales provinciales, para marchar el 20 de noviembre de 2021 por la libertad de Cuba; también por la encarcelación injusta de presos políticos y otras pretensiones similares. 

Unos días después, en todas las provincias en que se entregó el escrito pidiendo autorizo para marchar, responden, sin pruebas fehacientes, que no se autorizará la marcha ya que se considera ilegal, pues está financiada y motivada por el Gobierno de los Estados Unidos. Por pura casualidad, todos replican con los mismos argumentos y basados en los mismos artículos 4 y 45 de la Constitución de la República de Cuba. 

El artículo 4 de la Constitución expresa que: el sistema socialista que refrenda esta Constitución es irrevocable, y el artículo 45 que: el ejercicio de los derechos de las personas solo está limitado por los derechos de los demás, la seguridad colectiva, el respeto al orden público, a la Constitución y a las leyes.

Ahora bien, aquí presento un ejemplo del lingüista cubano Rodolfo Alpízar Castillo, que extraje de un escrito publicado el 25 de octubre de 2021, en La Joven Cuba, que podría refutar los argumentos de los gobernadores:

¿Si un grupo se reúne para exigir que la cuota de leche se extienda hasta los niños de 10 años y no como establece el decreto correspondiente, viola el artículo 45?, ¿la manifestación sería ilegal? ¿Exigir modificar el sistema de cuotas podría considerarse un llamado a revocar el socialismo?

Si un grupo de asentados en Miami declaran que apoyan dicha manifestación, y exhortaran a que más personas, en más lugares de Cuba, realicen reclamaciones similares, ¿se podría afirmar que la manifestación por la leche para los niños es una maniobra anexionista, auspiciada por mercenarios al servicio del enemigo imperialista?

Yo creo que la cuestión es como la comparó Rodolfo Alpízar. Del mismo modo que están comportándose con la marcha del 15-N, estas mismas artimañas la hicieron con el Proyecto Varela, ideado y dirigido por Oswaldo Payá, un activista cubano y líder de la oposición en Cuba, que además murió de manera misteriosa en el año 2012, en un accidente automovilístico en la provincia de Granma.

Al principio, la Asamblea Nacional dijo que no se habían reunidos las 10 000 firmas para las reformas que pedía el Proyecto Varela, y después a punto de presentar las 10 000 firmas que se lograron reunir, el Gobierno cubano realizó una reforma constitucional de manera intempestiva.

Se pidió permiso para hacer la marcha el 20 de noviembre, pero el Gobierno decidió realizar los días 18, 19 el Ejercicio Moncada, que culmina el 20 para celebrar el Día Nacional de la Defensa, con la presencia de jefes, dirigentes y los órganos de mando y dirección.

El grupo Archipiélago decidió cambiar la marcha para el 15-N y la Fiscalía General de la República hace unos días envió un mensaje público de advertencia, a través del televisor y en las redes sociales, acerca de que si se persistía en hacer la marcha se enfrentarían los participantes a severas sanciones penales.

Más claro ni el agua: El Gobierno de Cuba quiere sabotear la marcha del 15-N, ¿y qué?

Lea más de Benjamín Noria aquí.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *