El derrumbe del socialismo, la voz del sabichoso y la advertencia general

Por Rogelio Manuel Díaz Moreno

Jose Luis Rodríguez
Jose Luis Rodríguez

HAVANA TIMES — La cooperación de Ruth Casa Editorial con el sello cubano de Ciencias Sociales- ha permitido la aparición de un título excepcional, que merece toda nuestra atención.

El autor es un “peso pesado” del establishment cubano, con credenciales académicas de gran lustre y trayectoria plenamente integrada, frente a ministerios y otras instituciones importantes. José Luis Rodríguez García es el principal “culpable” del volumen, El derrumbe del socialismo en Europa.

Cuando nosotros en el Observatorio Crítico, que somos… menos notables, escribimos cosas parecidas a las que ha escrito en su libro Rodríguez García, nos dicen hasta del mal que vamos a morir. Eso da una idea de la importancia que tiene que aparezcan puestas claramente en dicha fuente. Y, sin que nadie se extrañe por eso, lo puede afortunadamente argumentar con mucha mayor erudición que unos servidores.

Nadie en Cuba puede discutir la importancia que tiene dominar las características y razones que determinaron el fin del llamado Campo Socialista, con la Unión Soviética delante. O sea, nadie puede negarlo explícitamente. Sí se puede tratar de minimizar el debate respecto a este, desalentar su divulgación. Especialmente, se puede distorsionar la realidad de los fenómenos transcurridos en ese territorio, en esa etapa tan polémica del siglo XX –y lo que va del XXI.

Se puede intentar ofrecer versiones maniqueas y simplificadas, que perjudiquen la comprensión de los errores vividos. El cuestionamiento más agudo que despierta es que, si alguna vez, fuerzas presuntamente progresistas pudieron perpetrar ciertos errores de consecuencias tan monstruosas; si ya se sabe cuáles fueron; ¿qué resultados caben esperar de planificarse maniobras parecidas? ¿Podrá volverse a calificar de errores o será finalmente reconocido como estrategia deliberada, por parte de personas muy bien enteradas?

En la lectura de El derrumbe… se revelan perfectamente los daños provocados por la aplicación de métodos burocráticos y voluntaristas de la economía y la sociedad. Se denuncian los abusos del autoritarismo imperante en aquellas regiones, y las consecuencias de enajenación, corrupción y brecha entre las personas trabajadoras y las clases dirigentes, que se llamaban a sí mismas vanguardia del socialismo.

Yo empecé a tomar notas sobre el libro, con vistas a una reseña y llené casi 10 cuartillas de puntos “imprescindibles” para contar. Y eso que dejé de lado todos los demás países del campo socialista de los que también habla el autor y me concentré solo en los capítulos dedicados a la URSS, posteriormente, Rusia. Me permitiré solo unos pocos comentarios más, con la esperanza de animar la búsqueda del texto y su lectura.

Quisiera trasmitir la certeza, que se profundiza con estas páginas, del parecido de las circunstancias vividas allá con las de aquí. Con este material, se constata nuevamente lo difícil que es producir algo nuevo. Que es iluso y poco productivo, especialmente, esperar resultados diferentes a partir de aplicar los mismos principios.

Nuestro analista expone la evolución de la sociedad soviética –y luego, rusa – desde el punto de vista económico, desde el triunfo de la Revolución bolchevique hasta nuestros días. Ofrece también una panorámica de los debates académicos producidos en toda esa época sobre la economía, sus fortalezas y debilidades, y cómo contribuyeron al desarrollo de los acontecimientos.

En la lectura de El derrumbe… se revelan perfectamente los daños provocados por la aplicación de métodos burocráticos y voluntaristas de la economía y la sociedad. Se denuncian los abusos del autoritarismo imperante en aquellas regiones, y las consecuencias de enajenación, corrupción y brecha entre las personas trabajadoras y las clases dirigentes, que se llamaban a sí mismas vanguardia del socialismo.

El libro refiere la evolución de las tendencias imperantes. Estas se pueden resumir, apretadamente, en varias oscilaciones entre centralización y descentralización. Normalmente prevalecía el fortalecimiento de la planificación centralizada, y cada cierto tiempo intentaban la descentralización basada en las relaciones monetarias mercantiles.

Siempre, toda iniciativa y gobernanza partían de la cúpula del Partido Comunista de allá, el PCUS y el Gobierno. La burocracia campeaba por sus respetos en la tierra de Lenin y la Revolución de Octubre. De rareza alguien se acordaba, sin mucho éxito, de darle voz y voto al trabajador en la base, presunto dueño y soberano del sistema social; al que se le pretería sistemáticamente en cuanto a sus necesidades de consumo y se le profundizó su enajenación. Nótese que esto lo dice Rodríguez García, no Rogelio el entrometido u otros pesados que andamos en el OC.

En sus inicios, el proceso conocido como la Perestroika, no fue sino un intento más de dinamizar una economía estancada, mediante la descentralización y el estímulo a la productividad. Se volvieron a apoyar en el estímulo material, ofreciéndose autonomías a las empresas; supuestamente se intentó dar mayor participación a la clase trabajadora en las decisiones vitales y estimular el diálogo y el debate nacional. El objetivo declarado era perfeccionar el socialismo.

A partir del libro quedan por efectuar muchas reflexiones, con serias consecuencias. El material ha sido puesto al alcance del público cubano. Será triste confrontar si, en un futuro, se alega haber pecado por desconocimiento.

Algunas de esas ideas eran loables, pero se encontraban lastradas por los defectos ya mencionados. La clase obrera soviética ya no creía en el corrupto liderazgo prevaleciente y anhelaba una solución, cualquiera, a sus necesidades crónicamente insatisfechas. Las contradicciones acumuladas por toda la sociedad eran tan grandes, que el proceso simplemente estalló y se salió de todo control posible. Los peores intereses, lo más putrefacto dentro del aparato de gobierno, vieron la oportunidad y, bajo la promesa de una prosperidad pronta para las masas, ofrecieron y conquistaron el corolario no previsto de la transición al capitalismo.

En el libro de Rodríguez se explica este proceso de lo más bien. Asimismo, se expone el subsiguiente proceso de construcción del capitalismo más salvaje y neoliberal que imaginarse pueda en esta época. Se ilustra como el actual presidente de Rusia, Vladimir Putin, es un adalid destacado de esa camada. Esta parte del libro obra como sonoro desmentido a todo el que pretende hacer pasar a este personaje del imperialismo ruso y sus hechuras, como algún tipo de conquista progresista.

A partir del libro quedan por efectuar muchas reflexiones, con serias consecuencias. El material ha sido puesto al alcance del público cubano. Será triste confrontar si, en un futuro, se alega haber pecado por desconocimiento.

 


27 thoughts on “El derrumbe del socialismo, la voz del sabichoso y la advertencia general

  • el 22 noviembre, 2015 a las 10:00 am
    Permalink

    Al Bobo y a cualquier otro que no se identifica pero lo es; si crees en Dios, y en la democracia representativa, estas incapacitado para analizar y cuestionar el proceso cubano o cualquier tipo de socialismo o como quieras llamarlo que existió o existe en el mundo. Estos tiene mas similitudes que diferencias, en uno el capitalismo con su democracia es el poder absoluto del capital y las grandes diferencias retributivas, ademas de diferencias de clases, explotación, falta de una salud al alce de todos y de calidad si no es bien pagada, y la educación corre igual suerte, allí de la cuna a la fosa todo es desigual, indignamente desigual, naces con partera o en hospitales peores que con parteras, y te llevaran en cualquier carretón, camioneta de acarreo corriente sino al hombre, no te garantizo que la caja de muertos donde te ocultan dure el viaje completo, es la que la caridad publica puede regalarte, o de madera de Ceiba, que no aguantan el secado por en ella los clavos bailan, a los poderosos del capital por el contrario, tienen un cura que le allane el camino al Paraíso, al cielo, todos nos paramos en la acera para ver la carroza pasar y la larga fila de carros de lujo que lo acompañan, su caja, es como un estuche de joyas preciosas, casi infranqueables a los gusanos, de el solo comen los gusanos que lleva dentro allí entonces la diferencia es poca entre nosotros y ellos.
    Pero para darse cuenta quien es quien no es necesario viajar a Bélgica, Argentina o a USA, eso lo vivimos en Cuba, y los muy jóvenes ademas de bobos tienen que ser ignorantes para no saberlo, verdad que esos son como las mariposas de la noche, lo deslumbran las luces mágicas y las vidrieras repletas, de cosas que ellos comúnmente no pueden comprar, solo soñar, están alertados, así lo propagandizan “sueño” Americano, es fácil identificarlos su nariz aunque blancos esta un poquito achatada o enrojecida que apretarse contra las vidrieras de tiendas y restaurantes o panaderías de lujo, mientras compran un pan cualquiera para la cena, y se van a un trapichópin para lucir los viejos trapos que los de arriba descartaron, es el mundo de los tristes y cabizbajos, que llevan sobre sus hombros la carga de la explotación y los fracasos.
    Por otro lado, te quieren comprar para toda la vida con una seguridad básica de buenos animales de carga, tienes lo que debes tener y los desiguales son muchos menos, la vida es digna si eres de los positivos, si estudias, si trabajas si eres bueno, no es el país de las maravillas, pero hay que reconocer que recibes mas que lo que generalmente aportas, y que si hay poco es porque entre muchos se reparte, el poder no tiene alternancia como en el capitalismo donde siempre es un capitalista el que manda, pero la preocupación por el hombre lo invalida, pero es real, durante tu vida te van dando lo que ellos creen y dicen que necesitan, para ellos disponen e invierten en ti tu famosa plusvalía, el reparto es mas raquítico pero mas igual, padece en ambos casos de la burocracia y esta saca en cada caso su mejor partida, el mal de fondo es de las mayorias trabajadoras que nunca rinden por convicción lo que en el otros sistema rinde por obligación.
    Y la gran moraleja es que el poder no se divide, y si se divide no podrás gobernar, una cosa es que los capitalistas saben disimilar para que el Bobo de Adela crea lo que ellos dicen, los Socialistas no pasan trabajo en engañarte, ellos saben lo que tu quieres. Eso si muérete con confianza todo el servicio es gratis y las Limusina o carrosas es la que te toca, también la caja.

  • el 16 noviembre, 2015 a las 1:48 pm
    Permalink

    claro porque tu lo pides y rapidito hay que complacerte, no es asi hijito de papa?

  • el 16 noviembre, 2015 a las 1:44 pm
    Permalink

    Bobo, quizas eso de Rogelio que “salio” fueron los viajes aquellos que le daba la realeza cubana a los altos directivos confiables que podian ir a Uropa y “el maravilloso campo sociolista” y de ahi el restriegue de Rogelio de “ya sali”, quizas con la mente lavada y directico a mirar mendigos, como si la Javana no tuviese ya sufientes pordioseros acumulados y multiplicados desde 1959

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *