El canciller Bruno y las fuentes de los derechos ciudadanos

Haroldo Dilla Alfonso*

Bruno Rodriguez Parrilla. Foto: tvcamaguey.cu

HAVANA TIMES — Aunque en general los oficios políticos se han degradado a nivel planetario, uno siempre espera de un canciller algo mejor. Digamos que algo de clase y de escuela, pues el canciller es siempre la cara externa de un Estado, la vitrina, o si se quiere el florero en la ventana.

Y por eso, cuando leí la crónica aquiescente publicada sobre una reunión del Canciller Bruno Rodriguez (BR) con un grupo de emigrados elegidos en la sede de la oficina cubana en Naciones Unidas —de los “patriotas y respetuosos”—, sentí de alguna manera lo que se podría llamar vergüenza nacional.

Y es que BR no es solamente el canciller del que esperamos refinamientos, sino también un político joven en el que uno quisiera encontrar algún signo innovador, siquiera un destello que indique que hay luces al fondo del túnel.

Pero nada de esto sucedió en la reunión de NY en la que el Canciller Bruno machacó con insistencia los mismos argumentos de siempre, perdiendo no solo la oportunidad de convencer, sino incluso de adoptar una buena pose manoseando las propuestas que le hicieron, según la crónica publicada, los emigrados “patriotas y respetuosos”.

Fue un monólogo de imprecisiones, falsedades y fuegos artificiales con los que el atribulado canciller intentó ocultar los tremendos problemas que está teniendo la élite política cubana para ponerse de acuerdo respecto a la propuesta —y siempre pospuesta— reforma migratoria.

Y que en lo esencial encierra las desavenencias, digamos que tácticas, acerca de cómo aprovechar económicamente a la migración, sea de una manera rentista como ocurre ahora, o de formas más intensivas, como son las inversiones.

Pero también el acuerdo, diría que estratégico, acerca de concebir el tema migratorio como un asunto utilitario, no de derechos. Y aunque es presumible que habrá que mover estos últimos —si de alguna modernización quiere hablarse— solo hacerlo como concesiones administrativas puntuales, no como reconocimientos de jure.

Por ejemplo, lo que dice el canciller acerca de las cantidades de capitales que el país requiere y que los emigrados no tienen, es un soliloquio sin sentido al cual no creo que nadie más hizo caso excepto la cronista.

Foto: Caridad

Cualquier tecnócrata municipal sabe que Cuba requiere cien millones de dólares, cien mil y cien. En su espectacular hambre financiera, lo requiere todo, sea para invertir en lo grande, en lo pequeño o para sobrevivir.

Al menos que el canciller sea autista, debe conocer que esas inversiones de los cien mil están siendo el “dinero semilla” de muchos pequeños y medianos negocios en la Isla que son hoy la única fuente creciente de empleos.

Pero más allá de todo esto, el problema clave es que el derecho de un cubano a invertir dinero en su país no puede depender de la cantidad de dinero de que disponga.

La cantidad de dinero le da la posibilidad real de invertirlo a mayor escala, comprar un yate o viajar en primera, pero no puede darle ventajas legales sobre quienes tienen menos dinero.

Eso sería retroceder a los principios del siglo XIX con sus sistemas censatarios. La opulencia económica no puede ser fuente de derecho. Algo que parece que BR no sabe y que los cubanos respetuosos y patriotas pasaron por alto.

Lo mismo sucede con el consabido saco de cubanos buenos y otro de cubanos malos. En el primero, los cubanos respetuosos y nacionalistas a quienes se les permite regresar de vez en cuando con un sello definitivo en el pasaporte que el canciller Bruno considera toda una revolución migratoria.

En el segundo saco, los batistianos torturadores (¿quedan algunos vivos?), los terroristas y los partidarios del bloqueo/embargo. Y justamente para prevenir a los segundos (a los que la cronista con pleno apego al discurso del canciller llama “los recalcitrantes”) es que no se permite el libre acceso a ninguno.

Toda una inmensa falsedad. Ante todo debo decir que yo conozco decenas de casos de cubanos que nunca han sido terroristas, ni batistianos, ni torturadores, ni siquiera partidarios de la ley Helms Burton, a quienes no se les permite visitar al país en que nacieron, sea porque no les colocan el sellito de marras o porque los viran en el aeropuerto con sello y todo.

Pero aun cuando lo fuesen, y nuevamente vuelvo al asunto de las fuentes de los derechos individuales, no es legítimo expropiar a unas personas sus derechos inalienables para prevenir que otros los usen.

Foto: Caridad

Si el Gobierno cubano considera que un nacional es culpable de acto punible, debe proceder a su encausamiento si entra al país, no impedir a dos millones que puedan visitar, o regresar y vivir en el país en que nacieron.

Y cuando proceda, entonces tendremos que discutir si apoyar la Ley Helms Burton es o no un delito, lo cual desde mi punto de vista es un error político, pero no una transgresión legal. Y de paso, y aquí sigo la lógica del canciller Bruno, ver el asunto de las equiparaciones, que contemplen castigos —si de ello se quiere tratar— para los esbirros represivos y abusadores que han pululado en el régimen político cubano.

Al final habría que reconocer que machacar discos de Juanes en la calle Ocho es un juego de muchachos díscolos en comparación con el asedio a las casas de los opositores, el uso de la violencia física y verbal contra ellos y sus remisiones a las estaciones de policía por plazos variables, todos ilegales.

En resumen, que el soliloquio del canciller debe obligarnos a pensar con mayor seriedad y compromiso acerca de la llamada reforma migratoria. No se trata de aplaudir con entusiasmo cada pequeña movida que el Gobierno cubano haga en sus acostumbradas miserias políticas.

El único camino que puede conducir a una normalización de la relación entre el Gobierno y la emigración es devolviendo los derechos expropiados que apunten a la plena libertad de tránsito para los cubanos.

Para entrar, para salir y para moverse dentro del propio territorio nacional. Los cubanos, no importa su ideología o preferencias políticas, tienen derecho a vivir en el país en que nacieron, a opinar y a participar en actividades públicas de acuerdo con las leyes vigentes.

E incluso, para cambiarlas por las vías democráticas. La adscripción partidaria no puede ser fuente de derechos ciudadanos.

Creo francamente que limitar nuestras demandas a unos pocos puntos superficiales donde derechos y permisos son equiparados y confundidos, es una simplificación errónea de un asunto mucho más complejo.

Pues Cuba es ya una sociedad transnacional y como tal hay que entenderla. No hay otra manera de lidiar con el complejo futuro de la Isla y su desparrame diaspórico. Si el canciller Bruno y su corte de patriotas respetuosos lo saben o no, no es realmente decisivo. Lo más importante ahora es que lo entendamos nosotros y actuemos en consecuencia.

(*) Publicado originalmente en Cubaencuentro.com.


7 thoughts on “El canciller Bruno y las fuentes de los derechos ciudadanos

  • el 15 octubre, 2012 a las 5:09 am
    Permalink

    Mi querido Elpidio.
    Realmemte tu “muela” ya no tiene contexto.
    La reforma migratoria se ha planteado desde muchos años antes de que Malmierca dejara de existir, para no decirte que en la época de Bruno sigue estando en la mesa de propuestas pospuestas. En ese contexto todos los de relaciones exteriores, Emigracion y Extranjeria, Ministerio del interior, …..y hasta la empresa de Comunales necesitan y están conscientes de esa reforma, Lo que pasa es que ha Fidel no le sale de sus partes íntimas tocar ese tema. Y no sólo ese tema, también el de los autos, etc. Y todos cuando Fidel daba histéricos golpes en la mesa le tienen un miedo de madre y terrible, y optan por callar. Ni siquiera su hermano ahora que aunque sabe que el viejo este chocho pero en un momento de lucidez lo puede poner a temblar. Eso no es política ni economía es un capricho unipersonal como muchas otras cosas que pasan en Cuba y de la que muchos cubanos como ustedes no se cuenta. No se gobierna por caprichos. Espero que entiendas que no recibo salario del imperio por opinar diferente, hago el simple oficio de disentir el cual no puede ser condenable ni cuestionable. Pero si sé que en la vida si quieres que cambien las cosas a tu alrededor debes ir pensando en que debes cambiar tu primero. Cuba y su gobierno les cuesta mucho trabajo dar sus primeros pasos, y no lo digo yo, lo dice hasta Silvio Rodríguez en su poética y no comprometida expresión cuando habla de Inmovilismo.

  • el 12 octubre, 2012 a las 5:09 pm
    Permalink

    Que lástima que todavía hayan cubanos capaces de repetir en sitios libres como éste los mismos argumentos gastados una y otra vez con los que nos han estado engañando tantos años, sin derecho a otro criterio, a otra realidad, a otro matiz. Yo no conozco al señor Haroldo Dilla Alfonso, no se si es terrorista o si le pagan por hablar mal de los dirigentes cubanos, pero considero que ha escrito un artículo excelente en este caso, con el cual me identifico plenamente, en contraposición a sus comentarios que en nada se refieren al tema del artículo en sí. Yo soy un simple emigrante cubano, que decidí marcharme por las inconformidades políticas con el proceso “revolucionario” cubano y la impotencia en no poder cambiarlo, porque sencillamente no hay espacio, ni cerebros en la dirección política del país capaces de escuchar y aceptar criterios diferentes al que imponen desde el PCC. Tanto es así que todo el que se expresa diferente al régimen, es tildado de ser pagado, ser un mercenario del imperialismo yanqui y las mafia cubanoamericana. Como jamás hemos podido practicar en Cuba uno de los principios básicos de los derechos humanos: la libre expresión, no pueden entender que hay personas con ideas diferentes, que no quieren un gobierno títere de EEUU pero ya están hartos de la dictadura “socialista” impuesta en nuestro país, que hace muchos años dejó de ser REVOLUCIÓN, incluso si nos circunscribimos exactamente a la definición de Fidel de dicha palabra, hasta un adolescente de Secundaria se da cuenta que el proceso inmóvil en el que vive Cuba desde hace 53 años dejó de ser revolución hace mucho.
    YO como cubano DETESTO y CONDENO el bloqueo del gobierno de EEUU a nuestro país, ABOGO por la extradición y/o enjuiciamiento de los terroristas confesos que se mueven libremente en EEUU y así estoy en contra de las barbaridades que hace el gobierno de EEUU y otras potencias en todo el mundo. Pero créame que no creo ninguna de las tantas justificaciones que nos han querido meter en el cerebro durante tantos años, para mantener el gobierno dictatorial en Cuba. Mire, la Ley de ajuste cubano no mata a a nadie, se matan las personas en su intento por cumplir un sueño, por el contrario considero que la Ley ha ayudado a millones de cubanos a vivir en un país (cuyo pueblo muchas veces no comparte las acciones guerreristas de su gobierno) donde han encontrado lo que no pudieron tener en el suyo y no me refiero solo a cosas materiales, me extraña que usted no sepa que diariamente sufren y mueren muchísimos más latinoamericanos de otras nacionalidades tratando de cruzar ilegalmente la frontera México-EEUU precisamente por no tener una Ley de Ajuste Salvadoreña o Guatemalteca o Boliviana o Ecuatoriana. Me extraña que usted no sepa los cientos de africanos que mueren a diario tratando de cruzar el Estrecho de Gibraltar o por otras partes del Mar Mediterráneo para llegar a Europa y no tienen una Ley de Ajuste Africano … entonces hasta cuando!!!! vamos a repetir argumentos tan banales.
    Los Cinco Héroes, es posible que evitaron ataques terroristas y otras acciones subversivas contra nuestro país, pero hay que ser objetivos y consecuentes, fueron descubiertos y estaban realizando actividades de inteligencia en otro país sin el consentimiento del gobierno, ningún país del mundo aceptaría semejante práctica, ah eso si considero que las penas fueron bastante duras, pero aprovecho ese caso para caer en el tema del artículo: ahora el gobierno cubano pide a gritos que dejen a René González regresar a Cuba antes de los tres años que le quedan por cumplir fuera de prisión, hasta donde llega la doble moral del gobierno cubano, que retiene por tiempo variable en el país, al margen de la ley a los familiares, incluyendo menores de edad, de los “desertores” cubanos, sin poder reunirse durante años con sus seres queridos que dejaron en Cuba. Por qué no le aplicamos al fenómeno de las deserciones su “lógica” de la Ley asesina de Ajuste Cubano, si el gobierno quiere evitar “deserciones” quizás la solución sea cambiar su ley migratoria y eliminar esa retención ilegal de familiares de los emigrados y permitir que los CUBANOS, vivan donde hayan decidido, tengan la afiliación política que hayan elegido, tengan la condición económica que hayan podido conseguir, puedan entrar y salir libremente de su país natal y como refiere el artículo abrir un proceso penal con el haya cometido algún delito real, ese es el mensaje que muy bien esbozado trata de hacer llegar el artículo, con el cual estamos de acuerdo muchísimos cubanos no “recalcitrantes” tanto de adentro, como de afuera del país. Créame Sr. Elpidio que nadie me paga por expresarme así, ni creo que vayan a elegirme como el próximo “representante del imperio en el exterior”.

  • el 12 octubre, 2012 a las 4:29 pm
    Permalink

    elpido ya los cubanos estamos cansados del infantilismo de criterios como el tuyo. Justificar una dictadura basado en el enemigo no es solo infantil sino poco etico. Como EEUU ataca al regimen entonces el regimen le quita todos los derechos a los hijos de la tierra a los que deberian servir. Porque para eso existen los gobiernos para servir a sus pueblos no lo contrario. Gastas parrafos enteros para hilar justificaciones a verdades que se pueden expresar con dos palabras, tus textos son lo mas parecido al Granma.

  • el 12 octubre, 2012 a las 12:54 pm
    Permalink

    Siguiendo la tonica de Haroldo Dilla, llegamos al puerto del senor terrorista de Madrid, Carlos Alberto Montaner,todo nos indica, sino estamos equivocados, que el imperio ha decidido cambiar su representante en el exterior, digamos el senor Montaner, pues todos saben que es un terrorista con infulas de escritor y periodista y al mismo tiempo un aliado incondicional de los gobierno mas retrogrados, corruptos y criminales que existen en nuestro convulso mundo, por tanto el Imperio le dio la tarea a Haroldo Villa, de continuar con los ataques a los dirigentes y el proceso cubano.

    No tengo algo personal con el senor Dilla, pero si con su paranoica y constante criticas acidas y nada constructivas para con el proceso de la Isla y sus dirigentes. Yo diera lo que no tengo para que este senor nos explicase como el gobernaria la Isla, bajo las condiciones en que ha vivido Cuba en los ultimos 50 y tantos anos, claro, yo se perfectamente bien, sin ser aadivino, terminaria el gobierno del senor Dilla en la Isla, terminaria en las manos del Imperio y sus socios del negocio de la contra.

    Cuba, un pais que ha vivido y vive, con un cerco economico, finanaciero, comercial y social, un cerco de terror y ataques que ha costado la vida a cientos de cubanos –casi 3000 – y ha dejado discapacitados de por vida a unos 2000, esto sin contar los que han sufrido desapariciones a manos de los terroristas de Miami, como es el caso de los dos cubanos en Argentina, durante el funcionamiento de la Operacion Condor.

    Los gastos que ha tenido y tiene que incurrir el estado cubano en la defensa del pais, y cuando hablo de la defensa, hablo de todas las armas del ejercito y los cuerpos de seguridad interior y la inteligencia, con el fin de prevenir y desarticular los planes de destruccion del imperio contra toda la vida economica, social y politica del pais, no olvidemos los atentados a los dirigentes, como el caso de Fidel, hecho reconocido por el Congreso de los Estados Unidos y de conocimiento publico en todo el mundo.

    Si siguiesemos escribiendo aqui, como se ha gobernado el pais por mas de 50 y tantos anos, frente a la politica hostil, criminal y genocida del Gobierno de los Estados Unidos de America, tendriamos que escribir por varios dias, y aun asi no terminariamos de senalar todo lo que ha incidido e incide en la direccion del pais. Se que muchos, como siempre trataran de magnificar el papel de los errores de los dirigentes en la actual situacion, siempre tendremos seres humanos, como dijo Jose Marti, ven las manchas del sol y no la luz que nos alumbra, sin que esto significa que no se haya cometido errores en la direccion economica del pais, pero su incidencia es menos del 10% sobre la situacion actual.

    Muchos piden que se revise y se emita otra ley de inmigracion para los cubanos, yo les diria a esos senores, por que no le piden al gobierno de los Estados Unidos, que elimine el bloqueo criminal, genocida y violatorio de las leyes internacionales y que tanto dano ha causado y causa al pueblo de la Isla, por que no le piden al gobierno de los Estados Unidos, que derogue la Ley de Ajuste Cubano que tantos muertos y desaparecidos de cubanos que han intentado viajar hacia ese pais, violando las leyes migratorias cubanas, pues la Ley de Pies Secos y Pies Mojado, es una ley que se puede catalogar de criminal, sin eliminar la responsabilidad de los que han perecido en su intento, y por los cuales sentimos nuestro mas profundo dolor como cubanos.

    Por que no le piden al gobierno de los Estados Unidos de America que enjuice a los terroristas que tiene en su territorio, el pais que dice ser el lider en la lucha contra el terrorismo, y sin embargo tiene preso injustamente, a los cinco cubanos que penetraron la cofradia terrorista de Miami y evitaron la muerte de cubanos y americanos y la destruccion que habian planificado. Todos sabemos que el senor Posada Carriles esta libre y conspirando contra el pais, no lo han remitido a Venezuela para que sea juzzgado.

    Como veran, el senor Dillas considera a Cuba como el victimario y al Imperio como la victima, cosas raras de la vida, pero si muy consecuente con el pensamiento anti-cubano, anti-proceso cubano, anti-partido comunista y sobre todo anti-dirigentes historicos y no historicos en Cuba. Ese el pensamiento que se puede leer en los escritos del senor Dillas.

    Lo seguiremos leyendo, seguiremos tratando de contestar y exponer nuestros criterios sobre sus escritos, pues la lucha ideologica, es el preambulo a la guerra que el imperio esta tratando de que llegue y los cubanos dignos, honestos, honrados y patriotas, estamos tratando de evitar, no por miedo, sino por respeto a la vida de los cubanos, que merecen algo mejor que el exterminio total por parte de el Imperio de los Estados Unidos de America y su hegemonica politica de tratar de gobernar el mundo en su totalidad.

    Cuando el imperio se siente con la parte cubana de igual a igual, derogue el bloqueo, enjuicie a sus terroristas, devuelva la base naval de Guantanamo a su verdadero dueno, y se comprometa internacionalmente a cumplir con sus obligaciones internamente e internacionalmente, en relacion a Cuba, entonces se puede hablar de cambiar la ley de Inmigracion en la Isla, lo contrario, es pedirle a Cuba, depon las armas ideologicasy materiales, entrega el poder a un representante del imperio y vuelvan al capitalismo, esto senor Dillas y comparsa, eso nunca ocurrira, Cuba ha sido y es la victima en todos los casos, todos sabemos quien es el victimario, aunque sea este, el que le paga al senor Dillas sus escritos.

    Que el Padre Azul y el Hombre de Galilea siempre nos de la luz y la fuerza para continuar nuestra predica de amor y paz entre los hombre de buena voluntad

  • el 12 octubre, 2012 a las 9:46 am
    Permalink

    De acuerdo con Julio, son derechos que tienen que ser respetados!

  • el 12 octubre, 2012 a las 7:54 am
    Permalink

    Haroldo, para nosotros los cubanos que vivimos fuera es desproporcionadamente importante que se restablezca ese derecho natural de poder entrar y salir de nuestro país sin limitaciones de ningún tipo pero no debemos en ningún momento olvidar todos los demás derechos que carecen los cubanos en Cuba y también por el mundo y que son tan importantes como este derecho fundamental. Como el derecho a libre expresión, ese derecho a expresar lo que uno piensa sobre todo especialmente cuando se expresa críticamente contra el gobierno y los gobernadores. Y siguiendo la misma linea de pensamiento el resto de los derechos incluidos en la carta de derechos humanos fundamentales. Estos derechos elementales son violados por el régimen Cubano y su élite cada día y necesitan de tanta atención como el derecho a movimiento.

  • el 12 octubre, 2012 a las 6:49 am
    Permalink

    Creo muy acertado tu articulo, se han perdido las nociones de los derechos que tenemos, los que perdimos ,los que cada dia vamos perdiendo y los que deberiamos tener. En realidad, cada dia me decepciono mas del pais en donde vivo. Pero que se puede esperar cuando un funcionario que debe estar al tanto de todas las leyes de Cuba y preparado con respuestas con logica y sentido le dice a un estudiante universitario que las personas no pueden viajar porque el enredo que se arma en los aires seria mucho, y despues de semejante respuesta pasan 2 o mas annos y sigue ocupando su puesto, De veras alquien piensa que un lugar asi las cosas pueden cambiar..
    Como dice la pelicula de Juan de los Muertos ….. Aqui cambian muchas cosas pero todo sigue igual ….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *