El desafío político de Nicaragua en 2021

Por PxMolina / Confidencial

Breves observaciones sobre economía, la cultura política y las tendencias de corto plazo

Por Cirilo Antonio Otero (Confidencial)

HAVANA TIMES – Nicaragua, es un país muy rico en sus recursos naturales y el ambiente, es una Nación dedicada a la producción de agroexportación, y tiene muy poco o casi nada desarrollado el mercado interno. El año 2021 es un periodo excepcional, pues, toca realizar elecciones generales. Brevemente observaremos la situación del país en lo económico, social, político, cultural y una aproximación a sus tendencias evidentes.

Desafíos en 2021

  1. Nicaragua, está gobernada por una dictadura de corte moderno que se caracteriza por usar los recursos jurídicos y el marco legal del Estado. Controla todas las instituciones del Estado, mismas que ha convertido en organizaciones al servicio del grupo gobernante. No son instituciones.
  2. La dictadura ha mostrado que no cederá, no negociará, ni entregará el poder político de forma cívica. Está preparada para despojar a los electores de los resultados y colocarlos a su favor, con violencia y diferentes modalidades. Su estilo es el silencio y la indiferencia. Ignora la demanda social y vive de apariencias.
  3. La dictadura no posee un interlocutor válido para espacios de negociación. Esto se ha convertido en el reto más acuciante en lo político, para el país en general y para la dictadura en particular.
  4. La economía, está en banca rota, no hay crecimiento y las principales actividades económicas se muestran paralizadas, Ej. Turismo, zona franca, inversión extrajera directa y la producción de agroexportación con tendencias a la baja.
  5. Las organizaciones de la sociedad civil y los partidos políticos, se encuentran desorganizados, sin una práctica de lucha política, sin estrategia y sobre todo sin comunicación, ni entendimiento con la sociedad en general. No moviliza a la población en su accionar de oposición. Además, no hay comunicación entre la sociedad política y la sociedad civil.

Cultura política de Nicaragua

La cultura política de los nicaragüenses, se muestra con hábitos poco o nada modernos en el sentido del camino a la democracia, y la práctica de la inclusividad sectorial. Son pocos los sectores que tradicionalmente han participado en las decisiones políticas y en la administración del Estado. Podemos afirmar que la sociedad nicaragüense sufre de exclusión social y política. No se nota identidad nacional ni vinculo social. Los valores han desaparecido casi en todos los estratos sociales.

En general, lo que más aflora en la práctica de la cultura política de los nicaragüenses es la descalificación ante el surgimiento del liderazgo social y político. Al parecer, a esta sociedad la falta mucho tiempo de experiencia política, trabajo político, aprender a la negociación y al entendimiento entre oponentes. Observamos que la cultura política está basada preferentemente en el autoritarismo y la centralidad. Ambas, cargada de la desconfianza y la mentira.

Se nota bastante idealismo de corto plazo en el actuar político de la sociedad nicaragüense. Al parecer, hay una concepción milagrosa de la solución a la situación política en el país.

Personajes políticos de la política

Tipología de la clase política en Nicaragua

Fuente: Elaboración propia en base al actuar de los personajes. // Cirilo Otero

Tendencias de corto plazo

Las organizaciones opositoras no tienden a juntarse/unirse, el separatismo es lo central. Al parecer, existe la creencia que cada quien es lo mejor, para acción política. Las discusiones son de poca o nada calidad política ni estratégica. Es una sociedad desorganizada.

La cooperación internacional, y la opinión pública mundial, que se había mostrado muy preocupada por la situación de los derechos humanos, y de las libertades públicas en Nicaragua, luego del 2018, se ha enfriado bastante, y no logra tener un interlocutor representativo o valido para la negociación y apoyo al país.

Al parecer, la dictadura está dispuesta a dominar el proceso electoral, no hacer reformas constitucionales, tampoco electorales, y finalmente robarse los resultados para continuar en el poder político. Mayo del 2021, se muestra como un periodo límite para desarrollar cambios sustanciales y no hay señales que este sea el camino político.

¿Qué hacer?

  1. Mayor exigencia desde la sociedad organizada a los que se llaman representantes de la sociedad, a su liderazgo político, tiene que exigirle un comportamiento coherente y estratégico para lograr el cambio político. Diariamente gritarlo.
  2. Promover la organización social en los barrios, cañadas, municipios, departamentos, comunidades, localidades, y que haya una presión social desde el interior del país, sin temor y sin cuentos. Todos los problemas sociales deben ser denunciados y demandar soluciones gubernamentales. Cercar a la dictadura con demandas desde la sociedad.
  3. Participar activamente en la defensa del voto desde mayo hasta el 7 de noviembre, investigando, anotándose en actividades políticas y electorales, prepararse para la denuncia de las acciones de corrupción sobre la transparencia del proceso electoral. Mentalmente preparados para un nuevo fraude electoral.

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *