El chavismo intenta enquistarse mientras Venezuela sufre

Por Osmel Ramírez Álvarez

Hugo Chávez en 1999. Foto: biografiasyvidas.com

HAVANA TIMES — No voy a negar que me pareció emocionante y esperanzador cuando Hugo Chávez emergió victorioso a la más alta magistratura de ese hermano país en las elecciones de 1998, y juró ante la Constitución que llamó “moribunda” luchar por una Venezuela nueva: más justa y próspera.

Ya eran tiempos de crisis del modelo neoliberal en nuestro hemisferio y en el mundo, de la que aún no se ha salido del todo. Los estragos de la Escuela de Chicago hicieron mucho más vulnerables las ya frágiles economías de la región, y el gasto social, como siempre pasa en la democracia del dinero, termina siendo el lado más débil de la cuerda.

Fue la oportunidad de oro para la izquierda, de salir de las sombras a la que históricamente fue relegada por la desconfianza popular y por la virulencia mediática liberal, sin dejar de mencionar la represión y la persecución. Ya cansados de probar con los gobiernos de derecha y centro-derecha los pueblos dieron el voto de confianza a los auto-titulados “progresistas”.

Venezuela fue el detonante con Chávez (1999); Brasil con Lula (2003), seguido por Dilma (2011); luego Argentina con los Kirchner (a partir de 2003); Uruguay con Tabaré Vázquez y Mujica (desde 2005); Honduras con Zelaya (2006); Bolivia con Evo (desde 2006); Nicaragua con Ortega (desde 2007); Ecuador con Correa (desde 2007), y Paraguay con Lugo (2008).

Luis Ignacio Lula da Silva. Foto: wikipedia.com

Solo menciono los más destacados y marcadamente de izquierda, pero en general el triunfo fue mayor al alcanzar protagonismos inéditos en los parlamentos y otras instancias electivas. Otros liderazgos con discursos izquierdistas movieron su posición, luego del éxito, más al centro, pero lo alcanzaron bajo la avalancha esperanzadora de esa tendencia.

Se planteó un gran reto: desviarse de los errores del pasado y aprovechar la oportunidad para demostrar que no solo saben criticar a la derecha, sino que son  capaces de gobernar mejor. Por supuesto que gobernar mejor no equivale a populismo barato. No basta con demostrar la intención de una mayor política de inversión social, sino de crear las bases económicas que las hagan sostenible. En el caso de Venezuela, ¡muy clásico!, se desaprovechó, además, una bonanza derivada de los precios exorbitantes del petróleo por un periodo extenso.

Es muy bueno que se inviertan recursos en el bienestar del pueblo, pero si no se hace de la forma correcta, aquella que hace perdurable el beneficio, entonces solo estás haciendo politiquería barata.

Desde el principio Chávez debió generar confianza en el sector privado, lejos de amenazarlo y mostrar tan marcada admiración por el modelo socialista-radical-despótico de nuestra contagiosa isla.

Fidel Castro y Hugo Chávez. Foto: Estudios Revolución

Su devoción hacia Fidel lo convirtió a él y a su movimiento político, en un peligro potencial para la democracia de su país. Todo era mera sospecha y derivación mientras el plus petrolero les permitió dar al pueblo “pan y circo” sin ganárselo, solo por haber nacido encima de una tierra privilegiada. El voto era seguro.

Pero ahora, cuando bajo el gobierno de Maduro terminó la regalía y el petróleo, aún demasiado caro, no permite el despilfarro de antes, el castillo de arena se ha venido abajo. La economía está en el piso, adaptada al dinero mágico, no sudado ni fruto de una gestión económica eficaz.

Si el chavismo hubiese hecho menos politiquería y paralelo al gasto social ascendente, jamás desproporcionado, hubiera invertido en otros sectores como el Turismo y la Agricultura, auxiliado por su sector privado, otro gallo cantaría. Si hubiese aprovechado aquella bonanza para estimular y financiar a las pequeñas y medianas empresas. Si hubiese potenciado empresas mixtas, entre el Estado como financista, el sector privado nacional y el capital externo, creando zonas especiales de desarrollo, parques industriales y zonas francas, siempre apoyando y estimulando al sector privado, otra fuera la historia. China lo hace y allí hay más socialismo que en Venezuela, donde solo es de nombre.

Y no es que no se haya intentado el desarrollo, solo que no se priorizó, y se hizo despreciando al sector empresarial, apostando por la utopía de lo estatal-socializado. Y el mensaje era asustador, siempre bajo el peligro de intervenir y estatalizar. La inmensa mayoría del sector privado vio al gobierno como su enemigo, conspiró contra él y le serrucha el piso cada vez que puede.

Raúl Castro y Cristina Fernández durante una visita de la entonces presidente de Argentina a Cuba.

Y aquellos que han cooperado no lo han hecho por creer en el chavismo, sino por la dádiva del oportunismo, el clientelismo y la corrupción. En eso ha degenerado aquella gran idea de Chávez, como terminó degenerando la gran idea de la Revolución  Cubana y todas aquellas con grandes propósitos, pero erradas en sus vías para conseguirlas. Ahora es fácil echar la culpa total al enemigo político, que siempre va a existir, sin revisar los errores propios.

Otros proyectos de la izquierda no fueron tan desacertados, pero igualmente fueron o serán aniquilados por el populismo o finalmente por la ausencia de un pacto social que los haga sostenibles o que permita la institucionalidad, cultura política y democracia necesarias para su mantenimiento.

Fue una hermosa oportunidad para marcar la diferencia, pero estamos saliendo de ella igualmente manchados por lastres que continúan estigmatizando negativamente. Lo que está haciendo el chavismo por sostenerse en el poder a toda costa, ya sin resultados ni posibilidades de tenerlos, violando y destruyendo a la propia democracia que lo hizo posible, los iguala a los del grupo de Pedro Carmona, que impotentes en el pasado quisieron ganar por la fuerza lo que no podían obtener con el voto popular.

Nicolás Maduro en su cierre de campaña 2013 en Venezuela. Foto: telesurtv.net

Hacen con ello más daño a la izquierda mundial, a la idea socialista y al noble propósito de un mundo más justo, que toda la propaganda malintencionada y manipuladora del poder mediático al servicio esencial del capital.

Ganaría mucho más el chavismo respetando las leyes y el derecho del pueblo a decidir, incluso a equivocarse y luego rectificar, si ese fuera el caso. Si pierden limpiamente, luego pueden volver a ganar; pero de todas formas perderán y solo insisten en ensuciarse las manos antes. Forzar a un pueblo a aquello que creemos mejor jamás será un buen camino para ninguna tendencia política.

Maduro y sus consortes lucen muy mal y meten la pata hasta el fondo. Solo dan patadas de ahogados y lo peor es que lo hacen sin dignidad. Tener un país polarizado, pobre y en caos, no es un buen legado para la continuidad. Hay que saber perder y evitar el epíteto de déspotas. Este intento de enquistarse en el poder los hunde políticamente y daña a la izquierda en general, mientras tanto es el pueblo de Venezuela el que sufre innecesariamente las consecuencias.


18 thoughts on “El chavismo intenta enquistarse mientras Venezuela sufre

  • el 9 abril, 2017 a las 8:44 am
    Permalink

    Ñooooo!!!!! Cómo está la cosecha de “sinólogos” criollos….!!! Apululu!!!!!

  • el 8 abril, 2017 a las 6:15 pm
    Permalink

    Parque : los regimens de China, Cuba, etc…tratan y aplican alguna recetas neo liberales para lograr acumulaciones y ahorros muy despiadadamente, sumandole una repression y un terror, imposibles en una democracia !!! Pero los simpatizantes ven en ellos “pacificos distribuidores de Riqueza ” Que se le va a hacer !!

  • el 8 abril, 2017 a las 6:12 pm
    Permalink

    En verdad, creo que Osmel y muchos otros, se empecinan en ver en estos tiranos sin escrúpulos “reformadores sociales “,Utópicos sonadores”////etc,etc.Si nos atenemos a los hechos, que segun Engels ( y los guajiros cubanos ) es el criterio de la verdad, vemos que solo han sido eso: egocéntricos dictadores totalitarios, que nunca dejaron al pueblo decir que querian.Utilizando el terror o el dinero, engañaron a sus pueblos y, después de anos de repression,terror y miseria, los han dejado mucho peor que como estaban. También s puede decir que Jorge Videla o Pinochet,eran defensores de la democracia y el capitalismo. En fin, si no vemos los hechos, cualquier cosa se puede décor !!

  • el 8 abril, 2017 a las 5:02 pm
    Permalink

    ¿Socialismo de mercado o economía de mercado socialista… en China? Pruebe mejor capitalismo salvaje controlado bajo la mano férrea del Partido Comunista Chino. Se ve que viviendo en Cuba no ha podido usted ver por ejemplo, fotos en internet de las espectaculares bodas de los hijos de los nuevos millonarios chinos: novios y amigos invitados, todos “hijos de papá miembro de la cúpula del partido”, y todos manejando sus flamantes Ferraris y Bentleys mientras el chino obrero vive en barracas comunitarias trabajando 10 horas diarias para mandar algo a la familia en el campo donde, al igual que hace 100 años, siguen pasando miseria. Cuando usted quiera hablar de ese socialismo de mercado que usted se imagina remítase a Holanda, Dinamarca, Finlandia, Suecia porque en China no lo va a encontrar.

  • el 8 abril, 2017 a las 4:49 pm
    Permalink

    El chavismo nació al igual que el fidelismo con la misma idea, nada loable por cierto, de por medio de la baba y el cuento de “del pueblo y para el pueblo” perpetuarse en el poder y de paso hacerse ricos. Si a Chávez no se lo hubiera llevado la pelona, hoy Venezuela bajo su mando, estaría en las mismas condiciones que está con Maduro.

  • el 8 abril, 2017 a las 11:48 am
    Permalink

    Marlene Azor: gracias por tu comentario. Sobre el hecho de si China es o no socialista, es algo que divide incluso a los más estudiosos sobre el tema. No obstante existe el hecho que en lo político mantienen la fórmula del socialismo ortodoxo-radical, semejante a Cuba y la extinta URSS; en lo social, su política es marcadamente socialista, pero no igualitarista. Se basa en un gasto social ascendente y prioritario, pero sin descuidar o perjudicar la economía que lo sostiene, como hacen solo los demagogos o los tontos; y en lo económico tienen un socialismo de mercado, o economía de mercado socialista, o socialismo con características chinas, como quiera que se le llame. Todo esto no es socialismo clásico, como lo soñó Marx, ni Lenin, ni Fidel, (para mí una cosa inviable y a la larga más injusto que lo que pretenden arreglar), pero es un modelo con características socialistas aún muy marcadas, incluso de varios modos de interpretar el socialismo desde la teoría. En Venezuela el desarrollo de lo que se podría llamar “socialismo” nunca salió del discurso y de la política social; en la economía quisieron ser más radicales que la misma China en lo poco que implementaron, siguiendo el fallido modelo cubano: ¡craso error!; a este punto me refería en el post.

  • el 8 abril, 2017 a las 11:47 am
    Permalink

    Diógenes y Luis: los políticos de izquierda son seres humanos proclives a todas las fallas que pueden cometer los seres humanos. La corrupción es un flagelo generalizado y muy dañino. La izquierda no es más corrupta que la derecha, solo llama más la atención porque se erige en el discurso como víctima o como amiga de los de abajo, o como el legítimo representante de los intereses de la mayoría; y cuando se corrompen lucen 5 veces más culpables por la dosis de hipocresía tan grande. Mancha mucho más a su tendencia o partido un acto de corrupción en un izquierdista que en uno de derecha. El chavismo nació con una idea social loable, al igual que el fidelismo y todas las utopías semejantes, pero no basta que la intensión sea buena, tiene que ir acompañada de formas naturales de funcionamiento, para que funcione bien y sea sostenible con los propios seres humanos; y no llegue a necesitar “hombres nuevos”, que si analizas bien deberán ser androides por lo menos. La corrupción es el desplome moral de un sistema que terminó siendo hipócrita; lo mismo pasa en Cuba.

  • el 8 abril, 2017 a las 11:47 am
    Permalink

    José Darío Sánchez: yo sé que tú y mucha gente más en el mundo simpatizan con las ideas neoliberales de la Escuela de Chicago; pero yo y muchísima gente más en el mundo apreciamos más el capitalismo keynesiano. En mi caso lo he dejado claro siempre y en cierta forma, con algunos retoques, forma parte del sistema democrático-popular o socialista de mercado, o socialdemócrata reformado, (cualquier nombre sirve, depende de los prejuicios o los estigmas), que apoyaría y promovería para La Nueva Cuba que debemos construir. A mi juicio el keynesianismo tiene un saldo positivo en la historia económica mundial; mientras que el neoliberalismo lo tiene negativo. Además el primero ayuda a una mejor distribución de la riqueza y el segundo a polarizarla. Es un poco más la ley del más fuerte. Pero respeto los gustos y las preferencias ajenas, así como valoro las congruencias aunque no sean completas. Gracias por tus comentarios. Ah!, al neoliberalismo le debemos el triunfo de la izquierda, con sus estragos sociales y hasta económicos en Latinoamérica y en el mundo; pocos dudan eso mientras tratan de arrojar culpas a detalles que no determinan. Si vuelven al poder es aflojando su discurso en medio del fracaso de la izquierda por no aterrizar en el siglo XXI, y seguir atada a la vieja escuela.

  • el 7 abril, 2017 a las 5:28 pm
    Permalink

    Eduardo : Venezuela, como Cuba, es posible que no estuviera en estado optimo, pero ahora, estan ambas embarcadas, por largo tiempo !!!

  • el 7 abril, 2017 a las 11:59 am
    Permalink

    …y ahora nada mas les falta por decir que la venezuela de antes de chavez era un paraiso igual que la cuba de antes del 59…

  • el 7 abril, 2017 a las 9:10 am
    Permalink

    Dios mio desde el mismo momento que la asesoria politica de Venezuela era recibida por cubanos se sabia que ya de antemano venezuela giraria hacia el totalitarismo poco a poco.

  • el 7 abril, 2017 a las 8:22 am
    Permalink

    leyendo mas despacio, veo que usted dice, “Es muy bueno que se inviertan recursos en el bienestar del pueblo, pero si no se hace de la forma correcta, aquella que hace perdurable el beneficio, entonces solo estás haciendo politiquería barata.”…Usted por casualidad, ha pasado algún post-grado en la Facultad de Economía de la Universidad de Chicago ?? Quizás sea pura coincidencia, pero algo asi postulan los economistas liberales !! Crear riqueza, abrir oportunidades para todos, fortalecer la Sociedad Civil, el Estado de Derecho…minimizar la influencia del Estado, no crear clientes pendientes de los regalos de los “pudientes “.de los “caciques” eso es lo importante, no destruir Países prosperos,como han hecho Cuba y Venezuela

  • el 7 abril, 2017 a las 6:35 am
    Permalink

    Por cierto, desde la primera visita de Chávez a Cuba, antes de ser presidente y que le dieron un homenaje en la Universidad de La Habana, mis estudiantes me preguntaron algunos sobre la esperanza que se abría para Venezuela.Yo conociendo al fallecido y hoy “Comandante en polvo” les dije que sólo veía el arribo de una nueva dictadura.
    Quisiera me dijeran los amigos demócratas de Fidel Castro.Ya sé que la tarea es difícil, porque salvo Mandela, no hay nadie más en la lista. Eso es una evidencia de la “cualidad democrática” de los amigos del gobierno cubano: sean presidentes, académicos o partidos políticos.Incluso los periodistas que le rinden culto, son unos desvergonzados que por narcisistas e intereses personales nunca mostraron “el lado oscuro del corazón”.
    Incluso el Gabo, lean “El otoño del patriarca” y verán lo que verdaderamente pensó de los dictadores en América Latina. La relación del Gabo con Fidel Castro fue la de un escritor que no podía creer que de verdad existiera un personaje así, de carne y hueso. El dictador que tan bien describió en El otoño del patriarca, existía más allá de toda ficción.

  • el 7 abril, 2017 a las 6:22 am
    Permalink

    Excelente análisis de Osmel.Felicidades y gracias.En lo único que no concuerdo es con el calificativo de socialista para China.China es un capitalismo salvaje con un partido comunista en el poder.La peor componenda que nos quieren vender como modelo viable la cúpula del partido comunista cubano.Habría que investigar los índices de desarrollo humano en China y Vietnam. Lo único que han hecho es eliminar las hambrunas, pero los Derechos civiles y políticos, los sociales y culturales, en eso no se observa ningún avance.Tanto en China como en Vietnam ningún derecho humano es reivindicable ni justiciable, como en la Cuba paupérrima.Por lo tanto China es un ejemplo de la violencia y represión del capital del Partido comunista en el poder. Eso de socialismo no tiene nada.

  • el 6 abril, 2017 a las 4:49 pm
    Permalink

    Estoy de acuerdo con el artículo en su totalidad, aunque quizá le faltó (además de lo que dice luis acerca de la Familia Real, que así le llaman en Venezuela a los Chávez, y robos, malversaciones y corrupción probados ) la actitud generalizada de confrontación del chavismo con los no-chavistas; en lugar de tratar de sumarlos consiguieron enemigos gratuitos en amplios sectores populares que no tienen nada de burgueses, sino que les obligaron casi a ser depositarios de la “falsa conciencia” de la que hablara Marx.
    Y otro aspecto, que con la muerte de Chávez se fue de madre escandalosamente: la sacralización patética e inflada hasta el absurdo del “Comandante Eterno”, el “Líder Supremo” y otros epítetos que quizá fueran pasables en un país asiático como Korea del Norte, pero no en una nación Caribe. Hasta yo, que simpatizaba bastante con Chávez, me sentía casi ofendido y arrecho cuando oía eso. Como de lo de hacerle un pomposo mausoleo en una colina de Caracas, que sería como el Olimpo. ¿Adónde fue a parar el sentido del ridículo de quienes idean eso?
    Claro que acá tenemos lo nuestro con el tratamiento que le dan los medios a Fidel y a otros próceres vernáculos. Fidel pudo haber sido tan genial, bienintencionado y carismático como usted quiera, pero cometió decenas de errores garrafales… y aún sin ellos no es para tantos y tan frecuentes ditirambos, que lo que consiguen es fatiga y rechazo en el destinatario medianamente inteligente y sensible.

  • el 6 abril, 2017 a las 1:16 pm
    Permalink

    el problema no era ni Fidel ni Chavez, ambos están muertos y los países que dirigian están igual de miserables, el problema es el sistema que no lo hace funcionar ni jesucristo y si de contra quien dirige el sistema es un mediocre hijo de la gran p*^%$&a.. USA cambia su presidente cada 4 u 8 anos y comparen cómo estaba USA hace 200 años, 150 años, 100 años, 50 años y como está ahora.. hemos tenido presidentes, buenos, malos, regulares y de todo un poco pero el sistema ha ido mejorando y mejorando, ya sea en calidad de vida, libertades civiles, sociales, económicas y aún falta muuuuucho por andar pero la gente sabe que este es un país con un sistema que evoluciona y se mueve.. los países latinoamericanos y comunistas no han aprendido nada de la historia, ni de sus errores, ni entienden la realidad mundial, ni saben lo que quieren, ni cómo lo quieren, ni para donde van y siguen aferrados a las mismas fórmulas fracasadas y arcaicas…

  • el 6 abril, 2017 a las 12:23 pm
    Permalink

    Osmel : que tiene que ver la Escuela de Chicago y el desastre de Hugo Chavez y sus herederos ?? Los gobierno se eligen para arreglar, para mejorar y si los pueblos ,y tu .creen en Milagrosos Iluminados, ese es su problema y la filiación de Chavez a Fidel, presagiaba cual seria el final !! Perfeccionar los métodos liberales en la economía y la política, eso es lo correcto, lo lógico, lo histórico….!! Deja el pensamiento utópico, por favor !!Gracias
    Nota : en Cuba hace falta es necesaria una política de ajuste liberal…pero los demagogos no se atreven, prefieren seguir en la miseria perpetua y que los propagandistas y los segurosos, se encarguen de Orden !!

  • el 6 abril, 2017 a las 10:23 am
    Permalink

    Hola Osmel. Y da gracias que no te has puesto a indagar en los robos, malversaciones y corrupción, probados aunque la ultra-izquierda no quiera reconocerlo, de muchos de los que tu mencionas en tu articulo, recuerdo que cuando Chavez puso a su hermano como embajador de Venezuela en Cuba, las “malas lenguas” decían que era por un problema muy gordo de corrupción y lo sacaron del escándalo siguiendo la misma estrategia de los Castros con sus lacayos que roban y son sorprendidos, ej. Guillermo Garcia y muchos otros. Hoy se dice que la familia Chavez es una de las familias con mayor numero de tierra en Venezuela y a la vez mas ricas. ¿Como es posible que un Militar del ejercito que antes de ser presidente según sus propias palabras era de origen humilde y de repente su familia se ha convertido en Terratenientes?. Y ya si te metes en Brasil y Argentina con Lula y los Kirchner le seguimos sumando y todo eso para no hablar de uno de los 100 personajes mas rico del Mundo y entre las 10 familias mas ricas del mundo Los Castros y a la cabeza su coma-andante en jefe Fanguito. Si hablamos de hambre, no discuto que en el pasado había sectores que pasaban hambre en Venezuela, pero hoy el hambre es generalizada y se ha invertido la balanza… hoy puedo decir sin temor a equivocarme que la cantidad de personas que pasa hambre en Venezuela es igual a la cantidad de personas que antes de llegar Chavez a la presidencia del país no pasaba hambre. Y te digo que Cuba hoy esta peor con respecto a su pasado, me enseñaron en la escuela que con Batista había una diferencia muy marcada entre el campo y la ciudad. Hoy puedo decir con total certeza que esa diferencia se ha acortado (para mal) y la misma hambre y pobreza que había en los campos de Cuba antes del 59, es la misma pobreza que hoy azota a mi país donde quiera que mires. Dime si no estas de acuerdo conmigo… un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *